Hacer política en Nicaragua

26 Agosto 2013

Por Silvio Palacios.

Algunos aspectos ferozmente atacados por el dictador Somoza eran el pensar/actuar/participar políticamente, ese don había sido asignado a las capas sociales cercanas al dictador, en algún tiempo no se le permitió a la burguesía criolla nicaragüense (últimos días del dictador), por otro lado; a los obreros, campesinos, mujeres y estudiantes no solo no se les estaba permitido hacer política, sino que pagaban con su vida, como le pasó a muchos héroes y mártires por hacer uso de esa herramienta de cambio (Como expresará Cero en alguna ocasión; Somoza solo entiende a las balas, no se equivocó)

Hoy en día, algunos renegados del Sandinismo en sintonía matrimonial con la derecha criolla nicaragüense hablan y pregonan una dictadura, pero acaparan (cansinamente) cada espacio posible de comunicación sin que hayan en sus líneas ningún desaparecido, torturado, exiliado, ni existan hoy en día paracaidistas sin paracaídas en el volcán de Masaya, relegándose esto a la época sangrienta de Nicaragua, pues entonces la explicación de estos círculos es; "Estamos en la gestación de una dictadura" pero parece que quedo en óbito fetal en los dos últimos mandatos de Daniel, porque no termina de nacer la mal llamada Dictadura.

Hacer política y crear un discurso anti sandinista en una de las mejores épocas del sandinismo no es nada fácil, no es suficiente haber sido comandante guerrillero, ni haber estado en algún gobierno neoliberal, se necesita algo más; quizás ser pragmático porque el discurso de manipulación política facilista ya no cala, el pueblo de Nicaragua ha despertado de ese letargo que ocasionaban aquellos anuncios de que si ganaba Daniel pues Osama Bin Laden andaría a sus anchas por Managua. (Hay muchacho... que difícil ser pragmático y anti sandinista a la vez)

¿Qué queda entonces?; hacer política en los espacios políticos aunque esto se interprete realmente en ser una minúscula fuerza que; o se monta en el carro que va hacia el nuevo horizonte nicaragüense o pide raid en la camioneta que va en sentido contrario buscando un choque frontal a toda costa (más o menos el papel del MRS, pero sin chofer)

Daniel les ha desplazado con los jóvenes

Ser joven y no haber vivido las épocas de los 70 y 80s en Nicaragua es sinónimo dirían estos politiqueros; "de ser fácilmente manipulados" por el Sandinismo, para no ser manipulado, según el diccionario de estos micro políticos deberíamos de ser antisandinistas, el don de la verdad (política) ya no lo tiene el catolicismo solamente, ahora el clero lo comparte con algunos columnistas trasnochados que hacen política y crean mítines en los alrededores solamente de su cerebro. (Los políticos anti sandinistas en Nicaragua ahora se convirtieron en analistas políticos, de agitadores a columnistas, después no se sabe que seguirá, pero la decadencia no se detiene)

Desde que la oposición anti sandinista paso a manos de la sociedad civil (en Nicaragua ocurren cosas extravagantes en política) se suceden marchas y concentraciones con un nuevo formato, digo nuevo formato porque son arropadas por 1000 personas indistintas en cada evento (siendo magnánimos con los organizadores) y la lucha por los derechos sociales del pueblo es reflejada en pancartas, lo raro es que la restitución de derechos que lleva a cabo el Sandinismo pasaron de ser un lema de pancarta a una realidad; he ahí una forma distinta de hacer política, realismo versus "metamos ruido"

Hacer política y ser político no es necesariamente semejante, sino habría que estudiar el caso de Nicaragua, en donde se practica la politiquería y se vende como política genuina (y se paga bien en el mercado americano), si hacer política es resolver problemas de la colectividad en una sociedad libre (Nicaragua es libre, ya de eso se encargó el sandinismo) entonces la pregunta es: ¿el anti sandinismo actual en Nicaragua, que problemas le resuelve al pueblo? Respondo con una pregunta cualquier inquietud a las primeras letras de este párrafo.

En las sociedades europeas la mayoría de la juventud no cree en la política ni en los políticos, de ese sentimiento se encargaron los políticos, en cambio, en nuestra sociedad nicaragüense los jóvenes hacen política, viven la política, luchan y defienden el hacer política, ya no se limita solo a gente con corbata y sobrepeso, tenemos una juventud activa, esa es la matriz que mantiene vivo al sandinismo, no podría ser diferente, Sandinismo es sinónimo también de juventud, si seguimos así, tendremos sandinismo para cien años como dijo Tomasito.

Comentar     Arriba