Pensamiento Crítico

Callahan actúa como miembro de partido político local

Entrevista con Roberto Rivas Reyes. Tortilla con Sal. | 24 Junio 2009
Entrevista con Roberto Rivas Reyes. Tortilla con Sal. Tortilla con Sal: Mucha gente están perplejos sobre las declaraciones de representantes de la comunidad internacional en el país, por ejemplo del embajador Robert Callahan o del representante de la Unión Europea, con respecto a las elecciones municipales de 2008. Los dos en sus declaraciones han referido a observadores y organizaciones que ellos dicen han asegurado a ellos que hubieron irregularidades en aquellas elecciones. Pero todos los observadores del proceso electoral en su momento avalaron el proceso. ¿Hay alguna información disponible a los representantes diplomáticos que no se maneja a nivel general? Roberto Rivas: Sí, en efecto realmente igual de perplejo estoy yo con las declaraciones del embajador Callahan. Me parece que al pretender dar una opinión sobre un proceso electoral nicaragüense, que compete única y exclusivamente a los nicaragüenses. Y más grave aún, un proceso que ya ha terminado, un proceso que está cerrado, un proceso en que, además de no haber sido irregular, como dice él, que es una aseveración peligrosa la que él hace, además de eso, es un proceso en que las autoridades electas ya tomaron posesión de sus cargos. Inclusive autoridades electas que son muy afines al pensamiento del embajador Callahan y que han sido en alguna medida patrocinados por las organizaciones o movimientos que a su vez la embajada patrocina. En relación al representante de la Unión Europea preferiría no expresar una opinión, en primer lugar porque me parece que el embajador es nuevo en Nicaragua, hubo un cambio. En segundo lugar, por lo general, los países europeos, lo que reflejan es un poco lo que nuestra gente va a contarles a ellos, una de nuestra gente, los que reciben ayuda en sus ONGs. Y lógicamente que son intereses que no coinciden con los resultados electorales. Entonces, la opinión que ellos tienen realmente, pienso que en alguna medida es culpa de los malos hijos de Nicaragua, que se van a Europa a contar cuentos que no son ciertos en relación al proceso electoral. Por lo tanto no quiero culpar a ningún país, ni a los embajadores en ese sentido. Sí, me preocupa la opinión del embajador Callahan, porque lo veo casi como un miembro de un partido político nicaragüense. Me parece, en primer lugar. En segundo lugar, es una opinión que está ligada a la suspensión de una ayuda a Nicaragua que es la Cuenta Reto del Milenio, que si bien es cierto no forma parte de nuestro presupuesto, de alguna manera sí, va a afectar a algunos proyectos, creo que es doblemente grave, por un lado la suspensión de la ayuda y por el otro lado la intromisión en un asunto tan interno. Y no me extraña ¿verdad? Esto no es de las elecciones de noviembre de 2008. Quiero expresarlo con toda claridad. Yo escuché al candidato de la embajada, el Señor (Eduardo) Montealegre, decir en la televisión, leer una carta que en el mes de diciembre de 2007, estoy hablando de un año antes, que le envió al Presidente Ortega el Director Ejecutivo de la Cuenta Reto del Milenio, donde ya lo amenazaba con suspender la ayuda o pretendía a hacerle un llamado para suspender la ayuda de la Cuenta Reto del Milenio. Esto lo que ha hecho nada más es venir a terminar lo que ya habían anunciado en diciembre 2007, un año antes de que ocurrieran las elecciones municipales. Por lo tanto esto es parte sí, de como dice el embajador, de que él tiene información y que además lo vio que hubieron irregularidades antes, durante y después del proceso. Yo te puedo decir que sí, lo que hubo antes, durante y después del proceso es todo un planteamiento de la embajada sobre quienes debían de ser los candidatos a las alcaldías. Aparentemente hay países que se resisten a aceptar de que el Frente Sandinista o el Partido Liberal Constitucionalista en este caso el Frente Sandinista que es un partido fuerte y tiene todo el derecho de asumir los cargos a las cuales postularon sus candidatos. TcS: En las reuniones que usted ha tenido con las delegaciones internacionales en Nicaragua ¿ellas han referido a algunas irregularidades