Pensamiento Crítico

El Salvador. Razón de la migración: ¿Economía o inseguridad?

Por Ileana Corado | Resumen Latinoamericano. | 25 Agosto 2016

El 88.8% del total de migrantes salvadoreños están entre las edades de 18 y 65 años.
La búsqueda de mejores condiciones de vida  e ingresos económicos son los principales motivos por los que salvadoreños deciden abandonar el país y emigrar hacia los Estados Unidos.  Actualmente la migración es mayor que el crecimiento demográfico, es decir, que nacen menos salvadoreños de los que emigran.
Los datos fueron revelados  este miércoles por René Maldonado, coordinador del Programa de Remesas e Inclusión Financiera del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA).
Según muchos estudios  el principal motivo de abandono del país era la falta de trabajo, sin embargo, en los casos de El Salvador y Costa Rica según una reciente encuesta, el 45% de la gente que emigró tenía trabajo y tomó la decisión buscando mejorar sus condiciones de vida e ingresos.
“Si pueden ganar allá $21 mil al año comparados con los $4,502 que se gana acá es un impulso grande para abandonar la familia. Las  condiciones del trabajo son las principales determinantes”, explica Maldonado.
En cuanto al comportamiento de los ingresos que aporta está población,  nueve de cada diez remesas que recibe El Salvador vienen de Estados Unidos y desde 2010 –tras la crisis económica- el ritmo de crecimiento de las remesas alcanza el 4% anual.
“Los migrantes salvadoreños lograron sortear la crisis y mantenerse mientras se superaba el proceso.  A nivel de Centroamérica y el Caribe,  El salvador es el tercer país en importancia en torno a la recepción  las remesas. Honduras y Haití llevan la delantera”, indican los resultados.
Ingresos sobrepasan PIB nacional
Según una encuesta realizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y el CEMLA, los ingresos económicos de los migrantes salvadoreños en Estados Unidos, superan el Producto Interno Bruto (PIB) de El Salvador.
El ingreso per cápita -remuneraciones promedio obtenidas-  de migrantes en el país norteamericano es 4,8 veces mayor al ingreso per cápita promedio en El Salvador.

Por otro lado, el ingreso anual que perciben los salvadoreños está entre $23 y $36 mil al año y la mayoría se desempeña en la construcción, restaurantes y servicios de limpieza. El estudio también deja entrever las brechas de género, pues los hombres ganan 24% más que las mujeres, lo que podría radicar en que ellas laboran en rubros con paga más baja.
La población salvadoreña  en Estados Unidos representa 34%y nueve de cada diez emigrantes salvadoreños residen en Estados Unidos y hombres son 51% y 48% mujeres.
¿La inseguridad no preocupa?
Aunque la encuesta no abordó el tema de inseguridad como motivación para desplazarse y la población entrevistada emigró hace 30 y 20 años, en  2014 se conoció un estudio del Diálogo Interamericano que  revela  que La violencia es el principal factor que contribuye a la migración irregular de ciudadanos de El Salvador, Honduras y Guatemala a Estados Unidos.
El informe fue realizado a partir de datos de 900 municipios de los tres países y entrevistas con personas y comunidades afectadas.
Según los resultados obtenidos por la organización, con sede en Washington D. C., la mayoría de los migrantes ilegales provienen de municipios con los más altos índices de violencia –medida a partir de número de homicidios– y con mayor cantidad de población.
La investigación determinó que aquellos municipios donde más emigración hay, basándose en la cantidad de remesas que reciben, son aquellos poblados con mayores niveles de homicidios.
“La violencia se está transformando en un instrumento de expulsión de población y está desplazando a factores tradicionales como la reunificación familiar”, dijo el exviceministro de salvadoreños en el Exterior, Juan José García, en entrevista anterior  al referirse al fenómeno de la migración que forma parte del día a día en El Salvador y Centroamérica.
Análisis recientes indican que las personas no se están yendo del país porque no tengan empleo, sino porque les están amenazando, extorsionando muchos incluso  deciden irse al agotar el desplazamiento interno.
Según el economista René Maldonado,  mejorando las condiciones del empleo  y la productividad se podría reducir los niveles de desplazamiento hacía otros países que actualmente nos catapultan como uno de los países exportadores de migrante.