Escúchenos en línea

Pensamiento Crítico

Registro de los Derechos Humanos en EE.UU. en 2012

Por Oficina de Información del Consejo de Estado de la República Popular China | Xinhua | 22 Abril 2013

A continuación presentamos el texto íntegro del Registro de los Derechos Humanos en Estados Unidos en 2012, publicado el domingo 21 de abril en Beijing por la Oficina de Información del Consejo de Estado (gabinete de China):

Prólogo

El Departamento de Estado de Estados Unidos publicó recientemente su Informe sobre las Prácticas de Derechos Humanos en los diferentes países en 2012, erigiéndose de nuevo en "juez mundial de los derechos humanos". Como en años anteriores, los informes están llenos de críticas y comentarios irresponsables sobre la situación de los derechos humanos en más de 190 países y regiones, entre ellos China. Sin embargo, Estados Unidos ha optado una vez más por ignorar su lamentable situación de derechos humanos y guardar silencio. Los hechos demuestran que en Estados Unidos existen graves problemas de derechos humanos que han recibido amplias críticas en el mundo. El Registro de los Derechos Humanos en Estados Unidos tiene el objetivo de revelar la verdadera situación de los derechos humanos en el país norteamericano y darla a conocer a todo el mundo presentando una serie de hechos.

La situación de los derechos humanos en Estados Unidos en 2012 ha causado una profunda impresión en los siguientes aspectos:

-- Los crímenes relacionados con armas de fuego supusieron una grave amenaza para la vida y la seguridad personal de los ciudadanos de Estados Unidos. Algunos de los tiroteos registrados en este país, entre ellos uno en un colegio de Oakland, otro en el cine Century 16 de Colorado y un tercero en un colegio de Connecticut, dejaron un número significativo de víctimas.

-- En Estados Unidos, las elecciones no reflejaron completamente la voluntad real de sus ciudadanos. Las contribuciones a las campañas electorales influenciaron en gran medida los procesos electorales y la orientación de las políticas. Durante las elecciones presidenciales de 2012, la participación electoral fue sólo del 57,5 por ciento.

-- En Estados Unidos, el gobierno restringió todavía más los derechos civiles y políticos de los ciudadanos, ampliando el alcance de las escuchas y la censura de las telecomunicaciones personales. A menudo, la policía abusa de su poder, lo que ha dado lugar a un incremento de las quejas y cargos presentados contra agentes por violación de los derechos civiles. En Estados Unidos, la proporción de mujeres que son víctimas de violencia doméstica y agresiones sexuales siguió aumentando.

-- Estados Unidos se convirtió en uno de los países desarrollados con una mayor brecha de riqueza. En 2011, el Coeficiente de Gini se situaba en 0,477, con alrededor nueve millones de desempleados registrados. Alrededor de 16,4 millones de niños vivían en condiciones de pobreza y, por primera vez en la historia, los colegios públicos reportaron más de un millón de niños y jóvenes sin techo.

-- En Estados Unidos se registraron graves casos de discriminación sexual, racial y religiosa. Las personas indígenas fueron víctimas de una grave discriminación racial y su tasa de pobreza duplicó la media nacional. Una película producida por un director estadounidense y estrenada en internet se consideró "insultante" para el Profeta Mahoma y desató protestas de musulmanes de todo el mundo.

-- Estados Unidos cometió graves violaciones de los derechos humanos en otros países. En 2012, las operaciones del ejército estadounidense en Yemen, Afganistán y Pakistán causaron enormes pérdidas humanas. Algunos soldados estadounidenses también blasfemaron contra la religión de los residentes locales al quemar ejemplares del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, e insultar a los muertos. En Irak se registró un significativo aumento de los defectos de nacimiento desde que empezó la guerra. En sus ataques, las fuerzas estadounidenses utilizaron proyectiles de fósforo blanco, que desprendían metales contaminantes, así como bombas de uranio empobrecido.

-- Estados Unidos no ha sido capaz de participar de manera efectiva en la cooperación internacional en derechos humanos. Hasta la fecha, Estados Unidos no ha participado ni ratificado una serie de convenciones clave de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos, entre ellas el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención sobre los Derechos del Niño, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

I. Sobre la vida y la seguridad personal

En 2012, Estados Unidos fue escenario de graves crímenes violentos, con frecuencia cometidos con armas de fuego. La vida y la seguridad personal de los cuidadanos del país norteamericano no fueron debidamente protegidas.

Según unas estadísticas dadas a conocer en septiembre de 2012, el FBI (la Oficina Federal de Investigaciones) estima que Estados Unidos registró 1.203.564 crímenes violentos en 2011, lo que equivale a unos 386,3 crímenes violentos por cada 100.000 habitantes. Los asaltos a mano armada representaron el mayor número de crímenes violentos denunciados ante las autoridades, con un 62,4 por ciento. El 29,4 por ciento de los crímenes violentos fueron robos, mientras que las violaciones representaron el 6,9 por ciento y el 1,2 por ciento del total de crímenes violentos estimados en 2011 fueron asesinatos. Además, se utilizaron armas de fuego en el 67,7 por ciento de los asesinatos, el 41,3 por ciento de los robos y el 21,2 por ciento de todos los crímenes cometidos en Estados Unidos.

Los ciudadanos de Estados Unidos son los que tienen más armas per cápita en todo el mundo. En un reportaje emitido el 23 de julio de 2012, la CNN estimó que los civiles estadounidenses poseían 270 millones de armas y que estas armas se utilizaban cada año para disparar a más de 100.000 personas. En 2010, las armas causaron más de 30.000 muertes. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos ha tomado muy pocas medidas para controlar el uso de las armas. En 2008 y 2010, los fallos de dos casos relacionados con armas de fuego redujeron significativamente la autoridad del Estado y de los gobiernos locales para limitar la posesión de armas de fuego. Aproximadamente la mitad de los 50 estados de Estados Unidos han aprobado leyes que permiten a los propietarios de armas llevarlas consigo en la mayoría de lugares públicos. Además, muchos estados tienen leyes de "resistencia" que permiten a sus ciudadanos matar quienes les amenacen, incluso en los casos en los que puedan escapar a la amenaza sin recurrir a la violencia. Según un artículo publicado en la página web del Hindu el 7 de agosto de 2012, en términos de población ajustada, los civiles de algunas zonas de Estados Unidos tienen más probabilidades de convertirse en víctimas de asesinato con armas de fuego que los ciudadanos de regiones sacudidas por la guerra en Irak o Afganistán. El 16 de enero de 2013, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció 23 medidas que debían tomarse inmediatamente sin aprobación congresual y firmó tres de ellas. Sin embargo, la opinión pública general indica que las medidas de control de las armas se enfrentarán a una gran resistencia.

