Pensamiento Crítico

Trump y Siria, entre el intervencionismo y el 'EE.UU. primero'

Por Martha Andrés Román (*) | Prensa Latina | 21 Diciembre 2018

La decisión del presidente Donald Trump de retirar las tropas estadounidenses de Siria ratifica la posición intervencionista de muchos políticos norteamericanos, la postura nacionalista del mandatario y las contradicciones dentro de su propio Gobierno.

Reiteradas veces la nación levantina denunció la presencia de los militares norteamericanos en su territorio y los bombardeos de la coalición encabezada por Washington, que provocaron muchas bajas civiles.

Las dos mil tropas estadounidenses enviadas a Siria han permanecido en ese país sin contar con la anuencia de Damasco ni con la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, pero ninguno de esos motivos fueron esgrimidos por el mandatario republicano al anunciar el 19 de diciembre el regreso de los soldados.

De acuerdo con el gobernante, el motivo del repliegue de sus tropas, algo que ya había señalado la posibilidad de hacer en abril pasado, radica en la derrota de la organización terrorista Estados Islámico (EI).

A pesar de toda la campaña occidental contra el Gobierno del presidente Bashar al-Assad, y aun cuando ordenó en dos ocasiones el lanzamiento de misiles contra objetivos de ese país bajo el argumento de presuntos ataques químicos, Trump dijo en Twitter que la única razón de la presencia estadounidense en Siria era enfrentar al EI.

Tal pronunciamiento, sin embargo, parece desmentirse con la postura de muchos políticos norteamericanos, incluyendo aliados cercanos del gobernante, quienes mostraron su preocupación por el impacto que la retirada puede tener sobre el papel estadounidense en el Medio Oriente.

Tengo el mismo sentimiento sobre esto que tuve en Iraq: con el tiempo, no va a funcionar bien, expresó el senador republicano Lindsey Graham, uno de los llamados halcones conocidos por su retórica a favor del poder militar y su apoyo al intervencionismo.

El Partido Republicano reprochó al expresidente Barack Obama (2009-2017) su decisión de retirar las tropas de Iraq, y miembros del Congreso consideraron que la administración Trump se arriesga a cometer un error similar en Siria, bajo el criterio de que el EI no está completamente derrotado, a pesar del tuit del presidente.

Graham, así como los también senadores republicanos Joni Ernst, Tom Cotton y Marco Rubio, la demócrata Jeanne Shaheen y el independiente Angus King, enviaron una carta al jefe de la Casa Blanca para decirle que retirar las tropas 'renovaría y alentaría' a la organización terrorista en la región.

Pero más allá de referirse al tema del EI, apuntaron que sacar a los soldados también sería un error porque se dejaría el camino más abierto a países que Washington considera una amenaza para sus intereses en la región, como Irán y Rusia.

Además de recibir la condena de muchos legisladores, la decisión del jefe de la Casa Blanca también ha sido criticada por medios y analistas, con titulares que tildan la medida de 'grave error', o de 'regalo navideño para los enemigos de Estados Unidos'.

Según un artículo publicado en la página digital de CNN, el presidente anunció una determinación aparentemente impulsiva que sacudió al mundo, mostró pocos signos de consideración matizada, confundió a sus principales asesores, y dejó a Washington en el caos y la confusión.

¿Por qué entonces el mandatario apuesta por una medida que le provoca tantas desavenencias, incluso con miembros de la cúpula militar del país, según indican reportes?

Varias son las especulaciones que pueden leerse al respecto, desde las que asocian ese paso a un intento de distracción en medio de los no pocos problemas internos que enfrenta el gobernante, hasta las que indican que el presidente busca cumplir con esto una de sus promesas de campaña.

De acuerdo con el periódico Army Times, el anuncio de Trump puede estar vinculado con las tensiones entre Estados Unidos y Turquía, cuando la nación euroasiática busca empujar sus tropas a Siria y los kurdos -respaldados hasta el momento por Washington- quieren mantenerlas alejadas.

Una confrontación entre Estados Unidos y Turquía, oficialmente aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, crearía una crisis geopolítica en el corazón de la alianza militar más poderosa del mundo, consideró la publicación.

De ahí que ese y otros medios se refieran también a un posible entendimiento entre Washington y Ankara, aunque signifique el abandono de los kurdos por parte de la administración norteamericana, y mencionan una conversación telefónica sostenida entre el republicano y su homólogo de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Al mismo tiempo, se difunde la noticia de que el Congreso norteamericano recibió la notificación de una posible venta al Gobierno turco de 140 variantes de misiles tierra-aire Patriot y otros equipos por valor de tres mil 500 millones de dólares.

Pero quizás el principal motivo del repliegue lo dio el propio gobernante norteamericano en su cuenta de Twitter, y tiene que ver con su defendida política de Estados Unidos primero, la cual representa una agenda nacionalista que le ha provocado críticas a nivel nacional e internacional.

¿Estados Unidos quiere ser el policía del Medio Oriente, no obtener nada, sino gastar vidas preciosas y billones de dólares para proteger a otros que, en casi todos los casos, no aprecian lo que estamos haciendo?, preguntó en un tuit el 20 de diciembre.

Anteriormente, al promover planes domésticos de su administración, el jefe de Estado ya había cuestionado el dinero que destina este país a otros lugares del mundo, y en febrero pasado manifestó que gastaron 'estúpidamente' siete billones de dólares (millones de millones) en esa región.

Para justificar su paso más reciente, indicó que Rusia, Irán y Siria estaban descontentos por la salida de los militares norteamericanos, ya que no querían luchar solos contra el EI, a pesar de que el propio presidente ruso, Vladimir Putin, celebró el anuncio y subrayó que la presencia estadounidense no era necesaria.

A decir del diario Los Angeles Times, la orden de retirada coincide con la marca política de Trump, quien fue aplaudido cuando atacó a líderes anteriores que 'se comprometieron con la construcción de una nación en el extranjero, mientras que no lograron construir nuestra nación en casa', como indicó en un discurso de 2017.

En tanto, la cadena Fox News, habitual vocera y defensora de las posiciones del presidente, consideró que tal vez el logro más importante de este movimiento en Siria sea el menos anunciado.

'Al alejarse lentamente de los combates en remansos que se extienden desde Afganistán a Libia, puede reenfocar más de nuestro poder militar a la principal amenaza de Estados Unidos en el mundo: China', estimó un artículo publicado en la web de la televisora.

(*) Corresponsal jefa de Prensa Latina en Estados Unidos.