Pensamiento Crítico

Evo reclama apoyo sindical para su "revolución democrática cultural"

None | 24 Febrero 2006

El Presidente Evo Morales celebró hoy su primer mes de gobierno con un mensaje a la nación marcado por el optimismo y pidió a los sindicatos que apoyen su "revolución democrática cultural". Morales dijo haber aprendido de las vicisitudes en los primeros 30 días de su gobierno para fortalecerse y recoger experiencias que le permitan recuperar los recursos naturales. Pese a los altibajos y los errores que pudo haber cometido en su corta gestión, reclamó a los sindicatos que no le abandonen en su proyecto de refundar el país.

Horas antes del discurso presidencial, durante la promulgación de la Ley del Fuero Sindical, Morales dijo a los dirigentes sindicales "No me abandonen", advirtiendo que viejos políticos conspiradores y desestabilizadores estarían retardando la aprobación de la ley de convocatoria a la Asamblea Constituyente.

La prensa recuerda que en el primer mes de gestión, Morales designó al Alto Mando de las Fuerzas Armadas de manera "escandalosa"; se complicó innecesariamente con denuncias de complot y desestabilización hasta ahora improbadas; prometió un salario mínimo de 1.500 bolivianos sin tener recursos; acusó a algunos empresarios bananeros de narcotraficantes; y se enfrentó a sus mismos correligionarios que hacen colas y presionan al gobierno "comprando" firmas para recibir una "pega" (fuente de trabajo).

En los sondeos de opinión realizados por los medios en La Paz, la gente valora el hecho de que Morales esté cumpliendo sus promesas de austeridad. Otros comentan que Morales "se adapta a las cosas que vienen", "lo bueno es que el gobierno incluye a otras clases sociales", "ahora lo que tiene que haber es un cambio de actitudes".

Lo negativo, según los sondeos, es que el gobierno "no ha dado solución a los problemas principales del país". En el sector Minero ha nombrado a un ministro que no convence porque pertenece al sector cooperativista, interesado en tomar minas de Comibol antes que en refundar la mítica empresa estatal de la minería. En Defensa mantiene a Walker San Miguel, una persona desacreditada por haber sido parte de la estructura política capitalizadora que esquilmó al país. En las filas políticas, los comentarios son más duros. El senador del derechista Podemos Carlos Börth observa: "Todavía no nos han planteado su programa de gobierno".

Morales asegura haber cumplido con lo que prometió en su campaña al hacer participar en el gabinete a regiones y mujeres. "Estoy contento con el gabinete porque son personas con principios y que apuestan por Bolivia dejando de lado a su familia. Hay cuatro mujeres en puestos claves, en el área social, económica, salud y justicia. No son viceministras, sino ministras".

En otro punto, el Presidente cree haber tomado una decisión firme respetando la institucionalidad en el nombramiento del alto mando de las Fuerzas Armadas. Desde los primeros días de gobierno, Morales se reúne de 7 a 8 de la mañana cada lunes con los generales en el gran cuartel de Miraflores recogiendo sus propuestas. Fruto de ese trabajo, el Ejército recibiría un radar para trabajos cartográficos y de límites y más aviones para que la FAB siga integrando al territorio nacional.

"Los que ganan mucho tienen que bajar y los que ganan poco tienen que subir. Cumplimos parte de la propuesta al rebajar 57% el salario del Presidente. Con la rebaja de salarios en el Poder Ejecutivo se crearán 3.500 ítems para salud y educación", dijo. Morales adelantó que no podrá mejorar su oferta salarial a los maestros (7% de aumento). "No habrá negociaciones porque no se puede conseguir más plata, no hay de dónde sacar más plata". El gobierno está dispuesto a discutir otros temas como el cambio de la reforma educativa. "Espero la propuesta de una reforma revolucionaria. No contrataremos consultores del Banco Mundial, sino que se recogerá vivencias del pueblo".

Morales enumeró los problemas más duros que le tocó enfrentar en su corta gestión: Los desastres naturales, el conflicto del LAB y la licitación del Mutún. En el primer caso agradeció a la cooperación internacional por el apoyo recibido y pidió al Colegio Médico de Bolivia que levante una lista de médicos que de verdad ayuden y salven vidas sin cobrar. "No queremos que nuestros médicos solo busquen clientes y no pacientes. El colegio de médicos debería pasar lista cuando hay desastres naturales", recomendó.

