Escúchenos en línea

Pensamiento Crítico

Cómo Estados Unidos diseñó, organizó y financió la estrategia contra Evo Morales

Nicaragua Rebelde | bbackdoors.wordpress.com | 13 Noviembre 2019

Tras el Golpe de Estado en Bolivia diseñado, ejecutado y financiado por EEUU y sus operadores locales, hoy la tierra de Tupac Katari revive sin dudas los episodios más tristes de violencia, represión social, persecución política de líderes y violación de toda la escala de derechos humanos imaginable.

Los sucesos son un claro reflejo del caracter fascista que ha cobrado la derecha regional liderada desde Estados Unidos y sus aliados latinoamericanos por los más crueles sentimientos racistas, fundamentalistas y excluyentes que intentan vender como la "legítima democracia", cuando la cruda verdad es que para estos países era impensable un presidente indígena como Evo Morales liderando una nación estratégica en América Latina por sus riquezas en recursos naturales.

Hoy los medios de derecha y los políticos cómplices del golpe intentan silenciar la esencia del problema argumentando falsos positivos como el supuesto fraude electoral sin presentar pruebas, la demanda de la segunda vuelta sin sustento, las presiones para que la OEA auditara el resultado con un informe falso y completamente parcializado, la desobediencia civil y violenta promovida por la Unión Juvenil Cruceñista, los Comités Cívicos y su principal líder Luis Fernando Camacho que intentan vender como "protestas legítimas de jóvenes", el fallido intento de magnicidio contra Evo Morales y la comparecencia del Jefe del Ejército boliviano sugiriendo la renuncia del presidente que la prensa insiste en mostrar como una "sutil alerta" y no como un abierto y declarado Golpe de Estado.

No nos dejemos engañar, esto nunca fue por el fraude, ni por los votos, ni por la segunda vuelta en Bolivia, esto siempre tuvo un claro propósito y era el derrocamiento de un gobierno que durante 14 años trabajó sin descanso para multiplicar los resultados y logros del país, ubicando a Bolivia entre los estados más avanzados de la región con una política consciente para reivindicar los derechos del pueblo desconocidos durante décadas de dominación y explotación brutal.

Las cifras reconocidas por los propios organismos internacionales no mienten: el PIB de Bolivia creció 327 % en los últimos 13 años y llegó a 44.885 millones de dólares en 2018. En el último informe de perspectivas económicas del FMI Bolivia resultó la economía con el mayor crecimiento económico a finales de este año, con una proyección de 3,9 %. En el período 2006 – 2017, el ingreso anual per cápita pasó de 1.120 dólares a 3.130 y la pobreza extrema se redujo más de la mitad, pasando de 38 a 17 %. La cifra de desempleo bajó de 8,1 a 4,2 % y el modelo económico de su gestión permitió que el 62 % de la población tuviera ingresos medios. La esperanza de vida subió de 64 a 71 años, mientras el salario mínimo pasó de 440 a 2.060 bolivianos.

El doble discurso que en las últimas semanas ha manejado la OEA, Mike Pompeo, la UE, las ONG golpistas y los líderes de esta azonada provoca naúseas, en particular la burda manipulación de términos y enfoques donde la violencia de los cruceñistas se traduce en "movilización popular pro democracia", mientras la indignación de los indígenas por el golpe se condena internacionalmente como un supuesto "caos del orden interno que debe reprimir el Ejército".

El golpe de Estado en Bolivia está consumado y ya escaló al siguiente paso: la desintegración de todas las instituciones, la impunidad total, la persecución contra los líderes de izquierda de la nación, el terror en las calles impuesto por el Ejército y la violencia desenfrenada contra los simpatizantes masistas. Sin embargo, el pueblo de Evo Morales no tiene intención de inclinar la cabeza, ni permitirle al invasor que imponga nuevamente su bota en Bolivia.

En este punto, cuando el vacío de poder es impresionante pero sobre todo el retroceso en que han ubicado los golpistas al país, se impone retomar todas las evidencias que demuestran cómo se organizó este golpe, cómo Estados Unidos y su Embajada en La Paz lo fueron diseñando tras no perdonar nunca el cierre en mayo de 2013 de las oficinas de la USAID y la DEA en Bolivia, así como la expulsión del propio embajador estadounidense de turno. Es claro que para Estados Unidos la gestión de Evo Morales siempre ha sido incómoda por su apego a la soberanía e independencia, dejando claro que Bolivia al mando de Evo no se someterá a los chantajes de la Casa Blanca, como tampoco lo hará Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Aquí les dejamos 3 artículos con pruebas contundentes (archivos de audio) de la estrategia diseñada y financiada por el gobierno de Estados Unidos, sus aliados tradicionales en la región y la derecha, contra el presidente Evo Morales, en función de promover un Golpe de Estado en el país y deslegitimar el proceso electoral.

