Pensamiento Crítico

«Ha llegado la hora de frenar a Marruecos»<br>30 años de la República Árabe Saharaui

None | 28 Febrero 2006

El pueblo saharaui lleva treinta años viviendo en el exilio. Los acuerdos tripartitos de Madrid de 1975 firmados por España, Marruecos y Mauritania cedían la colonia española a estos dos últimos países y parte de la población saharaui se vio obligada a buscar refugio en Argelia. En 1990, comenzó la tregua de una guerra que duró 15 años entre Marruecos y el Frente Polisario, para emprender el camino de las negociaciones auspiciada por NNUU y poder encontrar una salida a las ansias de independencia del pueblo saharaui. El último Plan Baker denominado Plan de Paz para la Autodeterminación del Pueblo del Sahara Occidental de 2003, último plan del Consejo de Seguridad de NNUU proponía un referéndum para dar una salida al conflicto tras un período de transición durante el cual el Sáhara Occidental disfrutaría de una autonomía. Pero una vez más el proceso se encuentra en punto muerto porque Marruecos pone trabas a la autodeterminación del territorio saharaui. Mientras tanto, en los últimos meses se ha recrudecido el proceso de levantamiento o intifada en los territorios ocupados por Marruecos.

La República Arabe Saharaui Democrática (RASD) en el exilio fue autoproclamada el 27 de febrero de 1976 y es reconocida actualmente por más de ochenta países. El Frente Polisario, único partido de la RASD, se creó tres años antes como movimiento de liberación nacional.

Abdelkader Taleb Omar es el primer ministro de la RASD en el exilio desde octubre de 2003. Fue gobernador de Smara, miembro del Secretariado Nacional del Frente Polisario, ministro en varias ocasiones y miembro de la dirección política del Frente Polisario.

Hace ahora treinta años que ustedes viven en el exilio y desde 1991 se han sucedido los intentos de solución avalados por la ONU: Plan de arreglo de 1991, Acuerdos de Houston de 1997 y Plan Baker de 2003 ¿Qué soluciones aceptarían ustedes?

Nosotros siempre hemos defendido el referéndum. Sin la consulta del pueblo no puede haber ninguna solución, y esta tiene que pasar por una consulta popular porque son los saharauis los que tienen que decir si o no para cualquier decisión que se tome. Hay un intento de buscar una solución de consenso entre las partes (España, Marruecos, Argelia y Francia) que ellos llaman “solución política” y que se diferencia del referéndum. De eso se ha hablado aunque ahora España lo niega públicamente.

Entonces ¿Cómo se puede desbloquear este asunto?

La presión de la comunidad internacional a los marroquíes para avanzar, la llamada de atención a la comunidad internacional a través de las manifestaciones cotidianas de los saharauis de las zonas ocupadas. Y en última instancia si no se soluciona el conflicto terminará obligando al Frente Polisario a volver a las armas. Y esa es una opción muy difícil pero si no queda otro remedio se adoptará esa solución.

¿Es en este contexto donde se puede explicar el levantamiento de las ciudades del Sáhara Occidental?

Es un elemento nuevo muy importante. Las sublevaciones populares pacíficas que están teniendo lugar desde mayo pasado se dan en la siguiente situación: en primer lugar hay un bloqueo en las soluciones políticas cuando los marroquíes se echaron atrás diciendo que el referéndum ya no es aplicable y que están solamente por una autonomía. En segundo lugar los saharauis ven que, en esta situación, NNUU y el Consejo de Seguridad no están presionando como se debe. En tercer lugar el Polisario mantiene el cese el fuego. En este contexto debe entenderse estas manifestaciones que tienen como objetivos exigir el referéndum y recordar a la comunidad internacional que hay un conflicto abierto.

Sin embargo Maruecos insiste en que se trata de movimientos de otra índole.

