Donald Trump y la "dictadura" de Ortega

05 Diciembre 2016

Por Carlos Escorcia Polanco.

A la agónica oposición antiSandinista de Nicaragua le encanta repetir como disco rayado que el presidente Daniel Ortega es un dictador y que no practica la democracia.  Argumentan para ello que el comandante Ortega controla el poder Ejecutivo, el poder Judicial, el poder Legislativo, el electoral y para sellar su caracter totalitario controla a la policía y al ejército.

Según el artículo 144 de nuestra constitución, el presidente de la república es el jefe de las Fuerzas Armadas.  Es igualmente el jefe supremo de la Policía Nacional y de toda institución encargada de la seguridad nacional. El discurso de la fidelidad a la constitución por parte de la oligarquía es una soberana hipodresía.

La oligarquía blancoide pretende pintar como ilegal, monstruosa y dictatorial el mero hecho que el presidente sea la autoridad máxima de la policía y el ejército.  Asi es en todos los paises del mundo y así fue durante los 3 gobiernos títeres de una potencia extranjera pero alli no vieron ninguna señal de dictadura.

Ahora que Donald Trump ha ganado la presidencia de Estados Unidos, aunque Hillary Clinton aventaja a Trump por mas de 2 millones de votos en el recuento del voto popular, perdió el voto del Colegio Electoral.  La mayoría republicana luego de las elecciones, le dará el control del ejecutivo, el legislativo y muy pronto del poder judicial.

Igualmente Donald Trump será el "comander in chief" (Comandante en Jefe) de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.  Su partido controlará el Senado, la Cámara de Representantes y la Corte Suprema de Justicia.

Entonces, según la muy "Sui Géneris" definición de dictadura que tiene la comatosa oligarquía opositora de Nicaragua, Donald Trump será un dictador. Ese es exactamente el argumento que usan contra Ortega para considerarlo dictador, que tiene un control personal de todos los poderes del estado.

Si la oligarquía blancoide cree que Trump no ejercerá un control personal de todas las instituciones de gobierno a nivel federal, entonces no han conocido lo suficiente "la persona" del nuevo inquilino de la Casa Blanca.  

De igual manera Trump ya está sugiriendo leyes estrictas contra la prensa norteamericana, ante lo cual obviamente la oligarquía criolla, provinciana, parroquial y traidora, no han dicho, ni dirán esta boca es mía.

En cuanto la administración Trump asuma la presidencia y comience a presentar sus nóminas de magistrados para cubrir las vacantes en la Corte Suprema de Justicia, las cuales a su vez serán  confirmadas por la aplanadora republicana en el congreso, se cerrará el círculo de la "dictadura perfecta" en Estados Unidos.

Si el partido FSLN en Nicaragua tiene mayoría producto de las últimas elecciones presidenciales de los´ultimos 2 períodos, dándole asi la correlación de fuerzas de la sociedad, mayoritariamente Sandinista y si esto se refleja en el control de los poderes del estado, porque eso hace a Daniel Ortega "dictador", pero a Donald Trump, no?

Es obvio que Trump ha dado muestras de ser un charlatán, un demagogo y un matón de barrio de saco y corbata.  Trump está lejos, pero muy lejos de ser santo de mi devoción, pero si la oligarquía criolla no considera dictador a Trump, tampoco puede, por mera lógica catalogar de "dictador" al actual presidente de Nicaragua, el comandante Daniel Ortega Saavedra.

(Carlos Escorcia es Analista político Nicaraguense, afincado en Los Angeles, California).

Comentar     Arriba