Cruce de cartas entre el Instituto Martin Luther King y Hillary Clinton

28 Abril 2009
Con fecha 11 de febrero de este año, Denis Torres, director del Instituto Martin Luther King, adscito a la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI, de las iglesias evangélicas y subvencionada por el Estado), envió una carta a la secretaria de estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, a propósito de la nueva política exterior de la administración Obama. El 9 de abril pasado, un funcionario del departamento de estado respondió a Torres. Este es el cruce de cartas y al final, las puntualizaciones de Torres.
Managua, Nicaragua, 11 de febrero de 2009
Doctora Hillary Clinton Secretaria de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica Distinguida Secretaria Clinton: Los medios internacionales dieron cuenta de su intervención ante el Senado norteamericano del día 13 de enero del presente, en la cual, según los medios, Usted afirma y propone una diplomacia reconciliada con el mundo y una "asociación vigorosa" con América Latina. También, entre líneas se percibe la necesidad de construir su política en los grandes consensos multilaterales en los principios y el pragmatismo y no en ideologías rígidas. Nosotros, como Instituto "Martin Luther King", de la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI), que impulsa el desarrollo de una cultura de paz en el mundo, promovimos a través del Estado nicaragüense, el que la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su Proyecto de Resolución A/RES/61/A, declarara el presente año 2009 "Año Internacional de la Reconciliación". Es por ello, que le felicitamos y saludamos nuestra convergencia con sus declaraciones en torno a los nuevos lineamientos de la política exterior norteamericana. Sus declaraciones al Senado reflejan a cabalidad el conocimiento de su historia como país y de las relaciones del mismo con el mundo. Desde nuestro punto de vista, cuando Usted ubica el paradigma de la reconciliación en el centro de la política exterior norteamericana está reflejando una gran coherencia con la política interna del nuevo gobierno de unidad nacional. Pero también, está poniendo en primer nivel un mandamiento profundamente evangélico, como es el trabajar por la reconciliación, como vivencia de una nueva calidad de vida para las futuras generaciones. Desde Nicaragua, percibimos estos nuevos signos con expectativa y moderado optimismo, pues sabemos los grandes poderes, ahora globalizados y el propio poder del complejo militar industrial, que ya el Presidente Roosevelt en su tiempo alertara sobre ellos, si se quería desarrollar una política coherente con los grandes planteamientos de los fundadores de la nación norteamericana. Este pequeño país, Nicaragua, vivió en la década del 80, una guerra fratricida, injusta y devastadora. La Corte Internacional de Justicia de la Haya, al comprobar la intervención de los Estados Unidos, sosteniendo y armando a una de las facciones llamada Contra Revolución, definió la acción norteamericana en contra de Nicaragua como una "agresión", que debía resarcirse tomando en cuenta los daños que el Estado nicaragüense ubicó en U$ 17,000,000,000 (Diecisiete mil millones de dólares americanos). Tras las elecciones de 1990 en Nicaragua y la derrota electoral del Frente Sandinista, el nuevo gobierno presidido por Doña Violeta Barrios de Chamorro, no sin presiones retiró la demanda de la Corte Internacional de Justicia de la Haya. Tal vez, desde el punto de vista jurídico, ya no exista obligatoriedad por parte de los Estados Unidos, de honrar esta deuda con Nicaragua, pero sí existe la deuda moral, en tanto el gobierno norteamericano de entonces sostuvo aquella conflagración y espiral de violencia entre los nicaragüenses. En el marco del espíritu de sus declaraciones sobre la nueva política exterior norteamericana, en especial hacia América Latina, cabe recomendarle que este cambio y esa voluntad de "asociación vigorosa" con América Latina, se vea reflejada con Nicaragua, desarrollando de gobierno a gobierno una relación especial así como la que se ha venido desarrollando y fortaleciendo con Vietnam. Una de las primeras medidas que nosotros le recomendamos es la restitución de la ayuda "Cuenta del Milenio", que al suspenderla ha afectado directamente a sus destinatarios que son fundamentalmente campesinos del noroccidente del país. En el mes de junio del pasado año 2008, escribimos al entonces candidato presidencial Barack Obama (a través del Dr. Antonio Bolainez, Asesor Religioso y miembro de CONLAMIC), estimulándole en torno a su correcta política interna de paz y reconciliación y sus