Pensamiento Crítico

EE.UU.: el Ku Klux Klan «más fuerte que nunca»

| Notimex | 01 Agosto 2014

Pese a que muchos pensaban que el temido grupo supremacista Ku Klux Klan (KKK) había desaparecido en Estados Unidos, la secta sigue más vigente que nunca como lo demuestra el reciente despido de dos policías en Florida por pertenecer al grupo.

La comunidad de Fruitland Park, un pequeño pueblo de cinco mil habitantes en el centro de Florida, al noroeste del turístico Orlando con su “Mundo Mágico”, aún no acaba de entender que dos de sus oficiales estaban involucrados con el grupo racista. El subjefe de la policía del pequeño poblado David Borst renunció y el agente George Hunnewell fue despedido.

El administrador de Fruitland Park, Gary La Venia, fue el encargado de dar a conocer la información hace dos semanas luego que una investigación periodística puso al descubierto los vínculos de los oficiales con el KKK.

En 2010 otro policía de esa localidad, James Elkins, renunció luego de que sus vínculos con el clan se hicieron públicos.

“Estamos sorprendidos por la noticia porque está uno entre gente que en lugar de cuidar a los ciudadanos lo friegan y entonces uno desconfia”, dijo a Notimex, José Pulido, quien labora en el restaurante “El Ranchito” de Lady Lake, comunidad aledaña a Fruitland Park.

El alcalde de Fruitland Park, Chris Bell, se declaró en shock con la noticia y dijo que había escuchado historias de mitines del KKK que ocurrieron dos años antes de que llegará al pueblo en la década de los 70, pero nunca había visto nada de eso de primera mano.

Mapa del racismo

En la actualidad Florida tiene uno de los más altos promedios de membresía de este tipo de organizaciones de odio con grupos en Miami y Pensacola.

Con 58 grupos, Florida está detrás de California, de acuerdo con el Centro Legal para la Pobreza Sureña (SPLC, por sus siglas en inglés), que investiga al KKK y organizaciones supremacistas a través del país y que según estimaciones existen a nivel nacional unos cinco mil u ocho mil integrantes de varias organizaciones afiliadas.

Sin embargo, hay un número mucho mayor de personas que son miembros de otro tipo de organizaciones supremacistas blancas. Se estima que en Estados Unidos existen mil diferentes organizaciones supremacistas que promueven el odio a los afroamericanos, latinos, judíos, asiáticos-americanos y a los pueblos de inmigrantes en general.

“Es importante entender que el racismo es una parte integral de la cultura estadounidense”, senaló a Notimex Paul Ortiz, profesor de historia de la Universidad de Florida. “Nuestro estereotipo del racista es alguien que es ignorante y no tiene mucha educación, pero por desgracia los racistas más peligrosos son aquellos que tienen un título universitario”, añadió.

El KKK fue una vez una fuerza importante en Estados Unidos, con una membresía de cerca de cuatro millones de personas que incluía regularmente alcaldes, jefes de policía y otros ciudadanos importantes.

Han pasado décadas desde que el movimiento mantuvo ese tipo de influencia dominante, pero acontecimientos como el de Fruitland Park y el de la masacre de la comunidad judía en Overland Park, Kansas City, en marzo pasado ha servido como recordatorio de que la más conocida organización supremacista sigue vigente.

La víspera, residentes de varios vecindarios de Atlanta encontraron en sus parabrisas propaganda invitándolos a unirse al KKK. “Salva a la tierra, únete al Klan”, decía el anuncio, según dijo Miles Keenlyside, residente de Altanta en un reporte del canal 2 WSBTV de esa ciudad.

24 de octubre de 2012: Menos de 24 horas después de la conferencia de prensa donde se anunció que una afroamericana había sido incendiada por el Ku Klux Kla en lo que aparentaba ser un crimen de odio, la policía desmintió los hechos y dijo que todo apunta a que la mujer se auto-provocó el fuego. La joven, identificada como Sharmeka Moffitt, de 20 años de edad, tiene quemaduras graves y le había dicho a la policía que tres hombres del Ku Klux Klan en la localidad de Winnsboro, Lousiana, le habían prendido fuego a la vez que pintaron en su vehículo las iniciales 'KKK'.

