Hace falta información de primera mano

09 Abril 2015

Por Juan Carlos Santa Cruz Clavijo *

Siempre es bueno hacer un alto en el camino para reflexionar sobre lo qué se hace y cómo se hace.

Quiero referirme a algunas pautas correspondientes al ser humano libre, informado, y con los elementos disponibles para decidir. El Estado tiene muchas responsabilidades en esto y también los medios de comunicación.

Ahora todos están hablando del Código de la Familia. Todos repiten el párrafo que salió en los medios. Si le preguntamos a los ciudadanos, cuántos de ellos conocen el contenido de dicho código la respuesta será cercana a cero. No obstante, si los convocan a una marcha para apoyar el contenido del mismo, asisten, con una pancarta del párrafo que salió en los medios de que “no se debe castigar a los niños”.

Aquí en Nicaragua, para obtener una copia del código, más no sea por internet es un verdadero calvario. Parecería que se considera suficiente que lo conozcan los abogados. En otro orden de cosas en la Gaceta Diario Oficial siempre se publica información importante, pero como es de circulación escasa, la gente no se informa de nombramientos de altos funcionarios, por ejemplo, excepto que alguien de los medios, como chisme se ocupe de ello. Acceder a la gaceta por internet es casi un martirio.

La diferencia entre un ser humano libre y un fundamentalista religioso esa abismal. Para el fundamentalista las cosas son así, y no hay nada que discutir. En tanto que el ser humano libre, pregunta, argumenta, comenta.

Cuando se hacen las marchas “en abstracto contra el consumo de licor como causal de muerte y no se señala con nombre y apellido de quienes lo producen a manera de monopolio se cercena parte de la libertad del ciudadano y se le encamina por un sendero paralelo a la verdad.

En síntesis, hay una serie de leyes que afectan al ciudadano y éste no conoce su contenido.

Cuántos conocen plenamente las reformas de la ley de tránsito?. ¿Cuántos conocen la ley de defensa del consumidor?. ¿Cuántos conocen completa la ley 779?. ¿Cuántos conocen el contenido del Código de Familia?.

Todos estos vacíos son responsabilidad exclusiva de la estructura de Gobierno, y por supuesto del Estado que tiene el presupuesto para su divulgación. Naturalmente que no me refiero a un campo pagado, sino de crear las instancias que van desde las aulas a los mercados, para que el ciudadano cuando decida lo haga de manera informada.

*Sociólogo

Comentar     Arriba