Pensamiento Crítico

Izquierda intenta nueva alianza en Chile

Por Alejandra Carmona | La Nación Domingo, Chile | 30 Marzo 2008
Su partido está en plenas negociaciones con el Partido Comunista para establecer un pacto de continuidad al Juntos Podemos, que después de la segunda vuelta presidencial quedó bastante accidentado. Los comunistas siguieron a Bachelet y los humanistas no retrocedieron ni un paso: llamaron a votar nulo. Como vocero del humanismo para Latinoamérica, Tomás Hirsch defiende la participación de la tienda naranja en un pacto por omisión que podrían establecer el PH y el PC con la Concertación a la que dejaron de pertenecer en 1993, sin una gota de arrepentimiento . Aquí desmiente que eso sea lo mismo que pertenecer a la alianza de gobierno, asegura que será el candidato presidencial del Partido Humanista y niega que esté en la quiebra: "¿Me vas a creer? Eso era mentira y fue el único titular que tuvimos". – ¿Qué tan avanzadas están las conversaciones con el PC para establecer una alianza con miras a las municipales? – Están en una etapa de voluntad y disposición de ambos partidos de querer reconstruir un acuerdo para trabajar en conjunto para las elecciones municipales, y ojalá más allá de las municipales. Obviamente hubo un distanciamiento después de la segunda vuelta, por legítimas y diferentes visiones respecto a cuál era la actitud que había que tener frente a ese proceso, y eso produjo distanciamiento. Pero desde mediados del año pasado hemos estado trabajando para recomponer las relaciones. Yo me he reunido con Guillermo Teillier y las directivas se han reunido entre sí, pero aún no se ha concretado nada. – ¿Pero apoyarían un pacto por omisión con la Concertación? – Es que hay dos cosas distintas. La lista que nosotros queremos crear es una de la izquierda chilena, que se forma a partir de un acuerdo entre dos partidos políticos legalizados. Ahora bien, el PC ha planteado que ha estado en conversaciones con la Concertación para llegar a un pacto por omisión; es decir, la lista decide no llevar candidatos propios, lo que por supuesto potencia a los candidatos de la otra lista [Concertación], pero no tiene una existencia legal. Esto sería sólo con los alcaldes. – Me suena a eufemismo. ¿Restarse para que la Concertación gane con sus candidatos no es lo mismo que apoyarlos? – Yo creo que significa buscar en qué condiciones es posible construir esta lista. Para nosotros, lo prioritario es el acuerdo con el PC. Si para una de estas fuerzas es importante ese pacto por omisión, nosotros respetamos esa demanda. Hay 346 comunas. Si en esas hay 20 ó 10 en las que el PH se resta, no significa un apoyo a la Concertación. – Bueno, no es apoyo a la Concertación, pero sí terror a la derecha. – No es favorable para la república que la derecha se instale en más comunas. Yo creo que eso no le hace bien al país, porque es bueno que en los municipios tengamos fuerzas progresistas, fuerzas de izquierda. – ¿Qué tan importante es el PH para el PC? – Nos potenciamos mutuamente. Ellos con una larga historia, nosotros con un estilo más irreverente, más joven. Ellos con un trabajo muy fuerte en los sectores sindicales y nosotros con un trabajo muy intenso en los sectores juveniles. Ellos también aportan su larga experiencia política. – ¿Y en el PC no están enojados porque usted llamó a votar nulo sin consensuarlo antes? – Entonces creo que hubo dos interpretaciones nada más. – O sea, ¿no se arrancó con los tarros? – No me arranqué con los tarros, claro que no, pero lo que yo aprendo es que tenemos que ser cuidadosos. Nosotros entendimos que en una segunda vuelta íbamos a votar nulo; de hecho, salió publicado más de 600 veces antes. Tuvimos distintas interpretaciones. Aquí no hay alguien bueno o alguien malo. Esos son errores de danzas. Lo que menos quisiéramos es que ese proyecto quedara trunco. – Algo más personal. ¿Salió de la quiebra? – Nunca estuve en la quiebra. Me llamaron y me dijeron: "Oiga, cuéntenos sobre cómo está después de las elecciones, lo que sea". Y yo les conté de unos negocios que eran familiares, pero en los que no estaba metido, con los que hubo problemas, pero nunca estuve en la quiebra. Salió hasta en portada; ni en campaña tuvimos portada. – Hay que tener cuidado con los periodistas, inventan cosas. – Jajajá.