Pensamiento Crítico

Irán, otra «revolución pintada» dirigida por los EEUU?

Por Paul Craig Roberts | 24 Junio 2009
Por Paul Craig Roberts*, en Counterpunch Varios comentaristas han manifestado una creencia imbatible sobre la pureza de las intenciones de Mousavi, de Montazeri y de la juventud occidentalizada del Teherán. Es como el plan de la CIA, de desestabilización, reportado hace dos años, como si nada tuviera que ver con el desarrollo de los eventos de hoy. Ha repetido que Ahmadinejad robó votos, porque el resultado fue presentado muy rápido, en tiempo que tendría sido insuficiente para que los votos fueran contados. De hecho, Mousavi fue el primero a declarar victoria, apenas algunas horas después de cerrada la votación. El procedimiento "clásico" de la CIA, para desacreditar resultados electorales que no sean los "deseados". La CIA siempre apura la declaración de victoria. Cuanto más tiempo hay entre una declaración "preventiva" de victoria y la liberación de los resultados oficiales de votos apurados, más tiempo Mousavi tendría para criar la impresión de que las autoridades electorales, responsables por las elecciones, estarían alterando los rápidos resultados. Lo más gracioso es que tantos finjan que no vean el truco y de golpe; menos gracioso es que sinceramente no los vean. Cuanto la acusación de que la elección fue robada, hecha por el Grande Ayatolá Montazeri, él fue el candidato inicialmente escogido para suceder Khomeini; el cual perdió la disputa para el actual Líder Supremo. Para Montazeri, las protestas son ocasión perfecta para "saldar las cuentas" con Khamenei. En todos los casos seria buen negocio para Montazeri contestar las elecciones, sea él controlado por la CIA o no, y la CIA tiene larga historia de sucesos en levantar políticos derrotados en elecciones perfectas. Está en curso una lucha por el poder entre los ayatolás. Varios están alineados contra Ahmadinejad, porque el presidente los ha acusado de corrupción; así, Ahmadinejad juega para la platea de los electores del interior del país, donde la interpretación más "popular" de los principios del islamismo exige que los ayatolás vivan por los padrones del equilibrio y sobriedad, sin excesos ni de poder político ni de dinero. Personalmente, creo que hay algo de oportunismo en las denuncias hechas por Ahmadinejad; mas oportunismo en una cosa; otra, completamente diferente, es la repetición incansable, en todos los periódicos y televisores norteamericanos, de "análisis" que "comprueban" que Ahmadinejad no pasa de político conservador, reaccionario y "cómplice" de los ayatolás. "Analistas", "columnistas" y "especialistas" han explicado las elecciones iraní a partir de sus (de ellos y de ellas) personas, ilusiones, fantasías, deseos y emociones... además de, es claro, sus (de ellos y de ellas) intereses de varios tipos. Sin embargo hay pesquisas confiables que indicaban varias semanas atrás que Ahmadinejad sería electo por diferencia "aplastante", es claro que eso no implica que las elecciones no hayan sido fraudulentas. Pero hay muchos indicios, altamente confiables, de que la CIA trabaja, hace más de dos años para desestabilizar el gobierno Iraní. El día 23 de mayo de 2007, Brian Ross y Richard Esposito transmitieron en el canal ABC News: "La CIA recibió aprobación secreta de la Casa Blanca para montar una operación «negra» para desestabilizar el gobierno Iraní, informaron en la red ABC News oficiales de la activa y de la reserva de la comunidad de inteligencia". El día 27 de mayo de 2007, el periódico London Telegraph, citando otras fuentes, publicó: "El presidente Bush firmó hoy la autorización para que la CIA construya campaña de propaganda y desinformación con vista a desestabilizar, y eventualmente destituir, el gobierno teocrático de los mulás". Algunos días antes, el Telegraph publicó, el día 16 de mayo de 2007, que uno los neoconservadores y señores de la guerra del gobierno Bush, John Bolton, declaró al Telegraph que un ataque militar de los EUA al Irán "sería la última opción, caso no diese un resultado ni las sanciones económicas ni las tentativas para fomentar la agitación de la calle y el levante de la populación en las ciudades". El día 29 de junio de 2008, Seymour Hersh escribe, en la revista New Yorker: "En el final del año pasado, el Congreso aprobó a pedido del presidente Bush para liberar recurso para una grande escalada en las operaciones secretas de la inteligencia contra el Irán, conforme informan fuentes militares, del servicio secreto y del Congreso. Esas operaciones, para las cuales el presidente Bush solicitó 400 millones de dólares, fueron presentadas en documento ("Presidential Finding") firmado por Bush y visan desestabilizar el gobierno religioso del Irán". Parece evidente que ha manifestantes sinceros en las protestas de calle en Teherán. Pero también hay evidentes señales que son como marca registrada de la CIA, ya observados en Georgia y en la Ucrania. Es necesario ser completamente ciego para no verlos en Teherán. Daniel McAdams anoto señales interesantes. Por ejemplo, El neoconservador Kenneth Timmerman escribe un día antes de las elecciones, que "hablaba de una «revolución verde» en Teherán". Como Timmerman podría saber de una «revolución» que solo ¿empezaría dos días después? La única explicación es que conocía los planos de la CIA. Y porque habría una "revolución verde" ya preparada desde antes de las elecciones... sobre todo se Mousavi estuviera como seguro de que ¿seria "electo"? No ha como huir de la evidencia de que, sí los EUA trabajan para criar las protestas pos electoral que se ven hoy en Teherán. Timmerman llega a escribir, bien claramente, que “(a la ONG) National Endowment for Democracy gastó millones de dólares en la promoción de revoluciones "pintadas" (...). Parte de este dinero parece tener llegado a las manos de los grupos pro Mousavi, que tienen lazos con organizaciones no gubernamentales fuera del Irán financiadas por la [ONG] National Endowment for Democracy". La propia ONG neoconservadora de Timmerman, Foundation for Democracy, es la "organización privada, sin finalidades lucrativas, fundada en 1995 a partir de las donaciones de la ONG National Endowment for Democracy, NED, para promover la democracia y el respecto a los derechos humanos en el Irán".