Mentalidad retrógrada

03 Septiembre 2018
Mentalidad retrógrada

Por Jossy Alemán (*)

Sí, qué triste es ver a esos hombres jóvenes y mujeres, gritar y maldecir al gobierno y a la Policía. Aquellos que han recibido educación, trabajo, casa y buena paga, como malditos cuervos, se les comen los ojos a quienes los apoyaron.

Pero está bien, si ellos entregan las casas, dejan los trabajos y se destacan por ellos mismos... ¡Oh! Un momento: muchos de ellos son hijos de nadie, hijos de la pobreza, que resurgieron, después de estar chupando la cola al Comandante Presidente. Así es, eso fueron y ahora creen que apoyando la derecha tendrán mejores privilegios de los que hoy han perdido.

Y qué decir de los delincuentes y los tranqueros, unos nunca fueron nada especial, nunca estudiaron, solo saben medio escribir porque son drogadictos, borrachines, carteristas, rateros, asesinos etc., plaga social. Los otros son hijos de mano obrera, de poca educación, con algún oficio o sin ninguno, esperanzado a que algún político le dé un trabajo para mantener la marimba de hijos y mujeres. Están los estudiantes, aquellos que se han replegado, porque saben que con la derecha no habrá futuro. Ellos están tratando de reorganizar las universidades, bravo por ellos porque son el futuro del país.

Pero la mentalidad de los vagos es matar policías, hacerse las víctimas, ser refugiado político y creer (¡aaah!, aquí viene) que sus jefes, que hoy sí los conocen por nombres y apellidos y que saben dónde viven, los pondrán en grande. ¿Qué? ¿Esperan eso de la derecha? Pues entérense: ellos saben "mucho" de ustedes. Por ejemplo, que valen 500 córdobas diario o 15 dolaretes gringos. Saben a quienes mataron, donde robaron, a quienes violaron y toda sus biografías criminales. Todo está archivado, listo por si hay un cambio. Ellos serán los primeros en ir a la cárcel, en ser eliminados. Nadie los recordará, ni reconocerán; no habrá nada para ellos... los autoconvocados o delincuentes sociales.

Ya no les darán platita, ni licor ni drogas gratis; las chicas no tendrán abortos de los bebés M19 que están por venir. La machorra, que se cree comandante, les dará la espalda y la Comandante Dora, no tendrá memoria (por cierto, ya lo hizo cuando estuvo en el poder).

¿Valdrá la pena devastar los logros del gobierno, para darle poder a quienes están hambrientos de las arcas del país? ¿Valdrá la pena ver Nicaragua convertida en Honduras, Colombia, Argentina? ¿Valdrá la pena, vivir extrema pobreza y hambre, por dar poder a quienes siempre han vivido bien? ¿Valdrá la pena dar un país en vías de desarrollo, a quienes lo entregarán al imperio, para su devastación y humillación?

Si la derecha quiere pelear poder, que lo hagan ellos. ¿Dónde estaban y están los dirigentes cabecillas de esta total estupidez? En sus casas dando órdenes, en hoteles de lujo, comiendo y bebiendo en nombre de los estúpidos seguidores de ellos. Si, así están. Y los que se fueron a Costa Rica, duermen en las calles, piden limosna, roban, matan, etc. Los cabecillas duermen en buenas camas.

(*) Combatiente del FSLN en la columna Jacinto Hernández, Nueva Guinea.

Comentar     Arriba