De acuerdo con una noticia publicada en la página web del periódico USA Today el 17 de octubre de 2012, la tasa de crímenes violentos creció un 17 por ciento en 2011. Los crímenes violentos relacionados con armas de fuego fueron una de las principales amenazas a la vida y la seguridad personal de los ciudadanos de Estados Unidos. Según las estadísticas, se estima que 14.612 personas fueron asesinadas en 2011 en Estados Unidos. En 9.903 de estos asesinatos se utilizaron armas de fuego (página web del Servicio de Investigación Congresual, www.fas.org, 14 de noviembre de 2012). Estados Unidos fue testigo de más crímenes violentos relacionados con armas de fuego en 2012. Según las estadísticas dadas a conocer por el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) el 2 de septiembre de 2012, hasta esa fecha se habían reportado 1.001 tiroteos, alrededor de un 3,4 por ciento más que los 968 registrados en la ciudad el mismo periodo del año anterior (NY Daily News, 9 de septiembre de 2012). De acuerdo con las estadísticas mostradas en la página web del Departamento de Policía de Chicago, la ciudad registró 2.460 tiroteos en 2012, cifra que supuso un incremento interanual del 10 por ciento. Algunos de los tiroteos fueron especialmente sangrientos, como es el caso del ocurrido en un cine de Colorado o el registrado en un colegio de Connecticut.

El 20 de julio de 2012, James E. Holmes, de 24 años de edad, entró en un cine de Aurora (Colorado) con un rifle AR-15, una escopeta de calibre 12 y al menos una pistola. Holmes disparó contra los espectadores que se encontraban en una de las salas, dejando al menos 12 muertos y 59 heridos. Uno de los testigos dijo: "Disparó literalmente contra todo el mundo, como si fuera temporada de caza". Según una noticia emitida por la CNN el 21 de julio, los documentos policiales relacionados con el caso indicaban que Holmes había ido adquiriendo las armas legalmente en tiendas de artículos deportivos en la zona de Denver durante los seis meses previos al tiroteo. De acuerdo con otra noticia de la CNN emitida dos días después, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dijo tras el tiroteo de Colorado: "Creo que ningún otro país desarrollado tiene un problema tan grave como el que tenemos nosotros".

El 14 de diciembre de 2012, Adam Lanza, de 20 años de edad, mató a disparos a 20 niños y seis miembros del personal de la Escuela Primaria Sandy Hook de Newtown, en Connecticut, suicidándose poco después. El incidente fue el segundo tiroteo perpetrado en un centro educativo con mayor número de víctimas en la historia de Estados Unidos después de la masacre registrada en 2007 en Virginia Tech, en la que murieron 32 personas.

II. Sobre los derechos civiles y políticos

En los últimos años, el gobierno de Estados Unidos realizó una vigilancia más estrecha de sus ciudadanos. El maltrato de sospechosos y presos es habitual, y la igualdad del sufragio se sigue socavando.

El gobierno de Estados Unidos sigue intensificando la vigilancia de los ciudadanos comunes y corrientes, restringiendo y reduciendo considerablemente la esfera de libertad de la sociedad y violando gravemente la libertad de los ciudadanos. Con la aprobación de la Cámara de Representantes y el Senado, el presidente Obama firmó el 30 de diciembre de 2012 un proyecto de ley que ampliaba cinco años los programas de intervención de las telecomunicaciones. Este proyecto de ley facilita la violación del derecho de los ciudadanos a la privacidad, ya que permite intervenir y monitorizar sus comunicaciones electrónicas sin contar con una orden judicial. Según una noticia publicada el 4 de mayo de 2012 en la página web CNET, la oficina del abogado general del FBI ha elaborado una propuesta de ley que exige a las redes sociales y a los proveedores de servicios de telefonía IP (VoIP), mensajería instantánea y correo electrónico que alteren su código para garantizar que sus productos permiten la intervención de las comunicaciones (news.cnet.com, 4 de mayo de 2012). Una serie de documentos difundidos el 27 de septiembre de 2012 por la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles revelan que las agencias federales están monitorizando cada vez más las comunicaciones electrónicas de los ciudadanos de Estados Unidos. El número combinado de órdenes únicas emitidas por el Departamento de Justicia para la instalación de dispositivos de registro de llamadas salientes y detección y seguimiento de señales de comunicación utilizadas para intervenir las comunicaciones realizadas a través de teléfonos móviles aumentó un 60 por ciento entre 2009 y 2011, pasando de 23.535 a 37.616 en 2011. El número de autorizaciones que recibió el Departamento de Justicia para utilizar estos dispositivos en el correo electrónico y los datos de red de los ciudadanos estadounidenses aumentó un 361 por ciento entre 2009 y 2011. La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos recopila las comunicaciones domésticas de los ciudadanos de una manera "significativa y sistemática", interceptando y almacenando cada día 1.700 millones de correos electrónicos, llamadas y otros tipos de communicaciones. Una investigación publicada por Wired en marzo de 2012 reveló que la agencia está construyendo en Utah un enorme centro de datos diseñado para almacenar y analizar "amplias franjas de las comunicaciones mundiales" procedentes de redes nacionales y extranjeras (The Guardian, 10 de julio de 2012). La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles advirtió en su informe de diciembre de 2011 que Estados Unidos podría llegar a utilizar drones militares para espiar a sus ciudadanos (Agencia de Noticias Fars, 26 de junio de 2012).

El 17 de septiembre de 2012, el primer aniversario de la primera manifestación del movimiento "Occupy Wall Street", los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía en esta zona de Nueva York acabaron con la detención de más de 100 personas (The New York Times, 17 de septiembre de 2012). La comunidad periodística estadounidense ha mostrado su preocupación por la legislación cada vez más restrictiva a la que se tienen que atener los medios de comunicación. En Estados Unidos, es habitual que los periodistas pierdan su trabajo por haber expresado opiniones "políticamente incorrectas" (www.mid.ru, 22 de octubre de 2012).