específicas, o sólo en términos generales? RR: La última reunión que yo sostuve con ellos fue a tres días de las elecciones cuando se les anunció a ellos en una reunión que tuvimos en la Cancillería de que se invitaba a Eduardo Montealegre a presentarse con las actas de escrutinio para cotejar acta por acta. Esto es algo que no está contemplado en la ley, en la legislación electoral nicaragüense, pero en un ánimo de mostrar una vez más la transparencia del proceso se les abrió y se lo dijo a la comunidad internacional y se le ofreció al candidato Montealegre venir. El no se presentó. Para él es muy fácil venir a decir que él reta públicamente a que presentemos las actas. El proceso electoral ya terminó. Él ya tuvo su oportunidad en su momento. En materia electoral hay tiempos y momentos y su momento ya pasó. Él tenía que haberse hecho presente. Ahora dice que lo que se quería era robarle las actas y quitarlo o despojarlo de las actas que él tenía. En ningún momento. El Consejo tenía la información de las actas. Lo que se quería era que él demostrara de una vez que había un fraude como el decía y entonces, bueno, eso iba a ser la base para hacerse lo que se tuviese que hacer y corregir la situación pero como el fraude no existe y el Consejo tenía sus actas y el Señor Montealegre todavía no había terminado de trabajar las actas, que estuvo trabajando en un hotel, entonces lógicamente es muy fácil ahora venir y decir que ellos tienen las actas. Y lo que más me preocupa es que algunos países, en este caso los Estados Unidos, a través de su embajador están haciendo eco de esta situación. TcS: En términos de las entidades observadores como el Protocolo de Tikal o los representantes del CEELA ¿se puede suponer que ellos sigan firmes en su aval del proceso? RR: Hay que tomar en cuenta también que muchas de estas organizaciones, por ejemplo los organismos bajo el Protocolo de Tikal cuya Secretaría Ejecutiva es el IIDH-CAPEL en alguna medida son financiados también por proyectos también de Estados Unidos o de la Unión Europa. Ellos han tenido una posición muy firme porque a ellos se les invitaron a observar y ellos dieron su informe el primer día. Posteriormente aparentemente han querido llenar algunos matices y dar opinión sobre términos y momentos en que ellos no estuvieron presentes. Pero nosotros entendemos que esas cosas son producto de presiones. Estuvieron también, no solo se acercó la gente del Protocolo de Tikal y del Protocolo de Quito. Estuvieron la gente del CEELA que son funcionarios que han sido Presidentes o Magistrados o que están en ejercicio de sus cargos o estuvieron en ejercicio de sus cargos y que son gente que son expertos electorales y que están reconocidos hoy por hoy en toda América Latina. Ahorita acaban de estar observando las elecciones recientes donde hubo un referéndum en Ecuador, están para Argentina me acaban de decir ahorita, han estado en la Dominicana, estuvieron en Honduras, participaron en El Salvador directamente. Inclusive invitados por las autoridades salientes del gobierno anterior. Y además de eso hubo otras organizaciones que también estaban observando tanto nacionales como internacionales. No se autorizó a Ética y Transparencia y a IPADE, y lógicamente estos quieren hacerlo aparecer como si todo fue montado como un fraude a la hora de la elección. ¿qué es lo que ocurre? Una gran parte de los fondos que ellos reciben proviene de los contribuyentes norteamericanos y están tratando de justificar ese gasto enorme que se hace. Estas organizaciones reciben hoy por hoy más fondos que recibe la institución electoral para llevar adelante un proceso electoral. TcS: ¿Se puede decir como es el sentir de usted y sus colegas en el Consejo. Para ustedes supongo que es un capítulo cerrado y que están ansiosos de mirar hacia adelante. ¿Quedan algunos sentimientos de incomodidad para usted y sus colegas? RR: No, en lo más mínimo. A excepción de la opinión que en su momento dio públicamente el magistrado Benavides, nosotros estamos un solo cuerpo colegiado. Estamos seguros, tenemos certeza que actuamos apegados a la ley. Tenemos certeza que las autoridades que tomaron posesión son autoridades que fueron electas por la mayoría del