declaraciones de acercarse al multilateralismo. Le hicimos ver en esa carta que la declaración de la Comunidad Internacional del año 2009 "Año Internacional de Reconciliación", podía ser un instrumento en el cual apoyara su política exterior hacia América Latina y el mundo: promoviendo una nueva política hacia Cuba, que deviniera con el término del bloqueo, en contra del cual está la totalidad de los países del mundo; el estimular el diálogo y la negociación política como salida a la violencia colombiana y el diálogo en el Medio Oriente, tomando en cuenta la totalidad de los actores involucrados y aquellas entidades que desde la religión pueden contribuir a la paz en esa región. Esperando que esta carta llegue a sus manos como una contribución desde América Latina de nuestro Instituto, que desde hace 15 años (año de su fundación) lleva el nombre de Martin Luther King, cuyo pensamiento está plenamente vigente y con el cual su memoria entra al siglo XXI. Fraternalmente, Denis Torres Director Instituto "Martin Luther King" UPOLI Respuesta de Estados Unidos
9 de abril de 2009
Estimado Sr. Torres: Muchas gracias por su carta con fecha 11 de febrero, dirigida a la Secretaria de Estado Clinton. Sus pensamientos sobre la política exterior de los EU y las relaciones bilaterales entre los Estados Unidos y Nicaragua son apreciados. Usted nota correctamente que, bajo el liderazgo del Presidente Obama, los Estados Unidos están implementando una política de compromiso vigoroso con otros países construidos sobre los principios de pragmatismo y consenso multilateral. La aplicación de esta política es claramente evidente en nuestras relaciones con las naciones de Latinoamérica, incluyendo Nicaragua. Al igual que Usted, creo que el compromiso con Nicaragua puede dirigir al desarrollo de una relación vigorizada entre nuestros países. Los Estados Unidos invitan desde ya a trabajar con el gobierno de Nicaragua en asuntos relacionados al desarrollo económico y social, gobernabilidad democrática y seguridad. Sin embargo, continuamos preocupados por las acciones del gobierno de Nicaragua en avanzar, durante, y después de las elecciones municipales realizadas de noviembre de 2008 que no están conformes los principios democráticos. Debido a estas preocupaciones, la Junta de Directores de la Corporación Reto del Milenio (CRM), decidió suspender en diciembre de 2008 las porciones de Nicaragua de la CRM, y reafirmaron esa decisión en el mes de marzo de este año. El completo restablecimiento de la ayuda de Nicaragua depende ahora de la voluntad del gobierno de Nicaragua para implementar las reformas desarrolladas por la política exterior de Nicaragua y comunidades locales para restablecer la legitimidad y transparencia de los procesos electorales y políticos. No obstante, los Estados Unidos continúan comprometidos en asistir esas necesidades de Nicaragua. Por esa razón, la Junta de Directores de la CRM opta en mantener la CRM para Nicaragua para el Desarrollo de los Proyectos Rurales, un programa que beneficie directamente a los agricultores pobres de Nicaragua. Como Presidente Obama ha dicho muchas veces, que los Estados Unidos ya están listos para trabajar con otros para construir relaciones basadas en el mutuo interés y respeto. Creo que este compromiso ya se está llevando a cabo en Latinoamérica y es ciertamente aplicable para Nicaragua. Espero sinceramente que los Estados Unidos y Nicaragua puedan trabajar conjuntamente para desarrollar una relación fructífera. Christopher W. Webster Director Office of Central American Affairs (Oficina de Asuntos Centroamericanos) (Traducido del inglés por la Lic. Darling Ordoñez, Instituto "Martin Luther King"-UPOLI). Comentarios a la carta de Webster Christopher W. Webster, Director de la Oficina para Centroamérica del Departamento de Estado, nos ha enviado una respuesta a la carta que remitiera el suscrito, Director del Instituto "Martin Luther King" de la UPOLI, el 11 de febrero de 2009, a Hillary Clinton, Secretaria de Estado de los Estado de los Estados Unidos de Norteamérica. La respuesta del Departamento de Estado, en primer lugar, significa reconocer la dignidad y seriedad de una entidad académica dedicada a la Cultura de Paz en Nicaragua y el mundo, como lo es el Instituto "Martin Luther King" de la UPOLI. En segundo lugar, el gobierno norteamericano establece una interlocución con un organismo de la sociedad civil, con el cual intercambia valoraciones sobre la política exterior norteamericana hacia América Latina y la Iniciativa Mundial de Reconciliación, práctica que han desarrollado en grandes centros de investigación académica, incluso en los momentos