Las quejas y alegaciones relacionadas con supuestas violaciones de los derechos de los sospechosos y presos por parte de las fuerzas policiales de Estados Unidos están aumentando. El Departamento de Policía de Nueva York ha sido demandado en un gran número de ocasiones a causa de la conducta de algunos de sus agentes, acusados de violar los derechos civiles en el ejercicio de sus funciones. Según una noticia publicada en la edición del 6 de marzo de 2012 del Chicago Tribune, el preso Eugene Gruber, de 51 años de edad, quedó paralítico un día después de entrar en una celda en la que supuestamente fue víctima de maltrato. Gruber falleció cuatro meses después del incidente a causa de las lesiones. Otra noticia publicada por el mismo periódico el 21 de marzo de 2012 se refería al caso de Darrin Hanna, que sufrió un trauma al ser reducido por la policía y recibir las descargas de un Taser durante un enfrentamiento con agentes de policía de Chicago Norte y murió una semana después. El 17 de mayo de 2012, la CNN informó de que alrededor del 9,6 por ciento de los reclusos que cumplen condena en cárceles estatales son víctimas de abuso sexual. Este porcentaje es más del doble del citado en un informe sobre ese mismo asunto publicado en 2008. En las cárceles estatales de Texas, muchos reclusos tienen que soportar temperaturas extremas. Cuatro presos -- Larry Gene McCollum, 58; Alexander Togonidze, 44; Michael David Martone, 57; y Kenneth Wayne James, 52 -- murieron en el verano de 2011 por un golpe de calor y se cree que al menos otros cinco reclusos murieron por causas relacionadas con el calor (www.texascivilrightsproject.org, 7 de julio de 2012).

Los ciudadanos estadounidenses nunca han disfrutado verdaderamente de un sufragio común e igualitario. A pesar del aumento de más de ocho millones de personas en la población con derecho a voto en las elecciones presidenciales de 2012, el nivel de participación registró una disminución de cinco millones de personas en comparación con los comicios celebrados cuatro años antes, con una tasa del 57,5 por ciento (bipatrisanpolicy.org, 8 de noviembre de 2012). Un informe publicado en febrero de 2012 por el Pew Center indicaba que el sistema de registro de votantes está plagado de errores e ineficiencias que minan la confianza de los votantes y alimentan disputas partisanas sobre la integridad de las elecciones (www.pewstates.org).

Las elecciones en Estados Unidos son guerras de dinero y las políticas están fuertemente influenciadas por las donaciones. El coste estimado de las presidenciales de 2012 se situó en 6.000 millones de dólares. La campaña de Barack Obama y la de los Demócratas recaudaron 1.060 millones de dólares, mientras que la campaña de Romney y la de los Republicanos consiguieron 954 millones de dólares (www.standard.co.uk, 6 de noviembre de 2012). Ambos grupos cuentan con el apoyo financiero de gigantes de los negocios. Una encuesta de opinión reveló que casi el 90 por ciento de los estadounidenses cree que las elecciones de 2012 estuvieron marcadas por un exceso de donaciones políticas procedentes de los círculos de negocios, lo que implicará un aumento de la influencia de los más ricos en el proceso de elaboración de las políticas (The International Herald Leader - periódico chino, 16 de noviembre de 2012). Un profesor de Harvard afirmó que el sistema político de Estados Unidos está hundiéndose en una grave crisis, ya que está siendo manipulado por grupos de interés y sus patrocinadores. Las donaciones electorales dan rienda suelta a todos sus demás defectos. La política estadounidense está corrompiendo a los ciudadanos, que dependen cada vez más de grupos de interés (Internationale Politik, número de noviembre y diciembre, 2012).

Citando a un analista conocido a nivel mundial, el Christian Science Monitor señaló el 5 de noviembre de 2012 en su página web que las problemáticas máquinas de voto, el riesgo de que éstas sean manipuladas, la falta de transparencia en la tabulación de votos y el sistema de colegios electorales dan lugar a un sistema electoral que deja mucho que desear.

III. Sobre derechos económicos y sociales

Hasta la fecha, el gobierno de los EEUU no ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, algo que han hecho ya 160 países. Muchos ciudadanos estadounidenses no pueden disfrutar de los derechos económicos y sociales internacionalmente reconocidos.

El desempleo en EEUU lleva mucho tiempo en cifras elevadas. Un gran número de estadounidenses se ha quedado sin trabajo en los últimos años. Las cifras dadas a conocer el 4 de mayo de 2012 por el Departamento de Trabajo de EEUU mostraban que la tasa de paro en abril de ese mismo año había caído hasta el 8,1 por ciento, con 12,5 millones de personas desempleadas. Sin embargo, el descenso se debió principalmente a que 342.000 personas abandonaron el mercado laboral, lo que significa que el Departamento de Trabajo había dejado de contabilizarles como desempleados (www.huffingtonpost.com, 4 de mayo de 2012). En junio de 2012, la tasa de paro nacional se situaba en el 8,2 por ciento, y el número de ciudadanos de EEUU que llevaban al menos seis meses sin trabajar se mantenía cerca de niveles de récord con 5,4 millones (www.usatoday.com, 6 de julio de 2012). Citando un informe, la página web del Huffington Post decía en una historia del 3 de diciembre de 2012 que cerca de 6,5 millones de adolescentes y jóvenes adultos en EEUU ni estudian ni trabajan, y la tasa de desempleo para los adolescentes de entre 16 y 19 años ha caído un 42 por ciento en el curso de la última década. Los Angeles Times, en un reportaje publicado el 27 de abril de 2012, aseguraba que la tasa de paro entre los veteranos de Afganistán e Irak era del 10,3 por ciento, y para aquellos de 24 años o menos, de un 29,1. Encontrar trabajo también resulta difícil para los estudiantes universitarios: la agencia AP informó el 22 de abril de 2012 de que en 2011, el 53,6 por ciento de los graduados universitarios de menos de 25 años en EEUU estaban sin trabajo o tenían empleos de baja cualificación. De los cerca de 20 millones de personas empleadas en la industria alimentaria estadounidense, sólo el 40 por ciento ganaban lo suficiente como para situarse por encima del umbral de la pobreza local (www.huffingtonpost.com, 6 de junio de 2012).

La pobreza en EEUU ha empeorado de manera constante desde el inicio de la crisis económica en 2008. La tasa de pobreza fue del 15 por ciento en 2011, con 46,2 millones de personas sin recursos, según los datos de la Oficina del Censo de los EEUU publicados el 12 de septiembre de 2012. Casi 18 millones de hogares estadounidenses experimentaron dificultades para proveerse de lo suficiente para comer en 2011, incluídos 6,8 millones que casi no tuvieron bastante dinero para comprar comida durante varios meses del año (www.ers.usda.gov, 5 de septiembre de 2012). Un reportaje realizado por el Huffington Post el 30 de octubre de 2012 indicó que EEUU cuenta con un impresionante 22 por ciento de niños viviendo en la pobreza. EEUU está entre los países desarrollados con mayores tasas de pobreza infantil.

