Crónica de alacranes en camisas y sotanas

28 Junio 2013

Por Juan Carlos Santa Cruz Clavijo *

Hace ya cierto tiempo que la oposición política perdió sus banderas de lucha, es por eso que no tienen más remedio que infiltrarse y manipular a los que si las tienen, como es el caso de la Unidad de Adultos Mayores (UNAM), a los que manipularen hasta el cansancio.

Su primer "aporte" al reclamos de los ancianos consistió en apoyarlos en recursos de transporte y publicidad. Ahí mismo hicieron los primeros contactos los grupos de choque compuesto por jóvenes especialmente preparados para berrinches callejeros, y odrtos avispados con cara de yo no fui.

Acto seguido, haciendo gala de cierta discreción , de manera que no pareciera una acción sediciosa se hicieron presentes los medios afines a la derecha para tomar videos desde ciertos ángulos para que pareciera una multitudinaria protesta. También se aparecieron abundantes fotos de frente y perfil de los ancianos más demacrados.

Mientras tanto se acercaba el momento que los jóvenes "solidarios" entraran en acción en las protestas. Fue así que comenzaron a azuzar y provocar ,derribando mallas de seguridad de la policía secundados por los activistas del Cenidh,pos cuyo perfil se parece bastante a grupos de choque encamisetados.

Lanzaron piedras, palos y botellas y ahí están los policías heridos en el Hospital Roberto Huembes, anque según dice el Cenidh son agentes con perfil criminal de la dictadura "Ortega-Murillo", así que no forman parte de la agenda de su histérica patrona.

Una vez que el conflicto se volvió violento instalaron su puesto de mando en lugar de los hechos todos los medios de la derecha como el canal 2 y 12, la Prensa y el Nuevo Diario,Confidencial, y junto a ellos codo con codo agrupaciones políticas con siglas CPDH y CENIDH.

Todos pudimos ver a Vilma Núñez empujando para derribar la malla de seguridad policial frente al INSS, y al mismo tiempo lanzando furibundos e histéricos gritos, dice que hablando por teléfono con la comisionada Aminta Granera. Después se supo que todo formaba parte de un show propagandístico dirigido por el maestro de ceremonia Eduardo Montealegre, que llegaba según dijo con agua para los ancianos, pero no pudo escapar de los abucheos, y el coro de "fuera,fuera". En esos momentos era evidente que la situación se salía de las manos y no faltó el forcejeo con los ancianos.

Eso era lo que esperaban los medios de comunicación de la derecha, para desinformar, mentir, falsear hechos. No dudaron en presentar una foto de una anciana colombiana, en Colombia, con la cabeza partida por la policía colombiana y dijeron que eso era en Nicaragua, y que la policía nacional lo había hecho. Los "jóvenes luchadores por la libertad" la subieron a las redes sociales, y en poco rato fueron desmentidos por los jóvenes de la juventud sandinista que también están en las redes sociales.

Los derechos humanos made in Vilma Núñez y Carmona aprovecharon la confusión para parcializar sus informes especialmente dirigidos a sus amos de la embajada, ya se sabe cual. En ellos se concluye que los policías no dudaban en golpear y torturar a los indefensos ancianos y que su comportamiento no era diferente al de la guardia de Somoza. Para ellos la policía nacional tiene perfil de torturadores y criminales, y se comportan como perros guardianes de la "dictadura Ortega Murillo".

La prepotencia de Vilma Núñez no le permitió diferenciar entre el legítimo derecho de resguardar un edificio público y su decisión de ingresar por la fuerza, tipo asalto, derribando mallas de seguridad policiales, al tiempo que proferían insultos, injurias y calumnias contra el resguardo de la policía nacional.

Al mismo tiempo sus patrones de los grandes medios de comunicación proferían epítetos de todo tipo contra la idea de canal interoceánico, Albanisa, petrocaribe, la "dictadura Ortega Murillo", los anillos de Rosario Murillo, y hasta si se debe decir, Casa de Gobierno, Secretaría general del Fsln, o casa de habitación de la familia Ortega Murillo.

Hasta ese momento de la manipulación en el terreno podían verse muy activos a los "jóvenes luchadores de la libertad", los medios de comunicación de la derecha, y las agrupaciones políticas con siglas de derechos humanos.

