Pensamiento Crítico

Centros en desorden: el de San Salvador y el de la política

Por Alexis Henríquez | Semanario Digital El Faro, de El Salvador | 21 Mayo 2007
El ministro de Seguridad responsabilizó al FMLN de los desórdenes en el centro de San Salvador. El gobernador Rodrigo Samayoa lo contradice, así como el líder de los vendedores y la alcaldía capitalina. Los funcionarios que participan en el ordenamiento del Centro esperan que el incidente no perturbe la reubicación de 605 puestos de vendedores en el corazón de la ciudad. Una serie de acontecimientos coincidieron el sábado 12 de mayo. La División de Finanzas de la Policía realizó unos decomisos de discos piratas durante la hora pico de transeúntes en el centro de San Salvador. Ese mismo día, la Alcaldía de San Salvador tenía programado el ordenamiento de vendedores en la zona del Palacio Nacional, sobre la calle Rubén Darío. Cuando la batalla comenzó, en protesta supuestamente por el decomiso, la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) estaba ocupada custodiando la seguridad en los estadios durante los partidos de la Liga Mayor de Fútbol. Los medios de comunicación publicaron al siguiente día que la UMO tardó dos horas en llegar al Centro para controlar los disturbios. El decomiso inició alrededor de la 1:00 de la tarde. Hora y media después, un grupo de personas encapuchadas, armados con palos y piedras, comenzaron a atacar a los policías, quemaron una patrulla, un pickup de Telecorporación Salvadoreña y otro particular. "Se les dio el tiempo suficiente para que hicieran lo que hicieron", reflexiona el concejal capitalino Miguel Sáenz Varela. El ministro de Seguridad, René Figueroa, tiene otra versión de la que salió publicada en los medios de comunicación. "La UMO llegó media hora después. Hay que recordar que la UMO no está acuartelada", dijo. Además, y en base a una fotografía tomada el día de los disturbios en el centro de San Salvador, donde aparece el diputado Salvador Arias, el ministro sustenta lo que podría ser una de las vías de investigación – aunque para él es irrefutable –: la participación del FMLN en el enfrentamiento entre supuestos vendedores y la Policía. "Las manos del hilo agitador se llaman: Partido Comunista", señaló Figueroa. Según información oficial, el operativo de decomiso inició a partir de una denuncia, donde se informó a la División de Finanzas de un cargamento de 10 mil discos piratas. Al iniciar el decomiso, supuestos vendedores atacaron a los policías. En fotografías presentadas por la Policía aparecen Efrén Mejía y al pastor de la iglesia luterana, Ricardo Cornejo, a quienes se les acusa de ser miembros de la brigada El Limón y participar en los desórdenes. A esta brigada pertenecía José Mario Belloso, acusado de asesinar a dos agentes de la UMO el 5 de julio de 2006 frente a la Universidad de El Salvador. Las autoridades también vinculan a grupos como la BRES y el Bloque Popular Juvenil con los enfrentamientos. Sin embargo, Figueroa es el único de los funcionarios que se atreve a señalar al FMLN como responsable de los actos vandálicos. Explicó que varias de las personas que participaron en los hechos salieron de Mejicanos y Soyapango, que son vendedores y que fueron apoyados por el FMLN. "Ellos movilizaron grupos de apoyo", dijo. El ministro también explicó que el diputado Salvador Sánchez Cerén, jefe de la bancada del FMLN en la Asamblea Legislativa y mencionado entre los posibles precandidatos a la vicepresidencia en el 2009, habló a las autoridades policiales para mediar por los vendedores. "Él solicitó a la Policía que tuviera consideración con los manifestantes", aseguró Figueroa. La tesis de que hayan sido vendedores los que participaron en estos incidentes, que dejaron tres negocios saqueados, no es compartida por el gobernador departamental de San Salvador y ex candidato a la alcaldía capitalina, Rodrigo Samayoa. "De 17 personas que capturaron, tres son vendedores. Creo que se está haciendo un tipo de provocación para crear unas condiciones negativas en el país y en San Salvador". Samayoa ve que la provocación puede venir de "grupos de choques que salen en este tipo de actividades. No sé quien los está manipulando, pero considero que son personas que están creando incertidumbre, más violencia. No tengo pruebas. Pero eso es lo que se ve. Si hubiesen sido los vendedores, se habría visto. Pero los mismos vendedores lo han rechazado". El diputado Salvador Arias, que aparece en fotografía del día del incidente, aseguró que fue él quien le habló a las autoridades policiales y no Sánchez Cerén. "Yo le hablé para que no reprimieran a la gente, pero no me contestaron", explicó. Según el diputado, él se enteró de lo que estaba ocurriendo en el centro de San Salvador cuando regresaba de Sonsonate, alrededor de las 5:30 de la tarde. Habían pasado más de cuatro horas de enfrentamiento con las autoridades. Entonces, explica, decidió llegar al lugar de los incidentes para mediar por los vendedores.