La brecha entre ricos y pobres se está ampliando en EEUU con el paso de los años. Los EEUU tienen la cuarta peor desigualdad de ingresos en comparación con otros países desarrollados, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. El Índice Gini de EEUU fue de 0,477 en 2011, y la desigualdad de ingresos se había incrementado en un 1,6 por ciento entre 2010 y 2011, lo que indica una expansión de la brecha entre ricos y pobres. Entre 2010 y 2011, la tasa de ingresos globales correspondiente a los hogares con mayores ingresos creció un 1,6 por ciento en EEUU, y un 4,9 para el 5 por ciento de ellos con los máximos ingresos. Asimismo, la tasa de ingresos globales descendió para la parte media de los hogares, mientras que para las dos partes inferiores se mantuvo sin cambios significativos (www.census.gov, 12 de septiembre de 2012).

Un gran número de personas se encuentran sin hogar en EEUU. De acuerdo con un informe publicado por la Alianza Nacional para la Erradicación del Problema de las Personas Sin Hogar el 17 de enero de 2012, había en EEUU 636.017 personas sin hogar en 2011, incluyendo 107.148 en la indigencia crónica. Entre la población general, había 21 personas sin hogar por cada 10.000 habitantes. Casi cuatro de cada diez personas sin hogar no contaban con un albergue, es decir 243.701 personas en 2011. En abril de 2012, la población de personas sin albergue en la ciudad de Nueva York era un 10 por ciento superior a la del año anterior (www.coalitionforthehomeless.org, 8 de junio de 2012). Las personas sin hogar sufren discriminaciones y agresiones. En un informe de USA Today del 15 de febrero de 2012, se dice, citando una encuesta realizada en 234 ciudades, que el 24 por ciento de las ciudades de EEUU prohiben la mendicidad, el 22 por ciento el vagabundeo, y el 16 por ciento la pernoctación en lugares públicos. Desde 1999 hasta 2010, los indigentes sufrieron 1.184 actos de violencia que resultaron en 312 muertes.

EEUU están entre los pocos países desarrollados que no cuentan con cobertura de seguro médico para la totalidad de la población. Un número considerable de estadounidenses no tiene acceso a los servicios sanitarios necesarios en caso de enfermedad por carecer de seguro médico. En 2011, la cifra feu de 48,6 millones de personas, lo que supone el 15,7 por ciento de la población (www.census.gov, 12 de septiembre de 2012). De acuerdo con un reportaje del 13 de noviembre de 2012 del Huffington Post, unas 115.000 mujeres en EEUU pierden cada año su seguro sanitario privado durante el proceso de divorcio principalmente porque tienen problemas abonando las primas del seguro privado. Un estudio publicado el 20 de junio de 2012 por el grupo de defensa de los consumidores Families USA estimaba que un total de 26.100 personas de edades comprendidas entre los 25 y los 64 años fallecieron a causa de falta de cobertura médica en 2010, un 31 por ciento más con respecto a las 18.000 del año 2000 (www.reuters.com, 20 de junio de 2012).

IV. Sobre la discriminación racial

La antigua discriminación que prevalece en la sociedad estadounidense no tiene visos de mejorar, y las minorías étnicas no disfrutan de igualdad de derechos políticos, económicos y sociales.

El derecho al voto para las minorías étnicas en EEUU es limitado. Durante las elecciones presidenciales de noviembre de 2012, se le impidió el acceso a los colegios electorales a algunos ciudadanos asiático-americanos, que fueron recibidos con actos discriminatorios (The China Press, 8 de noviembre de 2012). El Relator Especial del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU solía presentar una queja formal contra los EEUU por no garantizar el derecho al voto a los afroamericanos e hispanos. La edición de enero/febrero de 2013 del Boston Review informó de que, a fecha de 2010, más de 5,85 millones de estadounidenses estaban privados de su derecho al voto por causas de condenas criminales, y más de dos millones de afroamericanos siguen padeciendo esta discriminación en la actualidad. La Fiscalía General de EEUU admite que, como el derecho al voto de algunos estadounidenses pertenecientes a minorías étnicas está restringido por leyes que exigen pruebas de la indentidad personal, a algunos individuos se les retira efectivamente ese derecho (The Guardian, 30 de mayo de 2012).

Los estadounidenses pertenecientes a minorías étnicas sufren discriminaciones en el mercado laboral, y su situación económica se resiente como consecuencia de ello. De acuerdo con datos de la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo de EEUU, la tasa de desempleo entre la población blanca fue del 7 por ciento en octubre de 2012, del 14,3 para los afroamericanos, y del 10 por ciento para los hispanos. El período medio de desempleo para las minorías étnicas es notablemente más largo que para la población blanca. Los asiáticos permanecen en el paro una media de 27,7 semanas y los afroamericanos 27 (Desert News, 4 de diciembre de 2012). Según datos del Departamento de Trabajo, más de la mitad de todos los afromericanos y los negros no hispanos de la ciudad de Nueva York en edad laboral estaban desempledos en 2012, y necesitaban casi un año de media para encontrar un trabajo (Madame Noire, 21 de junio de 2012). La discriminación laboral es la principal razón detrás de la disparidad de ingresos y la pobreza. De acuerdo con estadísticas publicadas por la Oficina del Censo de los EEUU el 12 de septiembre de 2012, los ingresos medios por hogar de los afroamericanos fueron de 32.229 dólares en 2011, menos del 60 por ciento del correspondiente a los blancos no hispanos. Y la tasa de pobreza para la población afroamericana se mantuvo en el 27,6 por ciento, casi tres veces superior a la de los blancos no hispanos.

