El grave problema de transporte en Sabana Grande

24 Mayo 2016
El grave problema de transporte en Sabana Grande

elblogdemel.wordpress.com

De unos meses para acá la gente en Sabana Grande adolece un grave problema de transporte. Comenzó exactamente desde que se asentó Ciudad Belén –  el proyecto de viviendas del gobierno -,  en los predios que están detrás del aeropuerto de Managua. La terminal de la ruta 163 que salía del pueblo a Managua fue trasladada a Belén; y ahí,  inició el drama de los sabanagrandeños.

Desde las 6 de la mañana los vecinos de este pueblo – de calles encharcadas y sin drenaje pluvial – caminan como hormigas locas buscando cualquier medio de transporte para llegar a sus centros de trabajos, ya que la ruta 163 ha sobrepasado su capacidad. Les resulta imposible movilizar a tantos usuarios de Ciudad Belén y Sabana Grande. Ninguno de los dos poblados tienen la culpa. Todos tienen la necesidad de movilizarse para llegar a sus trabajos, a las escuelas o a donde tengan que desplazarse.

Pero la voracidad de los empresarios del transporte no tiene límites. A ellos no les importa. Están satisfechos saliendo con sus buses y sus bolsillos – por supuesto- llenos, a reventar, desde la misma terminal en Belén. Cuando atraviesa las calles de Sabana Grande en esos buses ya no cabe lugar para un alma más. Para resolver los sabanagrandeños han tenido que recurrir a los taxis y las caponeras.

Ante esta demanda de transporte, apareció un genio con tres buses amarillos (Blue Bird) que hacen la ruta de Sabana Grande al Mercado Iván Montenegro. Cobran tres córdobas el pasaje. Tampoco se resolvió el problema. Los destartalados buses van a reventar y de paso sus dueños hacen su agosto con la necesidad de la gente del pueblo, que apenas se les escucha quejarse entre dientes. Saben que salir de este pueblo olvidado de Managua es una odisea a cualquier hora del día.

En honor a la verdad, no sé qué es más lamentable: la indolencia de la gente para reclamar sus derechos o la travesía diaria de salir de Sabana Grande.

Lo cierto es que así se jodió el transporte para los sabanagrandeños.

Comentar     Arriba