Pensamiento Crítico

En México, ningún candidato dice qué piensa hacer con EEUU

None | 28 Febrero 2006

Las candidatos rehúyen los temas claves

Por Lenox Samuels, Buró de México de The Dallas Morning News. Alfredo Corchado colaboró en este reporte.

Ciudad de México– Algo que todo mundo sabe en este país es que lo primero que el presidente piensa cuando se despierta es en México y lo segundo, en Estados Unidos. Y para cualquier candidato presidencial, una plataforma creíble sobre como llevar la relación con Estados Unidos es algo escencial.

Los tres principales candidatos a ocupar Los Pinos, de hecho, ya han dado a conocer su postura gracias a eventos coyunturales.

Felipe Calderón del Partido de Acción Nacional (PAN) criticó la propuesta de multar o cerrar el hotel Maria Isabel Sheraton de la Ciudad de México por desalojar a funcionarios cubanos, para cumplir con una orden del Departamento dele Tesoro.

Mientras, los colaboradores de Andrés Manuel López Obrador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y de Roberto Madrazo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) criticaron una propuesta de ley que autoriza la construcción del un muro en la frontera con México.

Pero a cuatro meses de la elección presidencial, ninguno de los tres candidatos ha hecho pública su posición respecto a asuntos vitales en la relación binacional como migración o el combate al crimen organizado en la frontera.

Según algunos analistas, los candidatos principalmente mantienen su discurso enfocado en programas sociales como vivienda, seguridad social y generación de empleo, pero se mantienen al margen de los complejos asuntos binacionales que frecuentemente generan controversia en ambos lados de la frontera y compromete posiciones politícas.

"Es un campo muy delicado", dijo Francisco Abundis, director asociado de la agencia de encuestas Parametría, de la Ciudad de Mexico. "La postura correcta sobre la barda fronteriza, desde el punto de vista de los mexicanos, es estar en contra. Pero eso seria enviar un mensaje no deseado al gobierno y al pueblo norteamericano, y eso no les conviene a los candidatos. Saben lo que es popular, pero a veces lo que es popular no es necesariamente bueno para la política, asi que mejor no dicen nada".

Los tres candidatos de los principales partidos centran sus campañas hacia el interior del país, algo que se justifica en parte por el grupo reducido de migrantes que optó por tomar ventaja de una nueva ley que permite a los mexicanos que residen en el exterior votar en la elección presidencial del 2 de julio.

El Instituto Federal Electoral recibió el empadronamiento de 56,749 mexicanos migrantes. Las estimaciones mencionaban hasta 5 millones. Pero tal parece que ni siquiera el creciente problema de la inseguridad, una preocupación compartida en ambos lados del Río Bravo, parece ser abordada en los discursos electorales.

Pero esto podría cambiar pronto, según recoge una reciente encuesta elaborada por Al Día, The Dallas Morning News y el periódico mexicano El Universal, que indica que la mayoría de los mexicanos considera al tráfico de drogas y la violencia de los cárteles entre los principales problemas del país. En esta encuesta realizada la segunda semana de febrero, el 93% de los encuestados dijo que el tráfico de drogas era un problema "serio" o "extremadamente serio".

"Va a llegar un momento que el narcotráfico se saldrá tanto de control, que entonces se convertirá en un problema mas grande aún", dijo Manuel Barberena C, presidente de la firma de investigacion social Pearson.

De hecho, hasta un 44% de los mexicanos encuestados ni siquiera identifica cuáles son las posiciones de los candidatos en temas sociales, dijo Kenneth Greene, catedrático de la Universidad de Texas en Austin, que ha realizado estudios en México. "Las preferencias sobre los temas y sus plataformas de campaña se cristalizan conforme avanza la campaña", dijo Greene.

Mientras tanto, los candidatos sólo se centran en temas relativos a la estabilidad económica y los programas sociales.

Según el encuestador Barberena, el año pasado se vendieron en México 1.2 millones de autos nuevos. "La mayoría de ellos se vendieron a crédito, por lo que (los consumidores) asumen que se mantendrá la estabilidad, al menos por los próximos tres años". Ante tal entorno, los candidatos se apegan a lo seguro en los doméstico, opinaron los analistas consultados.

"Los votantes por lo general ven quién les dará más beneficios", opina Ricardo de la Peña, presidente de la firma de encuestas ISA.

El estudio de Al Día, The Dallas Morning News y El Universal mostró que López Obrador sigue a la delantera en la intención del voto, al ser favorecido por el 39% de los votantes. Calderón va segundo con 34 y Madrazo es tercero con el 25% de las preferencias. "Va a ser una elección muy cerrada", dijo Barberena. "Podría ser incluso muy cerrado entre el segundo y el tercer lugar".

La encuesta que ISA realizó en febrero mostró que Calderón y López Obrador estaban empatados al frente de las preferencias con 30 puntos, mientras que Madrazo estaba abajo con 25. "Madrazo necesita que haya baja votación", dijo De la Peña. "Entre más gente no vote, mas se beneficia él". La campaña de Madrazo, sin embargo, parece estar cuesta arriba.

En la encuesta de Al Día, The Dallas Morning News y El Universal, un 42% de los encuestados dijeron que "nunca" votaría por Madrazo. Además, un 42% dijo que tenían una "muy mala" opinión del candidato del PRI, comparado con un 19% que tenía esa misma opinión de López Obrador y un 13 en el caso de Calderón.

Pero algunos mexicanos piensan que el hecho de haber gobernado al país por siete décadas, le da al PRI experiencia para orquestar un regreso a Los Pinos, dijo Daniel Lund, presidente de la firma de encuestas MUND Américas. "Mucha gente aún cree que el PRI tiene intacta su maquinaria política, pero el PRI esta fragmentado"

Al margen de los recientes números en las encuestas, muchos mexicanos desean que los candidatos también hablen sobre sus planes con Estados Unidos. Y no es para menos. La intensa relación binacional tiene cifras: 20 mil millones de dólares que México recibió el año pasado de sus ciudadanos que viven en EU.

Un 40% de los mexicanos dijo en la reciente encuesta de Al Día, The Dallas Morning News y El Universal que tiene familiares directos en EU. Por lo tanto, el tema migratorio es algo que los potenciales electores quieren escuchar en las campañas.