Pensamiento Crítico

Rusia: ¿a qué apunta Putin con el cambio de gobierno?

Por Odalys Buscarón | Agencia Prensa Latina, de Cuba. | 24 Septiembre 2007
La renuncia del primer ministro Mijail Fradkov y la designación de su sucesor dos días después en una rápida maniobra del Kremlin, opacó cualquier acontecimiento político entrelazado con los preparativos de la campaña electoral en Rusia. En menos de 72 horas, tras la renuncia de Fradkov, ya Rusia contaba con el noveno jefe de gabinete desde 1991: Víctor Zubkov, una figura prácticamente desconocida en el terreno político. Los politólogos en su mayoría admiten que los cambios eran previsibles, pero coinciden en que este primer desenlace dentro del gobierno sorprendió a todos. Realmente cabía esperar de un momento a otro la salida voluntaria o la destitución de Fradkov en virtud de la necesidad de la cúpula política con el presidente Vladimir Putin a la cabeza de crear las condiciones idóneas de traspaso de poderes. Se trata, según el propio Putin, de garantizar la continuidad de la línea actual cuando en mayo de 2008 ceda el sillón presidencial a un sucesor, y como dicen entendidos en diversos medios, el regreso del gobernante si así lo decide, en 2012. Las proyecciones encajan en las maniobras tradicionales para períodos electorales como los que vive Rusia hoy, pues de la recomposición de la Duma (parlamento), tras los comicios del 2 de diciembre, depende la elección del nuevo presidente en marzo venidero. Hay quienes piensan que Putin se abstuvo de remover a Fradkov meses antes e incluso un año atrás, en medio de los reclamos de depurar al gabinete de los ministros "indeseables", a fin de no echar más leña al fuego contra el ejecutivo ruso. Sin escándalos ni mucho ruido mediático, el jefe de gabinete saliente presentó su petición de renuncia a Putin. Un día antes precisamente la prensa rusa anunciaba posibles cambios y el ascenso del vicepresidente primero Serguei Ivanov al puesto de primer ministro. El mandatario, adelantándose al tiempo previsto por la constitución, horas después presentó al parlamento la candidatura de Zubkov, conocido como el Zar fiscalizador de las Finanzas del Estado, en su condición de jefe del Servicio Federal de Monitoreo Financiero. Asediado por la prensa sobre el tema, Putin explicó que la desaceleración del ritmo de trabajo de los miembros del gabinete fue la causa central de su disolución. Los integrantes del gobierno son personas como todo el mundo, y noté que empezaban a trabajar con menos entusiasmo, confesó el gobernante, luego de ratificar a Zubkov en el cargo.

Zubkov y los planes de Putin

El politólogo Serguei Markov justifica los repentinos cambios en el gobierno ruso ante un necesario reacomodo de piezas clave antes, durante y después de las elecciones parlamentarias a la Duma estatal del 2 de diciembre. No se descarta en ese sentido, apunta el analista, que Zubkov sea la fórmula de transición escogida por Putin en los seis meses que restan de los comicios presidenciales del 2 de marzo. Otros expertos aseguran que el recién nombrado primer ministro podría completar el mandato hasta después de los comicios presidenciales, e incluso postularse a la presidencia, con lo cual estaría facilitando la carta del retorno de Putin al Kremlin en 2012. Todo lo anterior queda en el plano de las proyecciones; lo más próximo es una nueva reestructuración del gabinete ruso, quizás con la permanencia de algunos pocos ministros, pero Zubkov prometió tras ser confirmado por el Parlamento que depurará al gobierno. El subdirector del Centro de Coyuntura Política Mijail Vinogradov pronostica que la composición de los vicepresidentes quedará intacta: "Ivanov seguirá al frente del bloque industrial y Dmitri Medvedev a cargo de lo social", puntualizó. A su juicio, permanecerán en sus cargos también los titulares de Desarrollo Económico y Comercio, y de Finanzas, German Gref, y Alexei Kudrin, respectivamente. El presidente del Grupo Rusia Negociadora, Boris Titov, estima que de salir Gref por voluntad propia, la vacante la supliría el vicepresidente Alexander Zhukov o el jefe de la dirección de expertos de la administración presidencial, Arkadi Dvorkovich. A pesar de los fuertes vientos de cambios reclamados por la población y partidos opositores, el cuestionado ministro de Salud, Mijail Zurabov, podría quedarse en esta vuelta, consideró Titov. Pero aseguró que próximo a los comicios presidenciales de 2008, Zurabov ya no estaría en el gabinete, cuestión que está por ver si se tienen en cuenta las promesas del nuevo primer ministro. Otros titulares que podrían ser destituidos próximamente son Andrei Fursenko (Educación); Yuri Trutnev (Recursos Naturales); Igor Levitin (Transporte), Víctor Kristenko (Energía), así como Alexei Gordeev, de Agricultura. Nadie duda que el resultado de las elecciones a la Duma federal del 2 de diciembre provocará otro nuevo cisma dentro del gobierno ruso. (**) La autora es Corresponsal de Prensa Latina en Rusia.