Pensamiento Crítico

Venezuela: Dialógo incierto

Por Eleazar Díaz Rangel | Últimas Noticias | 31 Octubre 2016

Había escrito este comentario sobre la negativa de la oposición a participar en la reunión que debía celebrarse en Margarita con delegaciones de Gobierno y oposición ante la negativa de la MUD de asistir, pero inesperada e inexplicablemente, modifica su decisión y anuncia que sí estarán.

Tratándose de un hecho de alta significación política, con tantas partes interesadas como el Vaticano, tres ex presidentes, Unasur, la Unión Europea, y los venezolanos, incluidos sus partidarios, uno no entiende cómo la dirigencia de un grupo de partidos puede ser tan vacilante y tan cambiante para examinar su posición y decidir finalmente qué hacer. Me dirán que revela las contradicciones y divergencias entre ellos, pero también, seguramente, la menor o mayor influencia que factores externos a esas agrupaciones ejercen en sus decisiones.

El caso es que hoy (domingo 30) se instalará la primera reunión del diálogo hace tanto tiempo buscado. Honestamente, las expectativas positivas que tenía han desaparecido. Sospecho que las partes no van con real voluntad de hacer concesiones para alcanzar un mínimo de entendimiento y poder continuarlo. Y si una de las partes, como sería el Gobierno que tanto ha insistido en la promoción del diálogo, lleva hoy a Margarita esa voluntad, me temo que la otra no participa con igual disposición y, seguramente, sus propuestas serán inviables (como esas de convocar a elecciones generales adelantadas), para hacer fracasar esa reunión.

No debe sorprendernos, toda vez que la MUD asiste forzada por las circunstancias, no plenamente conocidas. Los hechos ocurridos recientemente, el estruendoso fracaso del paro del viernes, las amenazas opositoras de persistir en la violencia hasta el jueves 3, no muestran otra cosa que una línea que no es la de conversaciones, la de negociar, dialogar para encontrar soluciones, aportadas por ambas partes, que permitan algunos acuerdos. La posición de la MUD es tan intransigente que ni siquiera acepta que este encuentro de hoy pueda llamarse diálogo.

Habrá que confiar y tener todas las esperanzas en que el Espíritu Santo, que tan bien representado estará hoy con el enviado del papa Francisco en las tierras de la milagrosa Virgen del Valle, ayuden a juntar tan separadas posiciones. ¿Por qué no acercarlas en torno a los procesos de recolecta de firmas para el referendo revocatorio, por ejemplo? ¿O de los llamados presos políticos?

Sería una burla a un país que quiere paz, esperanzado en encontrarla en esa reunión, que se levantaran sin algunos acuerdos. Por eso es tan importante ese diálogo en Margarita, porque es la vía pacífica, civilizada, negociada, de llegar a entendimientos, con los que la gran ganadora será Venezuela.

Además

-Otra vez fallaron los pronósticos sobre el abastecimiento de cuatro productos alimenticios de primera necesidad en el fenecido mes de octubre… Los anaqueles siguen sin aceite, azúcar, pasta y harina precocidaristobulo-isturiz1-1140a. Creo que sigue siendo el principal problema de nuestra economía, al menos el que más siente la gente cada día.

-No fue el Tribunal Supremo de Justicia el que decidió sobre la nacionalidad venezolana de Nicolás Maduro, sino los organismos respectivos y autorizados de Colombia, que después de las averiguaciones correspondientes llegaron a esa conclusión y lo participaron a nuestro TSJ.

-¿Ustedes leyeron la declaración de la MUD afirmando que el paro había sido un éxito? ¿Y sabían que lo estuvieron discutiendo hasta las 7 pm del viernes, y que no se ponían de acuerdo sobre qué decir? ¿La verdad? ¿Reconocer el fracaso? Conscientes como estaban de que había sido un fracaso, pues en el mejor de los casos, en Caracas o en el interior, la consigna de paro la atendió 10% de los empresarios y trabajadores. Muy pocos se quedaron en sus casas, la inmensa mayoría se movilizó como todos los días. Por supuesto, al final se impuso la opinión de quienes sostuvieron que no se podía reconocer el fracaso. Aunque no salió ninguno de sus dirigentes a defender ante los medios esa opinión. Habrían quedado en ridículo.