La discriminación racial es rampante en el campo de la aplicación de la ley y la justicia. Según informó la página web de Reuters el 3 de julio de 2012, la policía tiende a ser más indulgente con los blancos. En más de 685.000 paradas policiales en la ciudad de Nueva York en 2011, en más del 85 por ciento de las ocasiones se trataba de afroamericanos o hispanos. Los estadounidenses de minorías étnicas sufren a menudo ofensas por parte de las autoridades policiales. Un hombre de color de 21 años en Arkansas sufrió un registro y fue introducido en un coche de la policía, y más tarde se le encontró esposado y con un disparo en la cabeza (www.telegraph.co.uk, 8 de agosto de 2012). El incidente en que un hombre negro de 28 años, Mohamed Bah, fue abatido a tiros por la policía de Nueva York, enfureció a la comunidad negra (NYDailyNews.com, 26 de septiembre de 2012). En un artículo en la página web del Proyecto de Derechos Civiles de Texas del 24 de julio de 2012 se aseguraba que un uso excesivo de fuerza por parte de la policía de Austin ha llevado a dos tiroteos fatales de sospechosos de menor importancia desde 2011. El presidente de la institución de derechos humanos declaró que incluso la ejecución de un perro merecía una investigación más exhaustiva y cuidadosa que la muerte de un sospechoso negro. El columnista del New York Times, M. Blow, escribió un artículo el 14 de enero de 2013 en el cual decía que "la idea de que el progreso hacia la armonía racial debería ser estable y continuo se está resquebrajando. Y los pilares de la institución -la fundamental devaluación de la piel oscura y las forzadas justificaciones para lo desmesurado-han probado ser sorprendentemente resistentes".

La discriminación religiosa está creciendo de manera rápida, con un incremento de insultos y ataques contra los musulmanes. Estos suponen menos de un 1 por ciento de la población de EEUU, pero se ven involucrados en el 14 por ciento de los casos de discriminación religiosa investigados por el gobierno federal y en el 25 por ciento de los casos de discriminación por cuestiones laborales (www.sinovision.net, 29 de marzo de 2011). En septiembre de 2012, un director de cine estadounidense filmó un película en la que se insultaba al profeta Mahoma y la colgó en internet, provocando protestas generalizadas en el mundo musulmán. En Houston, se dejó un cerdo muerto enfrente de una mezquita (abclocal.go.com, 5 de diciembre de 2012). Las fuerzas de operaciones especiales de la Armada de EEUU han usado imágenes de mujeres musulmanas portando armas como obejtivos de tiro (www.nydailynews.com, 3 de julio de 2012). Bashir Ahmad, de 57 años de edad, recibió puñaladas y mordiscos a la salida de una mezquita por parte de un sospechoso que gritaba consignas antimusulmanas durante el ataque (Wall Street Journal, 19 de noviembre de 2012). Desde los ataques del 11 de septiembre, el Departamento de Justicia de EEUU ha investigado más de 800 incidentes de violencia, vandalismo e incendios provocados contra personas supuestamente musulmanas, árabes, o del sudeste asiático (www. reuters.com, 29 de marzo de 2011).

La segregación racial sigue existiendo en la sociedad estadounidense. El New York Times informó el 6 de agosto de 2012 de que la proporción de residentes negros no hispanos en el Upper East Side era sólo del 2,7 por ciento, mientras que los blancos suponían el 81 por ciento. Las juntas de las cooperativas locales pueden rechazar a compradores de color sin dar ninguna explicación, y algunas del Upper East Side tienen fama de hacerlo. Un estudio descubrió que el área de Nueva York era la segunda más segregada para la gente negra y la tercera para hispanos y asiáticos. Un superintendente de la Corporación Inmobiliaria NASA fue demandado porque rechazó mostrarles a tres afroamericanos las residencias vacías de que disponía con la excusa de que no había ninguna; pero sí se las mostró a personas de raza blanca que pidieron ver los mismos apartamentos sólo una hora después alegando que "vosotros parecéis buena gente, por eso os las enseño" (queenscourier.com, 12 de diciembre de 2012). Además, otros estudios descubrieron una creciente tendencia a la segregación en los lugares de trabajo de los EEUU. Diecinueve de las 58 industrias investigadas mostraban una inclinación hacia la resegregación racial entre individuos blancos y negros (www.washingtonpost.com, 25 de octubre de 2012).

Las relaciones raciales están en tensión, y los crímenes de odio se producen con frecuencia. La agencia AP informó el 28 de octubre de 2012, citando una reciente encuesta, que el 51 por ciento de los ciudadanos estadounidenses muestran en la actualidad actitudes antinegras, tres puntos porcentuales más que en 2008. La web abc.go.com informó el 19 de noviembre de 2012 de que tres propietarios de establecimientos comerciales de ascendencia de Oriente Medio habían sido abatidos a tiros en el curso de cuatro meses en Brooklyn, Nueva York, y la policía no había podido descartar que el móvil del crimen fuese racial. Dos jóvenes blancos de Mississippi atropellaron hasta la muerte con una camioneta a un hombre negro. Los dos han realizado desde 2011 frecuentes ataques contra afroamericanos en la ciudad de Jackson y sus inmediaciones, en Mississippi, sirviéndose de botellas de cerveza, tirachinas y vehículos de motor, y a menudo se han jactado de ello (Reuters, 5 de diciembre de 2012). Un hombre blanco de nombre Wade Michael Page asesinó con arma de fuego a seis personas de religión sij en su templo por motivos relacionados con la propaganda neonazi, sospechándose que podría tratarse de un seguidor de la supremacía blanca (edition.cnn.com, 10 de agosto de 2012).

Los derechos de los nativos americanos no están debidamente garantizados. En 2012, el Relator Especial del Consejo de los Derechos Humanos la ONU para el Racismo, Mutuma Ruteere, indicó que los navajos, una tribu de indios nativos americanos, debía hacer frente a la discriminación racial, incluyendo la falta de acceso a la justicia y las resoluciones legales (United Nations General Assembly, A/67/328). El Relator Especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para los derechos de los pueblos indígenas James Anaya dijo que la capacidad de los nativos americanos para acceder y utilizar sus lugares sagrados se ve a menudo coartada por proyectos mineros, madereros, hidroeléctricos o de otro tipo. Anaya cita cifras de instituciones de relevancia asegurando que la tasa de pobreza entre los indios americanos es casi el doble que la media nacional, y su esperanza de vida de 5,2 años menos. Un 13 por ciento de los nativos americanos cuenta con un título universitario básico, cifra mucho menor que la media nacional del 28 por ciento. Las mujeres de esta etnia tienen dos veces más posibilidades de ser víctimas de la violencia que el resto de mujeres, y una de cada tres será violada durante el transcurso de su vida (United Nations General Assembly, A/HRC/21/47/Add.1).

Los derechos de los inmigrantes ilegales no se respetan. Con frecuencia se producen muertes en centros de detención de inmigrantes. Según el Relator Especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU Christof Heyns, las muertes ocurrieron bajo condiciones similares a las de una prisión, cuando la detención no era ni necesaria ni apropiada, y donde no se podía proporcionar la atención médica adecuada (United Nations General Assembly, A/HRC/20/22/Add.3). Los expertos en derechos humanos de la ONU y activistas haitianos proderechos del sur de Florida han hecho un llamamiento a los EEUU para que suspenda todas las deportaciones a Haití, diciendo que éstas pueden constituir una violación de los derechos humanos y pueden poner las vidas de los haitianos en peligro (The Miami Herald, 6 de junio de 2012).