Una simple lectura del material demuestra las semejanzas entre el diseño de Golpe de Estado previsto para aplicar en Bolivia, con las acciones ejecutadas por Estados Unidos, de conjunto con la derecha local y respaldo de las organizaciones internacionales, en particular la OEA, contra el gobierno sandinista el pasado Abril de 2018.

Queda claro como en ambos casos se trata de montajes con alto diseño y financiamiento, que la campaña de desinformación intenta vender como protestas y supuestos estallidos sociales "espontáneos" en nombre de la "libertad", la "democracia" y los "Derechos Humanos", cuando la realidad es que se trata de Golpes de Estado, de nuevo tipo, para promover cambios de gobierno progresistas y mantener la derechización pro norteamericana en la región del libertador Simón Bolívar.

Manos estadounidenses contra Bolivia. Parte I

Desde Estados Unidos se gesta un Golpe de Estado contra el presidente boliviano Evo Morales, el cual se pretende materializar entre finales de 2019 (presuntamente después de las elecciones) y marzo de 2020. Artículo original en inglés

Sus principales operadores son los políticos bolivianos Gonzalo Sánchez de Lozada, Manfred Reyes Villa, Mario Cossio y Carlos Sánchez Berzain, todos residentes en Estados Unidos. Quienes articulan las acciones en Bolivia son los líderes de la agrupación opositora Coordinadora Nacional Militar, compuesta por militares de la reserva entre los que se cuentan al General Rumberto Siles y los coroneles Julio Maldonado, Oscar Pacello y Carlos Calderón.

De igual forma, coordinan con altos dirigentes de la oposición boliviana, principalmente Waldo Albarracin quien preside de la Confederación Nacional Democrática (CONADE), Jaime Antonio Alarcón Díaz presidente del Comité Cívico de La Paz, Jorge Quiroga ex presidente de Bolivia, Juan Carlos Rivero, Rolando Villena, ex defensor del pueblo y Samuel Doria Medina del partido Unidad Nacional, quienes están responsabilizados en suministrar el financiamiento que se envía desde Estados Unidos para ejecutar el plan, así como asegurar las acciones previstas para crear un estado de crisis social que permita convulsionar el país antes del 20 de octubre, fecha electoral.

Este plan ya está en marcha y contempla entre otras cuestiones la creación de una fisura y división de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional Boliviana, logrando que estas se alcen contra el presidente Evo Morales. Además prevén la manipulación de sectores estratégicos de la sociedad boliviana como el sector universitario, el sector médico, los discapacitados y los ambientalistas, en función de desestabilizar el país.

Gran parte del financiamiento ya se encuentra en territorio boliviano para lo cual han contado con el apoyo de Embajadas acreditadas en Bolivia y la iglesia evangélica, quienes han sido utilizados por el gobierno de Estados Unidos como fachada para no verse implicados directamente en estos fines injerencistas.

Funcionarios del Departamento de Estado acreditados en Bolivia como Marine Scott y Rolf A. Olson han estado reunidos con altos funcionarios diplomáticos de Brasil, Argentina y Paraguay para que organicen y planifiquen las acciones de desestabilización contra el gobierno boliviano, así como entreguen el financiamiento estadounidense a la oposición local.

El plan previsto cuenta de 3 fases:

I. Fase preparatoria (ya ejecutada). Su objetivo es preparar y organizar el terreno para las fases posteriores. Se desarrolló entre abril y julio de 2019 donde se establecieron alianzas políticas para conformar un solo frente de oposición, reuniones de coordinación en función de las acciones a realizar en las fases 2 y 3. De igual forma, se comenzó la campaña de descrédito contra el gobierno utilizando para esto la estructura mediática concebida que incluye a medios de prensa opositores, medios alternativos, activistas en redes sociales, así como la realización de denuncias ante organismos internacionales.

La estrategia en las redes sociales y fake news es liderada por el ciudadano boliviano Raúl Reyes Rivero, uno de los principales activistas del movimiento de la oposición y quien está planificando las acciones de la Plataforma Democrática y los Comités Cívicos en contra del gobierno, con vistas al derrocamiento del presidente Evo Morales.

Entre sus principales contactos se encuentran Jhanisse Vaca Daza, el abogado Omar Duran y Frank Sousek Medrano, este último ex trabajador del Fondo Interamericano de Desarrollo.

