Escúchenos en línea

Pensamiento Crítico

Uruguay, ¿el fin de una era?

Por Rafael Rey | Sputnik, Rusia | 22 Noviembre 2019

Altibajos en la conducción económica y una mala gestión en educación y seguridad pública caracterizaron el tercer periodo consecutivo de Gobierno del Frente Amplio (centroizquierda) en Uruguay, que tendrá la dura tarea de ganar otro mandato, según dijeron especialistas a Sputnik.

"A pesar de las todas las dificultades hay un porcentaje de la población que sigue manteniendo una evaluación positiva de los gobiernos del Frente Amplio", dijo a Sputnik el politólogo Jaime Yaffé.

Aunque las encuestas para la segunda vuelta de las elecciones nacionales dan como vencedor al candidato opositor, Luis Lacalle Pou (Partido Nacional, derecha), el oficialismo mantiene una sólida base de votantes en torno a 40%, que según el especialista responde a los "puntos a favor" de la gestión.

Yaffé, doctor en ciencia política, observó que la estabilidad económica permitió mantener las políticas sociales, incluso en un escenario de estancamiento y de recesión de las economías de los países vecinos y de la región en general.

"En un contexto regional donde todos los países vecinos y en general en América Latina han tenido dificultades económicas muy importantes, y a pesar de ser un país con una economía muy pequeña y muy abierta, por lo tanto muy expuesta a los fenómenos y shocks externos, (Uruguay) ha logrado mantener una estabilidad económica y no caer en una situación de recesión", consideró Yaffé.

El politólogo explicó que si bien "por efecto del enlentecimiento de la economía" el gasto público fue menor al de años anteriores, "los planes sociales no se han visto afectados".

"Eso, lejos de tener que ser señalado como un problema, un demérito, tiene que ser señalado como un punto alto", estimó.

Déficit fiscal

Por su parte, el economista Gabriel Oddone también destacó la "capacidad de resistencia" de la economía uruguaya en los últimos cinco años, "a pesar de lo que ha estado ocurriendo en la región".

"La economía se desaceleró y va a crecer muy poco este año, en torno a 0,5%, pero está lejos de haberse contagiado de un escenario negativo", explicó Oddone, doctor en historia económica y profesor de la Universidad de la República.

Se trata de "una fortaleza que está basada en haber mantenido una política de endeudamiento público bastante razonable, unos estándares de regulación y supervisión bancarias que nos ponen a resguardo de la situación argentina, y por otro lado una política de manejo de las reservas internacionales bastante firme", observó.

Sin embargo, en el actual período el Gobierno "perdió definitivamente la estabilidad fiscal", y terminará con un déficit "por encima" del 5% del Producto Interno Bruto (PIB), "superando ampliamente las metas que el Gobierno se había trazado", en alrededor del 2,5%.

Según Oddone, uno de los errores del Gobierno sobre este tema es no haber actuado con "contundencia" para intentar bajar el déficit fiscal.

"La historia te enseña que cuando tenés un problema de naturaleza fiscal, tenés que despejarlo lo más rápido posible. Con un déficit fiscal del 5% del PIB hay que actuar", sostuvo.

Educación, cuidados y seguridad

El actual mandatario Tabaré Vázquez prometió, cuando asumió por segunda vez como presidente de la República, el 1 de marzo de 2015, "cambiar el ADN" de la educación pública uruguaya, que presentaba, por ejemplo, tasas de egreso por debajo del promedio de la región en el nivel secundario.

Cinco años después el Gobierno no ha logrado revertir estos indicadores.

En 2018 solo 36% de los estudiantes de secundaria egresaban dentro del plazo previsto, segmento que aumentaba a 43% si se tomaba en cuenta quienes tuvieron que recursar algún año lectivo.

Según Yaffé, este cambio prometido por el Gobierno no tuvo lugar por un "problema de diseño" de las políticas educativas y una "falta de consenso sobre qué hacer" para revertir estos resultados.

"Se combinaron la falta de acuerdos o las contradicciones internas del FA en cuanto a qué había que hacer en educación, con un problema del diseño político de la reforma, que terminó haciendo que naufragara", explicó el politólogo.

Para Yaffé, otro "déficit" de la actual administración fue el Sistema Nacional Integrado de Cuidados, que apuntaba a la "universalización de los cuidados" a las personas en situación de dependencia (niños, adultos mayores, personas con discapacidades) a través de "políticas públicas que constituyan un modelo solidario y corresponsable entre familias, Estado, comunidad y mercado", según reza en el proyecto de ley que lo creó.

Sin embargo, el programa no puedo ser implementado efectivamente por cuestiones presupuestales.

"Había una política que se presentó como que iba a ser central en este periodo de Gobierno, como un buque insignia, y por una cuestión de restricción presupuestal no lo pudieron hacer", sostuvo el politólogo.

El otro aspecto que el politólogo califica como uno de los "puntos débiles" de la gestión del tercer Gobierno del FA es la seguridad pública.

En 2018 se registraron en Uruguay 414 homicidios, cifra récord para este pequeño país sudamericano.

Esto constituyó un incremento de 45,8% respecto del año anterior y elevó la tasa nacional a 11,2 homicidios cada 100.000 habitantes, una de las más altas de América del Sur.

Asimismo, las denuncias de rapiñas sumaron 29.904 en todo el país durante 2018, un incremento de 53,8% respecto al año anterior.

"El FA tuvo un problema grave en el tema seguridad pública, y es uno de sus talones de Aquiles, que probablemente ha afectado muy seriamente esa pérdida de 10% del electorado" en relación a las pasadas elecciones nacionales, consideró Yaffé.

Este domingo 24 de noviembre, el candidato oficialista Daniel Martínez y el opositor Luis Lacalle Pou se enfrentarán en la segunda vuelta de las elecciones nacionales en Uruguay.

El vencedor gobernará el país sudamericano a partir del 1 de marzo de 2020 y por un plazo de cinco años. El FA gobierna Uruguay desde el 1 de marzo de 2005.

Descarga la aplicación

en google play en google play