Pensamiento Crítico

Isabel Allende quiere presidir Partido Socialista de Chile

Por Jacqueline Tichauer | Diario La Nación, de Chile. | 17 Septiembre 2007
"Comprendo que a los comunistas les moleste que defendamos a nuestro Gobierno. Pero tienen que aceptar que somos parte de él y los socialistas debemos entender que el PC ha estado excluido desde que volvió la democracia". La hija menor de Salvador Allende aún habita la casa que la vio crecer en la calle Guardia Vieja. No deja salir sus emociones, porque teme perder el control sobre ellas. Aparenta una severidad que sus ojos azules desmienten cuando habla de su padre, de sus hijos y del amor que le ha sido esquivo. Dice que el país está malhumorado por la desigualdad. Y asegura que por la libertad paga el costo de la soledad. ¿Por qué no estuvo este 11 de septiembre en Chile? Mi compromiso era estar en España. Se presentó al Parlamento de Madrid una proposición para que el Gobierno español se sumara a todas las actividades que se organizarán en 2008, por el centenario del natalicio del Presidente Allende. Esto es muy notable, porque todos los grupos parlamentarios la apoyaron. Quien fundamentó esta proposición fue el diputado Eduardo Madina, que nació después del 73, lo que indica que la figura de Salvador Allende es capaz de traspasar las generaciones. ¿Qué le parece que después de 34 años continúen las peleas entre los dos partidos que apoyaron a su padre? No puedo entender ese nivel de agresividad, de descalificación y que incluso se fueran a las manos. Comprendo que a los comunistas les moleste que defendamos a nuestro Gobierno. Pero tienen que aceptar que somos parte de él y los socialistas debemos entender que el PC ha estado excluido desde que volvió la democracia. Esa condición de marginados explica esa conducta. Los reciben en La Moneda, pero de ahí no pasa. En todo caso, nada más alejado de mi padre que conmemorar esa fecha destruyendo bienes y lanzando bombas molotov a La Moneda.

«Hay que llevar un solo candidato»

¿Qué le parece que el PS tenga cuatro presidenciables? Para mí existen dos. Reconozco que puede haber cuatro y mañana seis. Pero con reales posibilidades están Ricardo Lagos y José Miguel Insulza. Encuentro una falta de respeto adelantar la carrera presidencial. Yo en ésa no estoy. Lo que sí creo es que cuando sea el momento hay que llevar un solo candidato o candidata. ¿Usted será candidata a la presidencia del PS? Si es una decisión colectiva de Grandes Alamedas, como llamamos a la disidencia, sí estaría dispuesta. ¿Cómo andan los apoyos? He visto bastante entusiasmo en la gente. Muchos no se han sentido del todo interpretados con la conducción de la mesa actual. No ha logrado superar ciertas deficiencias de este partido, como la falta de reflexión, de espacios de discusión política y de capacitación. ¿Qué es lo peor de Chile? Chile tiene la mayor concentración de ingresos, por lo tanto la mayor desigualdad. Es un país de tremendos contrastes. Segundo, hay resabios autoritarios fuertes. Quedamos marcados. Esto de caer en la descalificación y la intolerancia. Viví 16 años fuera y llevo 16 años dentro y a veces siento que hay países que son mucho más pobres, pero por alguna razón son más felices, más sonrientes, más aligerados para vivir. Aquí algo pasa que andamos siempre malhumorados. ¿Cómo es la relación con sus hijos? Estoy muy contenta, porque Marcia, que vivía en México, decidió venirse para hacer un documental sobre su abuelo. Dice que quiere rescatar a esta persona que la historia le robó, a través de testimonios de gente que lo conoció. ¿Qué recuerdos tiene usted de su padre? Los mejores recuerdos de mi vida fueron esos escasos días cuando él tomaba vacaciones en Algarrobo. Paseábamos en su velero chiquito. Nos enseñó algo maravilloso: apreciar el desafío de la vela. Luego todo era silencio, sólo el ruido de la ola que chocaba contra el velero y el sonido de la vela. La casa estaba frente a la playa y llegaban los pescadores: "Don Salvador, doctor, aquí le traigo el congrio, la jaiba, los locos". Y empezaba este comistrajo. ¿Era regaloneador? Mucho, era muy cariñoso, de tocar, y siempre muy divertido, siempre una talla, muy cálido. Algo que he echado de menos era su humor, esa presencia que llenaba cualquier espacio. ¿Qué sintió cuando supo que su papá iba a tener un hijo de Gloria Gaitán? Esa entrevista es completamente de locura. No confié en absoluto y estoy convencida que es una falsedad enorme. Esta mujer existió y circulaba, por cierto. Pero lo que dijo es propio de alguien absolutamente incoherente. Sentí que estaba completamente rayada. ¿En qué momento dejó de creer en el príncipe azul? Como todo el mundo, la primera vez que me casé quería que fuera una relación permanente, en la cual uno envejece con la persona. Al poco tiempo me di cuenta que no funcionaba y vino mi primera separación. Después, me separé por segunda vez. Aprendí que no existían los príncipes azules. Está sin pareja, pero corre el dicho que "aunque no llueve gotea". Sí, en la vida existen las escapadas. Tampoco voy a vivir de monja toda la vida. ¿Tiene facilidad para mostrar sus emociones? En general las controlo. Existen y son muy potentes, pero es mejor tener las llaves cerraditas, porque, si se abren, capaz que no paren. ¿El costo de la libertad es la soledad? Sí. Mientras más libre y más autónoma, más sola. Hemos crecido en independencia, pero no necesariamente encuentras la pareja capaz de ir a la par contigo en ese crecimiento. Para eso se requieren hombres bastante particulares y en Chile son difíciles de encontrar. Pondría un aviso: por favor, que se presente el que no se sienta molesto con una mujer con vida propia y que sea puertas afuera. ¿Le pesa esa soledad? Sí, existen momentos. De repente me cruzo en un aeropuerto con una pareja mayor y pienso: están disfrutando de la vida, ¡qué envidia! No dejo de pensarlo con un sentido de "me habría gustado".