El ex presidente y opositor Jorge Quiroga es el encargado de buscar apoyo y pronunciamientos de los organismos regionales e internacionales como la OEA, la CIDH, la Unión Europea y otros, para deslegitimar la victoria electoral de Evo Morales, declararla inconstitucional y avalar una intervención internacional en Bolivia.

II. Fase aguda (en ejecución). Su objetivo es generar convulsión e inestabilidad social en el país. Comenzó a implementarse en junio y prevé llegar hasta octubre de 2019. Consiste en establecer un estado de crisis social en el país a través de manifestaciones violentas y pacíficas, tranques y paros, utilizando para ello los Comités Cívicos y el Movimiento 21F, así como al sector universitario y el sector médico, entre otros grupos de la sociedad civil.

Juan Flores, presidente del Comité Cívico de Cochabamba, es el operador político de Carlos Sánchez Berzain y Manfred Reyes Villa en Bolivia y quien tiene la responsabilidad de generar un punto de convergencia social a nivel nacional para lo cual está operando a lo interno de los Comités Cívicos y fusiona a los militares y policías del servicio pasivo. De conjunto con el coronel retirado Oscar Pacello, sutilmente manejan la intención de generar ese punto de inflexión que desate violencia y convulsión social en Bolivia.

La idea es paralizar el país el 10 de octubre perjudicando las elecciones nacionales de forma tal que desde esa fecha se pueda movilizar y enfrentar a la población bolivariana contra el gobierno y desestabilizar el proceso electoral.

Antes de esta fecha pretenden ir involucrando a distintos sectores de la sociedad en estas movilizaciones. Está previsto que se realicen protestas y marchas los días 20 de septiembre a nivel nacional, 26 de septiembre en La Paz, el 4 de octubre en Santa Cruz y la Paz, entre otras convocatorias posteriores.

Otro de los objetivos de esta fase es fragmentar las instituciones armadas del estado, principalmente a la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas. Para esto se prevé el reclutamiento de altos jefes militares activos dentro de las Fuerzas Armadas, quienes apoyarían el Golpe de Estado y asumirían la presidencia del país en una coalición cívico-militar, ya conformada, para el período de transición.

Se conoce que ya hay un grupo de militares reclutados, entre los cuales se encuentran personas muy cercanas al presidente Evo Morales, quienes desde su cargo facilitarían la realización de las acciones contempladas en el plan, utilizando para esto la desinformación al presidente.

III. Fase final (no ejecutada). En esta etapa se prevé la declaración de un supuesto fraude electoral e imposición de un gobierno paralelo, previsto a ejecutarse una vez terminen las elecciones presidenciales.

Las evaluaciones y pronósticos del Departamento de Estado y otras agencias del gobierno de los Estados Unidos sobre el resultado probable de las elecciones presidenciales en Bolivia el próximo 20 de octubre, refieren que el presidente Evo Morales resultará ganador de las mismas.

Ante este escenario la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, secretamente, ha estado creando las condiciones objetivas y subjetivas para la declaración de un fraude electoral.

La propia Mariane Scott se ha estado reuniendo, off the record, con el sector diplomático en el país, incentivando el mensaje de ilegitimidad y fraude en las elecciones, sobre lo cual han logrado convencer a un grupo de países acreditados. En sus reuniones con altos funcionarios de las Embajadas de Brasil, Argentina, Paraguay, Colombia, España, Ecuador, Reino Unido y Chile han ido solicitándoles que sean ellos quienes lideren las denuncias de fraude en las elecciones, lo cual será más creíble y genuino que si lo hace directamente Estados Unidos. De igual forma, la Embajada estadounidense ha estado centrada en el seguimiento detallado del Tribunal Supremo Electoral en Bolivia (TSE), buscando documentar supuestas irregularidades del órgano electoral que sirvan para denunciar el fraude.

No importa quien vote, sino quién cuente los votos.

Paralelamente, en el mes de julio se llevó a cabo una reunión privada entre el opositor Jaime Antonio Alarcón Daza, Iván Arias y otros miembros de los Comités Cívico en la que se acordó adquirir máquinas de conteo rápido de votos para las próximas elecciones presidenciales, con el objetivo de lograr, a través de estas máquinas, la manipulación de la opinión pública sobre los resultados electorales.