voto popular. Aquí se ha respetado el voto del ciudadano nicaragüense. Lo que pasa es que hay toda una campaña como yo te decía que ya se inició con esa carta que se le envió a Presidente Ortega en diciembre 2007 y que hoy por hoy está siendo financiada continuamente y a diario en los medios de comunicación. Se habla del fraude todos los días del mundo. Se habla de un supuesto fraude. Yo no sé lo que es que pretenden. A lo mejor lo que pretenden es de que el Consejo a estas alturas venga y diga que no respetamos el voto popular, que no se respeten los votos y que vamos a poner a Señor Montealegre de alcalde y que vamos a poner a los otros alcaldes que ellos quieren que estén en sus cargos donde ellos desearan, a la voluntad de la embajada y su candidato. Yo pienso que esta es una campaña muy bien montada, muy bien orquestada. Ellos no quieren, lo han dicho, ir a las próximas elecciones si ellos no ponen las reglas del juego, si ellos no ponen a los miembros del Consejo que ellos piensan deben ser los árbitros electorales. El juego es, como hoy en un programa de la mañana escuché a Señor Montealegre que él decía de que cualquier que se hiciera en el Consejo Supremo Electoral de las autoridades iba a ser un clon de Roberto Rivas o de cualquier de los otros magistrados. Entonces, desde ya tu estás claro que todo lo que haga la Asamblea, todo lo que haga el Ejecutivo, todo lo que haga el Poder Judicial, todo lo que haga el Poder Electoral en este país, no va a ser nunca aprobado por ellos. Hasta que no venga... a lo mejor él pretende de que el próximo Consejo Electoral de acá está integrado por el embajador Callahan, está integrado por el representante de Ética y Transparencia o de Ipade, o está integrado por el Doctor Serrano, con todo el respeto, por el Doctor Tunnerman y a lo mejor por alguien también de Eduardo Montealegre. Pues, tal vez en esas condiciones él va a sentir más tranquilo. TcS: ¿A qué podrían estar refiriendo cuando hablan del fraude? Porque el proceso estaba conforme con todas las normas de la ley. ¿A qué piensa usted que están refiriendo? RR: Volvemos a lo mismo, ¿verdad? Ellos hablan de que no están todos los datos publicados y el Diario Oficial La Gaceta ha publicado el 100% de las resoluciones del Consejo. Habrán alcaldías en las cuales hubo mesas nulas pero en el mismo ministerio de la ley si una junta está impugnada y eso tiene a anularse en un tribunal que consideró y estudió el caso en detalle y nosotros no pudimos recibir un recurso posterior a esa nulidad, sencillamente nosotros no podemos hacer absolutamente nada. Ellos se refieren a que los resultados no son como ellos querían que fueran. Esa es la única realidad. Allí estriba el que haya o no haya habido fraude para ellos. Desde la óptica de ellos como no resultaron los candidatos que ellos querían, entonces hubo fraude. Y vuelvo a lo mismo. Insisto. ¿Por qué razón el Señor Montealegre no se presentó en su momento aquí con sus actas y vino a cotejar o comparar con las actas que el Consejo tenía? Hubiese sido su oportunidad si hubiese habido un fraude para demostrar públicamente y decir “Sí señor, este es un fraude, esta es una estafa y aquí hay que ver si hay que volver hacer la elección o contar los votos nuevamente.” TcS: En términos del futuro del desarrollo de las actividades del calendario electoral que tiene previsto el Consejo Supremo Electoral, ¿qué importancia tiene para usted y sus colegas las últimas declaraciones del líder en la Asamblea Nacional del Partido Liberal Constitucionalista el diputado Wilfredo Navarro? Aparentemente él esta diciendo que hay que hacer un cambio completo del Consejo Supremo Electoral. ¿Qué tal realista es eso? RR: En primer lugar, los períodos de los magistrados vencen en julio de 2010. Eso va a depender de la Asamblea Nacional a quien elige. Yo lo único que puedo decir es que tal como están las cosas, hay un grupo en este país. Por un lado algunos hablan por hablar, pero a la hora de la verdad tal vez su comportamiento es distinto. Una cosa es lo que dicen en los medios, en la radio y otra cosa es lo que tú ves en la Asamblea a la hora de votar. Nosotros mismos oímos a la misma persona a quien tú haces referencia decir que no iba a