Pensamiento Crítico

Bolivia ha logrado una transformación profunda

TeleSUR | TeleSUR | 04 Febrero 2009
El presidente de Bolivia, Evo Morales, analizó para TeleSUR, diversos aspectos luego de la jornada electoral del 25 de enero en la que resultó aprobada la Nueva Constitución de la nación andina con más del 60 por ciento de aceptación popular, donde destacó que gracias a la conciencia de los pueblo de Latinoamérica, se han logrado transformaciones profundas que han cambiado de manera positiva el curso de la historia en a región. Morales a su vez aseguró que está dispuesto al diálogo para la implementación de esas transformaciones, porque la voluntad soberana del pueblo no se puede cambiar fácilmente como quisieran algunas autoridades. A continuación, la entrevista completa: ¿Qué significa esta victoria del pueblo boliviano en la coyuntura actual de América Latina? En América Latina los procesos democráticos, pero de transformaciones profundas en reestructurar en lo social, en lo cultural, en lo económico, van de manera acelerada gracias a la conciencia de los pueblos de Latinoamérica. Lo que pasó el domingo 25 de enero ha sido algo histórico, inédito en la vida de los bolivianos y bolivianas, y siento que también tiene una repercusión internacional porque por primera vez en la historia boliviana una propuesta de nueva Constitución Política del Estado boliviano se pone en consideración del pueblo boliviano, se somete al pueblo boliviano. Pese una campaña mentirosa, de miedo pues el pueblo boliviano se ha impuesto ante unos grupos que no quieren transformaciones profundas, y por eso el resultado el día de ayer en Bolivia, alienta las revoluciones democráticas no solamente en Bolivia, sino en todo el continente. Esperamos seguir trabajando con los pueblos, con las fuerzas sociales de Latinoamérica para impulsar las transformaciones profundas que permitan la verdadera liberación de nuestros pueblos. Presidente, el Prefecto de Santa Cruz afirmó que usted y su Gobierno deben respetar el "No" que se votó en esa región al proyecto de nueva Constitución. ¿Qué respuesta le da usted a esto? Entiendo que es una reacción tan natural del Prefecto y de algunos grupos; sin embargo es una nación, es un pueblo, y los resultados son vinculantes de carácter nacional y esta nueva Constitución Política del Estado boliviano ha sido aprobada por todo el pueblo boliviano. Estamos dispuestos al diálogo para la implementación correspondiente, porque la voluntad soberana del pueblo no se puede cambiar fácilmente como quisieran algunas autoridades. No olvidemos que el año pasado intentaron descuartizar a Bolivia, así como nuestro líder indígena Tupac Takari ha sido descuartizado por cuatro caballos, y estos dos o cuatro prefectos, dirigentes cívicos intentaron descuartizar a Bolivia y fracasaron. El pueblo boliviano masivamente se manifestó el 4 de mayo del año pasado, pidiendo la unidad del país. Desde ese momento, acciones separatistas, incluso algunos grupos gritaban "independencia", pues quedaron a un lado, excluidos, marginados, porque el pueblo boliviano, el pueblo cruceño, el pueblo pandino, el pueblo beniano, pidió unidad de todos los bolivianos. Ayer lo que se aprobó es una Bolivia unida con autonomías. Por lo tanto, estoy dispuesto a debatir, de la implementación con la participación, como siempre decimos, de dirigentes de los movimientos sociales, opositores. Ya la semana pasada convocamos a reunión con los prefectos, con los alcaldes para anticiparnos a la implementación de las autonomías. Sin embargo, unos muy pocos prefectos no han participado en esta reunión, entendemos perfectamente, pero el Gobierno tiene la responsabilidad de aplicar e implementar la nueva Constitución Política del Estado. Desde esa perspectiva, ¿cómo se va a implementar en este caso la autonomía indígena que es uno de los logros de este nuevo texto político? Naturalmente el pueblo boliviano ha votado no sólo por la autonomía indígena, sino por las