Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea


Los Sin Tierra: el sueño de la tierra libre

TeleSUR | TeleSUR | 17 marzo del 2009

El Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) es un movimiento de campesinos y desclasados surgido en Brasil, con carácter popular, sindical y político que claman por tierras para poder desarrollar la agricultura.

El MST se manifiesta en contra de los proyectos de colonización y reclama una política agrícola destinada al pequeño productor. Exige la democratización del agua en la región nordestina y el cobro del impuesto territorial rural para destinarlo a la reforma agraria.

Los Sin Tierra, como se les conoce, se definen así mismos en su sitio web como "una articulación de campesinos que luchan por la tierra y por la reforma agraria en Brasil. Es un movimiento de masas autónomo, al interior del movimiento sindical, sin vinculaciones político-partidarias o religiosas".

Según el especialista Bernardo Mancano, profesor de la Universidad Estadual Paulista (Unesp), en sus 25 años de historia, el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) "ha tenido una importancia clave en el avance de la reforma agraria" en Brasil.

Para Ana María Rocchietti, el movimiento "nace en "las luchas concretas" que los trabajadores rurales del Brasil fueron desarrollando en la región del Sur por la conquista de la tierra, y busca la expropiación de los latifundios improductivos (actualmente en posesión de hacendatarios nacionales o de monopolios extranjeros) y exige la definición de un máximo de hectáreas para la propiedad rural."

¿Cuándo y cómo surge este movimiento?

Entre 1979 y 1984 se realizaron decenas de ocupaciones de tierra en todo el país. "Los campesinos sin trabajo, los sin tierra, los asalariados rurales, perdieron el miedo. Y fueron a la lucha. Ya no querían migrar más a la ciudad" afirma Joáo Pedro Stedile representante del MST.

El Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra fue fundado en 1984 con el objetivo de a establecer campamentos agrícolas en las enormes cantidades de tierras que se encontraban en posesión de los grandes terratenientes y hacendado pero que se encontraban inactivas.

En la década de los ochenta, en plena dictadura de Joáo Baptista de Oliveira Figueiredo, y al calor de la lucha que el pueblo estaba llevando a cabo por la democratización del país, surgieron las ocupaciones organizadas, protagonizadas por centenares de familias.

En 1984, en su primer Congreso, se dieron el nombre de Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra o MST.

Los Sin Tierra nacieron bajo el lema: "Ocupar, resistir y producir. La reforma agraria es la lucha de todos" y en sus orígenes, tenía profundas conexiones con el trabajo de las pastorales sociales de la Iglesia Católica (Comisión Pastoral de la Tierra, Pastoral Obrera, CIMI y PPL).

En su sitio web, el movimiento afirma que dentro de sus orígenes se encuentra la labor pastoral de la iglesia, "en particular de la Comisión Pastoral da la Tierra, que ha animado a los campesinos a organizarse".

El movimiento se extendió rápidamente a 22 estados y se constituyó bajo los pilares de una una organización muy sólida, fundada en la democracia de base. La unidad de organización es la cooperativa, la propiedad colectiva de los medios de producción y la distribución igualitaria del producido comunitariamente.

En ocasión de la Asamblea Nacional Constituyente de 1988, la reforma constitucional de Brasil, incluyó en su texto la reforma agraria, comisionando al Ejecutivo para expropiar y entregar tierras improductiva, proceso que los sucesivos gobiernos cumplieron en una medida muy escasa y a través del ejercicio de violencia militar (legal e ilegal).

Pero la más allá de esta reforma, incompleta por demás, la violencia en el campo ha sido una realidad de la reforma agraria brasileña, el proceso de invasiones de haciendas provocó la reacción de los grandes terratenientes quienes se agruparon en la Unión Democrática Rural, y contrataron a "vigilantes privados" armados, convirtiéndose en una especie de fuerza paramilitar, cuyo objetivo es intentar parar la expansión del MST.

Pero la represión institucional también ha formado parte del clima de violencia, como muestra de ello el 17 de abril de 1996, los acampados de El Dorado dos Carajás fueron masacrados por el gobierno de Brasilia. La policía militar disparó con metralletas contra la gente desarmada que bloqueaba una carretera, después de haberles prometido negociar.

Todo lo ocurrido fue grabado por cámaras de televisión que inesperadamente estaban en la escena.

Allí murieron 19 acampantes, quienes son considerados desde entonces como mártires del MST. El hecho concitó el interés y la simpatía de vastos sectores de la sociedad brasileña.

En palabras de Joáo Pedro Stedile "con la victoria del neoliberalismo del gobierno de Fernando Henrique Cardoso, hubo luz verde para que los latifundistas y sus policías provinciales ataquen al movimiento. Y tuvimos en poco tiempo dos masacres: Corumbiara y Carajás. A lo largo de esos años, cientos de trabajadores rurales pagaron con su propia vida, por el sueño de la tierra libre".

Como resultado, alrededor de mil 700 trabajadores rurales han sido asesinados entre 1985 y 2008, según datos de la Comisión Pastoral de la Tierra de la Iglesia católica y hasta el momento sólo ocho personas han sido procesados por los asesinatos.