La reacción de Marruecos es intentar ocultar las verdaderas intenciones diciendo que se trata de reivindicaciones económicas y sociales. Después dijeron que se trataba de un grupo muy reducido de jóvenes y posteriormente dijeron que son gente delincuente que están creando problemas haciendo uso de la violencia. Todos son pretextos para encarcelarlos. En los primeros momentos movilizaron el servicio de seguridad: policía, gendarmería y fuerzas auxiliares y viendo que esto no era suficiente trajeron al ejército. Ahora los barrios y las ciudades saharauis están controlados por todos los cuerpos de seguridad además del ejército marroquí. Están maltratando a la gente entrando en las casas de todos los que consideran sospechosos, detienen sin cargos, maltratan a sus familias. En estos momentos hay muchas personas que están presas y muchos heridos. Y esto no son versiones nuestras sino que la prensa internacional se ha hecho eco de ello.

¿Qué le parece la actitud europea ante la actuación marroquí frente a las protestas?

El Parlamento Europeo ha adoptado una resolución bastante clara condenando esa violación de derechos humanos y exigiendo a los marroquíes respeto a la libertad de la gente y a la libertad de circulación. Pero yo creo que los gobiernos europeos van por detrás de lo que expresan sus pueblos.

¿Cómo ve la posición española frente al referéndum?

El actual gobierno español está intentando mejorar las relaciones con el gobierno marroquí y la primera condición que ponen los marroquíes es el Sáhara. No se puede ir en contra de la política marroquí, con respecto a los territorios ocupados, como condición para la mejora de la relación de los dos gobiernos. Y esto condiciona a España. El gobierno socialista no ha tomado ninguna posición, no quiere ver el problema y nosotros creemos que hay que tomar posturas más claras sobre lo que esta pasando, ya que si España defiende las decisiones de la ONU y del Consejo de Seguridad, Marruecos no tienen ningún derecho a utilizar esto como pretexto para perturbar las relaciones con España. Y eso es lo vemos que España no hace como es debido.

¿Se sienten moneda de cambio?

No se puede descartar esta cuestión, no todo son valores y derechos. A veces hay intereses que perjudican y sacrifican esos principios. Sin embargo la defensa de esos intereses puede dar resultados contrarios a los que se pretende. No cabe duda de que el conflicto del Sáhara crea desestabilización a Marruecos por los enormes gastos de mantenimiento de su ejército y eso conlleva problemas económicos y sociales. Por otra parte el conflicto obstaculiza la colaboración de los países del Magreb para resolver los problemas económicos y sociales. Y todo esto, a largo plazo obstaculiza esos intereses que algunos quieren defender a corto plazo.

¿Quiere usted decir que la resolución del conflicto entre marroquíes y saharauis aportaría estabilidad a la zona?

La inmigración, el terrorismo o el narcotráfico son los problemas actuales que conocen Europa, España y Andalucía que es la primera frontera con Marruecos. Y esos problemas tienen como origen los problemas económicos y sociales y la falta de democracia. Si hay democracia, medios y colaboración entre todos los países de la región yo creo que todos esos problemas se reducirían enormemente. Pero eso no se puede hacer sin dar una solución democrática al pueblo saharaui ya que esta situación lleva consigo desestabilización y todos los problemas se agudizan más y nadie gana en estas condiciones. La prueba es que han pasado 30 años y estamos ante los resultados que todo el mundo conoce.

¿Qué valores comparten con Europa?

Los saharauis hemos demostrado que apostamos por la democracia, que no compartimos los extremismos que se dan en algunos países islámicos y tampoco la opresión de la mujer.

¿Qué esfuerzo le pediría usted a España en estos momentos?

España es un gran país, un gran estado. Los españoles facilitaron que Portugal diera salida al conflicto de Timor y sin embargo España no hace lo mismo con el Sáhara. Si España defiende ahora la autodeterminación del pueblo saharaui estará defendiendo un derecho internacional. Los acuerdos tripartitos se firmaron en un momento de incertidumbre en la política española y nadie sabia lo que iba a pasar, pero hoy día España es ya un país democrático y es momento de arreglar esa deuda histórica que tienen con el pueblo saharaui. Los saharauis sufren por esos acuerdos de Madrid y esta situación no debe durar más.