Olores de campaña

Para Figueroa, la presencia del FMLN en los disturbios del pasado sábado le dan un matiz político al caso. "Por eso le pedimos al FMLN que se abstenga de mediar por los delincuentes", pidió. A su vez aseguró que los señalamientos que están haciendo no tienen nada que ver con una "campaña política" en contra del FMLN de cara a los comicios del 2009. Al preguntarle a Figueroa a quienes se refería como "Partido Comunista", esquivó responder con una recomendación inusual: "En El Faro leía cómo está conformado el Partido Comunista, el FMLN. Le recomiendo que lea El Faro", dijo, para luego reiterar que él no está haciendo campaña. Los vendedores en el Centro de San Salvador no lo creen así. El dirigente de la Coordinadora de Vendedores, Pedro Julio Hernández, señala que todo esto es producto de esa campaña y sostiene que las personas involucradas en los desórdenes querían hacer quedar mal al sector que él representa. "Lo que se está viendo es una campaña entre las dos fuerzas de este país: ARENA y el FMLN. Nosotros no nos podemos meter a eso. Que diga lo que quiera ARENA del FMLN", señaló. Arias criticó la actitud del ministro y la que tuvieron los cuerpos de seguridad. "Creo que esto es parte de una campaña. Son represores", argumentó. Aunque Figueroa solo mencionó que gente del partido de izquierda haya salido de Mejicanos y Soyapango para apoyar la manifestación, sí consideró que estas personas eran "terroristas" y "agitadores". "Son agitadores manipulados por el Partido Comunista. Algunas de estas cabezas se refugian en el fuero constitucional", señaló en clara referencia a los diputados del FMLN. El diputado Arias arremetió contra la actuación de la Policía. Según la información que dice haber recibido, los disturbios se originaron después que la Policía decomisara discos compactos con grabaciones no autorizada en al menos 10 puestos. Luego, el accionar de la Policía alebrestó a los vendedores molestos. En los disturbios hubo saqueos frente a las autoridades policíacas que no detuvieron las acciones de un grupo de personas. "¿Por qué no les hicieron nada cuando estaban saqueando?", se cuestiona Arias. El concejal Sáenz Varela se muestra impresionado por el poder que el ministro otorga al FMLN. "Es impresionante el poder que nos dan de las cosas que en este país pasan", dice. Para él puede haber otros hilos interesados en que el ordenamiento del centro capitalino no se dé, como el narcotráfico, los extorsionistas y la delincuencia común. Ese día la alcaldía de San Salvador, en manos del FMLN, tenía planificado reordenar a vendedores ubicados en los alrededores del Palacio Nacional. Debido a los disturbios en el centro, la actividad se suspendió. "Pero los vendedores han demostrado voluntad y se trasladaron el día siguiente", dice el concejal. Sáenz Varela, que forma parte de la comisión especial que se creó en Casa Presidencial para el ordenamiento de San Salvador, no cree que sea falta de voluntad del Ejecutivo por hacer que caiga el proceso. Por el contrario, sus acusaciones apuntalan hacia "algunos dirigentes en ARENA" que no están felices por lo que se está haciendo. También el gobernador Samayoa, que coordina el enlace entre el Ejecutivo y la Alcaldía de San Salvador, esperaría que los desórdenes no arruinen el proceso de ordenamiento sobre la calle Rubén Darío. "Lo que se hizo el sábado no es para hacer fracasar el ordenamiento. Eso que pasó espero que fue un incidente aparte", dice.

