Carta a un oportunista y vendepatria

15 Julio 2018
Carta a un oportunista y vendepatria

Julio Briceño Dávila (*)

Estimado Señor Agustín Jarquín Anaya:

Esta Patria es de todos, y al leer hoy su carta pública dirigida al General Julio Cesar Avilés me lleva a "enfrentar la Desmemoria y la imposición de entidades ajenas" y lamento no poderme quedar callado cuando toca asuntos que competen a todos los nicaragüenses.

Usted habla cualquier cosa, como si nuestra Patria no estuviera hundiéndose en una profunda crisis política provocada por el golpismo dirigido desde Washington. Los golpistas son agentes de la rebelión neoconservadora, armados de un discurso virulento, parafernálico y patriotero, manipulan la sensibilidad de las masas populares y a la opinión pública nacional e internacional en una abierta guerra psicológica, violando derechos humanos y la ética informativa en una sucia guerra mediática de tergiversación de la verdad.

Usted no quiere decir nada de las decenas de asesinatos cometidos por la delincuencia de los tranques. Está al unísono con los detractores de la verdad que hablan hasta por los codos de Derechos Humanos, torcidos al lado de los que fueron a arrodillarse a Washington a pedir castigos y sanciones contra el pueblo de Nicaragua como preludio del Golpe. Ellos fueron a hablar de esos Derechos Humanos útiles "¿para quienes los hacen puré?" Nos han usado siempre como conejillos de indias.

Los miserables, señor Jarquín, nunca han tenido derechos humanos y le recuerdo que (como usted es socialcristiano), por esos derechos pelearon a muerte los primeros cristianos revolucionarios en los primeros tres siglos después de Cristo: era el proletariado romano y los cristianos tomaron partido por los pobres contra los poderosos.

"Hasta el presente pasamos hambre, sed y desnudes; somos abofeteados y andamos vagabundos. Y penamos trabajando con nuestras manos: afrentados, bendecimos, y perseguidos los soportamos; difamados, consolamos; hemos venido a ser ahora como desecho del mundo como estropajo de todos" (San Juan Cap. IV; 11-13) (Ibídem).

Después todo se cambió al revés cuando en el siglo IV, año 313, el emperador Constantino y luego Teodosio reconocen a la iglesia católica como doctrina oficial, después de grandes matanzas de los verdaderos cristianos que fueron perseguidos en las formas más crueles de represiones criminales en campos y calabozos para que los nuevos dirigentes del cristianismo se sentaran al lado del emperador, viviendo en sus palacios, gobernando junto con los más poderosos del imperio romano, hasta la fecha. Hay una gran similitud entre el Imperio Romano decadente de aquellos siglos y el imperialismo norteamericano decadente como, cabeza del imperialismo mundial de este siglo

Dice la Declaración de Derechos Humanos de la ONU: "Todos tenemos derecho a transitar libremente", pero todos vemos que "las puertas de los países ricos se cierran en las narices de los millones de fugitivos que peregrinan del sur al norte, y del este al oeste, huyendo de los cultivos aniquilados, los ríos envenenados, los bosques arrasados, los precios arruinados, los salarios enanizados. Unos cuantos mueren en el intento, pero otros consiguen colarse por debajo de la puerta. Una vez adentro, en el paraíso prometido, ellos son los menos libres y los menos iguales".

Aquí, señor Jarquín, aquí no hay ninguna rebelión popular que reivindique las justas aspiraciones de los sectores populares.

En Chile, ¿recuerda Usted?, el 11 de septiembre de 1973 los golpistas crearon el caos económico y la violencia política, igual que aquí.

En Chile, entraban al país agitadores profesionales, armas y otros elementos de alto poder destructivo con el preciso objeto de preparar el sangriento golpe "democrático y civilista" como el que están preparando aquí "para liberar a Nicaragua".