"El pueblo saharaui rechaza la autonomía propuesta por Marruecos"

Sahara Press Service

Las festividades que conmemoran el 30 aniversario de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) comenzaron este lunes en Tifariti con la presencia del Presidente de la República Saharaui, Mohamed Abdelaziz y la de numerosas delegaciones oficiales que han venido a dar testimonio de su apoyo a la descolonización del Sáhara Occidental, ocupado militarmente desde 1975 por el reino de Marruecos.

Un imponente desfile militar de batallones de las siete regiones comenzó estas festividades marcadas por una amplia presencia de población saharauis de las tierras vecinas y de los campamentos de refugiados en la región de Tinduf que han hecho un desplazamiento de centenares de kilómetros para estar presentes en la conmemoración de este aniversario.

En la tribuna oficial podía destacarse la presencia de dos ministros argelinos, Mohamed Cherif Abass, ministro de los Moudjahiddines, y Abdelkader Messahel, ministro delegado para Asuntos Africanos y Magrebíes, junto a altos responsables de Gobiernos y embajadores de Sudáfrica, Tanzania, Angola, Kenia, Guinea Bissau, Cuba, Nigeria, Mauritania y Timor Oriental.

Varios otros selectos invitados de los diferentes continentes representando a partidos políticos, parlamentarios, alcaldes, ONG, sociedad civil y medios de comunicación han realzado con su presencia este 30 aniversario de la RASD, proclamada en Bir Lehlu el 27 de febrero de 1976 tras la retirada del colonizador español.

Las actividades de la mañana han estado coronadas por el discurso del Presidente de la República Saharaui, Mohamed Abdelaziz, mientras que otro desfile militar estático está previsto para esta tarde, seguido del acto de destrucción de una parte de las minas anti-personas en posesión del Frente Polisario, han indicado los organizadores.

El pueblo saharaui rechaza la autonomía propuesta por Marruecos

"El pueblo saharaui rechaza, globalmente y en sus detalles, esta idea de autonomía" propuesta por Marruecos que "no puede arrogarse el derecho de hablar en nombre de los saharauis", señaló el Presidente de la República Saharaui, Mohamed Abdelaziz, durante su discurso con motivo del 30 aniversario de la proclamación de la RASD, conmemorada este lunes en Tifariti, parte de los territorios saharauis liberados.

Mohamed Abdelaziz ha señalado que se trata de una "contradicción total con la Carta de las Naciones Unidas y las decenas de resoluciones del Consejo de Seguridad" que pueden conducir a la región hacia "situaciones peligrosas y una inseguridad de consecuencias imprevisibles".

El Jefe del Estado saharaui ha indicado también que la conmemoración de este 30 aniversario de la RASD por el pueblo saharaui en Tifariti quiere ser "un mensaje" claro dirigido a la comunidad internacional para hacerle comprender que "toda solución al conflicto del Sáhara Occidental pasa por el respeto de la voluntad de los saharauis, y por tanto su derecho imprescriptible a la autodeterminación a través de un referéndum libre, justo e imparcial".

He aquí el discurso completo:

Alocución de S.E. Sr. Mohamed Abdelaziz, Presidente de la RASD, Secretario General del Frente POLISARIO, en el XXX aniversario de la RASD, Tifariti, 27 de febrero 2006

En el Nombre de Dios Clemente y Misericordioso.

Estimados invitados/as,

Señoras y señores

Hoy conmemoramos 30 años de la proclamación de la Republica Saharaui, en un día histórico de la lucha de liberación que lleva a cabo el pueblo saharaui con el liderazgo del Frente .POLISARIO.

Permítanme ante todo, dar la bienvenida a los invitados de nuestro pueblo, que han soportado las incomodidades del viaje para estar con nosotros en este aniversario y compartir esta demostración de la paz. Hemos recibido invitados de Argelia, Angola, Austria, Bélgica, Cuba, Ecuador, España, Estados Unidos de América, Finlandia, Irlanda, Suiza, Francia, Grecia, Guinea Bissau, Holanda, Italia, Japón, Kenia, Líbano, Mauritania, México, Nicaragua, Nigeria, Noruega, Portugal, Sudáfrica, Reino Unido, Suecia, Siria, Tanzania, Uruguay, Venezuela.

