Pensamiento Crítico

Arrogancia e impunidad: Coca-Cola en India

India Resource Center | Instituto del Tercer Mundo. | 18 Agosto 2006
En India, los plaguicidas en las bebidas gaseosas son un caso típico de estándar doble; uno válido para americanos y europeos y otro válido para los indios. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que India le prohíba a las multinacionales tratar a los Indios como conejillos de laboratorio? En lo que puede caracterizarse sólo como arrogancia e impunidad, estamos aprendiendo que Coca-Cola y Pepsi han continuado comercializando en India sus bebidas con altos niveles de plaguicidas - tres años después de que el gobierno de India confirmó que estos productos eran peligrosos. ¿Será quizás que las compañías de refrescos de cola saben algo que nosotros ignoramos? ¿Estarán los Indios inmunizados contra altos niveles de plaguicidas? Ya es hora de que las compañías de refrescos de cola suministren detalles de los estudios que deben haber hecho para convencerse que la gente promedio en India pueden consumir sin problemas plaguicidas con niveles 24 más altos que los Americanos o Europeos promedio. Es difícil medir la lógica comercial de una compañía que se jacta de tener un estándar global, aún tres años después de que el gobierno de India le llamó la atención y que continúa vendiendo sus productos en el país sin haber realizado ninguna mejora. En India, los plaguicidas en las bebidas gaseosas son un caso típico de estándar doble; uno válido para Americanos y Europeos y otro válido para los Indios. Los productos de Coca-Cola fabricados en India nunca podrían ser vendidos en los mercados de la Unión Europea o de los Estados Unidos. Por lo menos en 10 ocasiones desde Enero 2005, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos ha rechazado los envíos de productos de Coca-Cola fabricados en India que llegan a los EUA, alegando que no cumplen con las leyes de los EUA y que no son seguros para el público de ese país. La excusa que presentan ambas compañías de refrescos gaseosos de que han cumplido las normas Indias (inexistentes) para ese tipo de bebidas cae por su propio peso. En estos tiempos de globalización, las normas también son globalizadas. La responsabilidad la tienen las compañías globales de proveer un producto que sea seguro para los consumidores. Si un producto no es seguro para los Americanos, tampoco lo será para los Indios. La Coca-Cola y la Pepsi tienen la responsabilidad de liberar de contaminantes sus materias primas antes de introducirlas en el mercado. Ciertamente, es irónico que por un lado estas mismas compañías aboguen por reglas comerciales globales e inversiones corporativas, pero cuando se les cuestiona su mal proceder, invocan a las leyes locales y nacionales. Desafortunadamente, los desmanes de las compañías de refrescos de cola en India son mucho más profundos, tanto figurativa como literalmente. En diferentes partes de India, desde Plachimada en el sur hasta Mehdiganj en el norte, las comunidades que tienen que vivir en las cercanías de las plantas embotelladoras de Coca-Cola están sufriendo severas ausencias de agua. Las comunidades acusan a la compañía Coca-Cola de causar esta ausencia de agua debido a extracción excesiva y de contaminar la poca agua que queda. Y las comunidades tienen a mano los números que apoyan esto. En las pruebas realizadas por la Junta Central para el Control de la Contaminación (CPCB), por ejemplo, se encontraron niveles excesivos de plomo y cadmio en todos los desechos de Coca-Cola muestreados en las plantas embotelladoras en todo el país, lo que condujo a la CPCB a ordenar que la compañía Coca-Cola tratara sus desechos como tóxicos. Anterior al estudio de la CPCB, la Coca-Cola estuvo distribuyendo sus desechos tóxicos entre los alrededores de sus plantas de embotellamiento ¡como fertilizante! Los resultados de las pruebas, obtenidos hace sólo dos semanas, han confirmado que el agua también está contaminada y no es apta para el consumo humano. En Plachimada, Kerala, una de las plantas embotelladoras de Coca-Cola más grandes ha estado cerrada desde Marzo 2004 debido a la fuerte oposición de la comunidad. También, la Junta para el Control de la Contaminación del Estado de Kerala emitió una orden de cierre de la planta embotelladora de la compañía debido a la contaminación. Mediante una práctica altamente irresponsable, la compañía Coca-Cola ha localizado a muchas de sus plantas embotelladoras en áreas de la India que son "propensas a sequías", donde ya se experimentaban severas crisis de agua. En Rajasthan, por ejemplo, en un estudio realizado por la Junta Central de Aguas Subterráneas se encontró que los mantos acuíferos o tablas de agua habían descendido 10 metros en sólo cinco años desde que Coca-Cola inició sus operaciones de embotellado en Kala Dera. Un movimiento formidable ha emergido en estas comunidades de India, emplazando a la compañía Coca Cola por la explotación indiscriminada de los recursos de agua y por la contaminación. Como en el caso de los plaguicidas, la Coca-Cola se ha opuesto a todos los estudios realizados donde se le vincula con malos manejos. La compañía también ha contratado a una costosa empresa de Nueva Delhi para que se haga cargo del cabildeo cuyo principal objetivo, según el diario Herald Tribune Internacional es "asegurar, entre otras cosas, que cada uno de los estudios del gobierno o privados donde se acuse a la compañía de realizar daños ambientales, fueran contrarestados con algún otro estudio." ¿Arrogancia? Puede apostar que sí lo es. ¿Impunidad? No cabe duda. Las comunidades en India impactadas por las prácticas de la Coca-Cola gozan de un gran apoyo internacional y el movimiento global encaminado a pedirle cuentas por sus abusos en India está logrando producir un impacto muy importante. La prestigiosa Universidad de Míchigan, por ejemplo, ha puesto a la compañía Coca-Cola bajo condición probatoria hasta que pueda convencer a la administración de que está tomando acciones para rectificar sus malos manejos en India. La Coca-Cola se ha visto forzada a prestarle atención al creciente descontento en torno a sus operaciones en India, aunque está haciendo muy poco y demasiado tarde. En su lugar, ha acelerado su maquinaria de relaciones públicas, lo cual es poco, considerando la magnitud de lo que las comunidades demandan. En momentos en que India lucha por determinar normas para las bebidas gaseosas y así garantizar la seguridad del consumidor, debería también de manera urgente actuar para proteger a las comunidades de todo el país que padecen restricciones de agua, cortesía de Coca-Cola. Podría sorprender a muchas personas saber que Coca-Cola y Pepsi no pagan el agua de usan en India, lo cual significa cientos de millones de litros diarios. Es también una industria dispendiosa, particularmente cuando se trata del valioso recurso del agua. Coca-Cola necesita casi cuatro litros de agua fresca para producir un litro de su producto. En otras palabras, la compañía convierte el setenta y cinco por ciento del agua limpia que extrae, en aguas de desecho, lo cual, a su vez contamina el escaso resto que permanece en el subsuelo y en la tierra. Todo el ciclo de vida de Coca-Cola, desde la extracción del agua hasta la entrega de sus productos contaminados con plaguicidas - está lleno de problemas. En India, la Coca-Cola utiliza el slogan en idioma Hindi - Life ho toh aisi - La vida debe ser así. Creemos que no.