Colapsaron la manipulación mediática y el terrorismo eclesial

26 Junio 2013

Por Carlos Escorcia Polanco.

El "super chino" los tenía desesperados. Luego del fatídico Viernes 14 de junio de 2013 cuando se dió la histórica firma de la concesión del canal interoceánico al joven empresario chino Wang Jing, la oposición antisandinista se quedó muda.

Carentes de un discurso antisandinista atractivo que detenga el meteórico proceso de reivindicaciones iniciado con el retorno al poder del presidente Daniel Ortega y la primera dama Rosario Murillo, la oligarquía timbuco-calandraca se va con el primer pretendiente que les sonría.

Colocados a la defensiva y sin una salida honrosa posible luego de la firma de la concesión canalera, los auto-apodados sectores democráticos entraron en estado de shock esa noche del Viernes luego que el presidente Ortega públicamente presentara al "fantasma" de Hong Kong. Cundió el pánico en las filas de las paralelas históricas libero-conservadoras.

Era urgente, imperativo y absolutamente necesario dar una abrumadora respuesta al "evento" del siglo. La gran prensa norteamericana incluyendo la influyente CNN en inglés solo reportajes positivos daba sobre el debut del "fantasma" de Hong Kong presentado por el verdadero arquitecto del canal, el presidente de todos los nicaragüenses, Daniel Ortega Saavedra.

Mientras importantes rotativos en 3 continentes analizaban las posibilidades del mega-proyecto, el más impactante de la presidencia de Ortega, la derecha se sacó de la manga de la camisa la "genial idea" de apoyar las protestas de los ancianos que justamente reclamaban el pago de sus pensiones reducidas.

Pero a la cínica y desvergonzada oposición oligárquica anti-Sandinista le importaba un comino saber que esa pensión reducida que ahora pretendían convertir en bandera de lucha, les había sido arrebatada a los ancianos de un plumazo mediante un decreto presidencial firmado por la presidenta Violeta Chamorro en Septiembre de 1994.

Fue la presidenta Chamorro la que despojó a los ancianos de la pensión reducida y fueron sus nietos y los amiguitos de sus nietos los primeros en salir a "defender" los reclamos de los ancianos. Medios de prensa internacionales recogieron las alegres declaraciones de la nieta de doña Violeta, Luciana Chamorro, quien llegó a "solidarizarse" con las víctimas de su propia abuela.

Los medios de prensa oligárquicos cínica, malévola y convenientemente omitieron mencionar el despojo que sufrieron los ancianos durante el gobierno de la abuela de la joven quien ahora vino de madrugada a "defender" los derechos de los ancianos. Ningún "acucioso" medio se tomó la molestia de interpelar a la jovencita sobre lo contradictorio de su protesta con las acciones de su propia abuela.

Las lapidarias palabras de Jesucristo contra los fariseos, se cumplieron al pie de la letra cuando el propio Verbo encarnado los denunció en los términos más duros posibles: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque... adornáis los monumentos de los justos, y decís: "Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres, no habríamos sido sus cómplices. [Mateo 23: 29-30]

Pero la torpeza de la oposición antisandinista no se detuvo allí, defendiendo una causa que ellos mismos provocaron con el injusto despojo de las pensiones. El diario de la oligarquía, La Prensa, pisoteando toda ética profesional, irresponsablemente publicó una fotografía en la edición de su panfleto "Hoy", donde aparecía una anciana vapuleada en la sien izquierda y manando abundante sangre sobre su rostro, atribuyéndole tal salvajismo a la policía nicaragüense.

La fotografía era a todas luces genuina. No era una foto retocada, no estaba "fotoshopiada", era cierta, pero no correspondía a la protesta de los ancianos nicaragüense, sino a otra protesta ocurrida en Colombia, en donde si hubo represión de verdad. Haciendo gala de un cinismo inaudito, el diario, forzado por las redes sociales que rápidamente señalaron la mentira, simplemente pidió disculpas, retiró la foto y culpó a un anónimo lector que se las envió sin que ellos se tomaron la molestia de confirmar la veracidad de la misma.

La manipulación mediática transformó la justa protesta de los ancianos en una "brutal represión" policial, que jamás existió en la realidad. Pero a como dicen muchos, Nicaragua es el país donde las palomas les disparan a las escopetas. Ni la oposición oligárquica, ni los rotativos de la carretera norte, ni sus medios electrónicos pudieron mostrar a ningún anciano con la cabeza rajada y la que mostraron era falsa por ser de Colombia, no de Nicaragua.