«Es fácil comprar un delantal y decir que es vendedor»Hace un mes, según Pedro Julio Hernández, comenzaron los problemas en el centro de San Salvador, precisamente por decomisos de discos piratas. Según él se rompieron acuerdos que el año pasado se habían logrado con el Ministerio de Economía, con la comisionada para la Gobernabilidad, Gloria Salguero Gross, y el director de la Policía, Rodrigo Ávila. El dirigente de vendedores sostiene que las autoridades prometieron decomisar a los "grandes reproductores" y no a los pequeños comerciantes. Rodeado de otros dirigentes, concedió esta entrevista en su oficina. Condenó los enfrentamientos en el centro de San Salvador y aseguró que no hubo participación de vendedores. Subrayan que las acusaciones que mutuamente se lanzan los partidos FMLN y ARENA es producto de una campaña electoral adelantada. Y, además, que él día sábado ocurrieron demasiadas coincidencias, como la hora en la que se realizaron los decomisos, el proceso de traspaso de vendedores a nuevos locales por parte de la Alcaldía de San Salvador y la tardanza de la Unidad del Mantenimiento del Orden (UMO), que deben ser considerados para encontrar a los verdaderos responsables de los actos de vandalismo. ¿Qué pasó en el centro? ¿Cuál es su versión? La quema de vehículos, el saqueo, son cosas que jamás la coordinadora de vendedores va a avalar. Hemos dicho que mientras no haya alternativas para nuestro sector, vamos a continuar defendiéndolo. Nosotros estamos trabajando, no estamos haciendo otra cosa. Y vamos a reclamar nuestros derechos. Nosotros nos desligamos de esos actos vandálicos. ¿Pero estas personas eran vendedores? Estamos seguros de que no fueron vendedores. En el centro es fácil comprar un delantal y decir que se es vendedor. Lo del sábado no tiene nada que ver con los vendedores. El ministro Figueroa señala que tienen información que vincula al FMLN... Y el FMLN dice que es el gobierno. Pero nosotros hemos dado la siguiente respuesta: dejemos que los políticos arreglen sus problemas políticos. Dejemos que ARENA y el FMLN se acusen, porque nosotros no somos políticos, somos vendedores. Somos un sector de subsistencia diaria. Lo que señalaba el ministro es que el FMLN había traído al Centro vendedores de Soyapango y de Mejicanos. Eso que dicen es un tema de carácter electoral, donde nosotros no podemos opinar. Nuestro problema es de subsistencia. Pero el diputado Salvador Arias andaba acá en el Centro, y de eso también hace relaciones el ministro... Pero nosotros no lo vimos. Lo que se está viendo es una campaña entre las dos fuerzas de este país: ARENA y el FMLN. Nosotros no nos podemos meter a eso. Que diga lo que quiera ARENA del FMLN. Eso no nos compete, sino el tema de los comerciantes. Los políticos son una especie interesante, y entre ellos se entienden. ¿Ustedes no han negociado los problemas como vendedores con el FMLN? No nos interesa. Estos actos no son la primera vez que ocurren. Hay quemas de casas, destrucción de autos como antecedentes. Sí ha habido cosas así, pero siempre son cosas para dañar a nuestro sector. Las investigaciones jamás han prosperado. La coordinadora hace su propio análisis para consumo interno, y no estamos autorizados a hacerlo de forma pública. Nosotros tenemos nuestra propia teoría. Lo que aquí vemos es una cosa delicada. Lo que pasó en Cojutepeque, por ejemplo, muestra que no son solo maniobras del gobierno, sino también de las alcaldías. El sector de vendedores es doblemente golpeado tanto por los gobiernos municipales de diferentes colores y sabores como por el (Órgano) Ejecutivo. Pero usted está en el PDC (Partido Demócrata Cristiano), ¿no ha pedido auxilio? No. La coordinadora tiene como función debatir al interior. Lo político partidario es otra cosa aparte. Pero ya que usted es asesor del PDC en la Asamblea Legislativa, se le hace más fácil encontrar apoyos políticos para los vendedores. En el tema de la propiedad intelectual se hicieron varios aportes. Pero tengo más de dos meses de no tener una plática formal con el secretario Rodolfo Parker. Si la semana pasada platiqué con él como dos o tres minutos, fue mucho. No es fácil. Aunque, por supuesto, vamos a seguir intentando hacer un par de cosas. Hace un par de semanas, durante una Plática en La Ventana, Rodrigo Samayoa (enlace del gobierno con la alcaldía de San Salvador) recibió una llamada suya. ¿Usted negocia con él, conversa sobre los temas del Centro? Yo vi eso en El Faro. Pero yo no le he hablado. La única vez que he hablado con él fue durante una entrevista que nos hicieron, en el canal 12. Ahí nos vimos y le pregunté sobre la inclusión nuestra en la comisión. Pero desde entonces no he hablado con él. Qué extraño. Nosotros con el partido ARENA tenemos como tres o cuatro años de no tener ninguna relación. Por supuesto, nos llaman a una reunión donde están ellos, pues nos reunimos. Que tengamos reuniones con gente de ARENA o del FMLN para resolver los problemas del Centro, eso no va a ser extraño. Pero tienen que ser comisiones oficiales. ¿Ni pláticas bilaterales? Ni pláticas bilaterales. ¿Y usted tiene el teléfono de Samayoa? Para nada. Mire (ofrece el teléfono para que se le revise). Qué extraño. Para que vea: en Internet me metí, puse mi nombre y aparezco 2,034 mil veces en noticias. En función de eso, hay gente que dice que ha hablado conmigo y nada que ver. De alguna manera los medios me han dado protagonismo. Quizás Samayoa lo dijo en broma.