votar para Rene Núñez en la Presidencia de la Asamblea Nacional y cuarenta y ocho horas después está votando por Rene Núñez en la Asamblea. Y estas cosas en la política... yo creo que hasta las cosas no ocurren no son ciertos. No. Hay que esperar a como se desarrollen los acontecimientos. Aquí no se detiene nada. Aquí no paramos a leer los medios o a ver los canales de televisión, a ver las mentiras que se dicen allí. Aquí lo único que hacemos nosotros es cumplir con la ley. Se ha convocado el proceso electoral del Atlántico del Caribe nicaragüense, del Atlántico Norte y del Atlántico Sur. Allí se van a elegir a cuarenta y cinco representantes para el Norte y cuarenta y cinco representantes para el Sur, de quince circunscripciones en cada una de las regiones, en la Norte y en la Sur. Ese proceso se lleva adelante el siete de marzo que es el día de la elección del próximo año. Ya está convocado el proceso. Ya estamos organizándolo nosotros y vamos adelante. También estamos en este momento, vamos a arrancar ya con la cédula nueva, con el nuevo documento de identidad que es un documento que reúne todos los requisitos. Viene de un fondo donado por España hace ya siete años. Es un proyecto que todavía está en ejecución y gracias al gobierno y pueblo español ha sido posible que este documento ya puede salir al público en los próximos días y en los próximos meses. Nosotros no lo pudimos lanzar el año pasado que ya estábamos listos por razones de evitar meter un elemento más en la agenda, en la discusión nacional sobre el tema de las elecciones de hablarse de si se iba con otro documento nuevo. En síntesis, el Consejo tiene que seguir trabajando. Nosotros no podemos pararnos a lo que algunos, que se dicen que son políticos, está opinando. Si tu te fijas, hay personas que tienen siete años de estar en campaña. Han sido candidatos a la Presidencia, candidatos a alcalde. Yo ya no sé cual es el próximo cargo a que van a aspirar si va a ser de elección popular, de la elección directa o de elección indirecta o adentro de alguna organización. TcS: En el pasado usted ha hablado precisamente del tema de la cedulación y su esperanza de poder depurar el padrón electoral. ¿Usted y sus colegas sienten satisfechas que están avanzando con esa tarea? RR: Claro, y esto la gente que conoce... tu observación es muy válida. La gente que conoce… y además es algo muy fácil de entender. El hecho de sacar un nuevo documento de identidad que ya se requiere Nicaragua, porque la actual no presta las condiciones ni las seguridades, ya te hace que el padrón se actualice de forma directa. Esa es la forma más fácil de actualizar un padrón electoral, dar un documento nuevo, porque al ciudadano ya se convierte en responsable de sus actos de venir al Consejo y reportar un cambio de dirección. Pues si se presenta para sacar un documento nuevo, tiene esa persona que dar su dirección actualizada y eso te depura el padrón de forma inmediata. Lógicamente este es un proceso que en el futuro se tiene que volver dinámico. La gente tiene que cumplir con la ley y si cambia su dirección, dentro de los 30 días siguientes, de acuerdo a la ley, tiene que reportarlo al Consejo Supremo Electoral. Yo creo que por hoy va a ser mucho más fácil esto, es una nueva base de datos que el Consejo va a tener adicional a la que ya tiene, mucho más actualizada. Allí un ciudadano va a poder decir “yo me cambié hace cinco años de dirección y no había querido hacerlo por el problema de la cédula cambiarme la junta de receptora de voto de mesa electoral y ahora que ya tengo el documento nuevo sí quiero que se me ubique en tal parte”. Entonces la importancia de esto es que queda el padrón actualizado y la verdad es que el Consejo como tal en cuerpo colegiado está muy contento que este trabajo se puede llevar adelante. TcS: Entonces para las próximas elecciones nacionales usted y sus colegas sienten que van a estar legando a sus sucesores un padrón listo... RR: Es un proceso en marcha porque hay que recordar que son tres, cuatro millones de cedulados en este país, más los que ingresan anualmente. Las capacidades instaladas pueden andar por el millón y medio anualmente, también la gente tiene que acercarse a las oficinas. Este