Pensamiento Crítico

Otro sospechoso accidente aéreo en América Latina

Por Wayne Madsen | Fundación para la Cultura Estratégica | 20 Agosto 2014

Las elecciones en Brasil, programadas para octubre, eran vistas prácticamente como pan comido para la actual presidenta Dilma Rousseff - hasta que un accidente aéreo mató a su más bien deslucido oponente, el economista y ex gobernador de Pernambuco, Eduardo Campos. El 13 de agosto se reportaba que el avión que transportaba a campos, un candidato presidencial de centro en el Brasil, amigo de los empresarios, que estaba en tercer lugar detrás del candidato más conservador del Partido Social Demócrata, Aecio Neves, un economista y campeón de la austeridad, se estrelló en un área residencial de Santos, en el estado de Sao Paulo, en Brasil. Campos era el candidato del ex-izquierdista, y ahora «pro-empresarial», Partido Socialista Brasileño. Como en el caso de los partidos laboristas de Gran Bretaña, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y de los Demócratas en los Estados Unidos, los intereses corporativos sionistas infiltraron al Partido Socialista Brasileño y en gran medida lo transformaron en un partido de la «tercera vía», pro-empresarial, a la vez que mantuvo el uso fraudulento de la designación de «socialista».

Está claro que desde las revelaciones sobre el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense de los teléfonos y correos electrónicos de la actual presidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, y sus ministros, de la respuesta de la propio Rousseff al cancelar una visita de Estado a Washington, y de la recepción por parte de Brasil del presidente ruso Vladimir Putin y de otros líderes del bloque económico BRICS en una cumbre reciente en Fortaleza, los Estados Unidos han estado tratando de desestabilizar a Brasil. El Departamento de Estado y la CIA han estado buscando flancos débiles en el Brasil de Rousseff para crear las mismas condiciones de inestabilidad que han fomentado en otros países de América Latina, incluyendo a Venezuela, Ecuador, Argentina (a través de un default financiero diseñado por el capitalista sionista de fondos buitres Paul Singer), y Bolivia. Sin embargo, Rousseff, que se ha confrontado con Washington al anunciar, junto con otros líderes del BRICS en Fortaleza, el establecimiento de un Banco de Desarrollo del BRICS para competir con el Banco Mundial, contrlado por los EE.UU. y la Unión Europea, parecía imbatible de cara a la reelección. Ciertamente, ese era el caso hasta el 13 de agosto, cuando Campos y cuatro de sus asesores, junto con el piloto y el co-piloto, perecieron al estrellarse la avioneta Cessna 560XL.
El desastre hizo que a la cabeza del Partido Socialista avanzara la compañera de fórmula de Campos en la carrera presidencial, la candidata a la vice-presidencia Marina Silva. En el año 2010, Silva recibió un sorprendente 20 por ciento de los votos para como candidata a la presidencia por el Partido Verde. Este año, en vez de correr como candidata por el Partido Verde, Silva optó por unirse al bando pro-empresarial de Campos. Silva ahora es vista como la mejor chance para el Partido Socialista de derrotar a Rousseff en las elecciones de octubre. Silva, una cristiana evangélica en un país predominantemente católico, también es vista como cercana a la infraestructura global de una «sociedad civil» de grupos de «oposición controlada» financiados por el maestro manipulador de los fondos de alto riesgo, George Soros. Como dirigente de los esfuerzos para proteger la selva húmeda, Silva ha sido alabada por grupos ambientalistas financiados por el Instituto para la Sociedad Abierta de Soros. La retórica de campaña de Silva está repleta de muchas de frases clave de Soros como «sociedad sostenible», «sociedad del conocimiento» y «diversidad».

Silva desfiló con la delegación de Brasil durante la inauguración de las Olimpíadas de 2012 en Londres. El ministro brasileño de deportes, Aldo Rebelo, dijo que la participación de Silva en las Olimpíadas fue aprobada por la familia real británica y que ella «siempre ha tenido buenas relaciones con la aristocracia europea».

Silva también es más moderada que Rousseff en cuanto a las políticas de Israel hacia Palestina. Como cristiana de las Asambleas Pentecostales de Dios, Silva es miembro de una denominación que otorga una membresía de hecho al movimiento mundial de «Cristianos Sionistas», que son tan ávidamente pro-israelíes como organizaciones sionistas como B'nai B'rith y el Congreso Mundial Judío.

Las Asambleas de Dios creen lo siguiente sobre Israel:

«Según las escrituras, Israel tiene un papel importante que jugar en el Fin de los Tiempos. Por siglos los estudiosos de la Biblia han reflexionado sobre la profesía de un Israel restaurado. 'Esto es lo que el Señor Soberano dice: Apartaré a los israelitas de las naciones a las que han ido. Los juntaré de todas partes y los traeré de vuelta a su propia tierra.' Cuando la moderna nación de Israel fue fundada en 1948, y los judíos comenzaron a regresar de todas partes del mundo, los estudiosos de la Biblia sabía que era obra de Dios, y que muy probablemente estábamos viviendo los últimos días».

