Les gritaremos: no pudieron ni podrán

12 Diciembre 2018
Les gritaremos: no pudieron ni podrán

Por Caupolicán

Pasa al despacho de Trump la Propuesta de la Nica Act y lo celebran... ¿quiénes?

El que tiene un canal de noticias y desinforma al pueblo como que la Nica Act es una opción para el pobre. El que agarró un avión y vive en el extranjero.

El que lloró en el púlpito por una Nicaragua libre, según ellos y para ellos porque los señores del púlpito no tienen que salir a ganarse el pan con el sudor de su frente, como cita las sagradas escrituras.

El que tiene una cadena de supermercados y si tiene que hacer recorte administrativo o presupuestario solo despide.

El que se oculta detrás de una cuenta de Facebook o Twitter para pedir la Nica Act.

Esos son simples ejemplos de la calidad de “nicaragüenses” que piden sanciones (lo de nicaragüenses es sarcasmo)

¿Serán patriotas de la patria o patriotas del imperio?

Vamos a traducir lo que son las sanciones para nosotros en un ejemplo sencillo. Un vecino tuyo, quien no te visita, no te presta pailas ni dinero, se cree superior a vos, porque su casa es mejor y gana más dinero. Y te sanciona porque no le gusta el color de la puerta de tu casa, porque la música que escuchás no le gusta, porque sos más feliz que él aunque sos más pobre que ese tu vecino, y no puede ser que vos siendo más pobre seas más feliz que él. Y por lo tanto, te sanciona: te prohíbe visitarlo, te advierte que nunca te prestará dinero y que si no cambiás el color de la puerta de tu casa, si no cambiás la música que escuchás y si a pesar de ser pobre seguís siendo feliz, entonces te amenaza con aumentar las sanciones.

En ese momento todos quedaríamos con la miraba perdida y diríamos "que estúpido este".

Esas son las sanciones de los gringos.

Como ya no pudieron ellos derrocar al gobierno, usan sus instrumentos financieros para ahogar a un pueblo y obligarlo a que se someta a sus dictados.

Pero se les olvidó que aquí hay güevos, que hay hombres y mujeres que se parten el lomo vendiendo tortillas, trabajando la producción para que sus hijos tengan un mejor futuro, para mandarlos a los colegios y universidades. Definitivamente son payasos.

Otra derrota para el imperio es precisamente eso, porque nosotros sabemos de luchas y victorias. Y hoy más que nunca lucharemos contra la miseria y sus sirvientes que gritan por sanciones. Hoy más que nunca trabajaremos incansablemente para saborear esta victoria del pueblo y decir una vez más fuimos esta generación quien venció al imperio más asesino y cruel de la historia.

Les gritaremos: no pudieron ni podrán. Viva Nicaragua libre.

Comentar     Arriba