Estas máquinas en su totalidad tendrían un costo de 300 mil dólares. El financiamiento lo aportarían la Embajada de Estados Unidos en el país y la representación de la Unión Europea, siendo entregado a través de la Fundación Jubileo y la iglesia evangélica. Para esto ya han logrado reunir más de 800 mil dólares, de los cuales también saldría el pago a las personas que trabajarán en el conteo rápido de votos.

La intención es ubicar estas máquinas en cada mesa electoral que se instaure y organizar a través de los Comités Cívicos su funcionamiento usando a personas preparadas con antelación para esta maniobra. Durante toda la jornada electoral esto estaría acompañado de una cobertura mediática para incitar a la población a que acompañe este sistema de conteo de votos rápido como forma de fiscalizar los resultados finales, sin la mediación del Tribunal Supremo Electoral.

En esta etapa jugará un papel fundamental la Unión Juvenil Cruceñista la cual está indicada a ejecutar acciones violentas una vez se publiquen los resultados finales electorales, para lo cual han estado reclutando a delincuentes que van a utilizar como punta de lanza en estos enfrentamientos y acciones violentas contra las instituciones del estado.

Juan Martín Delgado, miembro de esta organización juvenil, es quien está encargado de organizar estos hechos violentos. Para esto cuenta con el apoyo del boliviano Luis Fernando Camacho, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, quien a su vez recibe indicaciones y asesoramiento del funcionario estadounidense Rolf A. Olson.

Después de la toma de posesión de Evo Morales en el 2020 y atendiendo que han podido lograr la desestabilización social, se auto proclamaría un gobierno paralelo, impulsado desde una fracción de las Fuerzas Armadas, que contemplaría un gobierno cívico-militar liderado por Waldo Albarracin, quien deberá convocar a nuevas elecciones en 90 días sin contemplar la participación del Movimiento al Socialismo (MAS).

Ya para esta etapa el gobierno de Estados Unidos ha estado preparando secretamente al político y candidato presidencial Oscar Ortiz, lo cual abordaré en un próximo trabajo.

Esta estrategia dirigida y financiada por la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, contempla además el llamamiento a una huelga general indefinida antes del día electoral, operaciones encubiertas, campaña de descrédito y desinformación, entre otras formas de sabotaje para crear violencia y deslegitimar el proceso electoral en el país.

Manos estadounidenses en Bolivia. Parte II

Traducción de segundo material publicado en sitio Bbackdoors.wordpress.com sobre Golpe de Estado en Bolivia.

Artículo original en inglés

Desde Estado Unidos se ha diseñado una estrategia dirigida a potenciar la imagen del candidato presidencial boliviano Oscar Ortiz, la cual está centrada en incrementar su reconocimiento a nivel nacional. Esta estrategia se implementará paralelamente al plan de golpe de estado que se ejecuta contra el presidente Evo Morales, el cual abordé anteriormente.

La idea es desacreditar la figura del presidente boliviano y amplificar las denuncias existentes contra el también candidato presidencial boliviano Carlos Mesa. Para esto el Departamento de Estado ha destinado un monto ascendente hasta 100 000 dólares y ha encargado para esta misión de manera clandestina a la consultora CLS Estrategies con sede en Washington DC.

Las acciones de esta consultora norteamericana estarían dirigidas a generar una campaña mediática efectiva en rede sociales así como el envío masivo de mensajes. Para ello cuentan con una amplia base de datos de teléfonos fijos, celulares y contactos en el exterior y en propio territorio boliviano. Con este objetivo el CLS Estrategies también ha realizado reuniones secretas en otros países con miembros del equipo asesor de Oscar Ortiz.

Esta estrategia estaría basada en estudios, investigaciones y análisis de diferentes expertos bolivianos lo que permitiría alzar la imagen de Ortiz mientras se afecta al resto de los candidatos.

Como complemento de esta estrategia la Embajada de Estados Unidos, a través de su estación de la CIA en La Paz tomó el control de algunas redes de whatssapp en el país, en su mayoría vinculadas a grupos de análisis político, donde interactúan investigadores, analistas políticos y políticos de diferentes tendencias.

De esta manera filtran información falsa y conducen los debates según sus intereses, lo cual utilizan para influir en el sector académico y político del país. De este modo han realizado llamados al paro nacional previsto para el pasado 10 de octubre.

Algunas de estas redes se nombran:

Paceños co MTS (98 miembros)

Solo Política (75 miembros)

Debates Ideológicos (162 miembros)

evopresidentevitalicio (71 miembros)

MTS LaPaz (251 miembros)

oficialismovsoposicion (120 miembros)

Solo Democrataforma (41 miembros)

Masistas vs opositores (23 miembros)

comunidad ciudadana (53 miembros)

Al mismo tiempo altos funcionarios del Departamento de Estado han estado realizando durante los meses de julio y agosto reuniones secretas con el ciudadano norteamericano George Eli Brinbaum, quien es consultor político internacional y es el hombre que han decidido enviar a Bolivia para apoyar las acciones de desestabilización del país.