Celebramos hoy este acontecimiento en Tifariti, un lugar de nuestra amada tierra y de nuestros territorios liberados. Una tierra vertida con la sangre de nuestros mártires y testimonio de las epopeyas de nuestro ejército de liberación nacional. Para ellos, nuestros más merecidos saludos y consideración y a nuestros mártires, encabezados por el Uali Mustafa Seied, la gloria eterna.

No podemos hoy sino recordar, aunque sea muy someramente, las circunstancias de aquella proclamación, en las que las señas de una conspiración estaban evidentes y que pretendían, esencialmente, con sólo una rúbrica, la eliminación de un pueblo íntegramente y la asimilación de todo su territorio.

Quién no recuerda los finales del 1975, fecha en la que el ejército real marroquí destruía y asesinaba con napalm y fósforo blanco en las localidades de Um Dreiga, Guelta y en la misma Tifariti, a la cual hoy acudimos para erigir un momento a la paz y a la hermandad.

Quién de nosotros no recuerda la vergonzosa retirada de la administración española, antes del cumplimiento de sus compromisos con la celebración de un referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui, entregando injustamente el territorio y sus habitantes a quien no le asiste el derecho, a través de los abominables Acuerdos Tripartitos de Madrid. España sigue siendo la responsable legal y política del sufrimiento del pueblo saharaui y lo seguirá siendo hasta que éste consiga ejercer su derecho a la autodeterminación.

A partir de este contexto, la proclamación por parte del pueblo saharaui de su Estado el 27 de Febrero de 1976 no representó única y exclusivamente una respuesta a aquellos repudiables planes sino, además, constituyó un ejercicio pleno y consciente de su derecho a la existencia y una libre opción en la creación de su propio Estado independiente.

En un limitadísimo tiempo, pudo el Estado saharaui mantener su puesto a nivel internacional, siendo miembro fundador de la Unión Africana, poseedor de relaciones diplomáticas con decenas de Estados del mundo, a la par, ya que ningún Estado reconoce hoy ningún tipo de soberanía marroquí sobre el territorio del Sáhara Occidental.

Del mismo modo, nuestro Estado ha podido edificar sus propios apoyos, jurídicos, políticos y sociales, a través de la constitución de los órganos judiciales, ejecutivos y la formación de su administración estatal. Es pues, una excepcional experiencia que conjuntamente con la guerra de liberación, se ha podido también llevar a cabo la edificación de las instituciones del Estado y la gestión la vida política, social y económica.

A nivel diplomático se ha consolidado tanto la credibilidad como el respeto al Estado saharaui, un proceso animado por la multiplicación de los reconocimientos de Estados de África, Asia y América Latina.

Si la República Saharaui es hoy día una realidad nacional, regional e internacional, consciente de la necesidad de la culminación de la paz en base al respeto de las normas y principios de legalidad internacional, lo es más por cuanto que el futuro Estado independiente por el que abogamos, queremos que sea un Estado de derecho, que vele por la democracia, la igualdad entre los géneros, los derechos humanos y las libertades básicas. El Estado saharaui independiente será también el de la tolerancia y la convivencia entre religiones y civilizaciones ; un Estado que rechaza el terrorismo y la dictadura y que trabajará por el establecimiento de relaciones de hermandad, cooperación y buena vecindad con los países de la región, del mundo, fundamentalmente con el Reino de Marruecos.

El rechazo del Gobierno marroquí a la legalidad internacional y la no asunción de sus propios compromisos debe de contar con una respuesta adecuada y exigente; es por ello que los reconocimientos de países como Sudáfrica, Kenia, Uruguay y el Ecuador en los últimos dos años es un claro ejemplo que deberá ser seguido por todos los países que creen en la justicia, la paz y el respeto a la voluntad de los pueblos.

Estimados invitados/as,

Señoras y señores

La población saharaui, en un lugar no lejano de donde nos encontramos hoy, y en las partes que aún se hayan bajo el dominio del colonialismo marroquí, ha desencadenado una pacífica Intifada, en exigencia de los mismos propósitos que reclaman las resoluciones de las Naciones Unidas y que consisten en la celebración de un referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui.