autonomías departamentales. Por tanto, va a haber una estrecha coordinación con los prefectos, con los movimientos sociales, y especialmente con el movimiento indígena, con las alcaldías correspondientes. Hago una convocatoria abierta a expertos en temas constitucionales, expertos en implementar la aplicación de una nueva Constitución y repito, abierto el diálogo correspondiente. Ya desde las semanas pasadas, desde el año pasado hemos organizado un Comité Constituyentes donde está el Gobierno Nacional, los movimientos sociales. Ahora, la semana pasada convocamos también la incorporación de los prefectos y unos alcaldes. Esta será la base que permita implementar las autonomías, no solamente indígenas, sino también departamentales. Pero además de eso, tengo una propuesta para conformar un Consejo Autonómico con participación, repito de estas instituciones del Estado, como también de los movimientos sociales para su implementación. De lo más democrático, transparente y de manera sincera, hago llegar la convocatoria de manera pública a los prefectos y debatamos juntos. Por ejemplo, un proyecto de ley de autonomías, además de eso vamos a crear un Ministerio de Autonomías, al margen de un Consejo Autonómico. Esto es lo más democrático para implementar las autonomías correspondientes. ¿Es una manera también de dar respuesta a estos sectores de la población que votaron por el "No" en algunas de estas regiones de su país, Presidente? A todos, no solamente a la gente que votó por el "No", sino que es a los que votaron por el "Sí", por el "No", porque esta nueva Constitución Política del Estado boliviano es para todos los bolivianos y bolivianas, no es solamente para los que han votado por el "Sí", sino también para la gente que ha votado por el "No". Por eso, reitero, es una nueva Constitución que busca no solamente la unidad, la igualdad, la dignidad, respetando la diversidad pero también una nueva Constitución que cambia toda la política de antes. Antes teníamos una Constitución Política del Estado boliviano, pues un Estado sin nación y las nacionalidades sin Estado. Ahora es un Estado con nación, entonces lo que se busca es cómo unir a los originarios milenarios, que somos muchos, que son los pueblos indígenas que son muy pobres, y a los originarios contemporáneos que son pocos muy ricos, que tienen mucha plata. Esta nueva Constitución unirá a los dos sectores, y por eso yo plantearía más bien una especia de reconciliación en base a la nueva Constitución Política del Estado boliviano, pero con la premisa de cómo garantizar la igualdad, unidad y dignidad del pueblo boliviano. A propósito de lo que usted acaba de decir va la siguiente pregunta: ¿Cuál es su interpretación de la respuesta a la pregunta sobre el límite de hectáreas en la perspectiva de una Revolución Agraria en su país? ¿De qué manera contribuye a darle impulso a esta Revolución Agraria en su país? Algunos opositores solamente hacen una referencia sobre la Constitución Política del Estado boliviano, dijeron que perdieron algunos departamentos, pero ganó a nivel nacional. Pero lo más importante es el tema tierra, la lucha histórica de los pueblos indígenas ha sido por la tierra y el territorio. No solamente durante la Colonia, sino también durante la República, durante las dictaduras militares. Ha habido un abuso de poder durante los gobiernos sean civiles, democráticos, pero también en las dictaduras de las décadas de los 50, 60, 70 y parte de los 80. Esa lucha por tierra-territorio, cuando hablamos de tierras, estamos hablando de tierras para cultivar, y cuando hablamos de territorio se refiere a todos los recursos naturales que nuestros antepasados, nuestras fuerzas sociales, nuestras organizaciones indígenas y campesinas, fundamentalmente defendieron el territorio significa defender los recursos naturales. Ahora, gracias a la propuesta de la Asamblea Constituyente, para que se consulte al pueblo durante un referendo dirimidor si máximo van a tener 