V. Sobre los derechos de las mujeres y los niños

Estados Unidos se cuenta entre los pocos países del mundo que siguen sin ratificar la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer o la Convención sobre los Derechos del Niño. El país norteamericano se enfrenta a grandes problemas en la protección de los derechos de ambos colectivos.

Las mujeres sufren discriminación tanto en la contratación como en el salario. De todos los estadounidenses trabajando por el salario mínimo o menos en 2011, dos tercios eran mujeres. El 61 por ciento de los empleados a tiempo completo a cambio del salario mínimo también eran mujeres, según reflejan los datos del Buró de Estadísticas Laborales (www.womensenews.org, 11 de diciembre de 2012). Se estima que las mujeres tendrían que trabajar hasta el 17 de abril de 2012 para igualar lo que los hombres ganaron en 2011, lo cual implica que por cada dólar ganado por un hombre, una mujer ganó 77 céntimos. La discriminación se agudiza aún más si se tiene en cuenta el factor étnico: las afroamericanas ganaron 62 céntimos por cada dólar masculino, y las latinas, 54. En algunos estados, las mujeres afroamericanas ganaron menos de la mitad que sus homólogos masculinos. En el estado de Wyoming, que ostenta los peores resultados entre los estados encuestados, las mujeres ganan tan sólo 64 céntimos en comparación con el dólar masculino (www.womensenews.org, 30 de abril de 2012). Por su parte, los votantes de Oklahoma aprobaron una enmienda a la constitución del estado para acabar con los programas de discriminación positiva que el gobierno estatal había diseñado para aumentar la contratación de mujeres y ciudadanos pertenecientes a minorías étnicas en las 115 agencias estatales (www.articles.chicagotribune.com, 7 de noviembre, 2012).

Asimismo, la discriminación a la que se enfrentan las mujeres embarazadas o aquellas que acaban de dar a luz también es una realidad. Los empleadores suelen hacer caso omiso de la Ley contra la Discriminación de las Embarazadas, y siguen despidiendo a las trabajadoras en estado de gestación (www.edition.cnn.com, 26 de noviembre, 2012). Una madre de Houston, Texas, afirmó haber sido despedida de su empleo en una compañía de cobros después de haber solicitado llevarse un extractor de leche materna a la oficina para así poder tener leche disponible para su bebé. En Connecticut, una madre que acababa de dar a luz aseguró que su nuevo jefe le pidió que dimitiera después de que ésta les comunicara su embarazo (www.latimes.com, 8 de febrero, 2012).

El índice de pobreza entre las mujeres fue más alto que entre los hombres. El Centro Nacional de Legislación para la Mujer (NWLC, por sus siglas en inglés) anunció que la tasa de pobreza femenina en 2011 fue del 14,6 por ciento, en comparación con el 10,0 por ciento de la masculina. Las ciudadanas estadounidenses no sólo tienen más probabilidades de vivir en la pobreza que los hombres, sino que además un 40 por ciento de las que ya se hallan en estas circunstancias son además cabeza de familia, según el NWLC. Otro informe sobre las dificultades económicas que atraviesan las mujeres jubiladas refleja que la pobreza entre éstas es un 50 por ciento superior a la de los hombres en su misma situación (womensenews.org, 17 de septiembre de 2012).

Las mujeres son el blanco de la violencia de género y el abuso sexual. Cada día, una media de tres mujeres muere víctima de la violencia doméstica en Estados Unidos (www. dccadv.org, 1 de octubre de 2012). Un estudio nacional del fenómeno llevado a cabo en septiembre de 2011 reveló que más de 67.000 mujeres sufren a diario algún tipo de abuso doméstico (www.womensenews.org, 17 de julio de 2012). En el año 2010, la tasa de arresto por violación en Estados Unidos era del 24 por ciento (www.thedailybeast.com, 9 de abril de 2012). Según el Informe sobre la Violencia contra la Mujer: Causas y Consecuencias presentado por el Reportero Especial ante la Asamblea General de 2012, la mayoría del personal penitenciario de Estados Unidos carece de la formación adecuada para prevenir o responder ante el abuso sexual de los presos, y las violaciones en la cárceles rara vez se reportan o reciben tratamiento. (Documento número A/67/227 de las Naciones Unidas).

Entre las mujeres que sirven en las fuerzas militares estadounidenses, el abuso sexual está tan extendido que algunos medios han sugerido la existencia de una "cultura de la violación" en el seno del ejército (www.aljazeera.com, 4 de agosto, 2012). Alrededor del 79 por ciento de las mujeres que sirve en él ha denunciado algún tipo de acoso sexual, cuyas consecuencias en el ámbito militar pueden llevar a las víctimas a sufrir estrés post-traumático o una depresión severa (www.servicewomen.org). El caso del instructor de las Fuerzas Aéreas Luis Walker, acusado de violar y acosar a 10 cadetes femeninas, es el peor escándalo sexual que ha salpicado al ejército estadounidense desde la década de 1990 (www.reuters.com, 21 de julio de 2012). Pese a que en 2011 se reportaron casi 3.200 violaciones y abusos sexuales, el Pentágono admite que estas cifras apenas representan un 15 por ciento de los incidentes. Un sondeo realizado entre las tropas reveló que una de cada cinco militares ha sido acosada sexualmente, pero la mayoría no informa de ello. Cerca de la mitad de las víctimas arguye que "no quería crear problemas en su unidad" (www.aljazeera.com, 4 de agosto de 2012).

La salud de las mujeres pertenecientes a minorías étnicas también es preocupante. La tasa de contagio del virus VIH entre las afroamericanas heterosexuales residentes de los barrios más pobres de Washington DC está cerca de duplicar el 6,3 por ciento observado hace dos años. Fuentes oficiales revelaron que un 90 por ciento de las mujeres infectadas por el virus en la ciudad son negras (www.washingtonpost.com, 21 de junio de 2012), como también lo es el 66 por ciento de las nuevas infectadas cada año, si bien esta minoría sólo representa un 14 por ciento del total de la población femenina de Estados Unidos. La tasa de mortalidad ajustada en función de la edad entre las mujeres afroamericanas de Estados Unidos es 15 veces superior a la observada entre las infectadas blancas (www.newswise.com, 7 de marzo de 2012). De la misma manera, las mujeres pertenecientes a minorías étnicas tienen más probabilidades que las mujeres blancas de morir durante o poco después del parto, según un informe publicado en la web del periódico Chicago Tribune el 13 de agosto de 2012. Por cada 100.000 niños nacidos de mujeres blancas, entre siete y nueve madres murieron por complicaciones durante el parto, mientras que en el caso de las mujeres afroamericanas, las muertes oscilaron entre 32 y 35. La tasa de mortalidad durante el parto de las mujeres asiáticas y latinas- ya sean nacidas en los Estados Unidos o el extranjero- se asemejó más a la de las mujeres blancas al situarse en 10 por cada 100.000 neonatos.