En el país de los lagos y los volcanes, el plomo flota y el corcho se hunde. Todos los policías enviados a controlar la protesta iban desarmados. Hasta el día de hoy no se ha producido un solo detenido. Pero si hubo víctimas, 7 policías hospitalizados y dos de ellos tuvieron que ser intervenidos quirúrgicamente.

El jefe de la oposición, Eduardo Montealegre, corrió a regalar agua con galletas. Bueno, luego que con tanta amargura ha condenado el "clientelismo" de las miles y miles de tejas de zinc, los 300 millones de dólares del bono productivo, condenando enérgicamente el apoyo que da el gobierno por medio del ALBA, el banquero metido a político, corrió como loco a practicar su propia versión de "clientelismo barato", pues los trato como presos, a pan y agua.

Los ancianos repudiaron el oportunismo del hombre de los CENIS y prácticamente expulsaron a Montealegre del lugar de la protesta. La derecha y sus medios, otra vez, convenientemente callaron el repudio que sufrió Montealegre y este fue repuesto por otro enviado de más alta categoría.

El nuevo emisario de la solidaridad oligárquica de los grupos opulentos de Nicaragua esta vez fue el obispo Silvio Baéz, quien utilizando vestimenta religiosa para darle autoridad a su misión, llegó a regañar a los muchachos de la Juventud Sandinista que protestaban, no contra los ancianos, sino contra la burda y repugnante manipulación política que la derecha estaba haciendo de su justa causa.

El prelado Baéz, haciendo gala de su retórica política, mostrando una total falta de tacto pastoral, pero si mucha arrogancia, les reclamó a los muchachos por las camisetas que usaban y la música que escuchaban. Sin citar un solo pasaje del Evangelio en el cual ampararse para hacer su absurda prohibición, Baez una vez más "defendió" a los ancianos porque eran diabéticos y tenían la presión alta.

Los muchachos comenzaron a gritar "queremos la paz", "queremos la paz". Hasta desear la paz se convirtió en pecado capital para este representante del romanismo eclesial. Alzando la voz con ira, el prelado les gritó, "la primera que quiere la paz es la iglesia" para luego compararse con Juan Pablo II, olvidando que ninguno de esos jóvenes había nacido cuando se dio un incidente algo semejante durante la primera visita del pontífice a Nicaragua.

La frustración y la amargura de quien se supone debe proclamar "las buenas nuevas del Reino" le llevaron a acusar demagógicamente al gobierno Sandinista de promover el "terrorismo de estado." Qué clase de terrorismo de estado es ese, sin un solo detenido, sin un solo anciano con el rostro ensangrentado y más bien con 7 policías hospitalizados, 2 de gravedad a manos de los nietos de la misma oligarquía que una generación atrás les despojó precisamente de la pensión que hoy reclaman?

Pero así como el fantasma del chino los dejó sin aire la noche del Viernes 14, la tarde del Lunes 24 de Junio el pueblo Sandinista les presentó otro fantasma, pero no chino, sino nicaragüense, cuando ante una gigantesca multitud de jóvenes Sandinistas, para susto de los ricos opresores y verdaderos causantes del infortunio de las clases populares, se aparece don Porfirio García, presidente de la Unidad del Adulto Mayor, arrebatándole de un tajo a la derecha su nueva bandera de "lucha".

Así como la derecha se quedó sin aire cuando el presidente Ortega les presentó al fantasma chino y corrieron desesperados a apoyar el reclamo de sus propias víctimas a quienes ellos mismos despojaron de su pensión reducida en Septiembre de 1994, así también este Lunes por la tarde, la oligarquía criolla y la burguesía chapiolla se quedaron sin habla ante un nuevo fantasma también de carne y hueso.

Cuál será el nuevo cuento chino de la oposición chingaste? Cuál será la nueva anciana colombiana con el rostro ensangrentado que nos van a mostrar? Cuál será la nueva estratagema de una oposición que perdió la brújula y que irremediablemente marcha al precipicio de la irrelevancia política? aun no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que al pueblo de Nicaragua ya no le dan atol con el dedo y como dice la consigna de la Juventud Sandinista, "A mí no me engaña la derecha."

Comentar     Arriba