Escúchenos en línea

Fin de la oposición, ¡ganó la paz!

18 Marzo 2019
Fin de la oposición, ¡ganó la paz!

Por Rafael Bonilla

 

Recuerdo que cuando iba a iniciar el primer intento de diálogo, Danilo Lacayo Lanzas – desaparecido de la palestra pública– dijo en su extinto programa de televisión "tengan cuidado en el diálogo, los del Frente son muy hábiles". Por esos días estaba envalentonado por las marchas que los opositores hacían vendiendo la idea al pueblo que el Gobierno era asesino y que ellos eran los salvadores de Nicaragua.

 

La campaña mediática por televisión y por redes sociales fue intensa y manipuladora, llena de mentiras, de imágenes editadas y hasta de otros países. Sus estrategas, con personajes desde Costa Rica, y el MRS dirigían como un escenario militar la revuelta. El Departamento de Estado financiando con muchos recursos todo el plan orquestado con cautela años atrás. Obispos de la Iglesia Católica en complicidad con los autores intelectuales manipulando la fe del pueblo y sacerdotes en el terreno participando directamente en el plan.

 

Inicia el diálogo y arman el circo, asumen la responsabilidad de la economía y piden al Comandante su renuncia. No había tal diálogo, era el fin del plan: conseguir la renuncia del Gobierno.

 

La militancia del Frente Sandinista estaba pasiva, sorprendida, perseguida y atacada. A diario preguntábamos "¿qué pasa? ¿hasta cuándo esto?" La respuesta era "confíen".

 

Leía en nuestras redes la frase "viene el gigante". Tenía alguna idea de qué se trataba, pero nadie decía nada, era silencio total. Las sedes de los distritos municipales de Managua y edificios públicos asediados, quemados, saqueados. Personas muertas en las calles, torturadas, expuestas. Las calles y carreteras trancadas, era un caos.

 

Orden restablecido

 

El Comandante dijo hasta aquí. La militancia reaccionó a lo inmediato. La Policía, que había sido mantenida en las estaciones, recibió la orden de cumplir con su función, imponer el orden público, que en menos de un mes fue restablecido y la ciudadanía pudo salir y circular libremente. El daño a la economía ya había sido causado. Ya había como resultado una cantidad de muertos reales e inventados.

 

Al no resultar el plan, optaron por la segunda opción, la presión internacional. Tampoco les ha funcionado. "Ahora sí", decía Maradiaga desde el extranjero y Mora desde 100% Noticias. "No llegan a agosto", "a septiembre", "a octubre" y ya vamos a un año de ese oscuro abril con el Gobierno ahí, firme y levantando la economía, procurando la paz.

 

Viene el segundo diálogo. Ya sin apoyo se juegan su última carta: piden presencia del Nuncio Apostólico, de los obispos católicos y de la OEA, para avalar los acuerdos. El clero guarda distancia y se retira. Piden condiciones como muestras de buena fe del Gobierno: 1. Liberación de los que llaman "presos políticos"; 2. Democratización y adelanto de elecciones; 3. Garantías para los autoexiliados. Pese a que ese debería ser el resultado de las negociaciones, las piden como condición previa.

 

El Gobierno les da algunas de esas peticiones apostando al éxito de las negociaciones en pro de Nicaragua, las cuales avanzan pero ellos buscan meter ruido para forzar al Gobierno a aceptar sus condiciones, cuando ya es del conocimiento público que están divididos, inconformes, desconfiados entre sí.

 

Convocan a una marcha sin autorización para mostrar su "músculo" y resulta en una pantomima. Ya hemos utilizado las redes sociales y difundimos la verdad. No les resultó, quedaron expuestos.

 

Ahora, el Nuncio que tanto pidieron estar presente, es "traidor a Nicaragua", el enviado de la OEA, un "izquierdoso". Para ellos, o apoyás sus locuras o descalifican. Solo falta que digan que el Nuncio y el enviado de la OEA eran militantes del FSLN infiltrados.

 

Fin de la historia, fin de la oposición. Quedarán reductos despotricando como siempre, pero seguiremos consolidando la paz y el progreso.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play