Esta resistencia ha demostrado cómo el ingenio de los saharauis es capaz de reinventar, cada vez más, nuevos modos e instrumentos para su persistencia y su lucha, de la misma forma que ha representado una burla, en todos los aspectos, el colonialismo marroquí, presentando así la definitiva prueba al fracaso de sus cálculos tendentes a la erradicación del pueblo saharaui.

Los más de treinta años de política de exterminio, de intimidación, de torturas, de secuestros, de detenciones y de deportaciones, no han hecho sino fortalecer en los saharauis la firme fe en su causa, una fundada conciencia de sus derechos y una inquebrantable razón compartida en sus objetivos, guiados por el Frente POLISARIO. Ello es un buen motivo para reafirmar a nuestras valientes masas, y desde esta tierra liberada saharaui, el compromiso de fidelidad a los mártires y hasta la victoria y la liberación.

Permítanme aquí rendir un vivo homenaje a los/as líderes de la resistencia pacífica saharaui en los territorios ocupados y el Sur de Marruecos, para aquellos que se encuentran en las mazmorras marroquíes y para los que se encuentran en la enorme cárcel de la tierra usurpada. Del mismo modo que quisiera recordar a los más de 500 civiles desaparecidos y los 151 prisioneros de guerra saharauis. Quisiera en esta ocasión rendir testimonio a la vida de los mártires Lembarqui Hamdi Salek Al-Mahyub y Lejlifi Abba Chej Ali Embarek y condenar, enérgicamente la operación de entierro realizada a este último por las autoridades marroquíes, llevada a cabo en plena noche, en ausencia de su familia, con desprecio de la ley y sin ninguna explicación ni enjuiciamiento del responsable de su asesinato.

No pasa ningún día sin que las fuerzas de represión marroquíes persistan en sus operaciones de venganza indiscriminada que diariamente atenta contra niños, mujeres, hombres y ancianos. Son actos abominables en los que no sólo se han limitado con torturar, apalear, amenazar, injuriar e insultar a la dignidad humana, sino que han ejercido también la cobarde práctica del abandono de las víctimas en grave situación, en las afueras de ciudades y pueblos.

Ha llegado el momento de abrir el territorio para la entrada de observadores y periodistas independientes. Ha llegado la hora del esclarecimiento de todas las violaciones que se están cometiendo, lejos de la observación internacional y el enjuiciamiento de los responsables de los crímenes, como el caso del entierro de Lejlifi.

No podrá el mundo despreocuparse de las graves violaciones que está cometiendo el Estado marroquí en contra de los indefensos ciudadanos saharauis, sobre todo cuando estas violaciones han sido condenadas por las organizaciones internacionales especializadas.

Ha llegado la hora de que la comunidad internacional, de forma inmediata, detenga a Marruecos en el expolio sistemática de los recursos naturales del pueblo saharaui y su protección, hasta hallar una solución justa y duradera del conflicto.

Estimados invitados/as,

Señoras y señores

La elección de la paz por parte de los saharauis es una elección que emana de su naturaleza pacífica y de la convicción política sobre la cual han fundado su Estado. Los saharauis siempre han demostrado su buena voluntad en corresponder a los esfuerzos de la comunidad internacional que tienden a la solución del conflicto. Esta buena voluntad comenzó con el Plan de Arreglo llegando al Plan de Paz que había elaborado con enorme seriedad y esmero el Sr. James Baker.

La parte saharaui ha aceptado el arbitraje de la comunidad internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad, así como ha presentado diferentes concesiones, ha liberado a la totalidad de los presos de guerra y hoy procede a la destrucción de nuestra reserva de minas antipersonales.

Vuestra presencia hoy con nosotros es una consolidación de la manifestación internacional de paz, precisamente porque somos una nación de paz y no solicitamos sino que se conceda a nuestro pueblo la legítima oportunidad en la votación y en la elección.

Luego de haberse transcurrido 15 años de esfuerzos de paz, ha quedado suficientemente claro que es Marruecos, a través del incumplimiento de los compromisos que comunicó al Consejo de Seguridad y su rechazo al Pan Baker, el causante de la actual paralización del proceso de arreglo.