Según el Mandatario, su gobierno tuvo que cargar con las consecuencias de la capitalización. "Lamento mucho que esas políticas nefastas que capitalizaron el país ahora debe cargar el gobierno. El Estado no será responsable de la deuda de algunos empresarios". Anunció que pedirá a la Confederación y a las Federaciones de empresarios que sus afiliados cumplan con sus deberes. "Hemos descubierto que el Estado subvenciona a empresarios, pero no al pueblo empobrecido y eso cambiará".

Respecto al Mutún, Morales comentó que era importante decir la verdad y manejar la licitación con transparencia. "No es posible licitar cuando los empresarios que quieren ser socios no industrializan en el territorio y contaminan el medioambiente. Felizmente los cívicos de Puerto Suárez y Santa Cruz entendieron la necesidad de mejorar el pliego de condiciones".

El Presidente se mostró sorprendido por el apoyo internacional. "Primera vez que firmamos la condonación total de la deuda con Japón. Ahora hay que combatir la deuda externa inmoral e impagable". Morales agradeció a Enrique García de la CAF que le salvó de algunos apuros y le prestó dinero para financiar el camino Guayaramerín- Riberalta, y al embajador de Italia que garantizó la construcción del camino Oruro-Pisiga. "García parece el cajero de Bolivia y está dispuesto a discutir la rebaja de intereses", anunció.

El Presidente considera que su propuesta de Asamblea Constituyente (tres delegados por circunscripción) respeta la proporcionalidad. "Es verdad que hay errores, estamos dispuestos a debatir con las bancadas, cívicos y movimientos sociales para mejorar nuestra propuesta, que es una de tantas, pero no aceptamos que se dilate el tema. Si o si tiene que ir la Constituyente". Después de escuchar posiciones del Comité Cívico, si se trata de debatir un referéndum vinculante departamental, por qué no un referéndum vinculante provincial, por circunscripciones y hasta comunal, cuestionó el Mandatario y propuso discutir el tema a profundidad.

Ex ministro y militares serán juzgados por entrega ilegal de misiles a EEUU

Prensa Latina

El ex ministro de Defensa, Gonzalo Méndez, y tres ex altos jefes militares serán acusados de diversos delitos, por la entrega ilegal de decenas de misiles tierra-aire a Estados Unidos, reveló hoy la prensa local.

Una versión del diario La Razón precisa que una investigación del Ministerio Público en proceso de conclusión ha encontrado presunción de culpa en Méndez, quien ejercía el cargo al entregarse los cohetes, entre septiembre y octubre de 2005, cuando gobernaba transitoriamente Eduardo Rodríguez. También serán imputados, añade el rotativo, los ex jefes de las Fuerzas Armadas, almirante Marco Justiniano, del Ejército, general Marcelo Antezana, y del Estado Mayor del Ejército, general Antonio Vásquez.

Los nombrados, añade la versión periodística, serán acusados de los delitos de daño calificado (destrucción o inutilización de un bien militar, artístico o religioso), sometimiento total o parcial de la Nación a dominio extranjero y espionaje y revelación de secretos de interés del Estado. Méndez fue censurado por la Cámara de Diputados, por considerar esta insuficiente su alegato en el sentido que el gobierno autorizó la desactivación de los misiles, de fabricación china, por ser supuestamente obsoletos y peligrosos.

Justiniano por su parte respaldó ante la Fiscalía la versión del anterior gobierno, de que no se autorizó la entrega del armamento, para su salida del país, a oficiales norteamericanos que los retiraron de los arsenales militares.

Antezana negó a su vez en la misma instancia que los misiles fueran inservibles y sostuvo que estaban en perfectas condiciones, a tiempo de afirmar que fueron entregados a Washington a cambio de una gruesa suma.

Vásquez por su parte protagonizó un pequeño escándalo cuando por el nuevo presidente, Evo Morales lo excluyó de un nuevo alto mando, al igual que otros 28 altos oficiales, por estar comprendidos en una investigación sobre la entrega de los misiles.

El secretario general del Ministerio Público, Wilfredo Chávez, consultado telefónicamente, declinó confirmar la versión pero dijo que la investigación encontró suficentes indicios de responsabilidad en algunas personas, lo que abre la posibilidad de una imputación en firme. El funcionario dijo que las decisiones en ese sentido serán tomadas luego de tomar declaraciones al ex presidente Rodríguez, quien ha negado reiteradamente haber ordenado la entrega de los cohetes a Estados Unidos, y sostiene que los oficiales extranjeros retiraron el armamento sin ninguna autorización gubernamental.

