Pensamiento Crítico

Las amenazas yankis contra Venezuela van en serio

None | 23 Febrero 2006

Por Freddy Balzán M., periodista, embajador de Venezuela en Argentina

La experiencia que vivimos en Nicaragua, durante los diez años que permanecimos en la Revolución Popular Sandinista, entre 1979 y 1989, nos permite afirmar que a partir de esta fecha, ninguna persona, sea quien sea, se puede llamar a engaños, diciendo que nadie le alertó el grave peligro que corre nuestra patria a partir de las declaraciones que han formulado los más altos funcionarios de la administración del presidente George W. Bush, sus voceros del Departamento de Estado y el llamado que hiciera públicamente en Washington, la Secretaria de Estado, Condolezza Rice, a estructurar un "Frente Internacional", para enfrentar el supuesto peligro que representa el gobierno del presidente Hugo Chávez…

No podemos engañarnos. Todos estos pasos al igual que otros que ya se están produciendo dentro de nuestro país nos permite afirmar que la intervención del imperio, ya está aprobada y preparada contra el llamado "eje del mal" que según la Casa Blanca, integran entre otros países, Irán, Cuba y Venezuela.

No podemos engañarnos, ni dejarnos confundir. La secretaria Rice, no hizo esta propuesta en un momento de locura y sin la autorización de Mr. Danger. El costo y los planes estratégicos ya están elaborados, la cantidad de aviones, barcos, hombres, medidas, equipos, apoyo comunicacional y de organismos internacionales. En el caso de Venezuela, como no disponen de un Grupo de Contadora, como el que los EEUU lograron conformar en los años ochenta, para neutralizar la revolución sandinista y "mediar" con los grupos contrarrevolucionarios somocistas, conscientes que las condiciones políticas han cambiado en la OEA y no pueden repetir lo mismo que hicieron para derrotar en las elecciones al FSLN y destruir la revolución en Nicaragua, conociendo de sobra que los partidos políticos opositores de Chávez y la Revolución Bolivariana, están totalmente desprestigiados y de antemano derrotados, se valen de fundaciones, obispos, empresarios, propaganda anticomunista, sindicatos y gremios derechistas, para tratar de engañar y chantajear el pueblo mediante guerra mediática y psicológica, falsos rumores, intrigas contra funcionarios eficientes, saboteando la economía, distorsionando los planes sociales, organizando paros injustificados, estimulando manifestaciones y guarimbas en hospitales y proponiendo negociaciones inaceptables como las han planificado, para no participar y luego deslegitimar las elecciones nacionales del 3 de diciembre.

Son innumerables los planes criminales que utilizó la CIA contra la Revolución Popular Sandinista, para lo cual financiaron canales de TV, emisoras de radio, periódicos, revistas, articulistas caricaturistas, agencias de noticias internacionales, CNN, SIP, iglesias, dirigentes políticos, analistas, observadores y otras organizaciones profesionales.

Hace algunas semanas pudimos palpar en Managua, el desencanto, la decepción y la dramática tragedia política, social y económica que existe a partir de 1990, después de la derrota electoral del FSLN, en la patria del General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino, a diferencia de la felicidad, alegría y esperanzas de libertad y democracia, que también conocimos y disfrutamos el 19 de julio de 1979, con el triunfo de la insurrección y el derrocamiento de la dictadura de Anastasio Somoza y toda la dinastía impuesta desde hacía 35 años por los EEUU, con la frase inmoral del ex presidente Franklyn Delano Roosevelt, "Es verdad que los Somoza, son unos hijos de puta, pero no podemos olvidar que ellos son nuestros hijos de puta", el mismo pretexto o parecido argumento imperial, que siguen utilizando los gobernantes norteamericanos para promover dictaduras, genocidios, atentados terroristas planificados, como han demostrado las autoridades cubanas para tratar de asesinar al Presidente Fidel Castro o derrocar gobiernos democráticos en el mundo o en América Latina, como el de Jacobo Arbenz, de Guatemala en 1956, secuestrar jefes de estado como ocurrió con Jean B. Aristide, en Haiti y estimular las criticas del dirigente Felipe Quispe y la división de algunos movimientos indígenas como han informado algunos corresponsales desde Bolivia, para tratar de debilitar el gobierno democrático del presidente Evo Morales.

Venezuela, ¿objetivo militar yanki?

Por Darío Pignotti, Página/12. Buenos Aires

En medio de roces verbales entre Washington y Caracas, William Izarra, suerte de ideólogo del proceso venezolano, dijo a Página/12 que su país forma parte de la táctica desestabilizadora de Bush.

La semana pasada, en Washington, Condoleezza Rice definió a Venezuela y a Irán como amenazas a la estabilidad regional y mundial, respectivamente. En Caracas, esa misma semana, el líder del Parlamento iraní defendía el plan nuclear de su país mientras discutía con las autoridades venezolanas la posible visita del presidente Mahmud Ahmadinejah, a quien la secretaria de Estado considera financista del terrorismo. El teniente coronel William Izarra, uno de los arquitectos de la diplomacia activa con Teherán, afirmó en entrevista con Página/12 que "la relación con Irán constituye un objetivo importante dentro de la política exterior de la revolución bolivariana y entiendo que el presidente Chávez no la dejará de lado por las presiones norteamericanas. Existe una amplia agenda con países asiáticos en la que se contempla la cooperación nuclear con Irán con fines pacíficos". Considerado como uno de los ideólogos del proceso venezolano, Izarra sostiene que la escalada de roces con Washington tiende a ganar voltaje.

