Pensamiento Crítico

Peligra la prensa árabe independiente

Por Pedro Rojo | Quincenal «Diagonal», Madrid. | 04 Julio 2008
A pesar del constante acoso que sufre la prensa de los países árabes por parte de sus gobiernos (apoyados en la mayoría de los casos por Occidente), los medios independientes, que rompen tabúes, se alzan como verdadera oposición a estos regímenes y luchan contra la censura. Han logrado hacerse un hueco y revolucionar el escenario mediático del mundo árabe. Cómo han logrado hacerse un hueco los periódicos independientes árabes que batallan día a día contra la censura ? Hoy en día, ya poco importa si ha sido fruto de la presión internacional, de momentos de debilidad de los regímenes árabes o por la valentía de una serie de periodistas, o por la conjunción de los tres factores. Lo importante es que la prensa independiente árabe ha revolucionado el escenario mediático aportando frescura, análisis y un mayor grado de profesionalidad a un entorno desolador marcado por rancios periódicos de partido o diarios panegíricos de los dictadores de turno. La valentía de periódicos como Al Ayam, Nishán o Al Masaa, en Marruecos ; Al Masri al Yaum y Al Dustur, en Egipto ; Al Jabar en Argelia ; Al Nida en Yemen, etc., ha permitido al lector árabe contar con fuentes de información escritas propias de sus entornos más cercanos. Hasta finales de los ‘90, la información escrita de valor llegaba desde Londres gracias a los periódicos panárabes, con el acercamiento reduccionista que este modelo conlleva. La prensa local independiente pone en circulación temas hasta entonces tabú en lo político y en lo social : el divorcio, la prostitución, la pobreza, etc. En el campo político, la crítica a los ‘símbolos del Estado’ aparece poco a poco para convertirse en algo casi cotidiano, como las críticas del periodista egipcio Ibrahim Isaa al presidente Hosni Mubarak, o la labor de oposición política que mucha de esta prensa independiente ha asumido, a pesar del alto precio que han tenido que pagar por sus críticas, pues la oposición política tradicional ha sido fagocitada por el sistema de privilegios y prebendas del poder. Pero en este tira y afloja entre el poder y la prensa independiente hay dos fechas clave : la primera, los atentados del 11-S y la reducción de las libertades en términos globales, corriente a la que se sumaron con presteza los gobiernos árabes ; la segunda fecha clave para que el componente externo de esta lucha, los gobiernos occidentales, se decantasen finalmente por alinearse del lado del poder árabe, fueron las elecciones palestinas de enero de 2006 y la victoria de Hamás. En las elecciones legislativas de Egipto, que habían tenido lugar un mes antes, Occidente ya había dado muestras de que pretendía volver a priorizar la llamada ‘estabilidad’ de dictaduras corruptas al avance en el campo de las libertades y los derechos humanos. Los procesos y las multas a periodistas se han incrementado desde esa fecha, y más concretamente desde febrero de 2008, cuando, liderados por Egipto, los ministros de Comunicación árabes firman la Carta de Control de las Cadenas por Satélite, en la que se recoge la necesidad de "preservar la identidad árabe. (…) Prohibido emitir todo aquello que dañe la solidaridad árabe. (...) Respeto a los intereses supremos de los países árabes (…) No insultar a sus líderes, símbolos religiosos o nacionales". Si bien éstas son las mismas justificaciones que han servido para amordazar durante 50 años a los medios árabes y que están presentes en la mayoría de los códigos de prensa árabe, estamos ante un intento de los regímenes de justificarse y apoyarse mutuamente en la nueva lucha contra la prensa independiente. Y contra los espacios de libertad que han logrado los periodistas independientes en estos años, pues, excepto en Mauritania y el caso particular de Líbano, el resto de mejoras en la libertad de expresión han sido arrancadas por los periodistas a unos regímenes que siguen sin asumir ningún tipo de crítica y sin aceptar la posibilidad de escuchar voces plurales. En cualquier caso, la defensa de ese margen de actuación recae sobre los mismos periodistas árabes, como ellos mismos reconocen y asumen. Es cierto que la realidad internacional y de esos países no es la misma que cuando empezaron la batalla hace diez años. La interconexión mundial es imparable, asentada en internet, la prensa en abierto, los teléfonos móviles y las cadenas por satélite. Estos diez años de apertura parcial han servido para crear una masa