cruciales de su historia.. La carta dirigida a la Secretaria de Estado Clinton, esencialmente aborda las declaraciones de ella ante el Senado norteamericano (13 de enero del año en curso), afirmando que Estados Unidos necesitaba reconciliarse con el mundo, desarrollar estrechas relaciones con América Latina y apegarse más al multilateralismo, como líneas fundamentales de la nueva política exterior norteamericana. En nuestra comunicación, señalamos a la Secretaria Clinton que la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, declarando el año 2009 como "Año Internacional de la Reconciliación", se constituía en un instrumento para abordar las relaciones con América Latina, la propia relación bilateral con Nicaragua, así como los casos de Colombia y el Medio Oriente. Posiciones similares habíamos compartido con el entonces candidato Obama (junio, 2008) Se mencionaba el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que caracterizó como agresión la política de los Estados Unidos hacia Nicaragua en los años 80´s, y orientaba resarcir aquellos daños que Nicaragua valoró en 17 mil millones de dólares. Y que aún cuando el gobierno de doña Violeta retiró aquella demanda, quedaba una obligación moral por parte de la nación norteamericana con nuestro país, más aún, en el marco de una política que se propone la reconciliación, cuyo punto de partida es reparar el daño causado al otro (Estado, comunidad, individuo). También se solicitó en esta línea, la restauración de la Cuenta Reto del Milenio (CRM), suspendida a Nicaragua a raíz de las elecciones municipales del 2008. La comunicación del Departamento de Estado manifiesta su aprecio por los contenidos relativos a la política exterior norteamericana expresados por el Instituto "Martin Luther King", y con claridad evidencia que existe un cambio en dicha política, fundamentado en el consenso multilateral y el pragmatismo, entre otros principios. Además, el documento, comparte que la relación con América Latina y en particular con Nicaragua, se puede fortalecer y dirigir hacia el desarrollo e intereses de ambos países, textualmente, plantea lo siguiente: "Los Estados Unidos invitan desde ya a trabajar con el gobierno de Nicaragua en asuntos relacionados al desarrollo económico y social, gobernabilidad democrática y seguridad", pero también mencionan su preocupación por las elecciones municipales de noviembre del año pasado, que según ellos no se realizaron conforme a los principios democráticos. Ante la solicitud expresa del nuestro Instituto "Martin Luther King", apelando a la restitución de los fondos de la CRM, el Departamento de Estado afirmó su determinación de mantener la decisión de la Junta de Directores de la Corporación CMR, tomada en marzo del presente año. Sin embargo, expresan que: "los Estados Unidos continúan comprometidos en asistir esas necesidades de Nicaragua. Por esa razón, la Junta de Directores de la CRM opta en mantener la CRM para Nicaragua, para el desarrollo de los proyectos rurales, un programa que beneficie directamente a los agricultores pobres de Nicaragua". La nota finaliza, diciendo: "Como Presidente, Obama ha dicho muchas veces, que los Estados Unidos ya están listos para trabajar con otros, para construir relaciones basadas en el mutuo interés y respeto. Creo que este compromiso ya se está llevando a cabo en América Latina y es ciertamente aplicable para Nicaragua. Espero sinceramente que los Estados Unidos y Nicaragua puedan trabajar conjuntamente para desarrollar una relación fructífera". Es importante hacer notar que el mensaje del Instituto "Martin Luther King" a la Secretaria Clinton, se caracteriza por su franqueza, por el señalamiento de puntos cruciales en la relación de Nicaragua con Estados Unidos, en el llamado a la ayuda como país, y no cae en la posición artera y poco digna de políticos que han viajado por Europa, Estados Unidos, entre otros países, para pedir sanciones contra Nicaragua. El Presidente Daniel Ortega ha cumplido con su misión en la Cumbre de representar al SICA, incluso con un discurso que apeló a la historia, pero también abordó con firmeza la situación actual del mundo. Ahora, también es evidente que existe una vocación diferente en el nuevo gobierno norteamericano para con nuestro país, esto fue lo que asustó a los representantes del COSEP y de la Asamblea Nacional en su viaje a los Estados Unidos, por lo tanto, el gobierno de Unidad y Reconciliación debe ser capaz de leer entre líneas y tomar la palabra de la nueva dirigencia norteamericana, en función del afianzamiento de sus relaciones bilaterales, regionales y continentales. Denis Torres
Comentar     Arriba