Escúchenos en línea

Pensamiento Crítico

Un diario pagado por la CÍA para derrocar a Allende

Por Hans Hanzinho (*) | Gamba, Chile | 13 Marzo 2019

Es algo que está ultraconfirmado desde hace años, pero que nunca está de más recordar para restregarle a la ultraderecha dura que el Golpe de Estado en Chile fue una maniobra de Estados Unidos, y no para "salvar a Chile del marxismo" o sel "pésimo Gobierno de Allende".

John Dinges, corresponsal de la revista Time y del diario The Washington Post, entrevistó al agente de la CIA Jack Devine, revelando nuevos datos sobre cómo le pagaron millones de dólares a Agustin Edwards, el dueño de El Mercurio, para mentir y desastabilizar al Gobierno de Allende.

Parte del artículo señala:

"El Gobierno de Estados Unidos asignó 10 millones de dólares para que la CIA gastara en Chile entre los años 1970 y 1973 con el exclusivo propósito de derrocar el experimento socialista de Allende. Eso es mucho dinero, suficiente para repartir entre mucha gente, suficiente también para pagar muchas acciones en contra del Gobierno de Allende".

"Cuánta gente y quiénes eran, solo Dios y los archivos secretos de la CIA podrán decirlo. Y por supuesto los mismos chilenos que recibieron la plata. Ellos sí que saben quiénes son", agrega el periodista. "Hemos podido saber las tarifas que se acostumbraba pagar. Para un líder comunista reclutado por la CIA –dice Devine– el sueldo era de mil dólares mensuales".

"Hubo casos especiales, notablemente el de Agustín Edwards, dueño del diario de la extrema derecha chilena El Mercurio. Edwards era y todavía es el hombre más poderoso de los medios escritos chilenos. Hace poco el agente Devine y la misma CIA revelaron nueva información sobre Edwards y su periódico, que demuestra que su trabajo para la CIA fue mucho más intenso de lo que se creía".

"Allende recibió la pluralidad de los votos el 4 de septiembre de 1970, y es bien sabido que el presidente Richard Nixon le ordenó a la CIA evitar que accediera al cargo, preferentemente mediante un golpe militar. Para definir la manera en que se llevaría a cabo, Nixon y su asesor de seguridad nacional, Henry Kissinger, decidieron que había que hablar con Agustín Edwards. El tema: ‘Determinar si existían las posibilidades de una acción militar para evitar que Allende tomara el poder’".

"Edwards viaja a Nueva York y luego a Washington. El 14 de septiembre se reúne con Kissinger y toman desayuno. Acto seguido se reúne con el director de la CIA Richard Helms. Uno de los párrafos claves en el documento provee evidencia directa de que la reunión estaba lejos de ser la primera relación entre Edwards y la CIA. En él Edwards se refiere a su trabajo con la CIA antes, durante la campaña. Parece quejarse, según el documento, de que sus jefes no le habían permitido hacer aún más para evitar que Allende ganara las elecciones".

La historia es una sola. El golpe de estado en Chile fue una maniobra de Estados Unidos en la que colaboraron militares y civiles. La dictadura cívico-militar posterior, sólo sirvió para que la burguesía saqueara Chile e imponer un sistema económico que sólo los beneficia a ellos.

(*) Director del sitio Web Gamba, de Chile.

Descarga la aplicación

en google play en google play