El proceso de construcción del nuevo modelo curricular nicaragüense

20 Marzo 2014

Por Miguel De Castilla

En tanto testigo directo, algunos colegas nos han pedido ampliar y profundizar sobre la naturaleza y circunstancias que sirvieron de contexto al proceso de construcción del modelo curricular de la educación básica y media de Nicaragua y sobre la relación entre este y el modelo de descentralización de la educación.

Sobre el primer tópico, lo primero que habría que decir es que el modelo curricular es un constructo sistémico y dinámico, integrado por un conjunto de componentes que en interacción permanente definen en cada momento y lugar la situación del mismo. Por esta razón podemos hablar del modelo curricular de la educación nicaragüense en un momento determinado en un núcleo educativo, en un conjunto de núcleos en un municipio, en un conjunto de municipios de un departamento o en el país.

Los componentes o subsistemas del modelo, en orden de importancia, son los siguientes: el nuevo currículum, expresado principalmente en los planes y programas de asignaturas por grado, nivel o modalidad; los TEPCE, como procedimiento para la gestión del currículum; los Núcleos Educativos, como espacios territoriales para la realización de los TEPCE; los maestros, representados fundamentalmente en las actividades para su formación y capacitación, y la Red de Capacitación y Acompañamiento Pedagógico (Redcap). Tanto el cuarto como el quinto componente están dedicados a la capacitación permanente de los docentes. Como respondiendo a quienes tanto insisten en este tema, es de tal importancia esta tarea para el Mined, que en la actualidad, a la par de las múltiples actividades de formación y capacitación del magisterio, que realizan las universidades del CNU, bimensualmente uno de los TEPCE es dedicado expresamente a la capacitación.

En febrero del 2008 se pusieron en marcha los TEPCE con base en los viejos programas de estudio, y en mayo del 2008 se dio inicio al proceso de construcción de los Núcleos Educativos en cada municipio del país, proceso que finalizó en septiembre de ese año. El último viernes del mes de agosto del 2008, espontáneamente y sin ninguna orientación al respecto, en muchos municipios del país los TEPCE comenzaron a realizarse en los Núcleos Educativos y no a nivel municipal, como eran anteriormente. Con esa iniciativa estrictamente local, los delegados departamentales y municipales, junto a los directores de los centros educativos, habían iniciado el proceso de constitución del modelo curricular tal como lo conocemos hoy.

Respecto a la relación entre el modelo curricular y el proceso de descentralización de la educación nicaragüense, desde febrero del 2009 los TEPCE, con base en los nuevos Programas de Estudio y realizándose en los Núcleos Educativos, constituyen el mecanismo fundamental del nuevo Modelo de Descentralización Escolar en Nicaragua, superando con creces el modelo de descentralización financiero del neoliberalismo. La descentralización ayer (1993- 2006) era para obligar a las familias a hacerse cargo de la responsabilidad del Estado de educar a la población empobrecida, excluyendo de los servicios escolares a amplios contingentes de niñas, niños y jóvenes en edad escolar; la descentralización a partir del año 2009 era y es para la contextualización del contenido de lo que los estudiantes aprenden en las escuelas.

El Currículum Nacional Básico nicaragüense ofrece la posibilidad para que los educadores, autónomamente con un 30% de libertad, puedan adaptar y contextualizar el currículum bimensualmente en sus TEPCE, según las necesidades de los estudiantes en los contextos municipal o nuclear. En Nicaragua hoy los educadores que laboran en las Escuelas Vecinas de cada Núcleo Educativo vienen mensualmente a su Escuela Base correspondiente, a evaluar los resultados educativos del bimestre anterior y a programar los objetivos y contenidos de aprendizaje que deberán ejecutarse en el bimestre siguiente. El propósito es evaluar y programar el currículum adecuando el mismo según las necesidades de los estudiantes en los niveles municipales y/o del Núcleo Educativo. Eso es lo que hoy se conoce como pertinencia social de la educación, como requisito fundamental de la calidad de la misma. Conocimiento significativo contextualizado igual a conocimiento pertinente. Más pertinencia respecto a las necesidades del contexto, menos estandarización, más calidad de la educación.

Dentro de pocos años, cuando todas las escuelas y todos los maestros estén conectados a través de internet, los Núcleos Educativos serán un conjunto de Escuelas en Red, conectadas permanentemente para evaluar y programar el currículum permanentemente. Habrá TEPCE presenciales bimensualmente, pero los maestros continuarán conectados virtualmente el resto del bimestre a través de las computadoras. Los TEPCE como una gigantesca asamblea. Permanentemente.

* Sociólogo. Profesor UNAN-Managua.

Comentar     Arriba