10 mil, o máximo van a tener 5 mil hectáreas por persona. Masivamente, casi 80 por ciento del pueblo boliviano dijo sólo 5 mil hectáreas. Yo quisiera escuchar comentarios de algún opositor neoliberal, quisiera escuchar comentarios sobre ese sentimiento del pueblo boliviano de acabar el latifundio a los terratenientes en Santa Cruz, en Pando, Beni, Tarija, en toda Bolivia ganó No a 10 mil, sino a 5 mil hectáreas. En Bolivia, lamentablemente tenemos personas que tienen desde 50 mil hasta 100 mil ó 200 mil hectáreas legalizadas bajo un amparo político, bajo esas maniobras que siempre para mantener sus intereses. Yo saludo de verdad, ese sentimiento del pueblo boliviano, especialmente en los departamentos como Pando, Beni, Santa Cruz, Tarija, que dentro y fuera de la ciudad rechazaron la tenencia de tierras de 10 mil y sólo aceptaron 5 mil. Es obligación del Gobierno Nacional hacer respetar esta voluntad soberana, esta decisión consciente del pueblo boliviano, de que máximo ahora tendrán 5 mil hectáreas y no como antes tenían miles y miles de hectáreas, y simplemente las protegían sus tierras para negociar, vender. Felizmente, es el gran resultado, estoy muy contento, y quiero decir que la lucha de mis compañeros, de mis hermanos del campo y la ciudad, no ha sido en vano, ese esfuerzo de tantos años. Porque las primeras marchas que hicimos, han sido desde el año 1990, tantas marchas, a veces desde Beni, a veces desde el altiplano, a veces desde Santa Cruz, a veces desde el Chapare por la Asamblea Constituyente. Pero ahora, felizmente ya tenemos aprobada una nueva Constitución Política del Estado boliviano, y el tema central siempre ha sido el tema tierra. De las llamadas autonomías, capitalía, dos tercios, en el fondo era el tema tierra. Y por eso digo que es una lucha histórica, y por eso ese sentimiento del pueblo de acabar con el latifundio, será respetado por el Gobierno, será aplicada, porque no es posible que una gente que enriquece especulando con la tierra, y ahora la decisión es hacer respetar esta decisión del pueblo boliviano. ¿Cómo va a ser el trabajo de la implementación de esta Carta Magna? Usted ha dicho en otras entrevistas a medios locales que se requerirían un paquete de 100 leyes, ¿Cómo es ese trabajo para volver este texto constitucional ley, y empezar a aplicarla a partir de la próxima semana cuando entra en vigencia? Es verdad que necesitamos muchas normas, como hay una nueva Constitución de refundación, es obligado la implementación con nuevas normas. Pero lo más importante, el contenido central de esta nueva Constitución es descolonizar Bolivia. Yo dije en muchas oportunidades, si queremos descolonizar Bolivia, debemos empezar por descolonizarnos nosotros mismos. Dejar de vivir el engaño, la mentira que hemos soportado en las últimas horas, en los últimos días, frente a la campaña tan sucia de la derecha. Y segundo, necesitamos una nueva mentalidad de todos los funcionarios públicos, pero sobre todo para eso, tienen que haber unas nuevas normas, nueva estructura del Estado, nuevas funciones, nuevos procedimientos. Es la base de la implementación de esta nueva Constitución Política del Estado boliviano. Pero por encima de estas nuevas funciones, atribuciones, normas, sobre todo cómo cambiar de mentalidad. Y yo digo a veces, si queremos cambiar Bolivia, pues tenemos que empezar a cambiar nosotros, empezando por el Presidente. ¿En qué consiste ese cambiar? No ser ambicioso, no ser sectario, no ser acaparador, no ser regionalista, sino primero pensar en la patria, segundo pensar en el pueblo boliviano, especialmente en su igualdad, en su dignidad y su unidad. Otras de las definiciones que hace este texto constitucional acerca de su país, de su nación, de su Estado es que prohíbe la instalación de bases extranjeras y además se declara como un Estado pacifista. Quisiéramos que usted interpretara esta definición a la luz de la coyuntura actual de su país en relación con América Latina, donde