es un proceso que no es estático. Es un proceso muy dinámico que va avanzando y, sí pues, eso puede ser parte de lo que se dejará al próximo Consejo Supremo Electoral o quienes la Asamblea decide quienes son que van a dirigir el Consejo Supremo Electoral y ellos recibirán ya un proyecto de tener un documento nuevo en marcha. Eso se va a iniciar en los próximos treinta o cuarenta y cinco días. TcS: Uno de los temas que ha surgido en las reuniones entre los representantes diplomáticos y las autoridades nacionales aquí en Nicaragua es que aparentemente se han planteado algunas reformas a la ley electoral o al sistema electoral, para mejorar, supuestamente, la transparencia de las elecciones en el país. En el pasado usted ha mencionado que usted y sus colegas también están interesados en promover algunos cambios en el sistema electoral. ¿Se puede comentar sobre las dos cosas? RR: Sí. Yo quedo convencido que realmente las leyes hay que irlas adaptando a los tiempos. Esta es una ley que viene de mil novecientos ochenta y cuatro. Ha tenido una serie de reformas la ley electoral. Tuvo reformas por el año noventa. Tuvo reformas por el año noventa y cinco. Tuvo reformas en el noventa y nueve o quizás fue al comienzo de dos mil. Y la verdad es que hay que adaptarla ¿verdad? Yo pienso que en los años en que hay procesos electorales en marcha no es conveniente porque es como cambiarle las reglas al juego. Hay muchas cosas que para mi que hay que despejar de la ley electoral en una reforma. Por ejemplo el hecho de que tu puedes votar si no estás en un padrón electoral conforme el famoso artículo cuarenta y uno. Eso para mi es algo que no debe de ocurrir en ninguna parte del mundo. Si tu no estás registrado en un padrón no puedes ejercer el derecho al voto. Y donde no hay me imagino que existen miles de mecanismos de seguridad para evitar que haya un doble voto de parte de la gente. Después de eso, hay una parte allí que se refiere a los medios de comunicación que también hay que tratar de ver como se reforma y se actualiza de acuerdo a las circunstancias actuales. Allí se habla de que el estado suministrará los tiempos. Hoy por hoy el estado no tiene ningún medio de comunicación aparte de su radio nacional, entonces eso creo que es demás en la ley. Hay una serie de elementos técnicos, de procedimientos. La misma de la personería jurídica de los partidos, la composición de los tribunales que están criticadas por ser partidistas. En todas partes del mundo, al menos en América Latina en muchos países también son representantes de los partidos los que integran las mesas electorales pero aquí en Nicaragua se vuelve todo un tabú, todo un escándalo sobre el tema. Yo creo que a haber reformas en ese sentido de los tribunales intermedios, de las instancias intermedias y las mesas electorales tal vez lo ideal sería que el Ministerio de Educación suministre la lista de maestros disponibles y en base a eso el Consejo procede al nombramiento de las personas más idóneas sin tener el tema de los partidos. Yo creo que eso es viable. Yo creo que es posible la reforma de la ley electoral y más si va a ver una reforma a la Constitución. Yo creo que habría que aprovechar también para reformar la ley electoral en lo que concierne. Lógicamente, aquí nunca va a dejar tranquilo al grupo de Montealegre y Compañía Limitada. Este es un grupo que ellos quieren hacer una ley a su manera y a lo mejor quisieran que este sea un sistema como ocurre en Estados Unidos como en el año dos mil en noviembre donde al final termina en la Corte Suprema de Justicia o alguna corte especial que ellos crearían para decir que el Presidente de la República es el Señor Montealegre o alguna otra persona. TcS: Las propuestas de reformas que han surgido de los representantes diplomáticos, ¿usted sabe qué son? RR: Sí. He leído algunos reportes. La Unión Europea hizo unas sugerencias. Creo que el representante que fue jefe de misión de observación, un ciudadano italiano hizo unas sugerencias. A mi me parece lógicamente que algunas de ellas son válidas. Otras son cosas que quizás están muy pensando en los países de ellos y no pensando en las condiciones en nuestro país. Nuestra política es distinta a la política de