Pensamiento Crítico

La apuesta de Obama

Por Jim Rutenberg | The New York Times y diario El Universal, de México. | 22 Junio 2008
El senador demócrata Barack Obama elabora planes para lanzar una extensa campaña propagandística por todo el país, con la esperanza de capitalizar la ventaja en recaudación de fondos que le lleva a su rival, el senador John McCain, y obligar a los republicanos a competir en estados que no habían tenido que defender en décadas. Tras rechazar el financiamiento público y los límites al gasto que éste conlleva, Obama ha contratado más personas para su equipo de publicidad, previo al arranque de una campaña televisiva cuyo objetivo es afianzar su presencia más allá de los 18 estados donde ya es una figura reconocida. La propaganda aparecería en grandes eventos como las Olimpiadas, en agosto, y en redes más pequeñas de cable como MTV y Black Entertainment Television, enfocadas en grupos demográficos y de interés específicos. Además, Obama está enviando a miembros de su equipo a los 50 estados de la Unión, una acción inusual en las campañas presidenciales modernas, cuyas batallas se reducen a un grupo limitado de territorios. No es que los asesores y colaboradores del senador crean que tiene muchas posibilidades de ganar muchos de los estados tradicionalmente republicanos. La idea es, más bien, obligar a McCain a invertir más tiempo y dinero en esos lugares, acrecentar las filas de votantes demócratas e incentivarlos a sufragar. Estrategas están analizando a profundidad grupos específicos, listas de suscripciones de revistas y estudios sobre el censo, en el inicio de una intensa campaña casa por casa, en la que voluntarios ayudarán a los organizadores a acercarse a los votantes, usando mensajes persuasivos pensados en los intereses particulares de estos, ya sea vía correo tradicional, correo electrónico o incluso de viva voz. En tanto, funcionarios del Partido Demócrata y de la campaña de Obama indicaron que para el resto del año el presupuesto podría superar los 300 millones de dólares, aunque la campaña ya recibió una llamada de advertencia, luego de que en mayo la recaudación de fondos disminuyera abruptamente, al obtener 22 millones de dólares, 10 millones menos que en abril y mucho menos que lo recaudado en los primeros meses del año. De todos modos, aliados de Obama señalan que la exitosa manera en que ha creado una red de donantes le daría a su campaña los recursos necesarios para crear la especie de centro de comando y control que el senador John Kerry intentó infructuosamente construir cuando fue el nominado demócrata en 2004. Por ello, el equipo de Obama está intensificando esfuerzos por atraer donantes, incluyendo electores que se inclinaban por la ex primera dama Hillary Rodham Clinton. La campaña de la ex aspirante presidencial aún debe 22.5 millones de dólares, según el informe presentado a la Comisión Federal Electoral referente a mayo. De esa cantidad, 12.2 millones de dólares es dinero que la propia senadora prestó a sus arcas electorales. Grandes recursos le darían a Obama un "plus" importante sobre McCain: "no tener que tomar decisiones con base en las limitaciones financieras", dijo David Plouffe, director de la campaña del demócrata. Por ejemplo, en Georgia, un estado con una tradición republicana arraigada, "si necesitamos mucha propaganda en televisión, más personal o lo que sea, podremos hacerlo". Por ahora, además de mayores recursos, Obama tiene la principal ventaja sobre su rival: las preferencias electorales. Según una encuesta de Newsweek, 51% de los votantes en EU votarían hoy por Obama, frente al 36% que respaldaría a McCain.