Pensamiento Crítico

Cinco tareas para preservar la rebelión en el mundo

| ABI | 29 Agosto 2014

El vicepresidente (de Bolivia) Álvaro García Linera destacó el jueves en La Paz las conquistas de la revolución antiimperialista y enumeró cinco tareas que se deben cumplir para preservar la revolución anticapitalista.

En un encendido discurso de inauguración del XX Foro de Sao Paulo afirmó que es necesario profundizar los procesos revolucionarios en todos los continentes.

"Quiero mencionar cinco conquistas y cinco tareas para preservar, para profundizar los procesos revolucionarios, no solamente en el continente americano, sino en Europa, Asia, África, en general en el mundo", respaldó.

El segundo del Ejecutivo boliviano resaltó como el primer logro de la lucha antiimperialista "la insurgencia latinoamericana", es decir, utilizar a la democracia como método revolucionario.

A su juicio, la segunda conquista de la revolución antiimperialista, que se inició hace más de 15 años, "es la concepción de la gobernabilidad y de la legitimidad a partir de un contenido dual", porque consideró que las sociedades y los gobiernos revolucionarios latinoamericanos han concebido su estabilidad y su gobernabilidad revolucionaria.

A reglón seguido dijo que el tercer logro de la lucha antiimperialista, es "el desmontamiento del neoliberalismo", que significa la recuperación de empresas estratégicas; la ampliación de los bienes comunes; la continua redistribución de la riqueza; además de la reconstitución y ampliación de los derechos laborales.

García Linera puntualizó que la cuarta conquista de la revolución socialista "es la construcción dificultosa, pero ascendente, de un nuevo cuerpo de ideas, de un nuevo sentido común movilizador" que, desde su perspectiva, consiste en la pluralidad de identidades; el surgimiento de la identidad indígena campesina; el antiimperialismo y el anticapitalismo entendido como un rechazo y resistencia a las estructuras de dominación de otros países respecto a las decisiones de cada nación.

"El quinto logro es un renovado internacionalismo y expectativa de integración regional", remarcó.

En esa línea, planteó cinco tareas para "preservar" la revolución antiimperialista y los logros obtenidos hasta ahora: la primera, "defender y ampliar los logros obtenidos hasta hoy", porque afirmó  que no se debe permitir que se genere un retroceso en el proceso antiimperialista.

Dijo que la segunda tarea la tienen que  cumplir los actuales actores revolucionarios, para "ampliar los logros económicos y estabilizar el modelo de desarrollo hasta aquí conquistado", lo que tiene que garantizar el crecimiento económico, especialmente de los más débiles y los abandonados.

"La tercera tarea que tenemos los revolucionarios, es reforzar las tendencias comunitarias y socialistas de la experiencia cotidiana", complementó.

El Vicepresidente boliviano explicó que la cuarta tarea que tienen los partidos y gobiernos revolucionarios y progresistas de Latinoamérica, es "tener la capacidad de remontar las tensiones que emergen de un tipo de revolución de procesos democráticos".

Concluyó que la quinta tarea que tienen los líderes revolucionarios para preservar y profundizar la revolución "es avanzar en procesos de integración técnica productiva", porque explicó que si bien existe una colaboración ideológica, política y organizativa, existen también falencias en la integración económica que, aseguró,  es la base material de cualquier integración.

"Este es el reto, pasar de la integración ideológica y política a procesos de integración material, económica y tecnológica. Ningún país va a salir solo adelante, o salimos todos o no sale nadie", sustentó.