Si en menos de un año, desde este lugar, hemos alertado sobre la imposibilidad de que el pueblo saharaui se mantenga definitivamente con los brazos cruzados ante una permanente intransigencia marroquí que, por lo demás, no encuentra una decidida sanción por parte de la comunidad internacional, hoy alertamos, desde el mismo sitio, de que la situación cobra cada vez mayor complejidad y peligrosidad. El Reino de Marruecos no sólo ha rechazado de forma clara y pública el principio de autodeterminación del pueblo saharaui, sino que está actualmente especulando con una nueva maniobra, a la que ha llamado autonomía.

El Reino de Marruecos jamás podrá decidir en sustitución de los saharauis y la parte saharaui rechaza de manera categórica la idea de la autonomía; sencillamente, porque es un intento de instalación de una solución de corte colonial, que relegaría los principios y la propia carta de las Naciones Unidas y de decenas de resoluciones del Consejo de Seguridad, así como arrojaría a la zona en una espiral de tensión e inestabilidad.

Desde los territorios saharauis, liberados con la sangre, el sacrificio y el sufrimiento de los/as saharauis, decimos al mundo que el principio de autodeterminación de nuestro pueblo es sagrado e incuestionable.

La bandera de la RASD, que se ha alzado sobre la totalidad de Saguia El-Hamra y Río de Oro, se mantendrá definitivamente izada sobre esta querida patria. Con la conmemoración del 30 aniversario en la localidad de Tifariti liberada, el pueblo saharaui está transmitiendo otro mensaje clarísimo a la comunidad internacional, consistente en que no habrá solución posible sin un respeto a la voluntad de los saharauis en su ejercicio a la autodeterminación, a través de un referéndum libre, justo y transparente.

Estimados invitados/as,

Señoras y señores

Permítanme reiterar mis agradecimientos y dar la bienvenida a nuestros huéspedes. El pueblo saharaui expresa su profundo reconocimiento y consideración a todos los países, organizaciones, asociaciones, y personalidades solidarias en todas partes del mundo. Un saludo a la hermana Argelia, a su pueblo y a su Gobierno, encabezados por nuestro querido hermano, Su Excelencia el presidente Abdelaziz Buteflika. Jamás podremos olvidar el histórico y honorable posicionamiento que adoptó Argelia desde los comienzos del conflicto, al lado del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y por la descolonización del Sáhara Occidental: un posicionamiento que ha incluido, en el ayer, el recibimiento de los refugiados saharauis y, en el hoy, las acciones de salvación tras las recientes inundaciones.

El Estado saharaui en su treinta aniversario no puede sino testimoniar el loable papel africano en la defensa de la causa saharaui, así como valorar el posicionamiento de la Unión Africana, determinado con la liberación del continente, a través del cumplimiento del principio del respeto de las fronteras heredadas del periodo colonial, como única vía para la garantía de la seguridad y la estabilidad en el continente.

Otra manifestación de solidaridad ha sido la realización este sábado de la Conferencia Internacional, "30 años de la República Saharaui", con la participación de cientos de solidarios, especialistas, personalidades y delegaciones extranjeras, que en su gran parte asisten hoy con nosotros a esta manifestación de la paz.

El éxito de dicho evento ha sido gracias a los esfuerzos de los miembros del movimiento de solidaridad de forma general y muy particularmente el europeo. Aprovecho la ocasión para rendir homenaje a todos los hombres y mujeres que han acompañado la lucha del pueblo saharaui desde sus inicios; algunos nos han dejado en plena entrega solidaria y otros siguen trabajando por esta justa causa sin escatimar esfuerzo alguno.

Valoramos altamente el posicionamiento de los pueblos de España y su activo movimiento de solidaridad con la causa saharaui, que exige constantemente, junto a nosotros, la obligación de la asunción por parte del Estado español de sus compromisos históricos, legales así como morales, por la descolonización del Sáhara Occidental.

Gracias a nuestros distinguidos invitados, gracias al movimiento de solidaridad en Europa, África, América Latina, Australia, Estados Unidos y al resto del mundo. Gracias a nuestra comunidad de emigrantes por su desdeñable participación.

Gracias a todos/as.