Mata: recuerde el quinto mandamiento

28 Octubre 2013

Por Juan Maltés

Jehová, Nuestro Dios, fue categórico con sus Mandamientos y explícitamente, en uno de ellos, nos dice: NO MATARáS.

Sin embargo, debemos ser francos y directos y rechazar con todo el poder de nuestras voces, las declaraciones irresponsables del Obispo de Estelí, Juan Abelardo MATA, quien, olvidando ese Mandamiento de Dios,  ha manifestado que habrá "otra guerra en Nicaragua" y que "hay alzados" en las montañas nortenas .

Es decir, que el Obispo MATA, con su obsesión anti-sandinista, que no lo oculta, está pidiendo que los nicaragüenses nos matemos unos a otros y ensangrentar a la Patria, dejando viudas e hijos huérfanos.

Por supuesto, que esas declaraciones del Obispo MATA, fueron ampliamente divulgadas por el derechista y político Diario La Prensa,  tambor de resonancia de los pocos anti-patria que aún quedan en Nicaragua.

No es coincidencia, pues, que el apellido del Obispo MATA, esté asociado con la guerra, con la muerte, con la destrucción.

Estamos, pues, ante el minúsculo grupito que es agorero de la guerra; estamos ante los que tocan tambores bélicos; ante los que no desean que Nicaragua continúe progresando como ha sucedido desde el año 2007, con el Gobierno de todos los nicaragüenses encabezado por el Comandante Presidente Daniel Ortega, y la Primera Dama Rosario Murillo.

El pueblo nicaragüense conoce perfectamente al Obispo MATA. Conoce de su pasado somocista y liberal de hueso colorado, admirador de Arnoldo Alemán, el hombre que ayudó a dejar en la miseria al pueblo nicaragüense.

Más que un pastor de la Iglesia Católica, el Obispo MATA se ha comportado como un político.

Todavía recordamos, en la historia reciente de nuestro país, cómo el Obispo MATA se movilizaba de un lugar a otro, como un agente político buscando afanosamente la "unidad de los liberales", para enfrentar en las elecciones presidenciales al entonces candidato Daniel Ortega.

Todo resultó en amargura para el pastor esteliano, quien al ver la arrolladora victoria presidencial del Comandante Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo, grito "fraude" y se convirtió en el centro de bromas, sobre todo de los estelianos.

Pero la inmensa mayoría del pueblo nicaragüense ya no se deja engañar por cantos de sirena y son los mismos campesinos, donde supuestamente están "los alzados", quienes han desmentido al Obispo MATA.

"No son alzados, son delincuentes que nos vienen a robar nuestro ganado y nuestros alimentos. Nos amenazan de muerte, nos secuestran a nuestros familiares, ya no los aguantamos, pues no nos dejan vivir en paz", aseguró uno de los tantos campesinos que vive en las montanas de Jinotega y que han sido agredidos por estos delincuentes.

Las declaraciones de estos campesinos, son corroboradas por el Ejército de Nicaragua, que asegura que esa Institución castrense a quienes combate es a grupitos de delincuentes que acosan constantemente a los campesinos.

As161, pues, mientras el obsesionado Obispo MATA y el derechista Diario La Prensa anuncian con bombos y platillos que "habrá otra guerra", el pueblo nicaragüense continúa trabajando sin descansado, apoyado por el Gobierno Sandinista para acabar con la pobreza, crear empleos y vivir en paz y tranquilidad, que es el compromiso del binomio presidencial Ortega-Murillo.

Mientras esos grupúsculos viven con su "obsesión", el Gobierno Sandinista continúa con su política de diálogo permanente con los empresarios, y con los trabajadores en la búsqueda de consensos para la creación de empleos permanentes.

Y ese diálogo permanente con todos los sectores, ha dado una vez más sus frutos, al viajar a China como un todo, una delegación pluripartidista para conocer los avances en las negociaciones para construir el ansiado Canal interoceánico por Nicaragua, que vendrá a terminar de una vez por todas, con la pobreza en nuestra Patria.

Para terminar, un recuerdo al Obispo MATA: en Nicaragua no habrá otra guerra, sino que YA hay una guerra, pero es una guerra a la pobreza, guerra al desempleo, guerra a la desnutrición de los niños para que vivan saludables. Hay una guerra para que jóvenes, mujeres y niños tengan un porvenir seguro, en un país y con un Gobierno Sandinista que se comprometió por siempre, gobernar para todos los nicaragüenses.

Obispo MATA, Jehová, Nuestro Dios, ordena: NO MATARAS.

Comentar     Arriba