Pensamiento Crítico

La anexión de Palestina podría estar más cerca de lo que se piensa

Por Michael Schaeffer Omer-Man | Rebelión / 972mag | 06 Enero 2017

Una tormenta total en la política doméstica israelí combinada con el cambio de guardia en Washington podría crear una oportunidad para que los que abogan por la anexión puedan finalmente hacer su movimiento

 

Un hombre camina a lo largo del muro de separación de Israel que serpentea a través de la ciudad palestina de Belén, 15 de agosto de 2015. (Miqueas Bond / Flash90)

El ministro de alto rango del gobierno israelí Naftali Bennett anunció el domingo que va a introducir una legislación efectiva para anexar el tercer mayor asentamientos de Israel en Cisjordania, Maale Adumim, a finales de enero. Es casi seguro que cuando Bennett dice "a finales de enero", significa que después del 21 de enero, cuando asume Donald Trump.

El deseo de Bennett de anexionar de forma paulatina partes de Cisjordania no es nuevo ni secreto. El presidente del partido Hogar Judío se presentó con una plataforma de anexión desde que se postuló para el cargo en 2013 y en todas las elecciones desde entonces. A través de vídeos cortos y fragmentos de sonido agresivos, el ministro de Educación israelí ha intentado cambiar el discurso público, en Israel y en todo el mundo, hacia sus objetivos anexionistas.

Bennett también ha sido claro acerca de que él no espera anexar Cisjordania de un solo golpe. "Es un proceso", explicó Bennett en el Instituto Brookings hace dos años. "No estoy sugiriendo que -ya sabe- al mediodía de un día acabamos [anexando]. Hay un proceso de cambio de la visión global de lo que está pasando aquí y hay que empezar con eso... y se necesita tiempo. Es una batalla cuesta arriba".

También otros políticos estuvieron sorprendentemente abiertos acerca de la necesidad de adoptar un enfoque parcial de la anexión. Una exdiputada de la Knesset del mismo partido que Bennet, Orit Struck, durante su estancia en el Parlamento, junto con un veterano político del Likud, Yariv Levin, formuló un plan de 10 pasos para avanzar en la anexión de Cisjordania. Una de las primeras etapas era la anexión de los asentamientos como Ma'ale Adumim, en particular.

Ayelet Shaked, también del partido de Bennett, Hogar Judío, y ahora ministra de Justicia de Israel, abogó en el pasado por la anexión del bloque de asentamientos de Gush Etzion. Más recientemente anunció planes para aplicar la ley civil israelí en los territorios ocupados, algo que se considera como anexión de facto (Cisjordania está actualmente sujeta a la ley militar israelí). Hace unos meses la vicecanciller Tzipi Hotovely presentó una solicitud directa a su gobierno. Motivos y planes similares se pueden oír casi diariamente durante todo el gobierno de Israel y de la coalición gobernante, por no hablar en los círculos de derecha y los medios de comunicación ajenos al gobierno. Y mientras que las demandas de dentro del gobierno para promover la anexión se han convertido en la nueva normalidad en los últimos años, por una variedad de razones a menudo son descartados por marginales o poco realistas.