La población infantil de los Estados Unidos tampoco goza de la protección que su seguridad personal y libertad requieren. Según un informe divulgado por el Daily Telepgraph en su página web el 16 de diciembre de 2012, el número de niños que mueren abatidos por armas de fuego en el país norteamericano es 25 veces superior al de los 20 países industrializados más grandes del mundo juntos. El Centro Nacional contra la Desaparición y Explotación Infantil asegura que al menos 100.000 niños de todo el país son víctimas del tráfico humano cada año (www.usatoday.com, 27 de septiembre de 2012).

El abuso sexual infantil es un problema muy extendido en Estados Unidos. Los datos reflejan que un 20 por ciento de las mujeres adultas y entre un 5 y un 15 por ciento de hombres adultos sufrieron algún tipo de abuso sexual durante su infancia o adolescencia, según un informe publicado en la web www.preventchildabuse.org el 5 de noviembre de 2012. En 2010, 63.527 niños padecieron abusos sexuales en Estados Unidos. De acuerdo con un informe de la CNN publicado el 18 de octubre de 2012, la organización Boy Scout dio a conocer ese mismo año 1.247 "fichas de voluntarios descalificados" en los que se identificaba a más de 1.000 líderes y voluntarios que habían sido expulsados de la entidad después de haber sido acusados de haberse comportado de manera inapropiada o haber abusado sexualmente de los pequeños en el período comprendido entre 1965 y 1985. Según el informe, varios responsables de la organización, así como algunos sacerdotes, encubrieron a los agresores.El ex-entrenador asistente del equipo de fútbol del estado de Pennsylvania, Jerry Sandusky, fue condenado por abusar de 10 niños a los largo de 15 años (www.usatoday.com, 10 de octubre de 2012). Ese mismo año se descubrió que varias figuras religiosas habían cometido pedofilia: en julio, el clérigo católico William Lynn, de la archidiócesis de Filadelfia, fue sentenciado a seis años en prisión por permitir que un sacerdote apartado de sus funciones bajo sospecha de abuso sexual a menores continuara en contacto con niños (The Wall Street Journal, 24 de julio de 2012). En septiembre, un obispo de Kansas City fue hallado culpable de encubrir a un sacerdote a su cargo que producía pornografía infantil (The Wall Street Journal, 6 de septiembre de 2012).

Asimismo, el número de niños sin hogar en Estados Unidos no hace sino crecer, ya que muchos de ellos se hallan en la pobreza. Por primera vez en la historia, las escuelas públicas reportaron la existencia de más de un millón de jóvenes y niños sin techo, según los datos divulgados por el Departamento de Educación del país norteamericano el 27 de junio de 2012. Esta cifra no incluye a aquellos niños y jóvenes sin hogar que no fueron matriculados en un programa preescolar público, ni a aquellos identificados por los directivos escolares. Hasta 44 estados reportaron aumentos interanuales en la presencia de estudiantes sin hogar en las escuelas, de los cuales 15 aseguraba que ese incremento era del 20 por ciento o superior. El número de estudiantes sin techo matriculados en escuelas públicas ha subido un 57 por ciento desde el año académico 2006-2007.Sólo en Michigan, el número creció un 315 por ciento entre 2008 y 2011 (www.nlchp.org, 27 de junio de 2012). En septiembre de ese mismo año, había 19.000 niños en los centros de acogida de Nueva York. Francheska Luciano, una joven de 14 años, describió la vida en el centro como "vivir en el infierno" (www.nydailynews.com, 9 de septiembre de 2012). El Departamento de Educación estadounidense informó de que sólo un 52 por ciento de los estudiantes sin hogar identificados que se sometieron a un examen estandarizado era capaz de leer con soltura, y sólo un 51 por ciento aprobó la sección de aritmética. Asimismo, se descubrió que era más probable que los estudiantes sin hogar abandonaran la escuela o no lograran graduarse en el instituto que aquellos de sus compañeros que gozaban de un entorno estable (www.neatoday.org, 28 de noviembre de 2012). En 2010, un 22 por ciento de niños hasta los 17 años de edad, o 16,4 millones de niños, vivía en la pobreza, según descubrió el "Resumen del estado de la infancia en Estados Unidos: Indicadores claves del bienestar nacional, 2012" (www.csmonitor.com, 17 de julio de 2012).Catorce estados observsron un aumento en los índices de pobreza infantil entre 2010 y 2011 (usatoday.com, 23 de septiembre de 2012). Entre ellos destaca el estado de Nevada, con un incremento del 38 por ciento a lo largo de la última década.

VI. Violación de los Derechos Humanos de Otras Naciones

Desde el fin de la Guerra Fría, Estados Unidos ha entrado en guerra con otros países en múltiples ocasiones. Los conflictos bélicos en Irak y Afganistán, ambos iniciados por Estados Unidos, han dejado un número ingente de víctimas civiles. Entre 2001 y 2011, la llamada "guerra contra el terrorismo" acabó con las vidas de entre 14.000 y 110.000 personas cada año, según un artículo publicado el 14 de junio de 2012 en la página web de la coalición Stop the War (stopwar.org.uk). La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán estima que al menos 10.292 no combatientes murieron entre 2007 y 2011. La ONG Iraq Body Count habla en un informe de alrededor de 115.000 víctimas civiles del fuego cruzado entre 2003 y 2011 y recuerda que la "guerra contra el terrorismo" no sólo ha sembrado la muerte en los dos países ocupados, sino también entre la población civil de países vecinos como Pakistán, Yemen o Somalia. Desde 2004 hasta la fecha de redacción del artículo, al menos 484 civiles, de los que 168 eran niños, perdieron la vida en diversos ataques en Pakistán. En Yemen, la violencia acabó con 54 ciudadanos. Un reportaje de la BBC publicado el 25 de septiembre de 2012 en su página web se refería a los recurrentes ataques aéreos teledirigidos estadounidenses en las zonas fronterizas de Afganistán y Pakistán (www.bbc.co.uk, 25 de septiembre de 2012). "Sólo una de cada 50 víctimas de los mortales ataques aéreos teledirigidos por Estados Unidos son terroristas. El resto son víctimas inocentes", rezaba un artículo publicado en la página web del periódico Daily Mail (www.dailymail.co.uk, 25 de septiembre de 2012).