hay unos lazos de integración bastante fuertes. Su próxima reunión de cara a una Cumbre Extraordinaria del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), pero también en referencia a un Gobierno con el cual usted en este momento no tiene relaciones, como es el caso de Estados Unidos y de Israel. Primero, yo he sido víctima en la zona del trópico de Cochabamba de una Base militar norteamericana. En el año de 1978 cuando presté el servicio militar obligatorio, pues las Fuerzas Armadas me enseñaron a defender la patria y quiero defender la patria. No permitiré a ningún extranjero armado y uniformado que pueda fácilmente, libremente estar presente en Bolivia. Estando de dirigente sindical en la zona del trópico de Cochabamba, habían norteamericanos uniformados, armados, inclusive nos disparaban, nos perseguían con avionetas, con los helicópteros, a las marchas de los movimientos sociales del Chapari. Gracias a ese pueblo, al pueblo boliviano tengo la oportunidad ahora desde la presidencia, cómo eliminar a las bases militares extranjeras en Bolivia. Bajo mi propuesta y por medio de los constituyentes dije que un párrafo, un artículo debe entrar donde no se permite ninguna base militar extranjera. Con esa experiencia de Estados Unidos, eso ha sido aprobado. Segundo tema, el tema de integración es verdad se gestan grandes procesos de integración gracias a los pueblos de Sudamérica, de Latinoamérica, de los Presidentes especialmente y quienes comparten las luchas de los pueblos, Latinoamérica va en proceso de liberación. La segunda liberación yo diría, coincidimos con muchos presidentes y sobre todo con las fuerzas sociales cuando hablamos de la liberación y cuando los pueblos empiezan a recuperar su dignidad y sus recursos naturales, especialmente el petróleo, el gas, empieza a mejorar la situación económica. Inclusive en algún momento yo comentaba que tal vez estas rebajas en el precio del petróleo, el barril del petróleo, quién sabe si está orientado del capitalismo tan salvaje, a debilitar a los presidentes que empezamos a mejorar la economía gracias a un recurso natural que es el patrimonio de los bolivianos, brasileños o venezolanos. Recuerdo hace tiempo atrás cuando era niño todavía, se hablaba del estaño boliviano en Estados Unidos y cuando habían gobiernos democráticos de corte popular, socialista, sólo amenazaban de poner al mercado el estaño, para hacer rebajar el estaño en Bolivia. De esta manera, debilitar a ese gobierno y después venga la derecha o golpe militar. Esa es la historia de Bolivia, y cuando los últimos meses del año pasado empieza a rebajar el precio del barril de petróleo, empecé a pensar que era una gran maniobra del capitalismo. Pero pienso que se va a superar una directa coordinación con los pueblos, con los presidentes de Latinoamérica. Nuestro sueño es seguir trabajando de manera conjunta, con gobiernos, con presidentes, con los movimientos sociales decididos a liberar a Latinoamérica. Y ahí ni Cuba, ni Venezuela están solos. Hay un gran sentimiento y movimiento por la liberación de nuestros pueblos pero en democracia que es lo más importante. Yo hoy día he recibido muchas felicitaciones por ejemplo de MERCOSUR (Mercado Común del Sur) que dice: "Felicitamos al pueblo boliviano por la extraordinaria jornada de transparencia democrática que tuvo lugar, hoy durante la celebración del Referendo Constituyente 2009, en todo el territorio de la República de Bolivia. Hemos presenciado una elecciones ejemplares que muestran la extraordinaria vocación de los bolivianos por someter decisiones políticas transparentes al pronunciamiento de la voluntad popular". Y así podemos hablar de saludos de Japón, España, Venezuela, de otros países, agradecer públicamente de este aliento de los países, de Gobiernos, y tantas llamadas telefónicas de los movimientos sociales de todo el mundo. Siento que este camino que tomamos de una Revolución democrática cultural siento que no está equivocada ni