En 1996, Silva recibió el Premio Goldman del Medio Ambiente, que fue establecido por el fundador de la Comañía Goldman de Seguros, Richard Goldman y su esposa, Rhoda Goldman, una heredera de la fortuna de la empresa de ropas Levi Strauss. En 2010, Silva fue nombrada por la revista Foreign Policy, editada por David Rothkopf, un ex-director ejecutivo de Kissinger Associates, para pertenecer a su lista de «principales pensadores globales».

Los detalles completos de la causa de la caída del avión de Campos posiblemente nunca se conozcan. Asistiendo en la investigación del hecho están la Comisión Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés) y la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos. Los investigadores de la NTSB y la FAA con toda seguridad estarán siendo interrogados, antes y después de su participación, por oficiales de la CIA estacionados en Brasilia, ansiosos de que la conclusión estampada en el informe final sea la de «trágico accidente».

La CIA se las ha arreglado para tapar las huellas de su involucramiento en otras caídas de aviones en América Latina. El 31 de julio de 1981, el presidente panameño Omar Torrijos resultó muerto cuando su avión de la Fuerza Aérea Panameña se estrelló cerca de Penonomé, en Panamá. Después de la invasión de Panamá por el presidente George H. W. Bush en 1989, los documentos de la investigación de la tragedia en manos del gobierno del general Manuel Noriega fueron, según informes, decomisados por el personal militar estadounidense y desaparecieron.

Dos meses antes de que Torrijos fuera asesinado, el presidente de Ecuador, Jaime Roldós, un líder populista que se le paraba a los Estados Unidos, murió cuando su avión Super King, operado como aeronave de protocolo por la Fuerza Aérea Ecuatoriana, se estrelló en la montaña de Huairapungo, en la provincia de Loja. El avión también transportaba a la primera dama del Ecuador, al ministro de defensa y a su esposa. Todos resultaron muertos. El avión no tenía la Grabadora de Datos a Bordo, también conocida como «caja negra». La policía de Zurich, Suiza, condujo su propia investigación que descubrió que la investigación oficial del gobierno ecuatoriano tenía serios problemas. Por ejemplo, el gobierno ecuatoriano omitió mencionar que los motores del avión quedaron fuera de función antes de que la aeronave se estrellase contra la ladera de la montaña.

Como en el caso del avión de Roldós, la Cessna de Campos no tenía una grabadora de datos de vuelo. Es más, la Fuerza Aérea Brasileña anunció que dos horas de audio de la grabadora de voz a bordo de la Cessna de Campos no reflejan las conversaciones entre el piloto, el co-piloto y la torre de control el 13 de agosto. La grabadora de voz a bordo de la siniestrada avioneta Cessna 560XL fue fabricada por la empresa L-3 Communications Inc, de Nueva York. L-3 es uno de los principales contratistas de inteligencia de los EE.UU., que provee a la Agencia Nacional de Seguridad de muchos de sus equipos de escucha submarinos a través de un acuerdo con su subsidiaria, Global Crossing.

Aunque el ex-candidato presidencial Campos no era ningún enemigo de los Estados Unidos, su sospechosa muerte unos pocos meses antes de las elecciones y su reemplazo con una mimada de la infraestructura de George Soros ahora plantea una amenaza electoral para Rousseff, que definitivamente es considerada como un enemigo por Washington. Los EE.UU. y Soros deben haber examinado diferentes formas de penetrar y perturbar las naciones del BRICS. El intento de Soros/CIA de promover al miembro del Buró Político chino, Bo Xilai, colapsó cuando aquel y su esposa fueron arrestados y puestos en prisión por corrupción. Con Rusia y Sudáfrica fuera del alcance para cualquier intriga de ese tipo, India y Brasil son el foco para el trabajo de perturbación del BRICS. Aunque el gobierno de derecha de Narendra Modi en la India es nuevo, los indicios tempranos de desestabilización del BRICS son prometedores. Por ejemplo, el ministro de Relaciones Exteriores de la India, Sushma Swaraj, como un aliado vocal y comprometido de Israel. Brasil bajo la presidencia de Rousseff es visto por la CIA y Soros como la mejor oportunidad de insertar a uno de los suyos, en este caso, a Marina Silva, en la dirigencia de una nación BRICS con el fin de llevar a cabo un ataque de «Caballo de Troya» contra este bloque cada vez más importante.

La caída del avión que le costó la vida a Eduardo Campos aydó a hacer avanzar a un operativo financiado por George Soros más cerca del palacio presidencial de Alvorada, en Brasilia.

(Traducido por Radio La Primerísima)