Según la Policía, el laboratorio de crimen del Estado analizó la evidencia encontrada en la escena, incluyendo un encendedor de cigarrillos, combustible para encendedores, así como el capó del coche que tenía una sustancia pastosa que se extendió a través de la muchacha. También identificó las huellas dactilares en la escena y una muestra de ADN femenino, según el capitán del Estado de Louisiana, Doug Cain.

"Con esta evidencia, los investigadores fueron capaces de determinar que la mujer estaba sola en el parque e inventó la historia", dijo la policía.

Antes de que las autoridades confirmaran la nueva información, el alcalde de Winnsboro, Jackie Johnson, no quiso aventurar sobre si realmente se trataba de un ataque discriminatorio. "No debemos sacar conclusiones apresuradas. No estoy totalmente convencido de que se trate de una agresión racista. Debemos mantenernos al margen de la investigación hasta que la policía encuentre a los responsables", dijo el alcalde, según thenewsstar.com.

Mientras, la Policía –respaldada principalmente por el FBI– no había calificado la agresión como un delito racista hasta ese momento. Los investigadores, que no disponen aún de pistas o testigos, tampoco determinaron si se trataba de una agresión arbitraria o si la víctima había sido elegida con premeditación.

Pero lamentablemente en Estados Unidos sí ha habido ataques racistas en el pasado. El ataque al templo Sikh en Wisconsin que dejó siete muertos, incluido el atacante, un supremacista blanco, sacó a la superficie una triste realidad. Los grupos de odio están creciendo en Estados Unidos, motivados en parte por la crisis económica que les hace perder el rumbo y en su desesperación, buscan medidas extremas para ventilar su odio.

Hace unos meses, Wade Michael Page, un ex sargento del Ejército y miembro de una banda punk de corte neonazi, irrumpió en un templo Sikh en Oak Creek, un suburbio de Milwaukee y comenzó a disparar contra los fieles que estaban por iniciar el servicio dominical. Cinco hombres y una mujer cayeron abatidos y cuatro fueron heridos por los balazos de Page, quien fue muerto por un agente de policía que llegó al lugar tras la llamada de emergencia.

 

Page era un blanco supremacista que promovía el odio hacia los árabes, los latinos y los afroamericanos. Su ex empleador -Page era un soldador- dijo que un día, no hace mucho tiempo, vio una solicitud de membresía para ingresar al Ku Klux Klan por parte de Page. En su banda punk, interpretaba canciones con letras cargadas de odio a todo lo que no era anglosajón.

La comunidad Sikh en Oak Creek –y todo el país– fue sacudida por la matanza. Se estima que existen unos 250,000 sikhs en EEUU, una religión que data desde hace más de cinco siglos, nacida en India. Los hombres usan barbas sin recortar y turbantes, por lo que muchas veces son discriminados ya que la gente piensa que son Talibanes o miembros de otras organizaciones terroristas, tal como le dijo un miembro de un templo Sikh en Fort Lauderdale.

En otro caso, una banda perteneciente al grupo 'American Front' (AF) fue detenida por las autoridades de la Florida acusada de planear ataques contra minorías, organismos públicos y centros de atracciones turísticas. AF es una conocida organización de 'terrorismo doméstico' de estilo militar, con vínculos a otras entidades similares de odio, supremacía blanca y antinmigrantes, que opera en la Florida y otros lugares del país. El grupo inició operaciones en 1987 en San Francisco, California, y fue fundado por Bob Heick.

Se estima que existen unos 1,000 grupos de odio activos en el país, de acuerdo al Southern Law Poverty Center en Alabama, la organización que monitorea a estas células desde hace tiempo. Esta organización tenía conocimiento de Page y lo estaba monitoreando desde hace al menos dos años.

A continuación, un repaso a los hechos de odio más recientes, dónde operan estos grupos y quiénes son sus miembros.

