Pensamiento Crítico

El Salvador: Asoman, Macri y Temer

Editorial | ARPAS | 14 Junio 2017

Que dos empresarios millonarios estén disputándose la candidatura presidencial de ARENA, es una tenebrosa advertencia para el país. Es la confirmación de que – en caso de ganar las elecciones de 2019 – el partido de derecha instauraría un gobierno corporativo, patrimonialista y corrupto, garante de los intereses oligárquicos.

La eventual llegada de Carlos Callejas o Javier Simán (los flamantes precandidatos areneros) a Casa Presidencial, sería el equivalente a Mauricio Macri en Argentina o Michel Temer en Brasil, ambos personeros de las élites financieras, empresas transnacionales y agro-negocios.

Mauricio Macri – representante de la derecha neoliberal argentina – ganó las elecciones en noviembre de 2015, más por errores de la izquierda gobernante que por méritos propios. Su gobierno desmanteló programas de protección social y ampliación de derechos, aplicó draconianas medidas de ajuste fiscal, revirtió la política de derechos humanos y reivindicación de memoria histórica, anuló la ley de democratización de las comunicaciones, etc.

Macri echó atrás la obra los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández que habían rescatado al país del desastre económico, social y político provocado por la crisis financiera de 2001.

Michel Temer, personero del golpismo corrupto brasileño, asumió la presidencia en agosto de 2016 tras el golpe (parlamentario-judicial-mediático) contra la Presidenta Dilma Rousseff, a quien traicionó la manera más cobarde. Congeló el gasto estatal por 20 años, privatizó empresas y servicios públicos, eliminó programas de apoyo a sectores vulnerables, etc.

Temer revirtió el legado de los gobiernos presididos por Lula Da Silva y Dilma Rousseff que sacaron a 40 millones de brasileños de la pobreza y promovieron la integración regional, la cooperación sur-sur y la configuración de un mundo más multipolar.

Como Macri y Temer, Callejas o Simán eliminarían los programas de salud, educación y protección social. Cerrarían espacios de diálogo y participación ciudadana, eliminarían la política de transparencia y rendición de cuentas, cooptarían al resto de instituciones estatales y retomarían prácticas corruptas que caracterizaron a los gobiernos de ARENA.

Callejas o Simán – como Macri y Temer – eliminarían subsidios a la gente, subirían el IVA, bajarían el salario mínimo y aplicarían completo el paquete de ajuste fiscal del Fondo Monetario Internacional (FMI). Favorecerían la evasión tributaria de las grandes empresas y pondrían otra vez los recursos públicos al servicio de las élites que históricamente saquearon al Estado para enriquecerse.

Así que la batalla proselitista que libran Callejas y Simán al interior del partido oligárquico, representa para el país la grave amenaza de volver al pasado. Es el asomo de Macri y Temer en el nebuloso horizonte salvadoreño.