Escúchenos en línea

Los Chamorro y el Gran Canal de Sandino

16 Octubre 2014

Por Edwin Sánchez

I La Falacia

"Falacia" fue el término que utilizó el ingeniero César Avilés en el programa de TV, "Esta Semana". Así se refirió a todo el vendaval de mentiras y medias verdades sobre la presunta "catástrofe" que causaría el Gran Canal en el Lago Cocibolca. Pero sus palabras no inspiraron ningún titular, mucho menos una ampliación de sus razonamientos para informar con veracidad a los televidentes.

A la pasarela mediática acceden los que están alineados al Pensamiento Único de la derecha conservadora. Todo aquel que aporte desde las ciencias, asegurando la viabilidad del proyecto, no tiene cabida en estos espacios, por mucho que sus operadores pretendan presentarse como "democráticos" y "buscadores" de la verdad. En cualquier caso, cuando el entrevistado es imparcial en sus juicios y sorprende al dueño del programa, se le "editan", es decir censuran, los pros de su argumentación, para exagerar los contras.

A pesar de que el ingeniero Avilés habló de falacia, en clara alusión a los que andan con la banderita de que el Canal acabaría con el mayor recurso lacustre de Nicaragua, el presentador Carlos Chamorro no se salió de su libreto.

Después de atreverse a presentar a sus parientes en el papel de Jacques-Yves y Jean-Michael Costeau, y dos estudiosos, dijo con la forma imperativa de un gobernante del siglo XIX: "Estos son los resultados y opiniones de expertos nacionales sobre el impacto ambiental irreversible que tendría el dragado masivo del lago", y que "confirman los peores pronósticos".

Ningún partido, oenegista o impreso, por mucho pedigrí que tenga quien lo dirija, puede arrogarse las funciones de la academia, sustituir a las ciencias, creerse el infalible pontífice y despachar, en menos de media hora, a todo un país a la terrible era Chamorro: la de Pedro Joaquín, Diego Manuel y Emiliano. Por supuesto, no todo el que lleva este apellido sigue anclado en esos tiempos, y piensan lo mejor para su patria.

¿Por qué el conductor del espacio no hizo una sola referencia a la parte filosófica de la emisión, expuesta con ética profesional por el ingeniero Avilés, pero desperdiciada a propósito?

Falacia, según la Real Academia Española, es: "Engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien. 2. f. Hábito de emplear falsedades en daño ajeno". Y es eso que en cantidades torrenciales han lanzado con el pretexto del medioambiente.

Luego, el presentador increpó, como si Nicaragua estuviera bajo sus pies, que "el debate nacional está sobre la mesa" (la de su programa), planteado por la "sociedad" (su organismo) y no puede seguir esperando (él).

Hay espacios que hacen cualquier cosa, pero no ciencia, mucho menos periodismo. Ejemplo: no dar pase a todas las voces científicas de Nicaragua, solo la parte del coro agradable a los oídos de la derecha conservadora. Y quien "desentone" en su melodramático guion, se le aparta, o baja el volumen, mientras la estridencia gana hasta en efectos especiales.

El ingeniero Avilés dijo: "Los impactos son brutales, que no te quepa la menor duda. Lo que tenés que hacer es minimizarlos y reducirlos, pues. Pero no…, el hecho de que se va secar el Lago, de que no va a haber agua para beber ni haber agua para riego, es una falacia, te lo puedo decir yo, tranquilamente".

El experto no "confirmó los peores pronósticos", más bien liberó el tema del Canal del maniqueísmo seudoperiodístico, para llevarlo al terreno limpio de las ciencias, donde especialistas y científicos deben operar para "minimizar y reducir" el impacto ambiental. Ahí hubiera profundizado Chamorro si fuera periodista, no opositor obcecado, aunque sacrificara el debut de sus estrellas lacustres.

¿Para qué existe la ingeniería? ¿Y por qué hay especialidades en recursos hídricos y otras ramas específicas? ¿Para qué la biología y las ciencias ambientales? ¿Para qué existen los geólogos? ¿Y las demás Ciencias de la Tierra? ¿Por qué los profesionales se entrenan en diversas disciplinas científicas?

Vaya, para que Nicaragua siga igual, clausuren las universidades, no se hable de ciencias, arranquen la red vial que acabó con árboles centenarios y chanchitos de monte a su paso, y se les devuelva a los dueños de fincas sus propiedades partidas por la expropiación; quiten las mansiones a las orillas del mar aunque sea San Juan del Sur, por perjudiciales al ecosistema marino; desalojen las isletas y no surquen más las naves con motor en el Cocibolca, por ser altamente contaminantes; disuelvan las ciudades por causar daños ambientales: cierren, pues, el país.

Y lo que quede, pónganle el fierro de los Chamorro.

II La ciencia avanza, algunos no

Se ha pretendido denigrar al presidente Daniel Ortega, porque en 2007 dijo que "ni por todo el oro del mundo podía arriesgar el Gran Lago por un Canal", y ahora aprueba la ruta. En esto juega un papel valioso la misma ciencia que avanza, nunca retrocede.

El poeta inglés, Alexander Pope, escribió: "Errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios".

Pero si alguien que nunca se ha jactado de ser un experto rectifica, cómo entender que el doctor Jaime Incer Barquero, un convencido del proyecto en 2011, hoy retroceda:

"(El doctor Incer) Explicó que las rutas Monkey Point en la RAAS y que busca Nueva Guinea, siguiendo Chontales hasta el Río Tule, y otras propuestas más, son las posibles, aunque todas permitirán que zonas como Nueva Guinea y de Chontales, cuyas tierras están en su mayoría desforestadas, el canal permitiría la reforestación de las laderas del canal, dejando bosque y cosecha de agua para los pobladores locales. Cabe señalar que otras de las rutas consideradas son la ruta que inicia en Bahía de Bluefields hasta salir por el río Oyate, y terminando todas las rutas en el istmo de Rivas, sitio donde se puede cortar para instalar tanto el canal y las esclusas.

"Ambas rutas, ni el corte en el istmo de Rivas, no afectará(n) las aguas del Cocibolca, porque a lo largo del canal hay esclusas que evitan entrada o salida de aguas saladas de ambas partes, por ello el gobierno tuvo el cuidado de enviar primero un proyecto de ley que apruebe la autoridad del canal, para luego hacer los estudios respectivos…". (Red de comunicación ambiental 2011– Año-6 – Nº. 534)

Si el doctor Incer mantuviera su entusiasmo científico de hace tres años, ¿seguiría siendo un invitado estelar de Chamorro?

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play