Escúchenos en línea

La masacre de Morrito (texto y videos)

22 Febrero 2019
La masacre de Morrito (texto y videos)

Por Dick & Miriam Emanuelsson

El 12 de julio de 2018, un grupo de 200 paramilitares fuertemente armados atacaron a la estación de policía y la alcaldía con la alcaldesa sandinista de Puerto Morrito, el pequeño municipio y puerto en el oriente del Lago Cocibolca, con un saldo de cuatro policías y un profesor de primaria asesinados. Fueron heridos doce policías y nueve fueron secuestrados y torturados por los asesinos, orientados por Medardo Mairena y Pedro Mena, dos opositores que actuaron para derrocar al gobierno sandinista de presidente Daniel Ortega.

¡"Hoy es el día que se mueren hijos de puta! ¡Entreguen las armas!", fueron las palabras y las órdenes que los policías asignados a Morrito recibieron de los "opositores pacíficos y autoconvocados" que llegaron a la estación de policía y la alcaldía de Morrito.

Inmediatamente, el suboficial José Omar Matamoros Morán fue alcanzado por una bala en la rodilla. Durante quince minutos vio a cuatro de sus compañeros de la estación muriendo y ahogándose en su propia sangre. Omar y ocho otros policías fueron llevados como secuestrados a dos tranques en la carretera entre Acoyapa y San Carlos, y torturados por quienes en el exterior se presentan como "manifestantes pacíficos" y además "autoconvocados".

El ataque fue fríamente calculado. Era una pieza para mostrar ante el mundo de Donald Trump que el estado de Nicaragua entraba en la misma última fase que presentaron en Libia, para mostrarlo como un supuesto estado fallido. Los oficiales de Policía eran solo piezas en ese teatro de guerra psicológica.

"Estuvimos bajo fuego unos diez minutos. Yo iba a bajar cuando sentí el impacto de bala en la rodilla. La orden del Comisionado era que mientras ellos no dispararan, no disparábamos nosotros", relata el suboficial Ebert Mairena Martínez, 23 años y también torturado por los terroristas.

"Nos llevaron al empalme de Morrito y al empalme de Lóvago; nos bajaron a los tranques donde nos daban con la culata de los fusiles o las escopetas. Estuvimos aproximadamente dos horas en el empalme de Lóvago", dice y enseña en el cráneo las huellas de los golpes que casi le hacen perder el conocimiento. Las secuelas son graves: A veces pierde la memoria y le duele la cabeza constantemente.

¿Qué pasó entonces? "Llegaron a un acuerdo con el jefe de la policía en Juigalpa (ciudad cercana) que tenía capturado uno de ellos de nombre "El Gringo". Si la policía entregaba esa persona, nos entregarían a nosotros a cambio", dice Ebert y concluye: "Lo que iban a hacer era pacífico (es decir, la marcha para la cual la propia Policía había dado el permiso en la mañana). Nosotros confiamos en ellos que fuera así, pero no. Venían con la intención de atacarnos y matarnos a todos".

"Todavía nosotros confiamos en ellos como hermanos, pero bajaron allá en la calle, nos rodearon y dispararon desde allá (cerros aledaños) y nosotros…." –dice y levanta las manos– sin dar tiempo a nada y comenzaron a disparar, mataron a Marlon y un compañero atrás", de la estación de la policía que hasta ese día no tenía un muro que protegiera a los policías y las instalaciones.

Uno de los medios voceros de las fuerzas que organizaron el ataque, "Confidencial", propiedad Fernando Chamorro, presentó al día siguiente tres hipótesis, sacadas desde su mejor fuente: "las redes sociales". Chamorro ahora vive en Costa Rica después que las autoridades nicaragüenses congelaron sus cuentas bancarias. Para poder recibir el dinero de los gringos, necesita una cuenta bancaria, que Chamorro abrió en San José, adonde ahora Estados Unidos le deposita sus dólares.

Chamorro sigue el guion de Gene Sharp y primero presenta la versión oficial de la policía. Luego prosigue: "Un video divulgado por miembros del movimiento campesino revela que al menos tres oficiales u otros tres ciudadanos fueron atendidos por médicos voluntarios y que el ataque vino desde la misma Alcaldía de Morrito".

Los asesinos de Morrito: Medardo Mairena y Pedro MenaEl video pudo haber sido grabado en cualquier parte de Nicaragua y no tiene ninguna fuente, no dice quién lo tomó, solo que fue subido a la página de "Movimiento Campesino de Nicaragua", es decir de Medardo Mairena y Pedro Mena (foto a la izquierda). Agrega que eran "nueve oficiales atendidos", es decir ¡la misma cantidad de policías que los terroristas secuestraron y torturaron!

Los heridos del grupo opositor, dice, pero no muestra una sola herida en ninguno de ellos, solo aparecen unos individuos en una bodega o garaje que se quejan y aparecen recibiendo supuestamente suero... con agujas invisibles, dando "saludos a mi mami", "que no se preocupen". Casi provoca risa. Pero estos "duros" activistas reconocen el excelente tratamiento médico de los "Cascos Blancos Nicas".

En su texto, Chamorro sostiene que "hay tres oficiales atendidos" mientras el texto de Mairena y Mena habla de nueve. A ninguno identifica.

Y sigue su montaje que no tiene en absoluto nada que ver con periodismo serio: "Cuando la marcha pasaba por una de las calles aledañas a la Alcaldía de Morrito, el esposo de la alcaldesa comenzó a insultar y gritar a los manifestantes, que también respondieron los insultos, los ánimos se caldearon, hubo disparos al aire, se armó confusión y comenzó un tiroteo", relató una fuente del lugar, que solicitó no ser identificado. Claro que no se identifica.

Es decir; el "macho" de la alcaldesa retó a 200 manifestantes armados con AKA-47, pistolas, morteros y escopetas y todo se volvió un caos incontrolable. ¿Chamorro toma el pueblo nicaragüense por bruto?

Pero la tercera versión es la más fantasiosa, parte de la guerra mediática actual: sindicar a la policía voluntaria como los verdaderos verdugos, que ante una masa de terroristas armados de la oposición opta por asesinar a sus propios policías, dizque porque se negaron a disparar a la población inerme frente a la estación de la policía. Por eso la masa opositora se enfureció, detuvieron a los nueve policías y le dieron una –vulgarmente expresada– "pijiada".

Dice Chamorro en su medio de propaganda: "Una tercera versión indica que los oficiales asesinados supuestamente se negaron a reprimir a la población y habrían intentado desertar y abordar una camioneta de los campesinos, cuando fueron atacados por paramilitares y otros policías, razón por la que los campesinos también habrían atacado la delegación y la Alcaldía. Sin embargo, esta versión no ha sido confirmada o descartada por la Policía ni los pobladores".

Así operan los productores de los "FakeNews" al estilo de Fernando Chamorro & CIA.

Chamorro o Miguel Mora & Cía. Nunca llegaron al Puerto Morrito para hablar con las víctimas, las madres de los policías asesinados y del vigilante de la alcaldía o del resto del personal, incluyendo la alcaldesa. Al contrario, desde su oficina con aire acondicionado en Managua (ahora en San José de Costa Rica) produce las mentiras que son utilizadas como "fuentes fidedignas" para Almagro en la OEA y su patrón Donald Trump para que tengan pretextos para aplicar Nica.Act y así estrangular la economía nicaragüense, de la misma manera que han hecho con Venezuela.

El periodismo de ellos es insinuar e inventar. ¿Al servicio a quién?

Estos son videos realizados con las propias víctimas y sus familiares en Morrito.

 

 

 

 

 

 

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play