La derecha quiere manipular a nuestros viejitos

21 Junio 2013

Por Eduardo Valdez*

¿Sabías vos que Somoza dejo saqueado a Nicaragua cuando lo botamos en 1979? Ni un peso en el banco central, y sobre todo ¡¡¡NI UN PESO EN EL INSS!!! Parte de ese dinero eran las cotizaciones de los ancianos que con justicia protestan hoy su pensión reducida.

Me imagino que no sabes, o no te acordas que desde la revolución sandinista en 1979, nuestro sistema de seguridad social es un modelo solidario y no de ahorro como en los países capitalistas. Eso significa que las cotizaciones de los trabajadores de ahora pagan las pensiones de los jubilados.

Si tu salario fuera de C$3,300 (el salario mínimo aproximadamente) el 11% de cotización sería C$363 mensual. En un sistema de ahorro tendrías derecho cuando te jubiles a una pensión por esa cantidad más los intereses del banco, o sea a una irrisoria suma de C$458 pesos.

Gracias al sistema de seguridad social solidaria tomando el mismo salario, cuando te jubilas recibis una pensión equivalente a tu salario o sea de C$3,300 y no equivalente a tu cotización. Eso quiere decir una pensión 7.2 veces mayor en el sistema solidario que en el sistema de ahorro.

¿Por qué esa explicación de sistema de ahorro y sistema solidario? Porque es falso que las cotizaciones de nuestros viejitos estén en manos del INSS y que esta institución este haciendo negocios con esa plata. Es una de las mentiras de la derecha.

Pocos nos acordábamos, por otro lado, que desde la revolución sandinista hasta 1994 el gobierno pagó pensiones reducidas a esta gente que no efectuó todas sus cotizaciones. ¿Y qué pasó en 1994? Pues, Violeta Barrios, mamá de Carlos Fernando Chamorro de Esta Semana, de Pedro del PLI y de Cristiana de la Prensa, derogó ese derecho sin más ni más. Ahí no miramos a los diputados del MRS de esa época, ni al CENIDH ni a nadie salir a las calles a protestar por semejante barbarie. ¿Ideay? Me pregunto yo ¿y qué pasó después?. No pasó nada, Alemán y Bolaños nunca dieron ni un céntimo para esta gente, ni los diputados de derecha que eran mayoría en esa época se preocuparon por crear alguna ley para este sector. Fue peor la cosa, desmantelaron todo el sistema de seguridad social y ni siquiera los que cotizaban tenían sus derechos de atención médica asegurados, todo para privatizar el INSS.

Ahora ¿Qué es lo que se puede hacer y no se puede hacer? Durante 17 años de neoliberalismo nunca se rendían cuentas de lo que hacían los directivos del INSS con la plata de los trabajadores que cotizaban, nunca hubo una auditoría ni nada. Desde la subida al gobierno por Daniel, cada año es auditado por la Contraloría el ejercicio económico y financiero del INSS, así podemos saber con certeza que el INSS genera de ganancia alrededor de C$1,530 millones de córdobas cada año, una vez pagados los servicios médicos, pensiones a jubilados y a víctimas de guerra y riesgo profesional.

Esta ganancia no es para hacerla charanga. Se deja para reserva del INSS para cubrir gastos en casos excepcionales y extremas que se den en la realidad del país como catástrofes, etc. que pongan en riesgo los fondos de la institución y esta no pueda realizar sus operaciones. C$1,530 millones. Acordémonos de ese número.

Para saber cuántas personas son las que no completaron sus 750 cotizaciones que manda la ley para recibir una pensión después de jubilado, no hay que salir a las calles o a cada esquina y hacer un censo de quienes son. Todo eso está debidamente registrado y resguardado por el INSS. Tan es así que existen 4 puntos en el país que en caso de algún incidente catastrófico, en que esa base de datos: con nombres, apellidos, nombres de esposas y esposos, empresas en la que trabajaron, hijos, dirección y teléfono; está totalmente asegurada.

Se sabe, entonces, con precisión que las personas vivas en edad de jubilación que cotizaron menos de 750 semanas, son 54,872 personas. Con una pensión del salario mínimo de C$3,300 mensual implicaría un gasto de más de C$181 millones mensuales y más de C$2,354 millones anuales incluyendo el aguinaldo. C$2,354 millones anuales.

¿Y cuánto es lo que genera el INSS cada año? C$1,530 millones (que son para las reservas) menos C$2,354 millones para la pensión reducida crearía un déficit de C$824 millones de córdobas. Aritmética simple.

Pero nuestros viejitos son más que números y estados financieros. El gobierno de Daniel, después de casi 17 años de olvido por los gobiernos neoliberales y gracias al ALBA, entrega a estas personas de la tercera edad un bono según sus cotizaciones desde C$1,200 hasta C$2,200 mensuales, lo que significan C$150 millones anuales fuera del presupuesto que se entregan a nuestros viejitos con su aguinaldo.

Por tanto, queda claro que la demanda de los adultos mayores es justa pero la participación de políticos de derecha en ella es una burda manipulación. Quieren repartir la plata que no hay porque ellos se la robaron, quieren volver a quebrar el INSS y sobretodo quieren derrocar a Daniel y convertir a Nicaragua, según ellos, en una primavera árabe o la plaza en Turquía. Ese es el plan y no hay que ser detective de la CIA para enterarse, solo hay que ver la historia, los números y la cara de quienes son para darse cuenta.

No es la primera vez que lo hacen. Lo hicieron con los miles de campesinos que se movilizaron en la Contra, muchos de ellos dieron su vida, mientras en esos años los dirigentes de la Contra se pasaban en grandes banquetes con el dinero que les daba Reagan y Bush. Cuando llegaron al poder con la Violeta, los dirigentes les dieron una patada, no les dieron tierra, no les dieron prestamos, y a las madres de caídos de la contra, así como a las madres de caídos sandinistas, les quitaron sus pensiones lo mismo que a las víctimas de guerra. Y para rematar en 1994 le quitaron la pensión reducida a nuestros viejitos. Ya sabemos lo que hicieron, no vamos a dejar que lo vuelvan hacer.

Por eso vamos a marchar este lunes a las 3pm desde la CST, para defender nuestros derechos, los logros de este nuevo período revolucionario y los derechos del adulto mayor, que con la derecha están en grave riesgo y solo un gobierno sandinista puede defender.

¡¡¡NI UN PASO ATRÁS!!!*

*Basado en la excelente exposición de Roberto López director del INSS.*

Comentar     Arriba