Su objetivo principal seria asesorar la línea política de Oscar Ortiz para de conjunto con su equipo y otros políticos bolivianos deslegitimar las elecciones de octubre próximo, a partir de la creación de un estado fallido. La idea es convulsionar el país política y socialmente posterior al día de las elecciones.

Esta persona tendría la misión además de asesorar e impulsar el trabajo que están desarrollando jóvenes en Santa Cruz, en las redes sociales, para desacreditar al presidente Evo Morales.

Una de las personas a contactar por George Eli es la boliviana Jhanisse Vaca Daza, Directiva de la ONG Rios de pie (Standing Rivers) la cual ha utilizado su plataforma de manera permanente para diseminar información manipulada y generar un rechazo hacia las política del gobierno a nivel nacional. Esta plataforma es financiada por el Freedom Fellowship de la Human Right Foundation (HRF) de los Estados Unidos.

Curiosamente Jhanisse Vaca es uno de los vínculos directos del consejero político económico norteamericano Rolf A. Olson, el cual le ha dado instrucciones precisas de generar polémica en las redes sociales sobre la gestión del gobierno de manera tal que genere malestar en la población.

George Eli Dirabaum trabajó en el congreso y en el senado de Estados Unidos durante 8 años. En 1998 trabajó en Israel para servir como consultor del Primer Ministro Benjamín Netanyahu, se convirtió en su jefe de gabinete y luego formó una sociedad como consultor político de Arthur Finkelstein, quien diseñó campañas políticas para los republicanos en los Estados Unidos.

En su carrera George Eli ha trabajado en campañas de los 5 continentes y ha ayudado a ganar elecciones a más de 15 presidentes y primeros ministros en todo el mundo. En la gestión de 2017 dirigió el equipo de campaña política de Marta Lucia Ramírez, Vicepresidenta de Colombia. Su estrategia se basa en las fake news que sutilmente influyeron en la población colombiana.

Este sujeto es experto en:

Manipulación de cuentas

Diseño y estrategias políticas para dañar la imagen de los operadores políticos y levantar la campaña política de quien contrate sus servicios

Manejo de redes sociales y balance de medios

Construcción de coaliciones de base política

Desarrollo e implementación estratégica de campañas

Medidas extremas de política sucia (shock social)

Desgaste social y cultural político en campañas electorales corrientes libres para sociedades oprimidas.

Versión original en la página https://bbackdoors.wordpress.com/2019/10/10/us-hands-against-bolivia-part-ii-media-strategy/

Manos estadounidenses en Bolivia. Parte II

La versión original del artículo se puede encontrar en este siguiente link

Hace unos días publiqué algunas informaciones y evidencias (audio) sobre el mencionado Golpe de Estado contra Evo Morales, el cual ya está próximo a entrar en su fase final. Hoy pretendo ampliar un poco sobre lo que puede acontecer en los siguientes días en Bolivia.

Lo que adelanté en el artículo "US hands against Bolivia. Part I", ya es casi un hecho. Si Evo Morales gana las elecciones el próximo 20 de octubre un gobierno de transición cívico-militar se pondrá en su lugar. Este nuevo gobierno no reconocería la victoria electoral de Evo y alegaría el fraude durante los comicios.

Lo que es nuevo aquí es que para justificar la instauración de un gobierno paralelo en el poder, la oposición necesita crear un clima de inestabilidad en el país.

Con este fin, la oposición boliviana a través de los Comités Cívicos y el grupo opositor Coordinadora Nacional Militar, ha estado preparando a un grupo de jóvenes para llevar a cabo las acciones violentas, principalmente en las ciudades de Santa Cruz y La Paz.

Estos jóvenes se insertarían en las protestas que están convocadas durante estos días y tienen la orden de provocar confrontaciones violentas con la policía. Estas acciones se acompañarían por un levantamiento militar, siendo la Coordinadora Nacional Militar, con el apoyo de la Unión de Militares Retirados de Santa Cruz, quienes organizarían las acciones.

La sede del gobierno de transición se establecería en Santa Cruz para consolidar los planes de oposición de dividir el país en dos frentes Occidente y Oriente, lo cual generaría una situación de caos que conllevaría a una posible guerra civil.