El mundo entero fue, y sigue siendo testigo de lo que paso después en Chile de Salvador Allende, vino una sangrienta y verdadera dictadura fascista que aniquiló a millares de revolucionarios y patriotas chilenos. Todo con el apoyo de Washington, de la CIA, desde el principio hasta el fin.

Ya hay bastantes candidatos a la presidencia, a los "soñados altos cargos" en el Estado, ya se han repartido y se siguen peleando como en un pleito de perros el pastel de la ilusión de la República de Masaya en el barrio manipulado, de Monimbó. Solo esperan que tropas yanquis aterricen en el Coyotepe para ejecutar esa parte del plan.

No hay ningún levantamiento popular Señor Jarquín, es un levantamiento incendiario, una rebelión empresarial, que comenzó como una justa respuesta del movimiento estudiantil universitario a la equivocada decisión de represión del gobierno ese día, para pasar a ser asimilado por agentes políticos golpistas que pusieron en práctica el manual de las primaveras revolucionarias que han dado resultado en otros países.

En esos países, las consecuencias, han sido -en sus extremos- la intervención extranjera y el surgimiento de "estados fallidos" como el caso de Libia en el Medio Oriente. Situación en la que no se puede omitir la presencia entretelones de los sectores más conservadores de los EEUU, ansiosos de rescatar los puntos geoestratégicos que fueron parte de su tablero de ajedrez en el mundo y que ha venido recuperando en América Latina a través de los llamados "golpes suaves", tal como ha sucedido en Argentina, Brasil y Ecuador. Sus agentes políticos en Nicaragua, con el auxilio de organismos internacionales, por un lado proponen salidas políticas constitucionales y por el otro alientan la violencia subversiva de los opositores.

El golpismo que ha destruido Nicaragua. Se vino a pique el Producto Interno Bruto en los 85 días que han transcurrido desde el inicio de este desastre nacional, multiplicación del desempleo con la pérdida de 98 mil 700 puestos de trabajo. Si siguiéramos así ─piensan los especialistas─, para los próximos meses llegaríamos a elevadísimas tasas de desempleo y elevadísimas tasas de delincuencia nunca vistas en nuestro país, casi un millón de personas no generaran ingresos este año. Aseguran los expertos que de las 3 millones 700 mil personas que componen la Población Económicamente Activa (PEA), vamos llegando a la tasa de desempleo "abierto o equivalente" a 26,1%", debido a la destrucción de los puestos de trabajo mencionados.

La inflación que estaba detenida subió a un "máximo 10% anual por escasez de bienes y servicios" agregándole la especulación incluyendo el precio del barril de petróleo, especulación y escasez de productos. Esto solo se compensará con las remesas familiares de los nicaragüenses que han emigrado. Ya dejamos de crecer entre 4 y 5% anual de una economía que descansa sobre las espaldas de los sectores populares que producían más del 50% del Producto Interno Bruto y abastecían el 90% de los rubros alimenticios que consume la población.

Nicaragua perdió ya más de 1,200 millones de dólares y aquella perspectiva de crecimiento de 5% anual mencionado se ha reducido a 0,8% (0,8%).

Usted sabe que tras cada intento de búsqueda de una salida, inventan un pretexto para evitar llegar a acuerdos esenciales, para darle continuidad al estado de anarquía y principalmente hechos preconcebidos, como las provocaciones que siguen después de haber concluido las marchas pacíficas, que terminan en acciones sangrientas.

La fuerza opositora heterogénea que manipula al movimiento estudiantil y los sectores populares y que van desde la derecha conservadora (eclesial, empresarial y política) hasta la disidencia sandinista, tan solo reivindican la salida del Gobierno actual y falsamente ofrecen "un paraíso terrenal" a los sectores populares, a sabiendas de que en más de dos meses de protestas han destruido la economía del país y que llevara años volver a reconstruirla.