–¿Por qué Chávez no evita la guerra retórica con EE.UU.?

–Porque no es retórica. Usted se engaña si supone que estamos ante una guerra de papel. Actualmente Venezuela representa un objetivo político para la estrategia desestabilizadora de los EE.UU., que codician nuestras reservas de petróleo y necesitan acabar de una vez con la Revolución Bolivariana para impedir que su ejemplo cunda en la región. Pero si fracasa esa táctica de inviabilizar nuestro proyecto político, Venezuela se convertirá en objetivo militar prioritario, como parte del Plan Colombia.

–Los objetivos de ese plan son el combate al narcotráfico y la guerrilla colombianos.

–El Plan Colombia no se ciñe sólo a las fronteras de ese país, es un plan militar subregional, que en una fase futura puede incluir acciones violentas contra el territorio venezolano y ocupación de zonas vitales. A mi entender, un anticipo de esa probable "intervención directa" de EE.UU. quedó desbaratada cuando una centena de paramilitares colombianos son detenidos en una finca venezolana preparándose para acciones de sabotaje, que equivalen a "acciones de intervención indirecta" de EE.UU. Es altamente probable que detrás de esa incursión paramilitar estuviera la CIA.

–La "exportación" del Plan Colombia podría incluir al ejército colombiano?

–En el medio o largo plazo es posible que haya confrontación militar entre Colombia y Venezuela. Entre los escenarios que se analizan sobre los planes para acabar con la revolución bolivariana no se descarta la guerra regional como una forma indirecta de penetración del imperio. Yo diría que ése es el plan de algunos generales colombianos, hay generales que por su formación ideológica no toleran a Chávez ni a su influencia en la izquierda colombiana. Pero en el corto plazo, lo real es que en la frontera hay paramilitares esperando la orden de actuar de la CIA y sabemos que ya hay paramilitares dentro de Venezuela.

–¿Eso demuestra la vulnerabilidad venezolana?

–En cierta medida sí, nuestra principal fuerza no es militar sino política, está en el extraordinario apoyo del pueblo a la revolución bolivariana.

–¿Ese argumento es suficiente ante un enemigo como EE.UU.?

–La fuerza militar de EE.UU. es poderosa para invadir territorios y aniquilar gobiernos, pero no para doblegar la voluntad de un pueblo. No estoy hablando en teoría, allí tiene usted el ejemplo actual de la resistencia del pueblo iraquí o la victoria de Vietnam, liderado por Ho Chi Min, frente a franceses y norteamericanos (décadas del ’50 al ’70). Ho Chi Min y otros teóricos de la guerra popular como Mao Tse Tung nos enseñan cómo organizar una estrategia de resistencia frente a una amenaza asimétrica que pudiera estar siendo elaborada en Washington. Es pensando en ese escenario que en mayo de 2004 el presidente lanzó el Plan de Defensa Integral de la Nación, en el cual estamos trabajando actualmente para que la sociedad tome conciencia de que no sólo a los militares les corresponde la defensa del territorio, de la independencia y la democracia de nuestra nación.

–Los venezolanos parecen apoyar más a Chávez que a la revolución

–Hay muchos venezolanos que apoyan la revolución porque la sienten, pero no porque sean conscientes, no hay una consistencia ideológica. Debemos crear una red ideológica que difunda y profundice las ideas de la revolución para que rompamos por fin con la herencia de la IV República y la ideología de la democracia representativa y se hagan carne los cambios radicales de la V República, la democracia directa, el poder popular que acaba con el Estado clientelista actual y pasa a definir el rumbo a través de cabildos abiertos, gobiernos comunitarios y contraloría social del Estado.

–¿Hay corrupción en el actual gobierno?

–No diría en el gobierno, diría en sectores del Estado que aún cargan los vicios del antiguo régimen. También hay organismos de seguridad que no cumplen con la ley, hay denuncias formales sobre torturas de los servicios de inteligencia venezolanos contra disidentes políticos. Son denuncias del año pasado. Claro que el presidente no autorizó ni sabía nada de lo que estaba ocurriendo sin su autorización.

–¿Qué rentabilidad estratégica puede traer el gasoducto sudamericano, con un costo estimado en 20.000 millones de dólares?

–En los próximos 20 años el petróleo seguirá siendo una fuente de energía insustituible, por eso los estudios de factibilidad del gasoducto no deben tomar sólo en cuenta lo económico. Debe ser analizado su significado geopolítico. Entiendo que además de fortalecer nuestra integración energética sería una contribución para impedir que la Amazonia se convierta en un protectorado internacional, digitado por el imperio bajo pretextos ecológicos y de seguridad.

—¿Es cierto que los militares bolivarianos han iniciado contactos informales con sus colegas de la región?

–No puedo responderle categóricamente, no tengo información al respecto. De todas formas supongo que es natural que haya un acercamiento con los camaradas de armas de los países hermanos. Creo que debemos trabajar para lograr una integración de Defensa sin la injerencia de los Estados Unidos. Debe ponerse manos a la obra para que haya una especie de Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca de los años ‘50 pero ahora con otra orientación, donde la premisa de la guerra fría sea superada por la de la soberanía regional ante el imperio; donde se parta de una alianza de los seis gobiernos progresistas de la actualidad: Cuba, Venezuela, Brasil, Bolivia, Argentina y Uruguay, formando un eje que debería contrabalancear al eje del Pacifico, donde están Colombia, Ecuador, Perú y Chile, que se inclinan hacia los Estados Unidos y el ALCA.