crítica de jóvenes lectores bien informados (pues, si bien es verdad que todavía existe un alto porcentaje de analfabetos en el mundo árabe, este porcentaje es significativamente menor entre los jóvenes), que se refleja en el fenómeno de los blogs, los SMS enviados a programas de televisión y los comentarios a las noticias de la prensa en internet. Se trata de un fenómeno digno de estudio, y una fuente de preocupación para los gobiernos árabes, que hasta ahora tenían que usar el doble lenguaje de dureza en el interior y su mejor sonrisa en el exterior. Dos afirmaciones de sendos periodistas marroquíes describen perfectamente esta dualidad : "La credibilidad de la democracia marroquí depende del margen de la libertad de expresión" (Abdelhamid al Bayuqui), aunque cada vez es más dudosa la credibilidad de la democracia marroquí y, sobre todo, son más dudosas las exigencias internacionales al respecto. En el caso marroquí, la lucha contra el terrorismo y contra la inmigración ilegal son los dos elementos que marcan las relaciones con Europa en general y con España en particular, dejando aspectos como las libertades o la integridad de los propios periodistas españoles en un segundo plano. Esta realidad nos lleva a la segunda reflexión, la del veterano periodista Jálid Yamai, que no puede ser más contundente : "Todos los periodistas estamos en libertad condicional". Desde el exterior sólo queda apoyar a estos medios valientes de la mejor manera posible : leyéndolos y dándoles la importancia que tienen como fuente privilegiada de información, necesaria para conocer la compleja realidad de un mundo visto desde Occidente con demasiados prejuicios y acercamientos simplistas. Marruecos, el ‘horribilis’ 2008 Desde principios de año el Ministerio de Comunicación acosa a la prensa española en Rabat. En marzo se denegó la acreditación a la corresponsal de la COPE y se dejó en suspenso la de la SER ; se les concedieron tras la intervención del Ministerio de Exteriores español. La productora DJV ha sido acosada para que dejase de trabajar en el país hasta que intervino Moncloa. En mayo, las Fuerzas Auxiliares dieron una paliza al fotógrafo de Reuters Rafael Marchante cuando cubría una manifestación. 19-02-08. El periodista Mustafa Hormatalá, de Al Watan al An, entra en la cárcel de Ukasha para terminar de cumplir una condena de siete meses por difundir secretos militares. 23-02-08. El blogger Fuad Murtada es condenado a tres años de cárcel por crear un perfil en Facebook en el que decía ser el hermano del rey de Marruecos. El 18 de marzo recibió el indulto del rey. Marzo 2008. El Tribunal Supremo desestima el recurso contra la condena de cuatro años del blogger Rida Ben Othmane por criticar la postura de Marruecos sobre la guerra de Iraq. 25-03-08. El director del diario Al Massaa, Rashid Nini, es condenado a pagar 550.000 euros por "difamación e injurias públicas". 15-04-08. Las Fuerzas Auxiliares apalean a Mustafa al Baqali (de la BBC en Rabat). 06-05-08. Se retira la licencia de Al Yazira para realizar desde Rabat su noticiario sobre el Magreb. 13-06-08. Se retira la acreditación de Hassán Rashidi, director de Al Yazira en Rabat, y es juzgado por "publicación de noticias falsas" sobre las manifestaciones de Sidi Ifni. 16-06-08. Karim Selmaui, fotógrafo de Al Massaa, es interrogado por la policía judicial en Casablanca por la publicación de la foto de una mujer con su bebé apaleada por la policía en una manifestación. Egipto : constante acoso a la prensa 28-01-08. Detenida la periodista Huaida Taha y el equipo de Al Yazira. 02-02-2008. La Red Árabe de Derechos Humanos considera que 2007 fue el peor año para los medios egipcios desde la independencia. 26-03-08. Ibrahim Isaa, director del periódico independiente Al Dustur, es condenado a seis meses de cárcel por publicar rumores sobre la salud del presidente Mubarak. 01-04-08. Cortan la señal del canal de TV Al Hiwar en el satélite gubernamental Nile- Sat por tratar temas polémicos en sus programas. 09-04-08. Es internado en la cárcel de Borg El Arab (a 40 km. de Alejandría) el blogger Karim Al Beheiri, detenido el 6 de abril de 2008 en Mahala al Kubra cuando cubría una huelga en la fábrica textil donde trabajaba. 05-05-08. Cortan la señal en Nilesat de los canales Al Baraka y Al Hikma por difundir imágenes de las manifestaciones de Mahala al Kubra. (**) El autor es director de los Boletines de Prensa Árabe (www.boletin.org) y autor de El 2007 visto por los árabes. Anuario de prensa árabe(Icaria/Al Fanar)