La derrota electoral dejó a la oligarquía lista, servida y peinada de moña

25 Noviembre 2008
Por Carlos Escorcia Polanco Caescorcia@aol.com La Oligarquía blancoide de Nicaragua acaba de sufrir una irreversible derrota política electoral, comparable únicamente a la debacle somocista de 1979. Está lista, servida y peinada de moña. El candidato de la derecha tiene una mirada asustada. Irónicamente fue El Nuevo Diario quien con un titular "noticioso" dio la sentencia lapidaria: "TODO ESTA CONSUMADO". No hay vuelta atrás. "Escrito estaba" que la errática estrategia de la Oligarquía nica y su furgón de cola, el MRS, desde el principio fue diseñada por Arnoldo Alemán para fracasar, porque así convenía a las ambiciones presidenciales del reo condenado. El "liderazgo" de Eduardo Montealegre, amenazaba con desplazar del primer plano a Arnoldo Alemán, quien con toda su conducta sinvergüenza y delincuencial, tiene la "virtud" de ser el que recogió los restos mortales del PLN, de Somoza y resucitó el liberalismo neosomocista. Quien dice que Alemán iba a permitir que Eduardo Montealegre le hiciera sombra? A quien se le ha ocurrido que Alemán iba a servirle en bandeja de plata a Eduardo Montealegre, la alcaldía de Managua, como plataforma política de lanzamiento para las pretensiones presidencialistas del banquero para el 2011? Montealegre se fué de boca y políticamente se devaluó pasando de cura a sacristán, al pasar de candidato presidencial a candidato municipal y no al revés como hizo Alemán, quien utilizó a la alcaldía de Managua como plataforma de lanzamiento y caja chica para lanzarse a la presidencia de la república, la cual alcanzó gracias a un fraude masivo, reconocido por observadores internacionales del Centro Carter y la Organización de Ex-Jefes de Estado Democráticamente electos, entre ellos Oscar Arias Sánchez de Costa Rica. El PLC lanzó a Montealegre contra la bien aceitada y poderosa maquinaria electoral del FSLN, el partido mas grande y mas disciplinado de los tiempos modernos en Nicaragua, a sabiendas que el FSLN electoralmente lo haría pedazos. Mientras el PLC arrojaba a Montealegre al vacío, simultáneamente se aseguraba, mediante su furgón de cola, el MRS, que Montealegre se lanzara sin paracaídas, incitando a la ciudadanía no saliera a votar, promoviendo el voto nulo o el abstencionismo, a la par que no sacó su maquinaria pesada pelecista para volcar el voto a su favor. Siendo el FSLN un partido con una militancia caracterizada por su férrea disciplina, el partido rojinegro se aseguraría que toda su militancia y simpatizantes salieran a votar muy temprano tal como efectivamente sucedió, mientras quienes no salieron a votar, probablemente no hubieran votado por el FSLN. La táctica del voto nulo o la abstensión, que para fines prácticos es lo mismo, resultó fatal para la oligarquía, al convertir a Montealegre en un cadáver politico insepulto, exactamente lo que Alemán deseaba. Simultáneamente, sabiendo Alemán que si hay una vela, Montealegre quisiera ser el muerto y si hay una boda, Montealegre quisiera ser la novia, el PLC sabía que Montealegre pelearía "gallardamente" hasta triunfar o morir. Según los cálculos políticos de Alemán, el banquero alegaría fraude y lo haría con tanto escándalo que de carambola desprestigiaría a su principal oponente, el presidente Ortega. Mostrando un poco mas de realismo político que los caciques de la irracional y poco seria fauna antisandinista, la embajada estadounidense en Managua, citó varias semanas antes de las elecciones a los capos de la politiquería de las "fuerzas democráticas" como ellos mismos se autoapodan. Según el analista político William Grigsby Vado, el propio embajador gringo se las cantó claro. Según las encuestas privadas de la propia embajada de Estados Unidos, Montealegre se encaminaba a una debacle política y según las proyecciones de expertos en estadística electoral, la derrota de Montealegre era irreversible. La advertencia era para que se prepararan para el golpe y buscaran como encontrar alternativas al mismo. Lejos de poner su barba en remojo, lejos de readecuar su estrategia electoral, lejos de afinar la puntería en términos de buscar como incrementar su caudal de votos, Montealegre y sus asesores prefirieron la ruta que consideraron mas fácil: comenzar a acusar al CSE de fraude, por adelantado y hacerse las víctimas. El guión vocinglero del fraude "Escrito estaba" de antemano por una oposición a la cual le urgía hacer el papel de víctima y cambiar la canción. Todo el mundo tenía que hablar de fraude, nadie debía ya seguir hablando de los 600 millones