¿Pero, cómo estas acciones violentas se llevarían a cabo?

Embarcaciones llenas de armas han estado realizando viajes desde Estados Unidos, específicamente Miami, al puerto de Iquique (Bolivia) que está cerca de la frontera con Chile.

Estas armas y municiones son enviadas dentro de contenedores cuya carga declarada es de artículos de miscelánea. Los contenedores son recibidos por personas que no están vinculadas a la oposición, los cuales fueron reclutados con el solo propósito de aportar sus nombres y retirar los contenedores del puerto.

El ciudadano boliviano Juan Carlos Rivero es quien está a cargo de comprar las armas en Estados Unidos y hacerlas llegar a la Coordinadora Nacional Militar en Bolivia. Esta persona está en coordinación directa con el político opositor radicado en Estados Unidos, Manfred Reyes, quien además está vinculado a la Embajada de Estados Unidos en La Paz.

La Embajada estadounidense ha estado dando seguimiento permanente a la entrega de las armas y municiones a través de colaboradores secretos. En este sentido han estado reuniéndose, de manera secreta, con los principales líderes de la oposición boliviana en función del financiamiento y asesoramiento a las acciones planificadas, entre estos se destaca el presidente del Comité Cívico La Paz, Jaime Atonio Alarcón Daza.

Las armas que han enviado a Bolivia incluyen municiones de diferentes calibre, pólvora, máquinas para fabricar y calibrar proyectiles, estuches de rifles y pistolas.

Paralelamente los Comités Cívicos han estado reclutando a ciudadanos bolivianos para comprar los votos a favor del candidato para la oposición Carlos Mesa, por el valor de 50 $ dólares por votante. El pago se llevaría a cabo después de realizada la votación, para lo cual las personas tendrían que mostrar una foto con la boleta marcada.

En el artículo "US hands against Bolivia. Part II", relaté sobre la estrategia que el Departamento de Estado norteamericano había diseñado para potenciar al candidato presidencial Oscar Ortiz. Ahora quiero referirme sobre quien ha estado llevando a cabo esta estrategia política diseñada por Estados Unidos.

Su nombre es Erick Foronda Prieto y está actualmente de manera clandestina en La Paz para llevar a cabo acciones encubiertas en favor de Oscar Ortiz, por orientaciones de la Embajada de Estados Unidos.

Su trabajo consiste esencialmente en asesorar la campaña política de Ortiz y apoyar el trabajo con la prensa para la filtración de información de uso sensible contra sus adversarios electorales, principalmente el candidato del MAS y actual presidente del país, Evo Morales.

Pero, ¿quién es Erick Foronda?

Erick es un periodista boliviano que llegó a ser jefe de redacción de los medios de prensa "Última hora" y "La razón".

Está vinculado directamente a la Embajada de Estados Unidos en La Paz, donde trabajó durante casi 20 años en la oficina de prensa, posición desde la cual jugaba un rol importante en la obtención de información para la Embajada de Estados Unidos sobre sectores periodísticos y políticos bolivianos, en función de crear escenarios favorables a Estados Unidos.

Por la importancia de las actividades legales y encubiertas que realizaba para la Embajada norteamericana, Foronda se convirtió en una persona de confianza, estableciendo un vínculo estrecho con el ex Embajador norteamericano Philip Goldberg.

Erick Foronda fue una de las piezas claves en la organización de la campaña por el "No" durante el referendum constitucional para la reelección de Evo Morales en Bolivia. Siguiendo instrucciones de la Embajada de Estados Unidos estableció sistemática comunicación con los medios de prensa bolivianos favorables a Estados Unidos, para obtener información de interés en función de potenciar la victoria del "No". Un ejemplo de esto son los artículos publicados en la prensa boliviana con respecto a la supuesta relación afectiva entre Gabriela Zapata y Evo Morales.

Igualmente, la Embajada norteamericana ha usado a Oscar Ortiz para influir sobre los líderes principales de la oposición.

A pesar de que la Embajada estadounidense ha estado trabajando en función de consolidar a Oscar Ortiz sobre Carlos Mesa, su propósito principal es sacar a Evo Morales del poder.

En medio de la actual crisis política surgieron unos dieciséis audios de conversaciones donde se escucha presuntamente a dirigentes cívicos, políticos y militares en servicio pasivo, en un plan de agitación social, antes y después de las elecciones generales, con el propósito de evitar la continuidad del presidente Evo Morales, según publicaciones en medios digitales.

