Una nueva sensibilidad para los Nuevos Tiempos

12 Agosto 2013

Por Carlos Midence.

La Poeta Rosario Murillo ha definido, de forma precisa, como Nuevos Tiempos la era que actualmente vive Nuestramérica y Nicaragua en específico. Tiempos de cambio, de avances, de evolución, de transformación en todas las dimensiones de la vida: política, social, económica, cultural, ecológica y, podremos constatar en este escrito, una nueva dimensión estética, nueva sensibilidad. Tiempos de Paz, de esperanza. Podemos agregar que estos Nuevos Tiempos también se han hecho acompañar de nuevos sujetos, nuevos actores, nuevos protagonistas: juventud, mujeres, niñez, campesinos, trabajadores, pequeños productores en fin, los que Sandino llamó los postergados de la tierra y que hoy se han unido al concierto de voces en Revolución, como dice la extraordinaria canción Revolucionaria Nuestras Voces, una de las piezas de la cual nos ocuparemos en este escrito.

Estos Nuevos Tiempos se han visto acompañados de lo que podemos llamar, en todas sus manifestaciones, una Nueva Estética: musical, poética, pictórica, entre otras, la que está en amplia correspondencia con la época que vivimos. Esto sin dejar de lado toda una herencia que podemos retrotraer hasta lo que hemos denominado la expresión estética-cultural de la guerrilla resistente de Sandino en las montañas segovianas, cuyos máximos representantes son el mismo Sandino con sus más de 400 escritos, Pedro Cabrera "Cabrerita" y Tranquilino Jarquín quienes con su ingenio y talento musical cantaban al arrojo, coraje y valentía de la resistencia sandinista.

Ahora bien, en la Nicaragua de hoy, en esta Nicaragua de los Nuevos Tiempos, Revolucionaria, Sandinista, Cristiana, Socialista, Solidaria se ha hecho presente una nueva estética que pone de manifiesto no solo el talento cultural de los valores de la Revolución, sino la imperiosidad de ir junto al avance sociopolítico que la Revolución ha significado en la sociedad nicaragüense. Veamos: el Sandinismo como movimiento sociopolítico, durante los 16 años de neoliberalismo jamás dejó de crear, participar, resistir a los embates del sistema. En esa época surgieron expresivos temas compuestos, arreglados y cantados por cantautores como Pablo Martínez Téllez o Mario Montenegro y su extraordinario y popular tema El Gallo ennavajado cantado por el maestro Diego Aguirre, así como los que nacieron de la pluma de la Poeta Rosario Murillo, hasta llegar a estos Nuevos Tiempos en los que surgen canciones emblemáticas como Trabajo y Paz, Poder para el Pueblo, Nicaragua Triunfará y Canción de Amor, escritas por la misma Poeta Rosario Murillo e interpretadas por diversos artistas como Carlos Baltodano y Phillip Montalbán, por ejemplo. Asimismo cabe referirse al extraordinario tema ya aludido, Nuestras Voces, compuesto por Laureano Ortega Murillo y arreglado por Juan Carlos Ortega Murillo.

De igual manera otras interpretaciones devenidas de diversos grupos de todo el país: Carazo, Nueva Segovia, Costa Caribe, Chinandega que, o bien realizando emulaciones de temas universales o escribiendo, arreglando y ejecutando temas originales han contribuido a cantar a estos Nuevos Tiempos. Por lo tanto, podemos afirmar que los Nuevos Tiempos, que la Revolución en su segunda etapa ha hecho germinar también una estética, una sensibilidad propia, que va de la mano con los valores que propugna, es decir, la solidaridad, la comunidad, el compañerismo, el bien común, el cristianismo, el socialismo.

De esta forma es dable hablar de una equivalente descarga de talento y originalidad en otras manifestaciones estéticas como la pictórica, la poética, protagonizada principalmente por la juventud, en específico la juventud Sandinista. Basta observar los murales, los grafiti en espacios como las Casas para el Pueblo ubicadas en la zona de la avenida de Bolívar a Chávez, así como los recitales poéticos convocados por la juventud Sandinista en diversos barrios de Managua y el interior del país para enterarnos que una nueva imaginación atraviesa nuestro país.