de dólares defraudados por Montealegre. Tanto Alemán como Montealegre tenían su trompo enrollado. Alemán pretendía matar dos pájaros de un solo tiro, eliminar a Montealegre, quitárselo de encima, de cara a la próximas elecciones presidenciales y de paso desprestigiar a Ortega, acusándolo de fraude, aunque Ortega no es la cabeza del CSE, un poder independiente y soberano, según la constitución. Montealegre pretende que los CENIS queden en el olvido o que sea políticamente imposible desaforarlo y procesarlo. La obsesión y fantasía políticas de Alemán y el PLC han llegado al extremo de ver a Ortega como un semidios, ya que Alemán, la Oligarquía blancoide y la Burguesía Chapiolla, consideran que la influencia de Ortega sobre el CSE, va mucho mas allá de sus propios magistrados rojinegros, y que alcanza a los mismísimos magistrados de Alemán, los cuales fueron sumariamente expulsados del PLC por no avalar el verdadero fraude que quería cometer Alemán. Montealegre ha hecho el mas grande de los ridículos con actitudes que rayan en el delito y la violación de las leyes del país, usurpando funciones por acción u omisión que nada tienen que ver con la constitución y la ley electoral. Según la ley electoral, las impugnaciones y recursos deben realizarse ante el CSE en tiempo y forma contemplados en dicha ley, no cuando la "coyuntura" y el momento político a criterio de Montealegre lo indiquen. Por ninguna parte dice la ley electoral que los recursos deben interponerse ante la Conferencia Episcopal de Nicaragua, ya que Nicaragua no está en la edad media, ni somos un estado parroquial como quiere la Oligarquía, sino un estado moderno. La ley electoral tampoco contempla que los recursos e impugnaciones deban interponerse ante las cámaras de comercio, ni ante el Consejo Superior de la Iniciativa Privada, COSEP, como alegremente hizo Montealegre, sino ante el CSE, en tiempo y forma, no cuando al banquero se le ocurriera. Ninguna ley autoriza tampoco a presentar documentos oficiales del poder electoral como son las supuestas actas fraudulentas que asegura poseer Montealegre, ante el cuerpo diplomático. Montealegre exigió un recuento de las actas, con la esperanza que el CSE no aceptaría su petición, sabedor que tal cosa no está contemplado en la ley electoral. El CSE con gran astucia, inmediatamente aceptó la demanda de Montealegre, quien, tal como "escrito estaba" se negó tajantemente, rehusó enviar sus fiscales y mas bien dijo que el recuento ahora debería extenderse a todo el país y no solo a Managua. De 5 partidos políticos que participaron en la contienda electoral, 4 respondieron al llamado a recontar los votos, el único que se negó fue el PLC de Montealegre. El PLC alega que les corrieron a sus fiscales. Suponiendo que eso fue cierto, si fueron corridos, entonces como es que obtuvieron copias de esas actas? ¿o es que los corrieron y los dejaron escapar con todo y actas? En todo caso si en verdad los corrieron, lo hicieron cuando ya las actas estaban firmadas, pero entonces, ¿cuál era el chiste en correrlos, cuando ya habían visto todo y firmado todo? Hasta el momento los únicos corridos plenamente confirmados son los magistrados liberales que fueron expulsados del PLC, porque no se prestaron al absurdo juego de la Oligarquía blancoide. Sin embargo, el candidato de la Oligarquía no solo no ha presentado por televisión ni un solo fiscal corrido por los Sandinistas, sino que también se negó a presentarle al Consejo Supremo Electoral, las copias físicas de las actas que asegura poseer. De 200 mil que dice tener en una bóveda, solo le entregó dos a Roberto Rivas Reyes. Montealegre prefiere mostrar versiones "escaneadas" por la Internet cuando hasta un niño de 10 años puede con un software de "Photoshop" retocar cualquier documento y hacerlo aparecer como original. Mientras tanto Montealegre promete seguir con su lucha "democrática", léase gigantesca cortina de humo para no enfrentar la acusación sobre los CENIS y planea llevar su caso ante la OEA. ¿Qué le hace pensar que tendrá éxito cuando ni el propio gobierno de Estados Unidos, pese a un intenso cabildeo, logró una resolución contra Nicaragua en la OEA? ¿obtendrá Montealegre lo que sus propios amos no han podido? El gobierno Sandinista logró sin embargo una clara e inequívoca declaración del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, distanciándose de toda conexión con la Oligarquía nicaragüense y su ridículo papel de víctima como su última tabla de salvación ante un naufragio que históricamente comenzó un 19 de Julio de 1979, lento pero irreversible.
Comentar     Arriba