La dirigencia de los infiltrados en la UNAM, ya estaban desesperándose así que comenzaron a buscar los corresponsales de las trasnacionales de la información. Con este llamado de noticias internacionales los cavernícolas de la cúpula de la Iglesia católica no se hicieron esperar y lanzaron denuncias tras denuncias a través de un cura Silvio Báez, con especial dosis de cinismo e hipocresía.

Estos Torquemada, ya se sentían victoriosos con lucha ajena y no dudaron en llevar a los ancianitos a su catedral. No dudaron en abanderarlos como adalides de la libertad, y verdaderos héroes de los derechos humanos. Días después, seguramente, haciendo uso de sus inquisitoriales prácticas debieron excomulgar a Porfirio García al verlo en la tarima del FNT. Desde ese aciago momento lo vieron como un alacrán en sus sotanas.

La lección para el cura Báez es que al mejor panadero se le quema el pan en la puerta del horno, o dicho de otra forma, la realidad le cerró herméticamente sus venenosa tapas, aunque es de suponer que en su interior no ha salido de su estupor por "este alacrán en su sotana, palmado, muerto de hambre y farsante".

A los ricachones bochincheros les faltó pericia porque debieron involucrar a las "iluminadas" del movimiento autónomo de mujeres" para completar el show y ellas no dudarían en vertir de luto cerrado, con ojos y bocas vendadas, y se lanzarían al suelo haciendo uso de prácticas cirqueras, todo el propósito de la defensa de los derechos democráticos contra la "dictadura" de los venerables ancianos.

Se dice que en cierto momento los jóvenes revoltosos en busca de alianzas trataron de localizar a los miembros de la Coordinadora Civil por su larga experiencia en todo tipo de manipulación. Su sorpresa fue que los años han pasado para sus dirigentes, y además les preocupó el discurso de estratósfera y sus divagaciones como las de repudiar a la jerarquía católica y luego pedir su bendición. Los "jóvenes solidarios" no sabían que desde hacía cierto tiempo era una organización política de capa caída inmersa en los sueños rosados del Gobierno de Bolaños, además que también andaban pensando en jubilarse también ellos

Luego localizaron a los partidos de oposición en la Asamblea Nacional, pero se encontraron en una lucha de todos contra todos en las filas del PLI. De manera que solo tuvieron eco en ciertos conspiradores, como Montealegre, Eliseo Núñez, Dora María y otros.

Entre los aspectos tragi- cómicos se está en condiciones de afirmar que a los apellidos de alcurnia no les fue bien en la manipulación a los ancianos. Eduardo Montealegre fue silvado y abucheado. En tanto que Luciana Chamorro tuvo que sufrir el insoportable polvazal, moscas y malos olores de la pobretería de los alrededores del INSS.

Para sus adentros, seguramente Luciana reflexionaba acerca de "que jodido" andaba haciendo ante tantos ancianos palmados, que no eran de su alcurnia. Y para colmos de frustración se preguntaba una y otra vez si para ese espectáculo era necesario ir a estudiar a Universidades carísimas en los Estados Unidos.

Luego seguramente, a manera de catarsis, porque por encima de todo era una Chamorro, de la estirpe Chamorro, así que con lujo de detalles documentó todas las denuncias sobre "las atrocidades cometidas por la policía".

Al llegar a su casa, Luciana encendió el televisor, pantalla plasma 32 pulgadas para ver las movilizaciones del FNT y de la UNAM. Su estupor fue mayúsculo al ver al mismísimo Porfirio García, Presidente de la UNAM, cómodamente sentado en la tarina del FNT , junto de Roberto López Director del INSS, y Gustavo Porras el FNT, y para colmos haciendo uso de la palabra en reconciliación total y dando vivas una y otra vez.

No había de otra, que llorar en silencio y admirar una vez más de Violeta Barrios de Chamorro por su "lucidez" de quitarles el derecho a pensión reducida, a estos tales muertos de hambre, vendidos al sandinismo y lo que es más grave arrodillados ante la "dictadura Ortega Murillo. Finalmente habría dicho "zapatero a tu Zapato".

* Sociólogo.

Comentar     Arriba