Se trata de una nueva sensibilidad que va ligada a una producción cultural fruto de los cambios estructurales que ha impulsado el Sandinismo, siguiendo las orientaciones del Comandante-Presidente Daniel Ortega y la Poeta Rosario Murillo. Esto ha devenido en una fuerza vital que simboliza de forma artística la Nicaragua de hoy. Esta es la sensibilidad de ciudadanos que se sienten dignificados por el proceso de cambio, ciudadanos que se han encarnado en el ambiente de paz preservado por la Revolución y que ha desembocado en una prosperidad que hoy se siente en cada familia que paulatinamente ha venido saliendo de la pobreza, ciudadanos que hoy sienten el resguardo y el incentivo del Estado nicaragüense, no sólo en las políticas públicas, sino en la protección del clima de paz, tranquilidad, fraternidad y comunidad en el que se vive. Una sensibilidad que expresa la fe, la esperanza diseminada por el Sandinismo en todos los rincones del país cada vez que a esos lejanos lugares se les lleva por primera vez el servicio de energía eléctrica, el agua potable o reciben un financiamiento justo para dinamizar la producción.

¿No es esta nueva estética, esta nueva sensibilidad, nueva imaginación que cantan las canciones mencionadas y que el pueblo las ha hecho suya en las plazas, parques, barrios y desde luego en los medios de comunicación, hija de la Revolución, de la transformación que vive nuestra Nicaragua hoy? ¿No es esta nueva sensibilidad que pintan, grafitean nuestros jóvenes transmitiendo con ello un mensaje de amor, paz, vida en las paredes de nuestra Nicaragua un aspecto trascendental que rinde homenaje a los cambios, a la evolución, a los Nuevos Tiempos impulsados desde el Buen Gobierno que lidera el Comandante- Presidente Daniel y la Poeta Rosario? Recordemos, bien lo decíamos, que el Sandinismo tiene toda una trayectoria en lo que implica a crear una estética revolucionaria y, desde luego estos Nuevos tiempos no son la excepción.

Es por ello que las imágenes de la Nueva Nicaragua, de estas nuevas maneras de vida, son guiadas en esta nueva etapa estética por valores y principios como: Paz, vida y amor, como dice el tema Nuestras Voces. Asimismo temas como Trabajo y Paz, Poder para el Pueblo, Canción de Amor o Nicaragua Triunfará recogen en su esencia y, a la vez definen, no sólo la nueva sensibilidad, sino la recuperación de una nueva conciencia que a su vez guía el encuentro de un nuevo lenguaje para comunicar, bien lo decíamos, los nuevos valores, pues, al introducir palabras como Paz, Reconciliación, trabajo, poder/pueblo, comunidad, fraternidad, libertad, se está logrando una ruptura cualitativa con el lenguaje de la decadencia sufrida por nuestro país durante los 16 años de retroceso o desastre neoliberal.

Otra de las virtudes de esta estética es su poder reconciliador, liberador, movilizador: ha logrado acompañar el despertar de los más altos valores, prácticas e ideales de la mística sandinista, como son la solidaridad, el cristianismo y el camino al socialismo. Esta nueva sensibilidad se ha encarnado en todas las regiones del país, cobijando el proceso actual que guía a mujeres y hombres sensibles y comprometidos hacia un futuro distinto de la mano de la Revolución. El pueblo nicaragüense ha hecho suyo los nuevos canales de información y comunicación, pasando de ser simples consumidores pasivos a constituirse en productores activos de contenidos y de una estética que simboliza y sintetiza su época. Todo ha venido ocurriendo en una fundición indisoluble que nos indica la continuidad del arte, de la sensibilidad del pueblo, de la gente, de la comunidad con su propia vida, es decir, con sus propios cambios, sin que esto signifique, en ningún momento, la subordinación de la forma a la función, pues, la factura, acabado, signos y estilo de cada una de los objetos culturales que se producen hoy para simbolizar la Revolución dice mucho de la creatividad, de la libertad, de la imaginación de los artistas, autores, poetas que los han concebido y ejecutado.

Por tal razón estos acontecimientos cuyas representaciones son las canciones, las voces poéticas y pictóricas, entre otras como el teatro y las artesanías creadas en este clima de paz, de cambio, son la más clara expresión social-cultural-sensible y muestra de lo que la Poeta Rosario Murillo ha denominado: Los Nuevos tiempos de la Historia.

Comentar     Arriba