Pero desde sus inicios el Movimiento nunca pudo ser ignorado, pues según la afirmación de la ONU Brasil es la segunda nación del mundo donde la distribución de la tierra es más injusta, y se calcula que hay alrededor de 4.8 millones de familias que necesitan un pedazo de tierra.

Es por ello que, según Jesús Hernández Garibay, "cientos de miles de familias se han involucrado en tomas de tierras donde a pesar de ser golpeados y masacrados arriesgan su vida porque, si tienen suerte, su posesión ilegal será aceptada eventualmente como un hecho consumado"

Este año se cumple el 25 aniversario de la fundación del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra, un movimiento único en el mundo , y Joáo Pedro Stedile los define como años de muchas movilizaciones, de múltiples luchas, de "siempre luchar y movilizarnos contra el latifundio", años de un obstinación constante.

"Pagamos caro por esa obstinación (...) A lo largo de esos años, cientos de trabajadores rurales pagaron con su propia vida, por el sueño de la tierra libre".

¿Cuáles son los objetivos del Movimiento?

El MST dice tener tres grandes objetivos: la tierra, la reforma agraria y una sociedad más justa. Para ello desde su fundación organizan a los campesinos, que luchan por la tierra, y de esa manera construyeron un amplio movimiento social de masas.

Pero en su lucha por concientizar a la sociedad y a los sectores ya urbanizados, Los Sin Tierra, buscan hacer entender que la reforma agraria es una lucha de todos, puesto que implica una serie de transformaciones económicas, políticas y sociales que beneficiarán a toda la sociedad brasileña.

La reforma agraria garantiza el trabajo para todos, con la consiguiente distribución de la renta; la producción barata de alimentación barata y de calidad para toda la población brasileña posibilitando su seguridad alimentaria; garantizar el bienestar social, la justicia social, la igualdad de derechos, por eso explican "es una lucha que no sólo interesa a Los Sin Tierra"

Además aclaran que el derecho a la tierra no sólo se trata de ocupar un pedazo de tierra, sino de poder sacar rendimiento de cada una de las conquistas, de crear puestos de trabajo, de desarrollar la productividad de la tierra recuperada trabajándola y poniéndola a producir en beneficio de todos.

En palabras de Joáo Pedro Stedile, "nuestros objetivos eran claros. Organizar un movimiento de masas a nivel nacional, que pueda concienciar a los campesinos para que luchen por tierra, por reforma agraria (implicando cambios más amplios en la agricultura) y por una sociedad más justa e igualitaria".

Pero una sociedad más justa e igualitaria implica también "combatir la pobreza y la desigualdad social. Y la causa principal de esa situación en el campo era la concentración de la propiedad de la tierra, conocida como latifundio".

"No teníamos la menor idea de si eso era posible. Ni cuanto tiempo llevaríamos en busca de nuestros objetivos".

Según afirma Ana María Rocchietti, "para los miembros del MST la experiencia de ocupar latifundio significa la diferencia entre la vida y la muerte (ésta definida como ir a parar a la favela o al estacionamiento debajo de la autovía). Por eso, la moral productiva es el único reaseguro para seguir ocupando y resistir; de tal modo que el centro de la vida es el trabajo".

Para lograr sus objetivos y hacerse sentir, el MST utiliza diversas formas de lucha, pero éstas siempre tienen un carácter masivo.

Entre los medios más utilizados por los Sin Tierras están: manifestaciones en las calles, concentraciones regionales, audiencia con los gobernadores y ministros, huelgas de hambre, campamentos provisorios en las ciudades o a la orilla de las haciendas por ser expropiadas, ocupaciones de órganos públicos como sean INCRA (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria) y ocupación de las tierras improducitvas

Pero los miembros del MST están conscientes, porque lo han sido víctimas en reiteradas oportunidades de la violencia de los hacendados y de las mismas autoridades, que sus luchas implican un enorme riesgo para sus vidas, y aún así continúan con titánica labor.

Ana María Rocchietti nos explica que aún y cuando "sus integrantes saben que toda su dirigencia está condenada a muerte por los hacendados y que los acampantes pueden ser atacados en cualquier momento por las fuerzas represivas del Estado. Sostienen (Los Sin Tierra) que la forma de vivir parte de las formas del hacer y hoy se constituyen en una realidad territorial en el Brasil".

El presente de los Sin Tierra

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

A cada izquierda según su historia

Publicado el 31 octubre de 2014

Un país, dos modelos de educación

Publicado el 30 octubre de 2014

Por las mejoras del diseño curricular

Publicado el 30 octubre de 2014

Pensamiento Crítico

El bloqueo o la crueldad sin límites

La Asamblea General de las Naciones Unidas considera hoy por vigésima tercera ocasión este tema tan ...

Elecciones EEUU: más de lo mismo

En las elecciones intermedias de Estados Unidos, el pueblo más espiado y encarcelado del mundo, que ...

Dilma: victoria y nuevas batallas

Escribo con regocijo por la paliza número 23 propinada a Estados Unidos en la ONU con la condena ...