La totalidad de los audios y los informes redactados el 8 y 10 de octubre se encuentran en el portal https://bbackdoors.wordpress.com/2019/10/08/us-hands-against-bolivia-part-i/ y el contenido es coincidente con el discurso de autoridades de gobierno que denunciaron planes de golpe de estado e incluso el presidente Evo Morales dijo en días pasados tener las grabaciones.

En las conversaciones se menciona a un expresidente de la república, al exprefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, al ex diputado cochabambino de NFR Mauricio Muñoz. Un informe escrito agrega a los exmilitares del Ejército Oscar Pacello Aguirre, Remberto Siles, Julio Cesar Maldonado y Teobaldo Cardozo.

Según la fuente, en uno de esos audios se identifica a la activista Miriam Pereira quien hace referencia a Juan Flores, a su asesor Alex Brañez, Oscar Robles. Ella alerta de un viaje que hicieron esas personas a Estados Unidos para reunirse con Carlos Sánchez Berzaín y un presunto financiamiento de medio de millón de dólares para gastos de movilización. "El chulupi quiere sangre, en esto está trabajando, el financiamiento es por medio millón de dólares para sus gastos", dijo ofuscada la citada persona, de acuerdo con la grabación..

Esta dirección digital https://postcuba.org/embajada-de-eeuu-en-la-paz-su-accionar-encubierto-en-apoyo-al-golpe-de-estado-contra-el-presidente-evo-morales/#.Xb5Oi9JKiM, consigna un resumen sobre el contenido de las conversaciones de dirigentes políticos, cívicos y ex militares en sus labores de coordinación con miras al paro nacional cívico del 21 de agosto; acciones previas y posteriores a las elecciones nacionales.

Ese informe está escrito en el idioma inglés y fue traducido al español está disponible en el portal post cuba, bajo el rótulo "Embajada de EEUU en La Paz: Su accionar encubierto en apoyo al Golpe de Estado contra el presidente Evo Morales".

Menciona a senadores de EEUU

En uno de los audios se escucha presuntamente a Manfred Reyes Villa en una conversación con personas que no pudieron ser identificadas, a quienes les recuerda que hay un compromiso de los senadores estadounidenses Marco Rubio, Bob Menéndez y Ted Cruz para promover sanciones económicas contra Bolivia, si acaso Evo Morales permanece en el Palacio de Gobierno.

"Estos tres nombres que están mencionados en nuestra agendita, son la llave que están manejando el interés de que el pueblo boliviano tenga la justicia por el voto del 21 de febrero de 2016", dice Reyes Villa. Incluso su operador político Mauricio Muñoz habla en otro audio sobre la posibilidad de retornar al país para ser candidato a Gobernador de Cochabamba, siempre que Evo Morales salga del poder con las acciones de agitación social.

En otro audio, un supuesto exmilitar no identificado alerta sobre el riesgo de contaminar a los comités cívicos de La Paz y Santa Cruz, para luego el gobierno los ponga en la misma bolsa y los acuse de golpistas.

Otra voz dice: "señor expresidente, estamos en una escalada" que en algún momento debe llegar a su punto culminante en base a la movilización popular, porque "las Fuerzas Armadas van a reaccionar de acuerdo a lo que los movimientos populares hagan. Si hay un respaldo mayoritario, en algún momento alguien le va a decir, por favor señor Presidente cumpla con la ley y a eso debemos ir nosotros", manifiesta en la conversación.

Incluso plantea que los cívicos movilizados tengan en cuenta que el enemigo en Bolivia es Cuba. "Mi coronel, tenemos que decir fuera cubanos, mueran cubanos. Los comités cívicos exigen a países internacionales, es estúpido; quien gobierna el país son los cubanos", afirmó.

Otra voz indica que los campesinos están esperando una estructura sólida a partir del 21 de agosto para actuar junto a las plataformas.

También lograron infiltrar una reunión presuntamente del presidente y del jefe de juventudes del comité cívico de La Paz, con un exgeneral identificado como Julito y el excoronel quien en su charla se presenta como Oscar Pacello Aguirre, representante de la Coordinadora Nacional Militar, quien habla de tener planes para tomar la gobernación y subgobernación de Tarija, probablemente en el mes de agosto.

"Hay información que solamente debe quedar aquí, vamos a ir manejando temas reservados y secretos, no puede salir. Si sale eso, nos van a hacer abortar", dice al explicar que la ruta parte el 23 de julio, 21 de agosto, hasta el 20 de octubre, pero antes los momentos clave de su movilización deberían ser la visita del expresidente José Mújica, el 6 de agosto en el acto cívico-patriótico y el 7 de la parada militar en la ciudad de El Alto.

