Día Mundial de la Alfabetización

11 Septiembre 2014

Por Miguel De Castilla Urbina*

El pasado lunes 8 de septiembre, todos los pueblos del mundo, en especial las poblaciones empobrecidas, convocados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, celebraron el Día Internacional de la Alfabetización 2014: bajo el tema "Alfabetización y Desarrollo Sostenible".

Para Nicaragua, ganadora del Premio Nadeska Kruskaya de la UNESCO y con una larga y riquísima tradición en este ámbito, la alfabetización y la educación de jóvenes y adultos han alcanzado plenos niveles de desarrollo y madurez, tanto a nivel institucional, organizativo como metodológico.

Múltiples hechos han contribuido a organizar y materializar esa madurez. La experiencia de los años ochenta, no solo con la Cruzada Nacional de Alfabetización, sino que también con todos los aprendizajes que dejara la posalfabetización y la continuidad educativa en el Vice-Ministerio de Educación de Adultos (VIMEDA), y la reciente Campaña Nacional de Alfabetización, de Martí a Fidel (2007-2009). Esta campaña declaró a Nicaragua, territorio libre de analfabetismo, con todo lo que esta significó en términos de la movilización organizada de la Juventud, hasta culminar con el Informe de la Comisión Especial de Verificación de los Resultados de la Martí a Fidel, encabezada por Juan Bautista Arríen en nombre de la Comisión Nacional de la UNESCO e integrada por expertos del INIDE, la UNAN-Managua, y la UNAN-León han sido decisivas para construir esta historia.

En este año, el 8 de septiembre encontró a Nicaragua con la alfabetización y educación de adultos como un subsistema organizado y construido, paralelo y de igual naturaleza al de la Educación Básica y Media regular y en plena actividad alfabetizadora, con 4,000 facilitadores y brigadistas voluntarios de alfabetización y cerca de 6,000 maestros populares alfabetizando en 2,456 puntos de alfabetización y 5,000 Círculos de Estudio de educación primaria y secundaria. La matrícula es de 251,185 jóvenes y adultos, de los cuales 31,917 estudian en secundaria, en Tercero y Cuarto Ciclo Rural, y 121,454 estudiantes jóvenes y adultos inscritos en la modalidad de Secundaria a Distancia (del séptimo al decimoprimer grado), estudiantes en 482 centros, de los cuales 313 son rurales y 169 urbanos.

A la par de todos estos esfuerzos y logros, en el Gobierno nicaragüense hay claridad sobre el futuro de la alfabetización en Nicaragua, al reconocer que el analfabetismo no va a desaparecer como enfermedad social del capitalismo con campañas de alfabetización, sino con una política y una estrategia clara y definida de atención a la Educación de la primera infancia y de la niñez con las edades correspondientes a los primeros cuatro grados de la educación formal; por ello a la par de la tarea alfabetizadora, el MINED realiza una estrategia a profundidad en este tramo educativo, con el propósito de eliminar la larva del analfabetismo en su propio nicho ecológico, ampliando a toda la población de estas edades el acceso a la matrícula escolar, y elevando la calidad de los aprendizajes respecto a las destrezas en lecto-escritura y cálculo matemático de los estudiantes en los primeros grados de la educación primaria.

(*) Investigador y docente universitario.

Comentar     Arriba