Escúchenos en línea

La Iglesia, los Pellas y la semana zángana

17 Abril 2019
La Iglesia, los Pellas y la semana zángana

Por Manuel. S. Espinoza. J.

Se podrían escribir 10 tomos y más de las razones que nos asiste para criticar a la iglesia por su real ausencia de transmisión de valores y cumplimiento de los 10 mandamientos de Moisés en la población nicaragüenses y no necesariamente en los paganos y ateos.

El retroceso de la influencia de la Iglesia es evidente. Cada Semana Santa a lo largo de décadas se lleva consigo una cifra abismal de muertos por el excesivo fervor a celebrar, a festejar y no necesariamente a lo cristiano. Parece, que 500 años de iglesia en nuestro país no han sido suficiente para contener el avance y fortalecimiento de los valores del modelo capitalista de consumo y festejo de cada fiesta en el calendario.

¿Dónde quedó aquello de hacer de esta semana lo más espiritual en nuestra conducta?

¿Dónde quedó el ayuno al pecado?

¿Dónde quedaron todos los sermones en la homilías y en nuestras casas?

¿Dónde fueron a celebrar el Domingo de Ramos sus feligreses señores obispos golpistas? Porque en las misas y los viacrucis los están enredando con la política, como en Masaya al vestir de presos a niños.

¿Dónde fueron a celebrar el Domingo de Ramos sus feligreses señores obispos golpistas?

¿En el mar? ¿En las playas? ¿En los bares? ¿En los accidentes de tránsito? ¿En los ahogados en estado de ebriedad? ¿O los niños que mueren en los balnearios por el descuido de los padres que no pudieron atajar a sus hijos por irse ellos a vagar, porque salieron disparados a las playas en vez de buscar el templo?

Las razones y respuestas son miles. Por ejemplo:

– Son los calores, dicen unos.

– Hay que aprovechar las vacaciones, pues solo trabajando vivimos

– Es que vinieron unos familiares a pasar vacaciones

– Voy con la familia de "mi novio o novia"

Después que evangélicos y católicos han salido en camionadas al mar a pasar hambre y sol, regresamos como siempre estamos, esperando el Domingo de Resurrección para ir a golpearnos de nuevo el pecho.

Preguntar si la iglesia puede cambiarnos, es preguntar imposibles. Ni lo ha hecho, ni lo logrará, Tampoco se le puede pedir mucho que cambie al país en términos de económicos y bienestar, porque una cosa va de la mano con la otra. Si no puedes generar valores en los individuos mucho menos que logres su bienestar económico.

En un 99.99% en este país quienes gozan de bienestar económico es por su alto grado de egoísmo y criminalidad y eso nada tiene nada que ver con ser cristiano. Su egoísmo ha sido formado en ausencia de los valores religiosos y hasta con complacencia de las autoridades eclesiásticas.

– "¡Por eso existe el libre albedrío!", responden los curas y pastores.

Pero la verdad es que las razones de la globalización, del mercado, se han venido imponiendo sobre las razones espirituales. El sacrificio del cordero en la cruz es solo una referencia en la película de Mel Gibson. El Dios Baco que comercializan los Pellas es tan solo un componente demoniaco de todos los empresarios muy cristianos, con ofrendas muy jugosas para sus párrocos locales y con oferta de promoción "verano 2019" en todos sus rones y cervezas.

Y como nadie en este país tiene culpa de nada y todos iremos al cielo... ¡pues que viva la Pepa y la Semana Zángana!

De todas formas  todos: Papas, obispos, monseñores, curas y curitas, y los Pellas y similares y nosotros las ovejas perdidas, pasaremos por el purgatorio después de haber leído un letrero que, según Dante en su novela, está en la entrada del infierno y que reza: "¡Aquí se terminan las esperanzas!"

¡Cristo Vive, la Lucha Sigue!

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play