"Evo Morales quiere legitimarse en estas elecciones y tenemos que coordinar con los comités cívicos", dice en otra parte de su conversación aparentemente con los cívicos de La Paz.

Síntesis del contenido de los audios (Fuente: https://postcuba.org)

Los audios los encuentran en este enlace

Carpetas de audio evidencian el plan contra Evo Morales en Bolivia, lo pueden consultar en este enlace

Audio 1. Ilustra el compromiso de senadores estadounidenses como Marco Rubio, Bob Menéndez y Ted Cruz en el plan de golpe de estado contra Evo Morales.

Audio 2. Un miembro de la oposición boliviana y presunto ex militar, hace un llamado para un levantamiento armado.

Audio 3. Un miembro de la oposición boliviana (aún por identificar) propone señalar las casas de los partidarios del partido político del presidente, para infundir miedo en la población e influir en ellos más tarde para apoyar el golpe.

Audio 4. Un miembro de la oposición boliviana (aún por identificar), plantea la estrategia a seguir por la oposición boliviana, estableciéndose como una premisa que invalida las elecciones del 20 de octubre, genera un levantamiento militar-civil y crea una huelga nacional. Además, comentó que hay miembros activos de las Fuerzas Armadas Nacionales y la Policía que apoyarían estas acciones.

Audio 5. Una conversación entre miembros de la oposición boliviana que muestra la participación de Manfred Reyes Villa, otro miembro de la oposición residente en Estados Unidos, que tiene planes de golpe de estado. Se menciona el respaldo que la oposición está obteniendo de la Iglesia Evangélica y el gobierno brasileño. Destaca la referencia sobre un supuesto hombre de confianza para el presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien también asesora a un candidato presidencial boliviano que aún no se ha identificado.

Audio 6. Muestra la participación de Manfred Reyes Villa, miembro de la oposición con planes de golpe de estado. La voz del activista político boliviano Mauricio Muñoz y Reyes se puede escuchar en la grabación.

Audio 7. Un ex coronel de Bolivia confirma los planes de golpe de estado contra el presidente Evo Morales, y expresa su preocupación por la participación de los líderes de los comités cívicos en el ejército relacionado con la oposición.

Audio 8. El ex coronel boliviano Julio César Maldonado Leoni, presidente del Comité Militar Nacional, da órdenes de implementar todo tipo de acciones contra la Embajada de Cuba y sus diplomáticos, infunde miedo y odio hacia los cubanos para que abandonen el país.

Audio 9. Este audio está relacionado con una reunión entre ex militares bolivianos celebrada en la ciudad de Cochabamba. El ex coronel Julio César Maldonado Leoni, presidente del Comité Militar Nacional, se refiere a la creación de un poder político-militar.

Audio 10. El ex coronel boliviano Teobaldo Cardoso, comenta que todo está preparado y que son un gran grupo de miembros militares antiguos y activos listos para emprender la guerra.

Audio 11. Ilustra el compromiso del político y miembro de la oposición Manfred Reyes Villa, con los planes de derrocar al presidente. La voz de Manfred Reyes se escucha en una conversación con la activista política y miembro de la oposición Miriam Pereira y los periodistas Carlos y Chanet Blacut.

Audio 12. Se escucha la voz del ex general del ejército Remberto Siles, quien hace referencia a la existencia de un gran plan contra el gobierno boliviano.

Audio 13. Estrategia y acciones del Comité Cívico La Paz, en el contexto de la Huelga Nacional del 21 de agosto. Se puede escuchar la voz de su presidente, el político Jaime Antonio Alarcón Daza.

Audio 14. Se puede escuchar la voz del ex coronel Oscar Pacello Aguirre, Representante del Coordinador Militar Nacional. Menciona un plan secreto contra el gobierno del presidente Evo Morales y las acciones previstas para el 10 de octubre.

Audio 15. Reunión privada entre el opositor Jaime Antonio Alarcón Daza, Iván Arias y otros miembros de los comités cívicos, en el que el acuerdo consistía en obtener equipos de votación rápida para las próximas elecciones presidenciales, a fin de utilizarlos para manipular la opinión pública sobre los resultados electorales.

Audio 16. La activista política Miriam Pereira, vincula al miembro de la oposición y residente estadounidense Carlos Sánchez Berzain con el plan para derrocar al presidente Morales. Ella comenta que Sánchez quiere incitar una guerra civil en Bolivia y que cuentan con una financiación de medio millón de dólares.

Descarga la aplicación

en google play en google play