Costa Rica y el Grupo de Lima

11 Enero 2019
Costa Rica y el Grupo de Lima

Por Arnoldo Mora Vaglio (*)

A los integrantes del Grupo de Lima, empezando por CR, nunca les pareció anormal el golpe de estado en Honduras.

A los integrantes del Grupo de Lima, empezando por CR, nunca les pareció anormal el fraude electoral en Honduras.

A los integrantes del Grupo de Lima, empezando por CR, nunca les pareció anormal que se ejecuten opositores y estudiantes todos los días en Honduras.

A los integrantes del Grupo de Lima, empezando por CR, nunca les pareció anormal el incumplimiento de los acuerdos de paz en Colombia.

A los integrantes del Grupo de Lima, empezando por CR, nunca les pareció anormal la ejecución sistemática de más de 400 líderes sociales en Colombia desde la firma de los acuerdos de paz. Ejecuciones que la fiscalía colombiana se niega a investigar de forma efectiva.

A los integrantes del Grupo de Lima, empezando por CR, nunca les pareció anormal que se le diera un golpe de estado judicial a la presidenta de Brasil en medio de un proceso irregular y amañado.

A los integrantes del Grupo de Lima, empezando por CR, nunca les pareció anormal que se apresara al candidato presidencial más popular de Brasil en medio de un proceso irregular y amañado para facilitarle el paso a una dictadura fascista.

A los integrantes del Grupo de Lima, empezando por CR, nunca les pareció anormal callar los crímenes de lesa humanidad de los gobiernos mexicanos.

Ah, pero hablemos de Venezuela y Nicaragua, que eso sí es grave! (Y no dudo que son situaciones graves también).

El Grupo de Lima, empezando por CR, no puede ocultar su sesgo ideológico.

Es particularmente vergonzosa la posición de CR que ni siquiera entiende que asiste a un show para justificar una invasión que podría hacer arder a América Latina entera. Que le podría afectar directamente y hasta exponerle como parte del teatro de operaciones militares si se incluye a Nicaragua en los planes. Sobre todo entrando en un año 2019 en el que el gobierno de CR dejó la mesa servida para un ambiente interno de alta confrontación.

No entiende el Grupo de Lima, empezando por CR que este es un conflicto diferente, que sería potencialmente regional y que quienes lo promueven dirigen una estrategia, ya muy conocida, que no pasa por apoyar a ningún ganador o libertador. Pasa solo por lograr el mayor nivel de daño y destrucción a los países involucrados, sus instituciones y su identidad nacional.

No entiende el Grupo de Lima, empezando por CR que no es un plan nuevo el de llevarlos a una guerra latinoamericana total. Ya había frustrado el mismo plan Alberto Fujimori y por eso lo botaron, por denunciar el nivel de estupidez que implicaba una intervención latinoamericana contra las Farc en Colombia.

No entiende el Grupo de Lima, empezando por CR absolutamente nada de lo que implica este plan de invasión en la geopolítica mundial cuando EEUU viene en una retirada desesperada de Siria y el medio Oriente. Perdiendo el control militar, económico y de recursos del mundo a pasos agigantados.

No entiende el Grupo de Lima, empezando por CR que van apoyando una guerra adonde la mitad está pérdida antes de arrancar. Sobre todo considerando que Rusia y China ya han advertido que no la tolerarán y que participarán directamente. Con las graves implicaciones que tiene eso para la historia de Latinoamericana.

Es lamentable que el gobierno de CR pretenda equiparar esta andanza de asnos con el rol fundamental que jugó siempre CR en contra de las dictaduras en el continente y siempre en la búsqueda de las salidas más civilizadas. Los hombres que dirigieron esas hazañas lo hicieron siempre jugándose su propio pellejo, desde las posiciones intelectuales, ideológicas y morales más profundas. Siempre de frente a los exámenes y debates más exhaustivos y coherentes.

Pero esto no es de extrañar cuando tenemos por Presidente del país a un muchacho oportunista tan extraviado de identidad y cultura general que cree que el acontecimiento geopolítico más importante de la historia de su país y uno de los más importantes para la historia humana del siglo 19 es el producto de que nuestro héroe nacional fuese una especie de millonario irresponsable y aventurero. Es en ese contexto que no podemos pedir mucho entendimiento de nada.

(*) Ciudadano costarricense.

Comentar     Arriba