los países europeos. Nosotros somos un país relativamente joven sin embargo con una gran vocación democrática. Aquí lo hemos visto a lo largo de los años. Tenemos elecciones casi cada dos años. Hemos tenido dos adentro del mismo año. Los resultados siempre han sido respetados. Lo que pasa es que cuando ganan las personas que algunos intereses foráneos no quieren, entonces se dice que los resultados no son transparentes y las elecciones son fraudulentas. Esa es la mentalidad que priva en algunos sectores que no son los mejores hijos de Nicaragua. Son muy malos hijos de Nicaragua. TcS: ¿Usted y sus colegas piensan que sería viable reformar la ley electoral antes de las elecciones presidenciales de 2011? RR: Si hay la voluntad política y hay los cincuenta y seis votos para hacerlo, sí. Yo creo que habría que ponerse a pensar, hay que hacer las cosas en orden. Yo no creo en las reformas que se hacen únicamente por salir del paso. Es más. Yo soy promotor -y no es una idea mía sino es de uno de mis colaboradores- que sugiere que Nicaragua debe de tener un Código Electoral igualmente de rango constitucional en que contempla lo que sea la administración electoral, la parte contenciosa electoral la parte del Registro Civil la parte del documento de identidad y un capítulo especial para lo que son los partidos políticos. Eso debería ser una sola ley, un solo Código y en base a eso que la autoridad electoral puede llevar adelante los procesos electorales eso sería ideal. Pero creo que tenemos muy poco tiempo de aquí a las elecciones nacionales para tener ese Código. Sin embargo yo creo en las reformas siempre y cuando que sean positivas. Si las reformas solo son para darle gusto a un grupo muy selecto o un partido determinado, yo no creo en ese tipo de reforma. Creo que son reformas para tratar de acomodarse a la situación. Es como que nos digan de una vez por todas que la comunidad internacional quiere que el Presidente de la República o el Alcalde de Managua sea el Señor Eduardo Montelaegre. Entonces que el país no gasta e invierte en las elecciones, porque se ha gastado demasiado dinero en eso. Entonces es mejor que eso nos digan y que ayudan a Nicaragua todo lo que quieran. TcS: Usted y sus colegas han sido los objetos de mucho desprestigio de parte de los medios y, en alguna medida de parte de algunos representantes de la comunidad internacional. ¿Como sienten ustedes como profesionales, como representantes del Consejo Supremo Electoral del país, frente a estos tipos de ataques y qué es su respuesta a este tipo de ataque? RR : Lógicamente si tu no estás al servicio de los intereses de algún país – en este caso los Estados Unidos o el embajador Callahan. Si tú no estás al servicio de los intereses de Montealegre y su grupo, lógicamente toda la maquinaria mediática te va a tratar de desprestigiar y a tratar de atacar. Porque, ellos, lo que quieren es tratar de deslegitimar al árbitro. Entonces ellos mezclan la parte institucional con la parte personal y se dejan ir con una serie de ataques. Si tu analizas las críticas o los señalamientos que hacen a mi persona y tu revisas desde el año dos mil dos a la fecha tu vas a dar cuenta que todos los artículos dicen exactamente lo mismo. Fíjate y revisa frase por frase y aquello es de todos los días. Todos los días estaría exactamente lo mismo. Es igual lo que hacen con mis colegas. A mi me parece que es una falta de ética, una falta de profesionalismo. A mi me parece que esa no es libertad de prensa. Me parece que es más bien atentar contra la libertad de expresión porque ellos dicen cuatro barbaridades de uno y uno no tiene derecho a responder porque cualquier respuesta que tu das ellos lo acomodan, lo manipulan y lo ponen a su manera. Son pocos los medios sensatos. Son pocos los instrumentos de los medios de comunicación a los cuales uno puede expresar y dar un criterio serio sobre algunos señalamientos. En este país no se respeta la vida privada de las personas. Aquí se quiere meter todo el mundo a la vida privada de las personas. No se quiere ver que nadie levanta la cabeza. Da la impresión de que algunos dueños de medios creen que solo ellos o algunas familias, nada más, tienen derecho a superarse en este país.