Pensamiento Crítico

Guerra No Convencional, ¿de forma proactiva?

Por José Ramón Rodríguez Ruiz | Cubadefensa.cu | 30 Abril 2015

A principios de marzo, el Comando de Operaciones Especiales del Ejército de EE.UU. publicó su documento más reciente vinculado a la Guerra No Convencional (GNC). Se trata del “Libro Blanco sobre el Apoyo de las Fuerzas Especiales a la Guerra Política”.¹

La Guerra Política y la GNC poseen una estrecha relación y una larga historia en el accionar de sucesivos gobiernos de EE.UU. Se trata de una estrategia que “integra de forma cercana iniciativas políticas, económicas, informacionales y militares de manera dirigida y en colaboración con aliados internacionales”. Incluye “actividades de asistencia de seguridad, formas novedosas de GNC y actividades de información e influencia”.²

La Guerra Política es otra carta de la baraja de EE.UU., para el empleo de su poderío nacional en función de sus intereses estratégicos, sin la necesidad del empleo masivo de sus Fuerzas Armadas.

En el contenido del referido documento, varios acápites se dedican a la GNC o sus elementos constitutivos, pero uno llamó de inmediato nuestra atención, por ser la primera ocasión en que nos “topamos” con él. Se trata de lo denominado “GNC de forma proactiva” y al que hacen referencia separado de la “Guerra No Convencional tradicional”.

Plantean que no se trata de una revisión o evolución de la anterior, sino una “aproximación que aboga por el uso de las actividades de GNC para ‛prevenir fuegos’ mediante pequeñas huellas y aplicación escalonada de campañas de fuerza, en interés de desarrollar una influencia persistente entre potenciales” áreas objetivo. Contiene “una profunda comprensión de los individuos significativos, grupos y poblaciones en el dominio humano del área operacional potencial”; y “crear confianza con probables socios no convencionales en la región antes que los líderes de EE.UU. se vean forzados a reaccionar a las crisis”.³

La llamada forma proactiva es entonces una extensión, aunque con bajos costos, “del uso de las fuerzas especiales y todos los demás recursos del gobierno en una región donde la GNC puede devenir deseable o apropiada mientras la situación evoluciona”. Esa “evolución” puede ocurrir mientras se establecen relaciones con “grupos de disidentes políticos”. Si “el trabajo de campo ha sido bien desarrollado con antelación, la habilidad de asistir grupos desafectos puede influir en el cálculo de los costos en países que actúen contra los intereses de EE.UU”.⁴

¿Les resulta familiar lo anterior?

Resulta que esta forma “proactiva” es considerada una variante de “lenta cocción”, cuya influencia coercitiva es más ligera o “light” según las propias palabras de sus creadores. Es también un elemento facilitador para la aplicación de métodos más agresivos de GNC reduciendo las posibilidades de “iniciar en frío” una campaña en medio de una situación de crisis.

La forma “proactiva” busca lograr los objetivos de la etapa de Preparación del Ambiente, teniendo muy presentes los elementos doctrinales de las primeras tres etapas de una campaña de GNC (Preparación, Contacto Inicial e Infiltración) y elementos de la cuarta etapa (Organización), permitiendo a EE.UU. ganar y mantener la capacidad de entrada a áreas de interés, estableciendo relaciones de confianza con individuos importantes, grupos y desarrollando aliados, así como asegurando el “acceso moral y cognitivo” en la región. Este tipo de “acceso” requiere la comprensión de los elementos físicos, humanos y del enemigo y garantiza la legitimidad y la credibilidad necesarias para formar alianzas con aquellos que pudieran actuar contra los elementos adversarios del estado y la sociedad.

En resumen, aunque aseguran que no se trata de una evolución, en efecto parece tratarse exactamente de eso. La incorporación de las experiencias derivadas de los conflictos recientes, donde la necesidad de reforzar la preparación de condiciones, en especial las de factibilidad y conveniencia, han sido cruciales para el éxito de las campañas no convencionales.

La llamada “proactiva” no es otro tipo de Guerra No Convencional, ni siquiera pudiéramos considerarla una variante, sino el perfeccionamiento de un método; los ajustes de una mecánica sustentada por una estrategia nacional que busca prevenir el uso masivo de la fuerza y derrocar gobiernos con “huellas ligeras”, utilizando veneno en vez de espadas. A los efectos de analizar la aplicación de la GNC contra Cuba, resulta oportuno seguir estudiando esta forma “proactiva”. A tal esfuerzo están dedicadas nuestras energías.

Referencias.

1, 2, 3, 4. https://db.tt/wsGXrO4S