Los soldados estadounidenses destacados en Afganistán también asesinan a civiles sin justificación alguna. El sargento del Estado Mayor del ejército Robert Bales presuntamente abandonó a las 03:00 de la madrugada la base militar de la provincia meridional de Kandahar el 11 de marzo y mató a 17 civiles, entre ellos 9 niños. Bales orquestó la masacre en dos episodios, regresando a la base tras el primero y saliendo otra vez más tarde para matar de nuevo. Bales se dirigió primero a un pueblo cercano y mató a un hombre de un tiro, poniendo en fuga al resto de la familia, que corrió a esconderse en el vecindario. A continuación, se dirigió a un segundo hogar y mató a tres personas e hirió a otras seis. Entonces volvió a la base, donde se detuvo a charlar con uno de los soldados antes de partir hacia otro pueblo. Una vez allí, irrumpió en una casa y mató a 10 de sus ocupantes mientras éstos dormían profundamente. Después de la matanza, Bales se deshizo de algunos de los cuerpos quemándolos. (The Agence France-Presse, 23 de marzo de 2012; The Associated Press, 24 de marzo de 2012; The Huffington Post, 11 de noviembre de 2012).

Las operaciones militares de Estados Unidos también han desatado desastres ecológicos. Un estudio citado por The Independent el 14 de octubre de 2012 reporta que ha habido un "asombroso aumento" de los defectos de nacimiento entre los niños iraquíes concebidos después de la guerra (www.independent.co.uk, 14 de octubre de 2012). Steve Kretzmann, director de Oil Change International, aseguró que la Guerra de Irak generó emisiones de al menos 141 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente (MMTCO2e) entre marzo de 2003 y diciembre de 2007, según un artículo publicado el 21 de diciembre de 2009 en coto2.wordpress.com (coto2.wordpress.com, 21 de diciembre de 2009). " La guerra emite más del 60 por ciento de todos los países", indicó Kretzmann. Un estudio citado por un artículo publicado en la página web de The Independent el 14 de octubre de 2012 vinculaba el enorme aumento de los defectos de nacimiento registrados en Irak desde el fin de la guerra a acciones militares en las que las fuerzas estadounidenses utilizaron proyectiles de fósforo blanco, que desprenden contaminantes metálicos. Según el estudio, en la ciudad iraquí de Fallujah, escenario de dos de las mayores batallas de la guerra, más de la mitad de los bebés nacidos entre 2007 y 2010 que fueron examinados tenían defectos de nacimiento. Antes de la guerra sólo se observaban defectos en uno de cada diez niños. Más del 45 por ciento de todos los embarazos incluidos en el estudio acabaron en aborto en los dos años posteriores al 2004, en comparación con la cifra del 10 por ciento registrada antes de la guerra (www.independent.co.uk, 14 de octubre de 2012).

Los soldados estadounidenses también han insultado gravemente la dignidad del pueblo afgano y han blasfemado contra su religión. AFP informó el 24 de septiembre de 2012 de que durante una operación de contrainsurgencia llevada a cabo en julio de 2011, cuatro marines de Estados Unidos urinaron sobre los cuerpos ensangrentados de varios milicianos talibanes. Uno de ellos se dirigió a uno de los muertos y dijo: "Que tengas un buen día, amigo". Un vídeo que capturaba esta escena circuló más tarde por internet (AFP, 24 de septiembre de 2012). En febrero de 2012, las tropas estadounidenses en la base aérea de Bagram provocaron indignación pública cuando incineraron una pila de materiales religiosos entre los que figuraban 500 copias del Corán, según una noticia publicada el 27 de agosto de 2012 en la página web del Washington Post (www.washingtonpost.com, 27 de agosto de 2012).

El ejército de Estados Unidos lleva mucho tiempo reteniendo ilegalmente a extranjeros en la cárcel de Guantánamo. En enero de 2012, la prisión todavía albergaba a 171 personas, según un artículo publicado el 17 de enero de 2012 en la página web de Watching America. A estos reclusos, brutalmente torturados, se les habían denegado los derechos reconocidos a los prisioneros de guerra en la Convención de Ginebra (www.watchingamerica.com, 17 de enero de 2012). Las autoridades estadounidenses han revelado que para obtener confesiones, algunos de los pocos prisioneros juzgados (sólo en tribunales militares) fueron sido sometidos a la tortura del ahogamiento fingido, más conocida como "waterboarding", en más de cien ocasiones o intimidados con armas semiautomáticas, taladros y amenazas de abusar sexualmente de sus madres, según un artículo publicado el 24 de junio de 2012 en el New York Times (www.nytimes.com, 24 de junio de 2012). Los medios reportaron que en septiembre de 2012, un ciudadano yemení de 32 años de edad llamado Adnan Farhan Abdul Latif murió en el campo de detención de Guantanamo Bay, convirtiéndose en la novena persona en fallecer bajo custodia en esas instalaciones. Latif llevaba allí detenido desde que se inaugurara el campo en enero de 2002, pese a que no se le había imputado ningún cargo (abcnews.go.com). El 13 de enero de 2012, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, criticó a Estados Unidos por no haber cerrado la cárcel de Guantánamo y no haber garantizado la asunción de responsabilidad por parte de aquellos que habían cometido graves violaciones - incluyendo torturas - entre sus muros (www.un.org, 23 de enero de 2012). Una personalidad estadounidense escribió en un artículo que las políticas antiterroristas del actual gobierno estadounidense "violan claramente al menos 10 de los 30 artículos de la declaración, entre ellos la prohibición del 'trato cruel, inhumano y degradante o el castigo'" (www.nytimes.com, 24 de junio de 2012).

Estados Unidos se niega a reconocer el "derecho al desarrollo", que es una preocupación común de la mayoría de los países. En septiembre de 2012, la 21ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (CDH) adoptó una resolución sobre el "derecho al desarrollo" (www.ohchr.org). Todos los miembros del CDH votaron a favor de la resolución excepto Estados Unidos, que optó por la abstención. La 67ª sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la 21ª resolución consecutiva en la que pedía el fin del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos a Cuba durante más de cinco décadas, con 188 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones. Uno de los tres votos en contra fue el de Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play