Ese hecho ameritó una queja diplomática de esa administración, ante la cual la Embajada de Estados Unidos sostuvo que actuó en la operación ante una solicitud de colaboración del gobierno de Rodríguez. Chávez afirmó que la Fiscalía presentará un pliego de preguntas al ex mandatario para que las responda también por escrito, modalidad pertinente por su jerarquía.

El proceso fue abierto por el Ministerio Público en diciembre pasado, ante un pedido del partido del actual presidente Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), de que se enjuicie al ex presidente por haber desarmado la defensa nacional con la entrega de los misiles. Una encuesta por internet, realizada por el diario El Potosí, evidenció que más de la mitad de quienes la respondieron entienden que Rodríguez es el principal responsable de la entrega.

El triunfo de Evo Morales y el Indigenismo

Por Gustavo Lahoud, Rebelión

El panorama político-social de la región latinoamericana en la actualidad presenta una serie de desafíos que, desde la política internacional, necesitan ser comprendidos más integralmente.

Uno de los acontecimientos más relevantes de los últimos días, fue el categórico triunfo electoral de Evo Morales –que lideró una amplia coalición de movimientos sociales articulados por el MAS como fuerza política institucional– luego de un largo proceso de crisis institucional que comenzó en octubre de 2003 con la salida forzada del entonces Presidente Gonzalo Sánchez de Losada tras intensas manifestaciones populares y de una fuerte represión institucional que dejó más de 60 muertos en las calles bolivianas.[1]

En efecto, este ciclo político-institucional novedoso sólo puede entenderse a partir de la observación del pasado reciente, marcado por la existencia de fuertes reclamos de amplios sectores de la población indígena del país que siempre se han visto relegados de los asuntos públicos y de una auténtica inclusión en el sistema político representativo. Este aspecto de la situación político-social constituyó un dato estructural que ha estado presente en la historia boliviana como un factor generador de crisis recurrentes.

Ciertamente, la crónica inestabilidad político-institucional que Bolivia sufrió históricamente, reconoce, tal vez, en la permanente exclusión política, económica, social y cultural de amplios sectores indígenas de la población una de las razones estructurales que, a la luz del actual proceso político, deben ser analizadas apropiadamente.

Por otra parte, la crítica situación económica del país, con amplios sectores de la población empobrecidos y excluidos de los servicios básicos que todo Estado moderno debe brindar, puede describirse y explicarse a la luz de las condiciones jurídicas y económicas que, desde los años ’80, impusieron reglas de juego en el manejo y explotación de los recursos naturales del país que terminaron por reforzar un modelo de apropiación y de virtual privatización de los recursos de la comunidad que, de tal forma, quedaron en manos de minúsculos sectores elitistas de la sociedad boliviana y de empresas extranjeras ligadas hoy a la explotación del recurso estrella del país: el gas.

Asimismo, si observamos el cuadro regional andino, veremos que la cuestión indígena está muy presente en Ecuador y Perú, países que registran fenómenos sociales que se caracterizan por la irrupción en la arena político-electoral de movimientos políticos multiétnicos, afincados fuertemente en los sectores indígenas y sus reivindicaciones. Por ende, la así denominada cuestión o problema del indigenismo debe ser analizada como un proceso político, social y cultural que está vivo y está generando efectos y resultados que, más que estigmatizarlos, hay que intentar comprenderlos.

Finalmente, es importante tratar de observar la compleja trama que la realidad política boliviana nos deja ver, para lo cual es crucial preguntarse sobre las condiciones históricas que, de alguna manera, explican la Bolivia de hoy. En verdad, en estas pocas líneas no puede agotarse un análisis que merece ser sometido al lento y minucioso proceso de la investigación histórica bien fundada, pero sí es bueno dar algunos disparadores para que pensemos esta situación política y social con la mayor amplitud posible tratando de no reproducir exclusiones de ningún tipo.

En tal sentido, la propuesta es muy simple: mirar el fenómeno sin prejuicios, para poner sobre la mesa todos los elementos posibles para alumbrar un análisis más completo. Ese es el desafío y en buena hora si podemos pensar entre todos.

Nota:

[1] Véase Chávez, Walter (2003): "Bolivia, una revolución social democrática", Le Monde Diplomatique (Cono Sur), edición de noviembre, Buenos Aires.