Escúchenos en línea

Pensamiento Crítico

Españoles entre insolidaridad y resignación, o la rebelión

Por Arturo González | Publico.es | 17 Abril 2013

No existe espectáculo más desolador que abrir una nevera y que no haya nada dentro. ¿A cuántos españoles les ocurre eso?

Mis competentes amigos me dicen que estamos muy próximos al estallido social. Yo creo que no. No se dan los niveles de deterioro económico para ello. Y, además, los españoles están aletargados socialmente y son reacios a la protesta masiva. Las manifestaciones lo corroboran. No se produce la queja colectiva y se limitan a lo sectorial, como por ejemplo las huelgas y concentraciones de batas blancas. Pero, y ya es redundante la pregunta, no se sabe dónde están los seis millones de parados, ni los ocho millones y medio de pensionistas vapuleados por la carestía de la vida, ni los tres millones de funcionarios de sueldos y extras reducidos, ni los perceptores de exiguas subvenciones o ni siquiera eso. Solo quejas continuas pero no unificadas de ahorradores engañados y arruinados, o desesperados, también continuas pero no unificadas, de desposeídos de sus viviendas. Y si no se produce esa unión no existirá la posibilidad del estallido. La prueba la veremos el próximo día 25 ante el Congreso de los Diputados. La gente se amolda a la pérdida de su capacidad económica. Porque, por supuesto, la pérdida de valores éticos o culturales no mueve a actitudes colectivas. Solo cuenta lo económico.

Lo relevante, en contra de la tesis de mis amigos, es que no huele a estallido, no se percibe, no se intuye, yo al menos, como inminente, y todo queda reducido al área del deseo y no generalizado. El poder, político y económico, está seguro de su capacidad de sujeción y represión, y existe gran número de ciudadanos que, temerosos o indolentes, prefieren dejar las cosas como están, no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad y se muestran comprensivos con la acción gubernamental. En contra de lo que se dice, la solidaridad no es una de las mayores virtudes españolas.

Mis sabios amigos aducen que estamos en una situación insostenible y sin vías de arreglo, y una situación insostenible revienta, concluyen con datos, que es lo que a su juicio decide: 57.000 personas en lista de espera quirúrgica solo en Madrid, 35.000 desahucios en los últimos cuatro años, 27% de paro, copago hasta en asistencia domiciliaria a ancianos impedidos, comedores sociales de Caritas o municipales, bancos de alimentos, gente rebuscando comida en la basura con multas de 750 euros por hacerlo... Todo un descalabro social. O giro inmediato de 180 grados o esto revienta. Y la próxima declaración de la renta como puntilla.

La única diferencia con mis amigos reside en la inminencia o no del estallido. Por si acaso, el Gobierno engrasa las porras. La rebelión de las masas, que dijo aquél. El frigorífico vacío es el termómetro.

Descarga la aplicación

en google play en google play