en Bolivia ni para fuera de Bolivia. Este 2009 volverá a ser un año de elecciones en su país. El Congreso ha convocado a las urnas nuevamente a los bolivianos y bolivianas el próximo 6 de diciembre, esta determinación recorta un años su mandato. ¿Cuál es su visión de este escenario político? La propuesta de la Asamblea Constituyente era que iban a reelección; sin embargo, todo por la unidad del pueblo boliviano, yo tuve que renunciar a esa reelección. Sin embargo, también por decisión del Congreso y la propuesta de los constituyentes, después de la refundación, todos podemos empezar nuevamente a ser candidatos. El gobierno nacional de manera democrática, transparente, va a garantizar esas elecciones nacionales, donde está previsto para los primeros días de diciembre de este año. Desde el punto de vista personal, usted como ser humano, como hombre, luchó tanto como muchos de sus compatriotas por esta Constitución, por esta transformación que se da a través de la aprobación de este nuevo texto constitucional. Para Evo Morales, el hombre, ¿qué significado le dio usted, cómo vivió ese proceso en el que se empezaron a conocer las primeras cifras extraoficiales? Primero una gran alegría, muy contento, muy fortalecido, porque el pueblo boliviano, los sectores más marginados, los más excluidos del campo y la ciudad, vamos de triunfo en triunfo. Empezamos el año 2005 con las elecciones nacionales porque por primera vez después de la década del 50, ganamos con más del 50 por ciento. Un presidente, un partido gana en 2005 las elecciones con más del 50 por ciento. En 2006 vienen las elecciones constituyentes, ganábamos con más del 50 por ciento, viene después el referendo revocatorio. Imagínense a un presidente elegido con más del 50 por ciento, piden revocatorio, intentaron revocarme, intentaron sacarme del Palacio con el voto del pueblo boliviano. Luego hubo una reacción del pueblo boliviano y me ratificaron con 67 por ciento el año pasado. Ahora llega la aprobación de la Nueva Constitución y también se aprueba con más del 60 por ciento. Muy contento, muy alentado, muy comprometido, esto significa que ni el presidente, ni el vicepresidente, ni el gobierno está equivocado; pero todo es por la fuerza, por la conciencia del pueblo boliviano. Durante la gran marcha histórica para obligar al Congreso Nacional la aprobación de una ley que permita la consulta sobre la aprobación de la Nueva Constitución, me quedé impresionado, miles y miles marchando y amaneciendo en la Plaza Murillo. De esta manera obligar al Congreso a aprobar una ley para la consulta. Se ha hecho la consulta, ahora entramos a la última etapa del proceso constituyente que es la refundación, es el nuevo Estado. Estoy seguro que esos movimientos sociales del campo a la ciudad, originarios, no originarios, obreros, mestizos criollos, todos seguirán apostando por las transformaciones pacíficas. Yo quiero recordar algo, cuando estaba impulsando este movimiento político junto a los movimientos sociales, un empresario dijo: prefiero piedras en mi puerta que balas. Yo no entendí ese mensaje de un empresario que prefería bloqueos de camino, de reivindicación económica, social hasta política a veces, cuando había un golpe de Estado con bloqueos, con cortes de camino, se hacía retroceder al golpe de Estado, a las dictaduras militares en la década del 70 y no quieren balas, es decir, no quieren lucha armada. Esas expresiones me comprometen a buscar transformaciones con el voto del pueblo boliviano, por eso hace un momento decía que por primera vez en la historia de Bolivia, una Constitución es consultada al pueblo boliviano, antes los jefes de partido se reunían, hacían algunas reformas, llevaban al Congreso y ya estaban hechas las reformas sin ninguna consulta al pueblo boliviano o partidos que tenían representación parlamentaria. Ahora el pueblo con su voto decide el destino del país, por eso muy contento, el pueblo es tan sabio, tan sano para decidir su destino.