Quiere olvidar, pero no puede, que los grupos y diversidad de aliados que dirigen el Golpe desde lujosos hoteles, ocultan que ya suficientemente ha sido al socavada la autoridad de los órganos policiales, retornara multiplicada la inseguridad ciudadana que vivimos entre 1990 y 2007, que al paso que vamos reinarán formas de delincuencia que hoy son el flagelo de países vecinos; que de igual modo campeará el desempleo que ya ha lanzado (y sigue lanzando) a centenas de miles a la desocupación; que no será posible mantener los subsidios sociales que beneficiaban a millones de nicaragüenses.

Y que sobre todas las cosas la "cultura del tranque" que ellos violentamente han impuesto a la población, se tornara peligrosamente en algo repetitivo, cuando no sean llenadas la ilusiones, que ellos están vendiendo a los sectores que hoy los están apoyando.

Ustedes adrede evitan que la población sepa, que si se diera un cambio violento de gobierno habría una profunda reforma del Estado. El gobierno pasaría de ser un administrador político, a un títere del gran capital, lo que incluye, entre las concesiones, posiblemente una oleada de privatizaciones y endeudamientos con el FMI y demás organizaciones financieras internacionales.

Se estarían negociando además, otros intereses geopolíticos estratégicos entre los que no se escapa el proyecto del canal interoceánico y que las nuevas relaciones internacionales estarán marcadas por el unilateralismo norteamericano, en un abierto irrespeto a la autodeterminación soberana de los pueblos.

Miles de desgracias lloverán sobre nuestro pueblo como negros nubarrones.

El tal Diálogo devenido primero en una especie de sainete en que se ventilaban acusaciones, descalificaciones y otros dislates, que niegan de forma burda, los parámetros de los protocolos establecidos internacionalmente, se ha convertido después en una especie de laberinto en que sus protagonistas, no parecen urgidos en buscarle una salida a la crisis, sino por el contrario prolongarla.

Mientras gran parte de la población convertida en rehén de los tranques, del golpismo, ve prolongar su calvario con las acciones delincuenciales, perdido su derecho a circular libremente, contempla como son destruidas -con el aplauso de medios opositores- centros de servicio público, comercios, infraestructuras, universidades públicas y privadas.

Los delegados de la Alianza Cívica con la complicidad de la Jerarquía Eclesiástica (que abiertamente proclama ser Juez y parte) escala sus demandas primero adelanto de elecciones, cumplida esta parte, vuelven con otra más radical y aventurera pidiendo entre otras cosas la salida inmediata del Gobierno y cambiarlo irresponsablemente por uno transitorio.

Dentro de esta lógica se omite que paralelo a este evento, ha habido desde meses atrás una conversación privada, paralela y tripartita cuyos actores son hasta este momento: la Empresa Privada, representantes del Gobierno y delegados de los círculos de poder de los EE.UU. Resultado de la misma, es que han dado entre otras, la propuesta de adelantar las elecciones para fechas posteriores que solo ellos conocen. Siendo a su vez lo mismo que plantean los organismos internacionales, como la OEA y la CIDH que son a su vez apéndices de las políticas del Departamento de Estado Norteamericano.

El problema creado a nuestra Patria, empobrecida, saqueada por siglos, es sumamente complejo, inhumano, absurdo a las alturas del siglo que vivimos

El ejército golpista de Chile, dirigido por Pinochet era como usted sueña "PROFESIONAL, APOLITICO, APARTIDISTA".

Los golpistas deben retirar a los grupos mercenarios armados delincuenciales, las iglesias deben dejar de ser cuarteles de la delincuencia armada.

A Usted solo le falta pedir que el pueblo cierre los ojos, agache la cabeza, que seamos animales domesticados. Como cuando vinieron los colonizadores a robarse el oro de América asesinando millares de millares de indios como quien mata moscas: "Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: cierren los ojos y recen. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia".

(*) Médico. Militante revolucionario de dilatada trayectora socialista.

Comentar     Arriba