1. Hablar de racismo nos lleva al Ku Klux Klan, el más notorio de los grupos extremistas que predica la supremacía de la raza blanca en detrimento del resto. Surgió alrededor de 1860 como un grupo que advocaba la separación de la raza blanca. Usaban mantos blancos para cubrir su cuerpo y su cabeza con conos del mismo color para resguardar su identidad.

Unos años después, el KKK desapareció para resurgir en 1920 con las mismas creencias y tácticas intimidatorias, especialmente contra los afroamericanos, los inmigrantes y los comunistas. Para este entonces, comenzaron a incluir en sus actividades la quema de crucifijos. Tras un breve interludio, el KKK resurgió con más fuerza para contrarrestar al movimiento de los Derechos Civiles, encabezado por el reverendo Martin Luther King Jr. en los años sesentas.

Fueron años durísimos ya que el Klan actuaba en cierta manera, amparado en las leyes segregacionistas conocidas como 'Jim Crow', y que prohibían, entre otras cosas, que los negros viajaran en el mismo sector del autbobús que los blancos. Eran los años de los baños para afroamericanos y para anglos.

Hoy, el Ku Klux Klan opera en casi todos los estados aunque su número no es alto. Se estima que sus fuerzas giran alrededor de los 10,000 miembros. Su mensaje actual es contra los latinos, la principal minoría en estados Unidos, por lo que han tomado un fuerte mensaje antiinmigrante para mantener 'la pureza' de la raza blanca.

Según el Southern Poverty Law Center con sede en Alabama, el Ku Klux Klan tiene grupos activos en Florida, Alabama, Illinois, Ohio, Michigan y Lousiana, aunque las distintas filiales no mantienen contacto entre sí.

2. Otro de los grupos que opera en todo el país de similar manera al Ku Klux Klan, es el Movimiento Norteamericano Nacional Socialista, más conocido como Neo Nazi. Los grupos Neo Nazis operan, casi siempre, fuera del radar del resto y exteriorizan sus opiniones y reclutan a nuevos miembros por medio de sitios web. Sus ataques están dirigidos a los judíos, afroamericanos, gays, inmigrantes, comunistas, los árabes y a algunos grupos religiosos. También predican la supremacía de la raza para preservar la 'pureza' de la especie, tal como quería su fundador, Adolf Hitler. Y están radicados en varios estados, como New York, Illinois y Alabama, entre otros.

Los neo nazis se han sumado al movimiento antiinmigrante que resurgió con fuerza tras la aprobación de la ley SB1070 en Arizona que criminaliza la estadía indocumentada y autoriza a la policía a pedir documentos de inmigración a aquellas personas de las que se sospecha que están aquí sin papeles.

Su accionar está amparado por la Primera Enmienda de la Constitución que garantiza el derecho a la libre expresión, especialmente tras un fallo a su favor en un caso contra la municipalidad de Skokie, Illinois, a raíz de una marcha por las calles de esa ciudad en las afueras de Chicago.

3. Uno de los grupos de odio más recientes es el de los vigilantes de la frontera, conocidos como 'Minutemen', quienes a toda costa quieren frenar el flujo de inmigrantes indocumentados a través de la porosa frontera con México.

Motivados por un fuerte sentimiento antiinmigrante, sus miembros han conformado una especie de milicia que vigila a toda hora las casi dos mil millas de frontera entre Estados Unidos y México. En muchos casos, reportan la detección de gente cruzando la frontera a los agentes de la Patrulla Fronteriza, con quienes se mantienen en contacto por medio de radios. Han habido casos en que 'minutemen' han estado implicados en tiroteos.

4. Otros grupos movilizados por el odio y el temor a lo 'diferente', son las milicias civiles que entrenan los fines de semana en varios condados de Michigan, Indiana y Ohio. Son gente extremista que por lo general acciona contra el gobierno, al que culpan de todos los males actuales.

A estos grupos se suman aquellos que no pertenecen a un grupo en especial, pero que motivados por el odio, planean y ejecutan ataques contra sedes del gobierno, como Timothy McVeigh, quien fue el responsable del ataque contra la sede federal en Oklahoma City el 19 de abril de 1995 que dejó más de 168 muertos. Años después fue ejecutado.